Archive for the ‘General’ Category

FARISEOS DEL SIGLO XXI

viernes, marzo 24th, 2023

Evangelio de San Marcos (Mc 3,1-6):

“De nuevo entró en la sinagoga. Había allí un hombre que tenía la mano seca. Le observaban de cerca por si lo curaba en sábado, para acusarle. Y le dice al hombre que tenía la mano seca:   — Ponte de pie en medio.

-–Y les dice:

— ¿Es lícito en sábado hacer el bien o hacer el mal, salvar la vida de un hombre o quitársela?   Ellos permanecían callados. Entonces, mirando con ira a los que estaban a su alrededor, entristecido por la ceguera de sus corazones, le dice al hombre:

— Extiende la mano.

La extendió, y su mano quedó curada. Nada más salir, los fariseos con los herodianos llegaron a un acuerdo contra él, para ver cómo perderle.

_______________

Comentario

En la sinagoga donde se encontraba el hombre de la “mano seca”, Jesús ya había hecho algunos milagros. Era conocido, pero ahora se trataba de ver si era capaz de “actuar” en sábado, es decir si Él era superior a la Ley vigente que hacía del sábado un día sagrado. 

Por ello les pregunta:

– ¿Es lícito en sábado hacer el bien o hacer el mal, salvar la vida de un hombre o quitársela?

Pero ellos permanecían callados. Entonces, mirando con ira a los que estaban a su alrededor, entristecido por la ceguera de sus corazones,  Jesús  actúa como Hijo de Dios,  y obra el milagro.

La respuesta del grupo de fariseos  y herodianos, fue la de dar suelta a su odio por Jesús, y deciden asociarse contra Él.  Hacer el bien o hacer el mal, para ellos dependía  de lo disponían las “normas”

Ellos solo entendían sus normas y  siempre actuaban según lo  que la mayoría entendía por “correcto”. La apariencia por la apariencia. Todo se manipulaba, de forma que se acusaba a los cristianos de ser ellos  los que actuaban mal porque actuaban  según lo opuesto a lo “bueno” y lo “correcto”

Concretando: Ellos eran el “bien” y por lo tanto todo lo opuesto a lo que ellos predicaban era “malo”. Por eso no podían tolerar la presencia y las actuaciones de Jesús.

_____________________

Hoy día, en nuestro mundo civil, vivimos una situación parecida: las personas que nos gobiernan, se creen o piensan que ellos son el “bien” y todos los que no piensan como ellos son los “malos”.

Pontifican sobre todo: Acusan, de ser malo e innecesario a todo aquello que tiene que ver o representa amor por Dios o al prójimo, mostrando absoluto desinterés por ello.

Se mueven  en medio de diferentes “ideologías”, que se van sucediendo una tras otra. Son ideologías vacías, que cuando se analizan,  detrás de ellas no hay nada de nada. Además, para mantener sus ideas y su poder son capaces de asociarse con cualquiera.

Son los auténticos fariseos del siglo XXI. Que al igual que aquellos que convivieron con Jesús,  se creen los únicos dueños del “bien”.

Por ejemplo : Actualmente, para ellos, la gran preocupación en nuestros días y  la gran discusión “moral”, es si se debe permitir a las mujeres,  ver la imagen real y directa de su hijo vivo, moviéndose dentro de su vientre y escuchando el latido de su corazón,  visitando un centro médico , donde se les brinde esta posibilidad. 

Porque  ellos insisten una y otra vez que  el aborto, es un “derecho” y es un “bien”. Los equivocados somos nosotros. Los malos somos nosotros que queremos impedirlo. Por eso legislan de modo que el impedimento para abortar sea prácticamente nulo.

Según su particular y perverso modo de pensar, el hecho de que la embarazada vea moverse a su niño, y oír el latido de su corazón, sería ir contra la ley establecida por ellos mismos, y los que obren de este modo se exponen a una sanción legislativa, que podría privarles de su cargo civil.

Ellos, lo resumen todo diciendo que predicar contra el aborto es un atentado contra la libertad de la mujer.  

Dicen: – ¡No se puede impedir que la mujer tenga derecho al aborto y a matar a sus hijos!  ¡¡La libertad ante todo!!

Para ellos esto es como un dogma de fe laico. 

_______________________

NB   

Con enorme tristeza leemos las estadísticas sobre abortos. El aborto es un no a la ley moral natural. El aborto es un no a la lógica. Con el aborto, el hombre, en el colmo de la aberración, destruye al hombre.

 Sin embargo nos queda una esperanza:

El mismo Dios que hizo la ley de la gravedad hizo también la ley de la justicia.

_______________________________

EN MEMORIA DEL PAPA BENEDICTO XVI

martes, enero 3rd, 2023
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es SPE-SALVI-222-617x1024.jpg

Hace dos días, terminando el año 2002, el Señor ha querido que el autor de la Carta Encíclica “Spe Salvi”, el Papa Benedicto XVI, suba al Cielo, junto a Él, para que participe de su divina presencia por toda la Eternidad.

Los que le conocieron y le trataron dicen de él,  que no hablaba mucho, que lo suyo era escuchar, al mismo tiempo que sus ojos miraban con máxima atención, y su boca sonreía con  una sonrisa de inmensa bondad.  No solía responder casi nunca.

Él siempre quiso saber de Dios. De hecho “hablaba” con el Señor todos los días, y el Señor quiso premiarle son una Sabiduría excepcional acerca de su Persona.

Ello le permitió escribir sobre Dios, como lo hicieron antes los doctores de la Iglesia.  Su primera encíclica, hablando sobre el amor con minúscula y el Amor con mayúscula fuel impactante.

Pero a mí, la lectura de su Enciclica “Spe Salve”, me impactó de tal manera, que no pude resistir la tentación, de,  después de leerla varias veces, hacer unos “apuntes” de ella, haciendo resúmenes a mi manera, pero sin mover una letra de su redacción original.

Eso lo hacía yo de estudiante con todas  las asignaturas importantes, para quedarme con los “conceptos básicos”, de lo que había leído.

De este modo me encontré con unos “Apuntes de la Enciclica Spe Salve”, que me sirvieron para tener una lectura rápida,  de  la obra teológica, más clara y sencilla que una mente humana haya escrito sobre Dios.

Os aseguro, que leer estos “apuntes”, os conducirá directamente a la presencia del Señor, y todos vuestros problemas quedarán resueltos de inmediato, porque vuestra mente mientras avanzáis en la lectura, se apartará de cualquier cosa que no sea la esperanza  de conseguir un día ver a Dios.

 *

Esos “Apuntes de la Encíclica Spe Salve”, están aquí, en esta página web, en la pestaña:  “Libretos” . El acceso está en el lateral derecho de la página. Podéis leerlo en la pantalla del ordenador pero yo os aconsejo que os lo bajéis con un “click” y lo guardéis, pera leerlo de vez en cuando.

*

Os deseo un Feliz Año 2023,  en el recuerdo de este Papa, que se nos ha marchado, diciéndole al Señor : “ Ich liebe dich”.

___________________

¡FELIZ Y SANTA NAVIDAD!

jueves, diciembre 22nd, 2022
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es jesus-navidad.png

POR ESO, Y PARA ESO…

Estamos en Navidad. Seguramente no somos conscientes de la inmensidad y la grandeza de lo acontecido en Belén hace 2.022 años. El Hijo de Dios humanizado en un niño viene a la tierra. Pero…

¿Por qué viene? ¿Para qué viene?

Recordemos el Génesis:  Dios al crear al hombre lo hace partícipe de su Espíritu.

Adán y Eva divinizados por la gracia, quisieron ser como Dios, quisieron ser más que Dios, y desobedecieron a Dios.  La esencia del pecado original consiste formalmente en la privación de la gracia original y de la posibilidad de la visión beatifica de Dios..

Evidentemente, –como pudo demostrarse durante siglos– el hombre no podía recuperar por sí mismo aquella gracia y santidad perdidas, y además tampoco podía cumplir debidamente el orden moral natural.

Faltaba la posibilidad de participar de la Vida Divina; faltaba la posibilidad de obtener de nuevo la Gracia de Dios.

Por eso y para eso fue necesario que el Hijo de Dios, viniera a la tierra.

Cuando eso sucedió: ¡el tiempo se detuvo!

Todo se inició en Belén, por la noche; pero ese día al amanecer, y sin que nos diéramos cuenta, el rostro de Cristo, el rostro de Dios, empezó a dibujarse en el horizonte de la tierra. Empezaba una nueva vida. Empezaba la Vida Nueva.

**

¡¡ FELIZ  Y SANTA NAVIDAD!!    para todos,  desde “cercadelmarmenor.com”

_______________

LA APOSTASÍA SILENCIOSA

martes, noviembre 29th, 2022

 

La criatura Humana

Dios mismo, al crear al hombre a su propia imagen, inscribió en el corazón de éste el deseo de verlo. Aunque el hombre a menudo ignore tal deseo, Dios no cesa de atraerlo hacia sí, para que viva y encuentre en Él aquella plenitud de verdad y felicidad a la que aspira sin descanso. Cat 27-45.

*

Sobre esta base se sustenta el concepto de Fe.  Dios se ha encargado de escribir en nuestro corazón el deseo de verlo. Ese deseo lleva implícito el conocimiento de su existencia. Por lo tanto sabemos de su amor por nosotros, aunque no le veamos. En eso consiste la Fe, en creer en Dios y devolverle el amor que nos profesa desde que nos creó. Somos su obra y somos sus hijos. La Fe es una virtud, que junto con la Esperanza y la Caridad, nos la concede Dios, por su divina misericordia.

Los cristianos, los bautizados en Cristo, recibimos en nuestro corazón el Espíritu Santo, la Gracia de nuestro Señor Jesucristo, y también sus dones, especialmente el don de la Sabiduría y el don de la Piedad. 

