¿CÓMO NO ENCONTRARON ANTES A SU DUEÑO?

Fueron incapaces de conocer al que es, partiendo de la cosas buenas que están a la vista, y no reconocieron al Artífice fijándose en sus obras, sino que tuvieron por dioses al fuego, al viento, al aire leve, a las órbitas astrales, al agua impetuosa, a las lumbreras celestes regidoras del mundo.

Si fascinados por su hermosura, les creyeron dioses, sepan cuanto los aventaja su Dueño, pues los creó el autor de la belleza; y si los asombró su poder y actividad calculen cuanto más poderoso es quien los hizo; pues, por la magnitud y belleza de las criaturas, se descubre por analogía el que les dio el ser.

Con todo,  a estos,  poco se les puede echar en cara, pues tal vez andan extraviados buscando a  Dios y queriéndolo encontrar; en efecto dan vueltas a sus obras, las exploran y su apariencia los subyuga porque es bello lo que ven.

Pero ni siquiera éstos son perdonables, porque si lograron saber tanto que fueron capaces de  averiguar el principio del cosmos,  ¿cómo no encontraron antes a su Dueño?

*

Este texto lo escribió el Rey Salomón hace tres mil años. (Libro de la Sabiduría), seguramente porque en aquella época los hombres  tenían tiempo para “vivir”,  pensar,  meditar y contemplar…

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.