A IMÁGEN SUYA LO CREÓ

Lecturas de la Santa Misa del 9-02-2021

Génesis 1, 20–2, 4

…Dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que domine a los peces del mar, a las aves del cielo, a los animales domésticos y a todo animal que se arrastra sobre la tierra”. Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen suya lo creó; hombre y mujer los creó.

…Y dijo Dios: “Mirad, os entrego todas las hierbas que engendran semilla sobre la faz de la tierra; y todos los árboles frutales que engendran semilla os servirán de alimento; Y a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo, a todos los reptiles de la tierra, a todos los seres que respiran, la hierba verde les servirá de alimento”.

Evangelio según Marcos 7, 1-13

..Viendo que algunos de los discípulos de Jesús comían con las manos impuras, es decir, sin habérselas lavado, los fariseos y los escribas le preguntaron: “¿Por qué tus discípulos comen con manos impuras y no siguen la tradición de nuestros mayores?”

..Jesús les contestó: “¡Qué bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, cuando escribió: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Es inútil el culto que me rinden, porque enseñan doctrinas que no son sino preceptos humanos.  Dejáis  a un lado el mandamiento de Dios, para aferraros a las tradiciones de los hombres”.

*

Lo que nos queda:

Dios, infinitamente Perfecto y Bienaventurado en sí mismo, en un designio de pura bondad ha creado libremente al hombre para que tenga parte en su vida bienaventurada.

El cuerpo de barro de Adán recibe un halo del Espíritu de Dios, y es semejante a Dios. Adán recibe un alma, un espíritu no infinito como el de Dios, pero sí un espíritu imagen de Dios.

El hombre, usando un lenguaje humano,  es creado como un “familiar” de Dios,  alguien que puede verle, alguien que puede dialogar con Él, alguien que puede conocerle, alguien que puede amarle …

Hablamos de la Vida en el Espíritu.  Esta era la situación del hombre en el Paraíso, donde podía ver a Dios, y hablar con Él.

*

Del evangelio, nos queda la enseñanza del conflicto del pueblo judío, que no puede, no quiso y no quiere entender, que los preceptos de “la ley” , –la Ley Mosaica-, son preceptos que se aferran a las tradiciones de los hombres, pero con la venida de Jesús, estos preceptos quedan superados por los mandamientos de la ley de Dios.

En la Alianza Nueva y Eterna, los preceptos humanos de la Ley Mosaica, serán superados por los mandamientos de la Ley de Dios.

Comments are closed.