De este modo el Señor Dios Padre, nos suministra todos los medios, para que podamos vivir en relación Él, (aunque no podamos verle), para que sintamos su presencia, y para que perseverando en nuestra fidelidad , podamos ir de nuevo junto a Él el día de nuestra  muerte.

*

Sin embargo este amor, esta relación y esta fidelidad, con nuestro Dios, conforme pasan los años, y aunque hayamos confirmado nuestra fe con el Sacramento de la Confirmación, se van “debilitando”, porque el mundo, el demonio, y la carne, que nos rodean se encargan de hacerlo.

Nuestra libertad tiene entonces que decidir entre “vivir según el espíritu”        o “vivir según la carne”, porque el Señor  nos creó libres, y el demonio el Príncipe del Mal, nos acecha y no para de intentar  atraernos hacia todos los placeres mundanos, que cada vez son mas abundantes y más exquisitos.

Nuestra defensa es el don de Fortaleza, que debemos pedirle una y otra vez el Espíritu Santo que habita en nosotros, porque saber y conocer las consecuencias de dejarnos seducir por el demonio ya las conocemos.

A saber :

.- Laxitud de Conciencia

El camino hacia la perdición, hacia la pérdida de nuestra relación con Dios siempre empieza, con una laxitud en nuestra conciencia. Envueltos en el ambiente perverso en el que vivimos, terminamos por aceptar lo inaceptable y por parecernos “normal”, lo que no es normal.

.- Tibieza Espiritual.

Después lentamente entramos en lo que hemos dado en llamar “Tibieza Espiritual”, que es algo así como : “Dejar de hacer con amor las cosas pequeñas de cada día”. Esa perdida de amor, aumenta gradualmente día a día. Nuestro amor por nuestro Señor decae y nos convertimos por lo que se ha dado en llamar “zombis espirituales”:

Rechazamos el esfuerzo, entramos en una dejadez espiritual, confesamos y comulgamos cada vez con menos frecuencia, olvidamos nuestros esfuerzos para conseguir ser santos….Olvidamos parte de nuestro deberes con nuestra familia y  nuestros amigos … y lentamente nos alejamos de Dios.

.- Apostasía silenciosa

Y finalmente después de un tiempo mas o menos largo, entramos en la que desde hace unos años, el Papa Benedicto XVI,  llamo “Apostasía Silenciosa”, para definir una situación espiritual en la cual, no se renuncia al bautismo, (lo cual supone apostasía “completa”), sino que simplemente guardan silencio, cuando su fe católica exige que hablen.

Son cobardes cuando Jesús les pide que sean valientes, y se alejan de la Verdad, cuando realmente deben defenderla y si es necesario incluso morir por ella. Benedicto XVI, no solo señalaba a los laicos, sino que desgraciadamente, también señalaba a sus sacerdotes.

Han pasado varios años desde entonces.

Actualmente, si miramos a nuestro alrededor, vemos el comportamiento y la nula defensa de la fe católica, de muchos cristianos. Cristianos que no defienden nada, sino su bienestar económico.

Posiblemente  no nos queda otro remedio que rezar y pedirle al Señor, dueño absoluto del destino de esta humanidad enloquecida, que como ha hecho  en otras ocasiones a lo largo de la historia ponga orden en este mundo de locos donde el nombre de Dios, está siendo una y otra vez ignorado y vilipendiado.

Se puede ser apóstata e incluso declararlo notarialmente y públicamente. Pero seguramente, ante el juicio de Dios, es peor, ser apóstata silencioso, oculto y cobarde.

_______________________

UNA CRUZ FORMADA POR ESTRELLAS.

miércoles, septiembre 21st, 2022

Hoy 16  de Septiembre celebra la Iglesia, el martirio de San Cipriano y San Cornelio, que sucedió  en el siglo III d.d.C.

El primer martirio como sabemos fue mucho antes, y al igual que en ellos dos,  también fue  posterior a la Pasión Muerte y Resurrección de Jesús. El martirizado fue San Esteban, según leemos en los Hechos de los Apóstoles.

Dar la vida por Dios, en nombre de Dios, en quien creemos pero no vemos, exige una fortaleza especial.  Debemos considerar además que una persona humana ofrece su vida solo a sabiendas de que después de morir encontrará algo muy superior a lo que posee en este mundo.

Sólo una “fortaleza especial”,  la Fortaleza que recibimos en nuestra alma como  don del Espíritu Santo,  además de otros dones: como el don de la Sabiduría, y el don del Conocimiento de Dios,  hacen posible que aceptemos  voluntariamente morir por Dios, ser martirizados por Dios e incluso desearlo, sabiendo que Dios Padre nos está esperando en el Cielo.

Durante la estancia de Jesús entre nosotros, todos sus seguidores, incluidos los apóstoles– aunque sentían un inmenso amor por Jesús–, en su alma no habitaba el Paráclito, y esos “dones especiales” que enumerábamos antes no los poseían. 

De este modo,  San Pedro, que amaba y quería a Jesús con todas sus fuerzas, y juraba una y otra vez que daría su vida por Él,  llegado el momento de su posible martirio, le faltó  la sufuciente “fortaleza” para ser mártir, y lo negó hasta tres veces.

Por eso Jesús decía: “Es necesario que yo muera, para que venga el Paráclito”…

Es como si en el transcurso de nuestra existencia,  señalando un antes y un después,  en un determinado momento, se dibujase en el horizonte una “gigantesca cruz formada por millones de  estrellas ”, que señalarían  la Pasión Muerte y Resurrección de Jesús, y la inmediata venida de Dios Espíritu Santo.

En Belén,  fue solo una estrella.

*

Después de la Redención , y  de la Venida del Espíritu Santo, los presentes y los que vinieron después fueron bautizados . Se trataba de un bautismo que los  hermanaba con Jesucristo, los convertía en Hijos de Dios,  y les daba la posesión de los dones de Espíritu Santo.  Todos pasaron a llamarse  “Cristianos”.

Los primeros cristianos, según leemos en los Hechos de los Apóstoles, entendieron perfectamente que eran hermanos de Jesús, discípulos de Jesús;  imitaban a Jesús y se dedicaron a difundir su nombre y su doctrina por doquier.

Algunos de ellos como San Esteban sufrieron martirio. Primero fueron unos pocos, después millares. No les importaba en absoluto, incluso lo deseaban, porque en su alma llevaban  a Dios Espíritu Santo con ellos.

El martirio, dar la vida en nombre de Dios y por Dios, ha existido y existe desde San Esteban hasta hoy, a lo largo de todos los siglos.

Llamarse cristiano en muchos lugares de nuestro mundo cuesta la vida, pero a pesar de eso el cristianismo siempre existirá.

*

Realmente,  ¿somos conscientes de lo que supone para nuestra alma convivir con Dios Espíritu Santo?. Siempre tendremos la ayuda de sus dones, incluso el don de la Fortaleza, para sufrir todo tipo de martirios…

________________________

“EL TERCER TIEMPO”

sábado, junio 18th, 2022

PENTECOSTÉS :   “TIEMPO DEL ESPIRITU SANTO”

Introducción.

Cuando hablamos del Espíritu Santo,  cuando intentamos definirlo, lo primero que debemos considerar es que :

No tiene imagen. Es un espíritu y no tiene imagen.

Es el gran desconocido porque quiere pasar desapercibido

Su acción es santificar las almas.

Él es quien dirige la Iglesia

*

También sabemos que siguiendo el concepto  de los llamados “tiempos de Dios”:

El Antiguo Testamento es el tiempo de Dios Padre.

El Nuevo Testamento es el  tiempo de Dios Hijo

La Iglesia es el tiempo de Dios  Espíritu Santo

*

¿Cómo se realiza esta labor de santificación del Espíritu Santo?

La santificación no es obra nuestra. Es obra del Espíritu Santo. Nosotros solo debemos no oponernos, no dificultar su acción.

Tan importante es la obra del Espíritu Santo, que Jesús decía que: “conviene que yo me vaya para que venga Él”.

La Encarnación del Hijo de Dios, es Dios en nosotros.

El Espíritu Santo es Dios en nosotros, y nos permite a través de su Hijo llegar al Padre.

*

. Dios en nosotros significa que :

.cuando duermo, o trabajo, Dios está en mí.

. cuando veo la televisión o un partido de futbol Dios está en mi.

. haga lo que haga Dios está en mi

. nunca estoy solo, siempre está Dios en mi.soy portador de Dios-

*

¿Cómo actúa el Espíritu Santo?

Recordemos: La Iglesia es el “tiempo del Espíritu Santo”.

Nosotros, criaturas humanas, somos seres naturales. Si queremos hacer algo sobrenatural, necesitamos al Espíritu Santo.

Lo sobrenatural solo es posible en el mundo de la Gracia, y para conseguirlo debemos tener una actuación sobrenatural. El salto de lo natural a lo sobrenatural podemos conseguirlo con  las Virtudes, los Dones y los Gozos del Espíritu Santo.

*

¿Que son las virtudes?

La virtud- dice el catecismo- es una disposición permanente del alma para obrar el bien. Estas virtudes las infunde Dios por medio del Espíritu Santo. Las virtudes principales  son  las teologales: Fe Esperanza y Caridad.

Las infunde Dios, pero sin embargo “el modo de hacer” de estas virtudes es humano : debemos querer, debemos esforzarnos para poseer esta virtudes.

*

Los dones, nos los da el Espíritu Santo, y para obtenerlos no suponen ningún esfuerzo.   Son siete : Sabiduría Entendimiento, Consejo,  Fortaleza, Ciencia, Piedad, y Temor de Dios.

Actúan sobre la naturaleza humana para ayudar. Tener conciencia de estos dones nos ayudara a tener vida contemplativa. Por eso debemos ser contemplativos ayudados por los dones del Espíritu Santo, especialmente con dos: La Sabiduría y la Piedad.

El don de la Sabiduría nos lleva al conocimiento de todo lo que procede de Dios,  y de lo que Dios ordena. Es reconocer a Dios en todos las cosas.  (Desgraciadamente este don lo estamos perdiendo).

La Piedad es el don de sabernos hijos de Dios en Jesucristo y hermanos de todos los hombres.

Los otros dones:   Entendimiento Consejo  Fortaleza Ciencia  y Temor de Dios, sirven de ayuda a la Sabiduría y a La Piedad.

*

Los Frutos del Espíritu Santo son la consecuencia de lo anterior.   A saber: caridad, gozo, paz, paciencia, benignidad bondad, longanimidad, mansedumbre, fe , modestia, continencia y castidad.  Todos ellos son la consecuencia de esta vida divina que intentamos  conseguir.

Estos frutos los conseguimos después de muchos años de lucha personal. Esto es lo que caracteriza a un santo

De esta forma en esta vida podemos vivir un anticipo del cielo. Es la vida de la Gracia. Es la vida en el Espíritu Santo

*

Recordemos:

La Encarnación del Hijo de Dios, es Dios en nosotros.

El Espíritu Santo es Dios en nosotros, y nos permite a través de su Hijo llegar al Padre.

***

NB – Como veis este articulo tiene aspecto de resumen. Es en efecto el resumen  tomado de una excepcional meditación sobre el Espíritu Santo  que podéis encontrar en  www.opusdei.com, referida al retiro de marzo 2022.

_______________________________________

MUJER , ¿A QUIEN BUSCAS?

jueves, abril 28th, 2022

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es JESUS-RESUCITADO-Y-LA-MAGDALENA.jpg

Juan 20:11-18

Fuera, junto al sepulcro, estaba María, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús.

Ellos le preguntan: “Mujer, ¿por qué lloras?” Ella les contesta: “Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto.” Dicho esto, da media vuelta y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús.

Jesús le dice: “Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?

Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: “Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré.” Jesús le dice: “María!” Ella se vuelve y le dice: “Rabboni!”, que significa: “Maestro!”

Jesús le dice: “Suéltame, que todavía no he subido al Padre. Anda, ve a mis hermanos y diles: “Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro.”” María Magdalena fue y anunció a los discípulos: “He visto al Señor y ha dicho esto.”

_________________________

Comentario

Leemos en :  1 Corintios, 15, 39-41

 “No todos los cuerpos son iguales; uno es el cuerpo del hombre, otro el de los animales, otro el de las aves y otro el de los peces. Del mismo modo, hay cuerpos celestes y cuerpos terrestres; pero una es la hermosura de los cuerpos celestes y otra la hermosura de los cuerpos terrestres. El brillo del sol es diferente del brillo de la luna y del brillo de las estrellas; y aun entre las estrellas, el brillo de una es diferente del de otra”.

“La unión hipostática es un término técnico que designa la unión de las dos naturalezas, divina y humana, que en la teología cristiana se atribuye a la persona de Jesús”.

“Es  en base a esta unión hipostática, por lo que  la resurrección corporal de Jesús fue la restauración de la vida de un cuerpo transformado (inmortal o incorruptible) impulsado por el Espíritu Santo”.

Esto significa que en  la Resurrección de Jesús, su cuerpo terrestre se transforma en un cuerpo celestial.

_

Este cuerpo celeste  desprovisto, del “factor terrenal”, es un cuerpo espiritual, con facciones no muy bien definidas que hace confundirse, a María Magdalena,  a los discípulos de Emaús, y sus discípulos mas íntimos.

Es un cuerpo celestial que conserva las huellas de la crucifixión, y que es capaz  en un momento determinado de comer y de beber. Aparece y desaparece, habla, predica y dispone; llena de peces la barca de sus discípulos,  hasta que finalmente se despide de nosotros diciendo: “Sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”.

*

Para completar este  articulo se me ocurre, traer como colofón, los conceptos que la Santa Madre Iglesia, escribe en su Catecismo, sobre  los conceptos de Redención y Resurrección :

.-  CIC . 613

.- La muerte de Cristo es a la vez, el sacrificio pascual que lleva a cabo la redención definitiva de los hombres por medio del “Cordero que quita los pecados del mundo””, y el “sacrificio de la Nueva Alianza, que devuelve al hombre a la comunión con Dios, reconciliándole con Él por la “sangre derramada por muchos para remisión de nuestros pecados”.

CIC  990

El termino “carne” – en la Resurrección de la Carne” – designa al hombre en su condición de debilidad y de mortalidad. La “resurrección de la carne”  significa que después de la muerte no habrá solamente  vida del alma inmortal, sino que también nuestros “cuerpos mortales” volverán a tener vida.

Y para terminar:

Leemos en  1 Cor.15,20-23, : “Ahora bien, Cristo ha resucitado de entre los muertos, como primer fruto de los que mueren. Porque como por un hombre vino la muerte, también por un hombre la resurrección de los muertos”

_____________________________________

¿POR QUÉ LLORABA JESÚS?

domingo, abril 17th, 2022


Oración  de Jesús  en el  Huerto de Getsemaní.     

(según San Lucas)

 “Salió Jesús como de costumbre al monte de los Olivos, y lo siguieron los discípulos. Al llegar al sitio, les dijo: «Orad, para no caer en la tentación».

Él se separó de ellos, alejándose como a un tiro de piedra y arrodillado, oraba diciendo: «Padre, si quieres, aparta de mí ese cáliz. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya».

Y se le apareció un ángel del cielo que lo animaba. En medio de su angustia oraba con más insistencia. Y le bajaba el sudor a goterones, como de sangre, hasta el suelo.

Y, levantándose de la oración, fue hacia sus discípulos, los encontró dormidos por la pena, y les dijo: «¿Por qué dormís? Levantaos y orad, para no caer en la tentación».

____________

Comentario.

Impresionante relato de San Lucas:  Jesús oraba ante su Padre, y su angustia era tan intensa que “le bajaba el sudor a goterones, como de sangre, hasta el suelo.

Era tanta su angustia que se  atrevió a decirle:

«Padre, si quieres, aparta de mí ese cáliz”.

Pero inmediatamente añadió:

“Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya”.

Se trata de un relato único, impresionante, conmovedor, que inmediatamente, sugiere una pregunta:

 ¿Por qué lloraba y suplicaba Jesús a su Padre en Getsemaní?

*

El llanto, es algo ligado a la naturaleza humana. Las lágrimas son la expresión  de afectos, fracasos y esperanzas, y van ligadas a lo más intimo de nuestro ser. Sólo el alma humana es capaz de llorar. Ni siquiera los ángeles lloran.

Jesús, como todos los niños lloró al nacer. En el transcurso de su vida sabemos que lloró en dos o tres ocasiones. Era Dios y era hombre, y como tal se conmovía  ante el dolor, especialmente ante el  dolor  del padre o la madre, que perdían a sus hijos.

Getsemaní es el misterio del llanto de Dios, y no sólo de llorar sino   también de sudar hasta sangrar. . Aquí se nos descubre lo más íntimo del corazón de Jesús.  Su alma estuvo “triste hasta la muerte”.

¿Qué sabía Jesús para llorar de ese modo? 

Algo más grave que el sentimiento ante lo trágico de la Pasión le hizo recurrir a su Padre. Jesús oraba intensamente y suplicaba porque sabía todo lo que estaba a punto de suceder. Todas las escenas de su Pasión, una tras otra pasaban por su mente.

Él estaba preparado. Tenia a Satanás junto a Él observándole, tentándole constantemente, y manejando las torturas de forma que el martirio fuese cada más insoportable. Sabía que su Padre también le estaba observando.  Contaba con el ánimo de los ángeles que le confortaban una o otra vez.

Pero a Él lo que mas le importaba, lo que le hacia sudar sangre, era el dolor compartido de  las personas que observarían  su martirio: los latigazos, la corona de espinas, la carga de una pesada cruz acompañada de constantes latigazos, el insufrible espectáculo de verle clavado en la cruz, para finalmente verle morir en una larga agonía, y finalmente verlo atravesado en el costado por una lanza.

El sabía que en esta lucha a muerte, tendría que combatir con las torturas y tentaciones de  Satanás. También sabia que saldría vencedor y conseguiría finalmente la Redención para todos los seres humanos incluidos los que le gritaban y los que le torturaban.

Pero …   ¿y su Madre?

Seguramente Ella era el motivo de sus lágrimas y sus súplicas. Él  sabia que ella estaría presente, viviendo con Él  –una a una – todas las escenas de su Pasión.  Saber que  Ella sería testigo  de su  crucifixión  era insoportable.

Por eso es comprensible que Jesús pidiese a su Padre por Ella, y sufriese hasta el extremo de acompañar su llanto sudando gotas de sangre…

A  la  Madre de Dios,  –estaba escrito-  “una espada le atravesaría el alma”.  Y así sucedió a pesar de las lagrimas de su Hijo.

____________

“¿NO ES ÉSTE EL HIJO DE JOSÉ?”

sábado, abril 9th, 2022

Santa misa, del domingo de la 4º semana del tiempo ordinario.  Luc. 4,21-30

Evangelio.

En aquel tiempo, Jesús comenzó a decir en la sinagoga: Hoy se ha cumplido esta escritura que acabáis de oír».  Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca.

..Y decían: «¿No es este el hijo de José?».

Pero Jesús les dijo:
«Sin duda me diréis aquel refrán: “Médico, cúrate a ti mismo”, haz también aquí, en tu pueblo, lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaún».

Y añadió:
«En verdad os digo que ningún profeta es aceptado en su pueblo. Puedo aseguraros que en Israel había muchas viudas en los días de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías sino a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, sin embargo, ninguno de ellos fue curado sino Naamán, el sirio».

Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo echaron fuera del pueblo y lo llevaron hasta un precipicio del monte sobre el que estaba edificado su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y seguía su camino.

______________

Comentario.

Nos encontramos finalizando el primer año del ministerio de Jesús, en el llamado “año de preparación”. Ha pasado ya la primera Pascua, y Jesús permanece un largo tiempo en Cafarnaún.

Ha llegado el momento de  empezar a predicar el Reino de Dios,  y Jesús decide transladarse a Nazaret. Es como si quisiera iniciar su predicación en el lugar donde transcurrió su infancia y su juventud.

Rodeado de sus discípulos y de muchos curiosos, Jesús entra en la  sinagoga, se sienta entre los presentes, y es invitado a la lectura del Libro Sagrado cuyo texto es el siguiente:

“El Espíritu del Señor está sobre mi,  por lo cual me ha ungido para evangelizar a los pobres; me ha enviado para anunciar la redención a los cautivos, y devolver la vista los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos, y para promulgar el año de gracia en el Señor.”

Y enrollando el libro se lo dio al ministro y se sentó. Todos tenían los ojos fijos en Él.  Entonces Jasús les dijo:

 “Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír». 

Con lo cual, Jesús se define a sí mismo como el Ungido. el Señor que librará a su pueblo de sus aflicciones, el que obrará su salvación.  En definitiva se define  a sí mismo  como el Mesías.

Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca.

La primera reacción de la gente fue de entusiasmo; sin embargo, como sucedería en otras ocasiones, pronto llegó la duda e incluso el escándalo. «¿No es éste el hijo de José?» ,  se preguntaban.

La normalidad del Señor les tomó desprevenidos. Jesús, a fin de cuentas, era un hombre al que conocían desde niño, con el que habían compartido su vida cotidiana, que había trabajado en medio de ellos…

¿Cómo va a ser el Mesías?

“Y Jesús se asombraba de su incredulidad”. 

«Sin duda me diréis aquel refrán: “Médico, curate a ti mismo”, haz también aquí, en tu pueblo, lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaún».

Y añadió: «En verdad os digo que ningún profeta es aceptado en su pueblo.

Después hizo referencia a la viuda de Sarepta y  Naaman el sirio. Ambos, fueron antepuestos a muchos israelitas, porque dieron pruebas sobradas de amor  y  fe en el Señor.   Por eso:

“ No podía hacer allí ningún milagro; solamente  sanó a unos pocos enfermos imponiéndoles las manos”

Lo que podía haber sido una jornada de fiesta y de alegría, terminó de la peor manera: sus paisanos le expulsaron violentamente de allí.  Ellos esperaban esta visita del Señor porque querían ser testigos de algún prodigio de quien habían conocido como carpintero:

“Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo echaron fuera del pueblo y lo llevaron hasta un precipicio del monte sobre el que estaba edificado su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y seguía su camino.

*

En el relato de este evangelio, se suceden varios sentimientos encontrados:

.- Por parte de los israelitas : Inicialmente: alegría, satisfacción curiosidad.. y  después :  decepción, repulsa, y persecución.

.- Por parte de Jesús: sorpresa, decepción, y negativa a hacer grandes milagros.

Es un cambio brusco,  provocado por la  sorpresa, el desengaño y la decepción. Durante siglos les habían explicado las maravillas de  un Redentor Terrenal, y de pronto se encontraron con en Redentor Espiritual que había convivido con ellos durante treinta años.

Para Jesús como hombre, lo sucedido también fue una decepción, una sorpresa, y  un desengaño.

Jesús se presenta ante nosotros todos los días. Una veces viene solo y otras en compañía de su “actuales” discípulos. Siempre despierta sentimientos íntimos:  devoción y alegría ,  o repulsa e incluso odio.  Pero todos saben quien es.

La escena del evangelio recuerda nuestras  procesiónes  del Corpus, cuando Jesús “ realmente” sale a la calle, y se sitúa en medio de nosotros  llamando a la puerta del corazón de todos y cada uno de los  presentes.

En los rostros de esas personas podemos leer y ver  todos esos sentimientos que hemos “leído” en el relato de la actuación de Jesús en la Sinagoga de Nazaret.

También nosotros esperamos un milagro, o simplemente una ayuda, que curiosamente siempre viene, cuando entre Él y el que la solicita media la Fe y el Amor.

Los habitantes de Nazaret querían milagros, pero no se daban cuenta que el  gran milagro era que el Hijo de Dios estuviera presente entre ellos.

_____________________________________

¿POR QUE OS ASUSTAIS?

jueves, febrero 3rd, 2022

Evangelio Santa Misa, sábado 3ª semana.  (Mc 4, 35-41)

Aquel día, llegada la tarde, les dice:— Crucemos a la otra orilla.

Y, despidiendo a la muchedumbre, le llevaron en la barca tal como estaba. Y le acompañaban otras barcas. Y se levantó una gran tempestad de viento, y las olas se echaban encima de la barca, hasta el punto de que la barca ya se inundaba. Él estaba en la popa durmiendo sobre un cabezal.

Entonces le despiertan, y le dicen:  — Maestro, ¿no te importa que perezcamos?

Y, puesto en pie, increpó al viento y dijo al mar: — ¡Calla, enmudece!

Y se calmó el viento y sobrevino una gran calma. Entonces les dijo:

— ¿Por qué os asustáis?   ¿Todavía no tenéis fe?

Y se llenaron de gran temor y se decían unos a otros:

— ¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?

Comentario

Este evangelio es el relato de nuestra vida  terrenal.  A saber:

– ¿Tempestades?  Las tenenos y las vivimos cada día.  Pueden ser grandes o pequeñas.  Enfermedades, fracasos , sufrimientos ….. La cuestión es como  procuramos capearlas, como es nuestro comportamiento ante ellas, como procuraremos vencerlas, y con que  medios luchamos contra ellas…

–¿ Miedo?. ¿Temor? ¿Angustia? ¿Ansiedad?,  Naturalmente que también  lo sentimos  todos los días. Nuestra actitud ante el miedo, puede ser una actitud de espera, de esperanza en la intervención  de nuestro Señor, o sencillamente, si hemos alcanzado, un mayor grado de madurez espiritual, nuestra respuesta al miedo será sencillamente un ruego al Señor,  una actitud de fe en el Señor que siempre actúa por para nuestro bien, y que seguro nos ayudara en nuestro problema del  mismo modo que lo hizo en aquella barca con sus amigos.

*

Por eso Jesús  en el relato de este evangelio establece una relación entre la fe y  el miedo, y  nos dice claramente que si se tiene fe no debe existir el miedo.

— ¿Por qué os asustáis?   ¿Todavía no tenéis fe?

Evidentemente, cuando existe una gran fe en el  Señor,  y una gran relación con Él,  se desarrolla una grado de confianza tal que el miedo prácticamente desaparece, y junto con el  miedo, el temor la duda y la ansiedad.

Mantengamos siempre nuestra fe en el Señor, y  al igual que sus discípulos  quedaremos admirados de la facilidad con la cual  se resuelven nuestras “tormentas” . Después  seguiremos nuestro camino absolutamente tranquilos, pensando que  el Señor, aunque parezca dormido en el popa de nuestra  “barca” siempre  estará  con nosotros, y nunca nos faltara su ayuda

Este evangelio es una oda a la fe en el Señor, y una gran lección de Jesús, que nos enseña que la fe es lo primero y lo mas importante, de tal modo que si realmente nuestra fe es grande, nuestros problemas cada vez seran mas pequeños.

Si tenemos  fe en el Señor no habrá “tormenta” que pueda con nosotros.

¡¡Aumentanos nuestra fe, Señor!!

_______________________________

FUE NECESARIO…

martes, diciembre 21st, 2021

Estamos en Navidad. Seguramente no somos conscientes de la inmensidad y la grandeza de lo acontecido en Belén hace 2.021 años: El Hijo de Dios humanizado en un niño viene a la tierra. Pero…

¿Por qué viene? ¿Para qué viene?

Adán y Eva divinizados por la Gracia, quisieron ser como Dios, quisieron ser más que Dios, y desobedecieron a Dios.

La esencia del pecado original consiste formalmente en la privación de la Gracia original y de la posibilidad de la visión beatifica de Dios. Adán y Eva quedan sometidos al sufrimiento y a la muerte, y pierden la armonía interior entre ellos y con el mundo.  Aparece la “Vida según la Carne” como dice San Pablo.

Evidentemente- como pudo demostrarse durante siglos- el hombre  no podía recuperar por sí mismo aquella Gracia y santidad perdidas, y además tampoco podía cumplir debidamente el orden moral natural. Faltaba la posibilidad de participar de la Vida Divina; faltaba la posibilidad de obtener de nuevo la Gracia de Dios.

Por eso y para eso fue necesario que el Hijo de Dios, viniera a la tierra.

*

Todo se inició en Belén, por la noche; pero ese día al amanecer, y sin que nos diéramos cuenta, el rostro de Cristo, el rostro de Dios, empezó a dibujarse en el horizonte de la tierra. Empezaba una nueva vida. Empezaba la Vida Nueva.

___________

¡SANTA Y FELIZ NAVIDAD!   para todos vosotros

LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR.

domingo, octubre 10th, 2021

Santa misa de la Transfiguración del Señor. (6 de Agosto)

Evangelio (Lc 9,28b-36)

En aquellos días Jesús se llevó con él a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a un monte para orar.

Mientras él oraba, cambió el aspecto de su rostro, y su vestido se volvió blanco y muy brillante. En esto, dos hombres comenzaron a hablar con él: eran Moisés y Elías que, aparecidos en forma gloriosa, hablaban de la salida de Jesús que iba a cumplirse en Jerusalén.

Pedro y los que estaban con él se encontraban rendidos por el sueño. Y al despertar, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban a su lado. Cuando éstos se apartaron de él, le dijo Pedro a Jesús:

—Maestro, qué bien estamos aquí; hagamos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías —perono sabía lo que decía.

Mientras así hablaba, se formó una nube y los cubrió con su sombra. Al entrar ellos en la nube, se atemorizaron. Y se oyó una voz desde la nube que decía:

—Éste es mi Hijo, el elegido: escuchadle.

Cuando sonó la voz, se quedó Jesús solo. Ellos guardaron silencio, y a nadie dijeron por entonces nada de lo que habían visto.

______

Comentario

En la lectura de las Sagradas Escrituras, encontramos diferentes capítulos que hacen referencia al Cielo, y en  algunos hasta leemos una discreta descripción del mismo.

Es en el Apocalipsis, donde San Juan desde una visión apocalíptica –valga la redundancia– hace una extensa descripción del Cielo, donde mezcla relatos que la mente humana “entiende”, con otros que a pesar de nuestro esfuerzo solo podemos imaginar.

Pero, es ahora, en el Evangelio de la Transfiguración, donde San Mateo, San Marcos, y especialmente San Lucas, relatan, lo que Pedro Juan y Santiago, pudieron ver y sentir cuando por expreso deseo de Jesús, visitaron, y vieron realmente y físicamente lo que es el Cielo.  Jesús, quiso mostrar a  través de sus tres discípulos predilectos, un indicio de la gloria celestial.

Según refiere  Santo Tomas de Aquino:

-“Apareció toda la Trinidad: el Padre en la voz, el Hijo en el hombre, y el Espíritu en la nube luminosa”

Era el Cielo en la tierra, era La Santísima Trinidad, mostrándose a aquellos tres discípulos privilegiados, y a través de ellos a toda la humanidad, porque el relato que hoy leemos en el evangelio de Lucas es el mismo, que Pedro, Juan, y Santiago explicaron a todos aquellos que quisieron oírles.

El apóstol Pedro explicaba a los primeros cristianos: “Nosotros hemos sido testigos oculares de su majestad. En efecto, él fue honrado y glorificado por Dios Padre, cuando la suprema gloria le dirigió esta voz: “Éste es mi Hijo, el Amado, en quien tengo mis complacencias”. Y esta voz venida del cielo la oímos nosotros estando con él en el monte santo” (2 Pedro 1,16-18).

*

Te puedo imaginar, –después de haber leído atentamente el evangelio de hoy – con la cabeza caída en profunda contemplación–  imaginando todos las secuencias que describe magistralmente San Lucas, y dejando pasar el tiempo, hasta que Jesús, una vez que se queda solo, (cuando termina su transfiguración)  te invite a que bajes con Él a la realidad.

Es lo que realmente sucede cuando asistimos a la santa misa. Entramos en comunión con Jesús, nuestro cuerpo permanece unido al cuerpo de Cristo, porque Jesús de nuevo se “transfigura”, se convierte,  en un trozo de Pan y en un poco de Vino, para que nos unamos a Él. Durante unos diez minutos estaremos en el Tabor conversando con Él.

¡Es una vez mas  el Cielo en la Tierra!

_______________

¿QUÉ ES EL MAL?

lunes, agosto 2nd, 2021

Santa Misa del sabado, 16 del Tiempo Ordinario

Evangelio (Mt 13, 24-30)

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola al gentío: “El Reino de los Cielos es como un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero, mientras dormían los hombres, vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue.

Cuando brotó la hierba y echó espiga, entonces apareció también la cizaña. Los siervos del amo de la casa fueron a decirle: «Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña?»

Él les dijo: «Algún enemigo lo habrá hecho». Le respondieron los siervos: «¿Quieres que vayamos a arrancarla?» Pero él les respondió: «No, no vaya a ser que, al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.

Dejad que crezcan juntos hasta la siega.  Y al tiempo de la siega les diré a los segadores: “Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla; el trigo, en cambio, almacenadlo en mi granero».”

Comentario

 Desde el punto de vista puramente ético, “el mal  es una condición negativa atribuida al ser humano,  que indica la ausencia de principios moralesbondadcaridad o afecto natural por el entorno y los entes que figuran en él”.

“El bien y el mal son conceptos o nociones relativos al sentido, al valor o a las consecuencias de la actuación humana”.

Para los cristianos el tema es  más sencillo: El Señor Dios, en el momento de la creación de la criatura humana, insufla en su alma, en su corazón, una Ley imperecedera, que todos los seres humanos sean de la raza que sean, vivan donde vivan, llevan grabada en su corazón. Es   la Ley Moral Natural,  es la Ley del Bien y del Mal.

De este modo, cuando la criatura humana abandona el Paraíso donde solo existía el Bien, y pierde la presencia de Dios, se encuentra directamente, con el Mal, en forma de un personaje llamado Diablo, que luchara constantemente por atraerle.

En el curso de los siglos, desde que nos expulsó del paraíso, el Señor Dios Padre, haciendo uso de su divina misericordia, ha querido, respetando nuestra libertad, “fortalecer nuestros medios” para vencer al Diablo.  Para ello, hace 2020 años,  El Hijo de Dios hecho Hombre, no solo vino a redimirnos sino también a quedarse entre nosotros.

Para nosotros es una lucha sin cuartel que tenemos que librar a diario, pero ahora tenemos a nuestro lado  a Jesús, el Hijo de Dios, y al Espíritu Santo, tercera Persona de la Santísima Trinidad que recibimos el día de nuestro bautismo.

No tenemos excusa. Jesús y la Iglesia de Jesús con su Sacramentos, los tenemos a nuestro alcance en cada momento

Sin embargo nuestra libertad, y solo nuestra libertad puede, hacer que nuestra decisión, sea correcta o incorrecta, buena o mala. En cualquier caso, recordemos las palabras de Jesús:

“Dejad que crezcan juntos hasta la siega.  Y al tiempo de la siega les diré a los segadores: “Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla; el trigo, en cambio, almacenadlo en mi granero».”

___________________

UN TESORO EN EL CIELO.

sábado, junio 19th, 2021

Santa Misa del viernes de la  XI semana del Tiempo Ordinario.

Evangelio (Mt 6,19-23)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “No amontonéis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los corroen y donde los ladrones socavan y los roban.

Amontonad en cambio tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre corroen, y donde los ladrones no socavan ni roban.

Porque donde está tu tesoro allí estará tu corazón.

La lámpara del cuerpo es el ojo. Por eso, si tu ojo es sencillo, todo tu cuerpo estará iluminado. Pero si tu ojo es malicioso, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Y si la luz que hay en ti es tinieblas, ¡qué grande será la oscuridad!”.

Comentario

La foto que encabeza este artículo, es absolutamente falsa, porque en el cielo  no existen monedas, ni tesoros con lingotes de oro. Los tesoros de la tierra no existen en el cielo. Por eso, el  error  más grande que puede cometer la criatura humana es acumular dinero y tesoros en la tierra, que jamás se podrá llevar al cielo.

En el Cielo la única moneda, el único tesoro que existe,  es el Amor.

También en la tierra, la única moneda importante es el amor.  Es “nuestro amor”  que sólo se “almacena” en el corazón.

En el corazón podemos guardar cantidades ingentes de amor. Cuando más amor guardemos en nuestro corazón, más grande será nuestro tesoro. Lo dice Jesús en el evangelio de hoy: “Porque donde está tu tesoro allí estará tu corazón” 

“Al atardecer de la vida nos examinarán del amor”. Nos van a preguntar cuanto amor hemos acumulado en nuestro corazón a lo largo de nuestra vida, porque ese tesoro de amor, sí va a tener validez  en el cielo, y  vendrá con nosotros, y el Señor lo aceptará como prueba de una respuesta del Amor, que Él nos dio al creanos.

*

Nos dice también Jesús:

“La lámpara del cuerpo es el ojo. Por eso, si tu ojo es sencillo, todo tu cuerpo estará iluminado”.

Ciertamente, el ojo es capaz de captar todos los objetos que nos rodean. Aquí se incluyen todos los seres vivos, siempre que estén iluminados. Para ello es necesaria esa luz que a través de los ojos penetra en nuestro cuerpo, y que, con ella, todo nuestro ser estará iluminado.

También es cierto que nuestra alma iluminada por esa luz dará una respuesta, respuesta que será exclusiva para cada ser humano. Esa respuesta del alma también saldrá por nuestros ojos y le dará a nuestra cara, a nuestro rostro, una expresión de vida, que definirá lo que Santo Tomás llamaba: “intención”.

Esa “intención” del ser humano  cuando es recta, y encaminada  hacia Dios,  hará que todas nuestras acciones sean resplandecientes y  brillantes, y del agrado del Señor.  Por el contrario, si esas “intenciones” no son rectas quedaran reflejadas en nuestro rostro, y serán lamentablemente captadas por Dios y nuestros hermanos.

“La cara es el espejo del alma”, dice el proverbio, y son precisamente nuestros ojos, –de los que hoy nos habla Jesús–, los que mejor definen nuestras intenciones.

*

¡Qué complejo parece que es vivir en la compañía del Señor en este mundo! ; pero no es así. Solo basta:

.- Acumular en nuestro corazón grandes dosis de amor, que formaran un gran tesoro, que sí podremos llevar al Cielo, porque esa es la moneda que el Señor acepta.

.- Procurar que las intenciones que salen de nuestra alma y se aprecian  en nuestros ojos, sean buenas y agradables al Señor.

___________________

EL MILAGRO DE LA EUCARISTÍA

sábado, junio 5th, 2021

Santa Misa de la Festividad del Corpus Christi

Evangelio (Mc 14, 12-16.22-26)

El primer día de los Ácimos, cuando sacrificaban el cordero pascual, le dicen sus discípulos:

—¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?

Entonces envía dos de sus discípulos, y les dice:

—Id a la ciudad y os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua. Seguidle, y allí donde entre decidle al dueño de la casa: «El Maestro dice: “¿Dónde tengo la sala, donde pueda comer la Pascua con mis discípulos?”». Y él os mostrará una habitación en el piso de arriba, grande, ya lista y dispuesta. Preparádnosla allí.

Y marcharon los discípulos, llegaron a la ciudad, lo encontraron todo como les había dicho, y prepararon la Pascua. Mientras cenaban, tomó pan y, después de pronunciar la bendición, lo partió, se lo dio a ellos y dijo:

—Tomad, esto es mi cuerpo.

Y tomando el cáliz, habiendo dado gracias, se lo dio y todos bebieron de él. Y les dijo:

—Ésta es mi sangre de la nueva alianza, que es derramada por muchos. En verdad os digo que ya no beberé del fruto de la vid hasta aquel día en que lo beba de nuevo en el Reino de Dios.

Después de recitar el himno, salieron hacia el Monte de los Olivos. Y les dijo Jesús: —Todos os escandalizaréis, porque está escrito: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas


Comentario

Leemos en el “Discurso del Pan de Vida” de San Juan :

«Yo soy el pan vivo que ha bajado del Cielo» «El que come de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo le daré es mi Carne para la vida del mundo» «El que come mi Carne y bebe mi Sangre permanece en mí y Yo en él» «El que me come vivirá por Mí.»

<< El espíritu es el que da la vida; la carne no sirve de nada>>

Según esto lo que Jesús les estaba diciendo era que debían  comer su Carne y  su Sangre, con su Espíritu,  debían comerle  a  Él mismo. No se refería Jesús a que comiesen su  carne muerta o que bebiesen su sangre derramada por un sacrificio. 

Lo que les decía Jesús es todavía más difícil de entender: Deberían  comerle vivo, con su carne llena de vida, y su sangre circulando por su cuerpo también llena de vida.

“El que come mi sangre y bebe mi sangre permanece en mí y Yo en él. Es decir:

—La Carne se une a la carne.

—La Sangre se une a la sangre.

—Él permanece en Mí y Yo en él.

¿Pero, cómo? ¿Cómo es  ello posible?

*

Estaban celebrando la Pascua. Estaban  cenando. En un momento determinado Jesús se incorpora, y entre todos los alimentos elige el pan y el vino. El pan para identificar su Cuerpo; el vino para identificar su Sangre, y simplemente “lo dice”.

“Tomad y comed todos de él porque esto es mi cuerpo” (refiriéndose al pan).

“Tomad y bebed todos de él, porque esto es mi sangre” (refiriéndose al cáliz del vino).

 ¡La Palabra de Dios hace el milagro! Simplemente lo dice: Estos trozos de pan, porque lo digo Yo, Jesús, que soy Dios, y bajo la Palabra de Dios, pasan a ser “el Cuerpo de Cristo”. Este cáliz de vino, porque lo digo Yo, Jesús, Hijo de Dios pasa a ser mi Sangre, “la Sangre de Cristo”. Las palabras de Jesús en la Santa Cena, obran el milagro:

El pan pasa a ser su Cuerpo.

El vino pasa a ser su Sangre.

Doce personas cenaban con Jesús.  Los doce quedaron estupefactos, pero…

¡No dudaron ni un segundo! Durante tres años seguidos habían visto, incluso habían participado  en todos los milagros de Jesús: Cuando  multiplicaba los panes y los peces con su  Palabra. Cuando  calmaba las tempestades con su Palabra. Cuando curaba todo tipo de enfermedades con su Palabra. Cuando resucitó a Lázaro después de  estar muerto durante  cuatro días con su Palabra.

Ahora con su Palabra, convertía unos trozos de pan en su Cuerpo. Ahora con su Palabra, convertía  un cáliz de vino  en su  Sangre. ¡¡Con su Palabra!

—y comieron los doce.

—y bebieron los doce.

—y por primera vez en este mundo, doce personas sintieron en su cuerpo el Cuerpo de Cristo.

—y por primera vez en este mundo doce personas se sintieron “fundidos” en la divinidad de Cristo.

Aquello fue un milagro. Sin embargo, este gran milagro de Jesús, seguramente uno de los últimos, fue un  milagro sin fin. Un milagro que no termina. Un milagro que se repite todos los días  una y mil veces. Un milagro que se repite una y cada vez que los hombres  queremos que se celebre.

*

“Haced esto en conmemoración mía”.

Sólo una frase. Sólo unas palabras. De  nuevo su Palabra. Y con estas palabras: Jesús convierte a sus apóstoles, y  sus sucesores, en sus ministros. En personas que actúan por Él y con Él.  Y con ellos  se efectúa  de nuevo el milagro de la Santa Cena.

¡Esa  noche  nace el Sacramento del  Orden Sacerdotal!

¡Esa  noche nace el Sacramento de la Eucaristía!

­­­­­­­­­­­­­­­­­_____________________________

SE ELEVÓ AL CIELO

viernes, mayo 21st, 2021

Santa Misa del domingo de la Ascensión del Señor (Ciclo B)

Evangelio (Mc 16, 15-20)

Y les dijo: — Id al mundo entero y predicad el Evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado se salvará; pero el que no crea se condenará.

A los que crean acompañarán estos milagros: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán lenguas nuevas, agarrarán serpientes con las manos y, si bebieran algún veneno, no les dañará; impondrán las manos sobre los enfermos y quedarán curados.

El Señor, Jesús, después de hablarles, se elevó al cielo y está sentado a la derecha de Dios. Y ellos, partiendo de allí, predicaron por todas partes, y el Señor cooperaba y confirmaba la palabra con los milagros que la acompañaban.

Comentario

Todas las novelas tienen un principio y un final, más o menos feliz. Lo importante es que su contenido despierte nuestro interés, y además nos cuente una historia que mueva nuestras fibras más sensibles.

La “historia” de Jesús de Nazaret, la cuentan con pocas variables San Mateo, San Marcos y San Lucas.  Cuando San Juan escribe su Evangelio, da por supuesto que ya hemos leído los anteriores, y entonces, él, que por lo visto tenía “información privilegiada”,  recibida directamente en sus ratos de intimidad con el Señor, nos cuenta en su evangelio, la esencia y el por qué de la Redención.

San Juan escribe cómo el Amor de Dios lo invade todo. De hecho en el texto del evangelio la palabra Amor se repite constantemente. El Amor en la Santísima Trinidad,  y el Amor de Dios Padre por la Criatura humana, hasta el punto de implicar su Hijo Unigenit0,  en su plan de Redención.

Muy pocos llegaron a comprender que el Hijo de Dios hecho Hombre, les estaba acompañando y les estaba preparando para que difundiera sus enseñanzas por todo el mundo.

Todo lo que debemos saber de Dios Padre, Dios Hijo, y sobre todo de Dios Espíritu Santo, está escrito en su evangelio,  que es sin duda el libro sagrado más importante que existe, especialmente  el Prólogo, El Pan de Vida, y la Oración Sacerdotal.

Hoy toca escribir el relato del final de la “novela”:

Jesús se despide  de nosotros diciendo:

.– “Id al mundo entero y predicad el Evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado se salvará; pero el que no crea se condenará”.

.– ” Yo estoy con vosotros, todos los días, hasta el fin del mundo”

______________________

PERMANECED EN MI AMOR.

sábado, mayo 15th, 2021

Santa Misa del sexto domingo de Pascua. (CicloB)

Evangelio (Jn 15,9-17)

Como el Padre me amó, así os he amado yo. Permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.

Os he dicho esto para que mi alegría esté en vosotros y vuestra alegría sea completa. Éste es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el de dar uno la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que os mando.

Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; a vosotros, en cambio, os he llamado amigos, porque todo lo que oí de mi Padre os lo he hecho conocer.

No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca, para que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda.

Esto os mando: que os améis los unos a los otros.

*

Comentario

El evangelio de hoy es continuación del evangelio de la vid y de los sarmientos.

Hoy Jesús nos pide que permanezcamos en su amor.  Él que todo la ha hecho por amor, desde la Creación hasta la Redención, nos pide, casi nos ruega, que permanezcamos en su amor.  ¿Qué tendremos los humanos para que Jesús nos pida que permanezcamos en su amor?  Se trata del Amor Divino. Es el “ágape” al que se refiere San Juan…

Todo lo que Jesús espera de nosotros como respuesta, es un “si”. Es que le demos nuestro amor,  porque el amor es un sentimiento de ida y vuelta,  que exige una reciprocidad al amor dado, que es “el amor primero”.

El que no ha sido amado, no conoce lo que es el amor, porque aunque ese amor esté en su interior, no surge hasta que no llega la experiencia de un amor recibido. Por eso el Amor de Dios es el “amor primero”.

.- También nos dice Jesús:

“Nadie tiene amor más grande que el de dar uno la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que os mando”.

En los comienzos, Dios habla con Adán como un amigo.

También Jesús, nos llama amigos, recuperando de este modo la amistad, y la intimidad, que tuvo su Padre con el primer hombre.

.– Finalmente, Jesús nos hace una advertencia y un mandato:

“Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor”.

“Esto os mando: que os améis los unos a los otros”.


EL LABRADOR LA VID Y EL SARMIENTO

jueves, mayo 6th, 2021

Santa misa del quinto domingo de Pascua.

Evangelio (Jn 15, 1-8)

«Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el labrador. 

Todo sarmiento que en mí no da fruto lo corta, y todo el que da fruto lo poda para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí y yo en vosotros.

Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque sin mí no podéis hacer nada. Si alguno no permanece en mí es arrojado fuera, como los sarmientos, y se seca; luego los recogen, los arrojan al fuego y arden.

Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y se os concederá. En esto es glorificado mi Padre, en que deis mucho fruto y seáis discípulos míos».

Comentario

<<Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el labrador>>.

<<Todo sarmiento que en mí no da fruto lo corta, y todo el que da fruto lo poda para que dé más fruto>>

<<Yo soy la vid, vosotros los sarmientos>>

<<Permaneced en mí y yo en vosotros>>

Cuatro frases para resumir, el pasado, el presente y el futuro de nuestra vida.

Muchos de mis amigos leen y leen, y vuelven a leer una serie de libros, artículos, novelas modernas, novelas clásicos, libros relacionados con su profesión etc. etc. Son capaces en una tertulia de hablar de todas las materias, y de todas las culturas.

Verdaderamente impresionan con esa demostración cultural que exhiben, pero la mayoría de ellos no han leído los libros que escribieron los discípulos de Jesús: los Evangelios,  cuyo contenido, son las palabras, las frases, los discursos, las parábolas, y los pensamientos de la “Persona”  más importante de la Historia de la Humanidad.

Esos libros los ha dejado escritos para nosotros, el Señor inspirando la mente de las personas que convivieron con Jesús, convertidos en “escritores”, para que sus libros, llevasen sus mensaje a través de los siglos, a la mente y a la imaginación de todos, los que ahora tienen la dicha de leerlos.

Hoy el mensaje de Jesús para nosotros, son esas cuatro frases del inicio,  que son una invitación para que mañana  busquemos el Evangelio de San Juan en nuestra  librería, y empecemos a leerlo…

¡Quedaremos sorprendidos!

_______

EL OLOR DE LAS OVEJAS

viernes, abril 30th, 2021

Santa Misa del Cuarto Domingo de Pascua.

Evangelio (Jn 10, 11-18)

«Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por sus ovejas. El asalariado, el que no es pastor y al que no le pertenecen las ovejas, ve venir el lobo, abandona las ovejas y huye y el lobo las arrebata y las dispersa, porque es asalariado y no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor, conozco las mías y las mías me conocen. 

Como el Padre me conoce a mí, así yo conozco al Padre, y doy mi vida por las ovejas. Tengo otras ovejas que no son de este redil, a ésas también es necesario que las traiga, y oirán mi voz y formarán un solo rebaño, con un solo pastor.

Por eso me ama el Padre, porque doy mi vida para tomarla de nuevo. Nadie me la quita, sino que yo la doy libremente. Tengo potestad para darla y tengo potestad para recuperarla. Éste es el mandato que he recibido de mi Padre».

Comentario

Nos dice Jesús:

.–  “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por sus ovejas. Yo soy el buen pastor, conozco las mías y las mías me conocen”.

Esta imagen del buen pastor ya la conocían los israelitas, desde los tiempos de Moisés y David que fueron pastores desde su infancia. Jesús es también, como ellos, un Buen Pastor, y  como tal cuida de sus ovejas y las llama por su nombre, y si es necesario dará si Vida por ellas.

Jesús conoce a sus ovejas y sus ovejas le conocen a Él.
Es Dios Padre quien se las ha confiado. Por ello, es  Jesucristo, el Hijo de Dios, quien despojado de su rango y de su gloria divina, se pone nuestros vestidos, y viene a este mundo a cuidar de nosotros actuando como un  Buen Pastor.

La actitud de las ovejas, y también la nuestra,  ha de ser la de escuchar la voz del pastor y seguirlo. Escuchar con atención su voz, ser dóciles a su palabra y seguir sus pasos. 

Jesucristo nos conoce y nos lleva en su corazón. . Nos busca cada día: en medio de nuestras calles y plazas, de nuestros trabajos y descansos, de nuestras familias y amistades, de nuestros dolores y enfermedades, de nuestros éxitos y fracasos.

Si seguimos a Jesús y actuamos como pastores. sea de nuestra familia, sea de nuestros amigos,  nuestro cuerpo y nuestros vestidos, quedaran impregnados, del olor  que ellos desprendan.

El propio Papa en una homilía de la misa Crismal, del Jueves Santo, hacía referencia a este detalle tan sutil. En ese acto, les decía a sus obispos y sacerdotes, que el igual de Jesús ellos deberían  de oler a “oveja”.

Se refería a que deberían aproximarse  con más frecuencia a los ambientes impregnados del olor de las gentes que soportan la miseria y el sufrimiento de la pobreza. Es el olor de los barrios más desfavorecidos de las ciudades, o el olor de los hospitales.

No  huir de esos olores. La distancia y el alejamiento de ese ambiente, nos alejan del amor de Dios. La proximidad con esas personas, hermanos nuestros, nos hará compartir con ellos la llamada de Dios, aunque no huelan precisamente a perfume. El Papa Francisco lo sabía muy bien porque él,  antes de ser Papa, se pasaba el día recorriendo los barrios más pobres de Buenos Aires.

Finalmente Jesús, nos deja una sentencia:

“Tengo otras ovejas que no son de este redil, a ésas también es necesario que las traiga, y oirán mi voz y formarán un solo rebaño, con un solo pastor”.

________________________

TRES PANES

viernes, abril 23rd, 2021

Santa misa del martes de la tercera semana del Tiempo Pascual

Evangelio (Jn 6, 30-35)

Le dijeron:

— ¿Y qué signo haces tú, para que lo veamos y te creamos? ¿Qué obras realizas tú? Nuestros padres comieron en el desierto el maná, como está escrito: Les dio a comer pan del cielo.  Les respondió Jesús:

—En verdad, en verdad os digo que Moisés no os dio el pan del cielo, sino que mi Padre os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es el que ha bajado del cielo y da la vida al mundo.

—Señor, danos siempre de este pan —le dijeron ellos. Jesús les respondió:

—Yo soy el pan de vida; el que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí no tendrá nunca sed.

*****

Comentario

La composición fotográfica que encabeza este artículo, muestra en la primera foto el maná caído del cielo; en la segunda el pan ácimo base del alimento de los israelitas en tiempo de Jesús, y en la tercera el Pan de Vida, consagrado en la Eucaristía. Sometamos a nuestra consideración estos tres “tipos” de pan:

.-  El primer pan:

Es el maná,  el alimento que proporciona Dios a los israelitas, a petición de Moisés.

El Señor dijo a Moisés, “Mira, yo os haré llover pan del cielo. El pueblo saldrá y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no” . Era su regalo sobrenatural.  No trabajaron para él. No lo ganaron.

Jesús hace referencia a ello cuando dice:

“En verdad, en verdad os digo que Moisés no os dio el pan del cielo, sino que mi Padre os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es el que ha bajado del cielo y da la vida al mundo”.

.-  El segundo pan:

Este segundo pan en el producto del sudor y trabajo del hombre. En la foto central vemos la foto del pan ácimo de los israelitas, hecho con harina, con las manos del hombre.

Este pan que servía de alimento principal al pueblo de Israel, junto con el aceite y el vino,  es el pan que se utilizó  en la Santa  Cena . Es el pan que fue consagrado por Jesús para  convertirlo en su Cuerpo,

.-  El tercer pan:

Este tercer Pan de Dios,  es el  Pan del Cielo, no el que caía del cielo. Es el Pan de La Vida. Es el divino Cuerpo de Cristo consagrado por uno de sus discípulos, en su nombre, para servirnos de alimento espiritual.  Es el Pan al que se refería Jesús.

____________

El primer pan, que caía del cielo, el maná, quede como  testigo de la gran misericordia del Señor, para con su pueblo hambriento durante su destierro en el desierto.

El segundo pan, es el fruto del sudor  y trabajo del hombre, Es un pan terrenal, en un pan, que es el símbolo del alimento para los seres humanos, por el cual rogamos todos los días al rezar el Padrenuestro.

El tercer pan, es el auténtico Pan del Cielo, que unido al vino, es Jesucristo Consagrado, con su Carne y con su Sangre, que se presenta por ser comido y bebido por nosotros, y formar parte de nuestro cuerpo durante unos minutos. Es el Sacramento de la Eucaristía, que se ofrece a nosotros todos los días.

¿Somos conscientes de este milagro?

———-

¿POR QUÉ OS ASUSTAIS?

domingo, abril 18th, 2021

Santa Misa del Tercer Domingo de Pascua (CicloB)

Evangelio (Lc 24, 35-48)

Y ellos se pusieron a contar lo que había pasado en el camino, y cómo le habían reconocido en la fracción del pan. Mientras ellos estaban hablando de estas cosas, Jesús se puso en medio y les dijo:

—La paz esté con vosotros.

Se llenaron de espanto y de miedo, pensando que veían un espíritu. Y les dijo:

— ¿Por qué os asustáis, y por qué admitís esos pensamientos en vuestros corazones? Mirad mis manos y mis pies: soy yo mismo. Palpadme y comprended que un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo.

Y dicho esto, les mostró las manos y los pies. Como no acababan de creer por la alegría y estaban llenos de admiración, les dijo:

— ¿Tenéis aquí algo que comer?

Entonces ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Y lo tomó y se lo comió delante de ellos.

Y les dijo:

—Esto es lo que os decía cuando aún estaba con vosotros: es necesario que se cumpla todo lo que está escrito en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos acerca de mí.

Entonces les abrió el entendimiento para que comprendiesen las Escrituras. Y les dijo:

—Así está escrito: que el Cristo tiene que padecer y resucitar de entre los muertos al tercer día, y que se predique en su nombre la conversión para perdón de los pecados a todas las gentes, comenzando desde Jerusalén. Vosotros sois testigos de estas cosas.


Comentario

En el evangelio de hoy es San Lucas quien cuenta la aparición de Jesús Resucitado en medio de los apóstoles, que estaban reunidos, desconcertadas por las noticias que recibían, esperando acontecimientos, y llenos de temor.

Mientras ellos estaban hablando de estas cosas, Jesús se puso en medio y les dijo:

—La paz esté con vosotros.

Se llenaron de espanto y de miedo, pensando que veían un espíritu. Su presencia les desconcierta enormemente, pero al mismo tiempo sus ojos veían, un cuerpo  humano que tenía en sus manos, los orificios de los clavos que las traspasaron, testimonio  elocuente de que ante ellos se encontraba  el mismo Jesús Crucificado.

Él mismo le dice:

Mirad mis manos y mis pies: soy yo mismo. Palpadme y comprended que un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo. Y dicho esto, les mostró las manos y los pies.

Para que los signos tengan valor significativo, tienen que ser muy  sensibles y muy evidentes.  Por eso Jesús, ya resucitado, se reviste de aspecto corporal, y realiza acciones concretas perceptibles por los sentidos

*

Dice  San Lucas:

–“Entonces les abrió el entendimiento para que comprendiesen las Escrituras”.  (Otros evangelistas refieren que les insufló el Espíritu Santo).    Después les dice:

—Así está escrito: que el Cristo tiene que padecer y resucitar de entre los muertos al tercer día, y que se predique en su nombre la conversión para perdón de los pecados a todas las gentes, comenzando desde Jerusalén. Vosotros sois testigos de estas cosas.

Desde entonces a los discípulos les tocará ser testigos de Cristo, predicar la conversión para el perdón de los pecados a los judíos y a todas las naciones.

Ese día nació la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo.

__________

PORQUE ME HAS VISTO HAS CREIDO.

martes, abril 13th, 2021

Santa misa del 2º domingo de Pascua. (Ciclo B) .

Domingo de la Divina Misericordia.

Evangelio (Jn 20,19-31)

Al atardecer de aquel día, el siguiente al sábado, con las puertas del lugar donde se habían reunido los discípulos cerradas por miedo a los judíos, vino Jesús, se presentó en medio de ellos y les dijo:

– La paz esté con vosotros.

Y dicho esto les mostró las manos y el costado. Al ver al Señor, los discípulos se alegraron. Les repitió:

– La paz esté con vosotros. Como el Padre me envió, así os envío yo.

Dicho esto sopló sobre ellos y les dijo:

– Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les son perdonados; a quienes se los retengáis, les son retenidos. Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Los otros discípulos le dijeron:

– ¡Hemos visto al Señor!

Pero él les respondió:

– Si no le veo en las manos la marca de los clavos, y no meto mi dedo en esa marca de los clavos y meto mi mano en el costado, no creeré.

A los ocho días, estaban otra vez dentro sus discípulos y Tomás con ellos. Aunque estaban las puertas cerradas, vino Jesús, se presentó en medio y dijo:

– La paz esté con vosotros.

Después le dijo a Tomás:

– Trae aquí tu dedo y mira mis manos, y trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente. Respondió Tomás y le dijo:

– ¡Señor mío y Dios mío!

Jesús contestó:

– Porque me has visto has creído; bienaventurados los que sin haber visto hayan creído.

Muchos otros signos hizo también Jesús en presencia de sus discípulos, que no han sido escritos en este libro. Sin embargo, éstos han sido escritos para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.

*

Comentario

En este evangelio se produce de nuevo un soplo divino.

Inicialmente pudimos leer en el Génesis cómo Dios Padre, mediante un soplo sobre la cara de Adán, le infunde un Espíritu de Vida.

Ahora Dios Hijo,  es quien sopla sobre los apóstoles reunidos, y les infunde el Espíritu Santo, con cuyo poder podrán  perdonar los pecados y es que solo Dios en su infinita Misericordia puede perdonar los pecados.

Por eso por designio del Papa San Juan Pablo II, este domingo se llama Domingo de la Divina Misericordia. Es un buen momento para confesarse y aprovechar el poder de perdonar los pecados que el Señor resucitado ha conferido a su Iglesia.

Jesús Resucitado les dice: «Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados»  Con estas palabras el Señor instituye el Sacramento del Perdón.

Tomás no estaba en la aparición del día de la resurrección.  Fue al domingo siguiente cuando Jesús de dirigió a Tomás invitándole a tocar sus llagas:

–“¡Señor mío y Dios mío!”.

Estas palabras de Tomás han perdurado hasta hoy como, la mayor  profesión de fe  de los cristianos, son palabras que repetimos a diario en el momento de la consagración, en la santa misa.

Seran  cincuenta días después, cuando de nuevo se presentará el Soplo Divino en forma de un ruido, como un viento que irrumpe impetuosamente ante los apóstoles reunidos:; “entonces se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se dividían y se posaban sobre cada uno de ellos”.

“Quedaron como llenos del Espíritu y comenzaron a hablar  en otras lenguas según el Espíritu les hacía expresarse. La multitud que les rodeaba quedó perpleja porque cada uno les oía hablar en su propia lengua”.

Entonces no fue solo Santo Tomas: ¡Todos creyeron!

___________________________

.

EL CAMINO DE LA REDENCIÓN (I)

jueves, abril 1st, 2021

Estamos en la Cuaresma del año 2021.  Sufrimos con paciencia la cuarentena de la pandemia del coronavirus. Son dias para acordarnos del Señor y meditar los episodios de nuestra Redención. Eso es lo pretenden estos tres articulos.

__________________

“El Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, insufló en sus narices aliento de vida y el hombre se convirtió en un ser vivo a imagen y semejanza de Dios”.

El hombre recibió con el aliento de Dios, el Espíritu Dios, la Gracia de Dios. Ese aliento convirtió al hombre en hijo de Dios, en virtud de su Gracia

Eso significa que en la criatura humana en su origen hoy dos vidas: Una vida humana, natural, y una vida sobrenatural y divina.

Vivian junto a Dios y gozaban de la presencia de Dios. La Muerte no existía para ellos, porque la Muerte (el Diablo), estaba en el averno. 

Eran inmortales, y tenían inmunidad al dolor y al sufrimiento. Tenían una gran inteligencia y el don de la ciencia infusa y no conocían la concupiscencia. Al igual que los ángeles disponían del don de la Libertad.   

—”De todos los árboles del Paraíso puedes comer, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comas, porque el día que de él comieres ciertamente morirás”.

El mandato de Dios no fue arbitrario ni superfluo, sino muy conveniente, para que el hombre pudiera ejercitar su libertad, y demostrar su amor a Dios, y merecer el premio eterno.

Adán y Eva al transgredir el mandato de Dios cometieron un pecado grave, de desobediencia,  de soberbia-

*

Adán y Eva desobedecieron a Dios, y su pecado tuvo consecuencias desastrosas: Perdieron su vida sobrenatural y divina. Solo permaneció su vida humana y natural y pasaron a ser esclavos de su carne y esclavos del demonio.

Quedaron sometidos al sufrimiento y a la muerte,  inclinados al mal y al error, afectados por la concupiscencia, y debilitados, desorientados y oscurecidos para acometer el bien.

Viendo que  esas criaturas  fruto del Amor Divino, no eran capaces de retornar a su presencia por si mismas, el Señor decidió una plan de Rescate, un plan de Redención.

Por eso y para eso fue necesario que el Hijo de Dios, viniera a la tierra.

*

Se trataba  de  dar de nuevo al ser humano ese Aliento de Vida  que llamamos Gracia; de volver a proporcionarle la Vida sobrenatural y divina que había perdido.

Para ello el Hijo de Dios, apareció entre nosotros convertido en un ser humano, nacido de mujer, con una doble naturaleza: Vida humana natural, y Vida Divina Sobrenatural.

En silencio, y durante años, su vida humana natural le llevo a compartir con nosotros todas nuestra alegrías, hambre, frio, calor y sufrimientos.

Siendo adulto se dedicó a cumplir su plan de Rescate. Tres años de enseñanza, de ejemplos, de milagros, y de recordarnos a Dios nuestro Creador de todos los modos y formas posibles, e imposibles.

*

Finalmente la lucha a muerte contra la Muerte. Su naturaleza humana, débil, fue utilizada por el Diablo, para tentarle, incitándole a evitar tanto martirio, – haciendo uso su naturaleza divina–, y renunciar a la Cruz.

Todos los martirios humanos fueron utilizados por el Diablo, pero aquella batalla la ganó Jesús, siendo simplemente hombre, en nombre de todos los hombres, para todos los hombres.

En la cruz quedo el cadáver de Jesús hombre. El Hijo de Dios, representando a toda la humanidad, no sucumbió a las tentaciones del Diablo, y nos redimió para siempre, porque en aquella cruz quedaron perdonados todos nuestros pecados.

_______________________________________________________

(sigue)

EL CAMINO DE LA REDENCIÓN (II)

jueves, abril 1st, 2021

Durante tres días el cuerpo de Jesús, permaneció en un sepulcro, mientras su Divinidad bajó a los infiernos, al seno de Abrahán, donde durante siglos permanecían esperando las almas de todos los justos fallecidos hasta ese día, para redimirles igualmente.

Tres días después se produce como estaba escrito, la Resurrección, para enseñarnos que después de que se pierde la vida humana y natural, queda la Vida Divina Sobrenatural, que nunca se pierde, porque el Demonio nunca pudo con ella.

*

Jesús resucita, y durante cuarenta días se dedica a aparecerse en diversas ocasiones, Con ello demuestra que su Resurrección es real, y al mismo tiempo nos vuelve a recordar sus enseñanzas y nos da sus últimos consejos.

Jesús resucitó con un Cuerpo Espiritual, y al igual que los ángeles, tomó la forma de hombre, temporalmente.  Jesús Resucitado era una criatura espiritual que podía aparecer y desaparecer con poderes espirituales y divinos.

Sin embargo los “Cuerpos” en los que se presentó a las personas no eran idénticos.  Por eso, incluso sus amigos íntimos solo lo pudieron reconocer por cosas que dijo o hizo.

El apóstol Tomás se dio cuenta de que Jesús había resucitado porque este se le presentó con un Cuerpo que tenía marcas de heridas. Eso fortaleció la fe de Tomás, quien había dudado de que Jesús hubiera vuelto a la vida. Los discípulos de Emaús le reconocieron por el modo de partir el pan…

*

Transcurridos esos cuarenta días los once discípulos marcharon a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Una vez que estaban allí reunidos le hicieron esta pregunta:

–Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el Reino de Israel?

Él les contestó:

– “No es cosa vuestra conocer los tiempos o momentos que el Padre ha fijado con su poder, sino que recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que descenderá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en todo Judea y Samaría y hasta los confines del mundo”.

Y Jesús se acerco a ellos y les dijo :

–”Se me ha dado todo potestad en el cielo y en la tierra. Id, pues y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñadles a guardar todo cuanto os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”.

*

Jesús asciende a los Cielos y los apóstoles regresaron a Jerusalén, y subieron al Cenáculo, donde vivían los demás. Todos ellos perseveraban unánimes en la oración junto con algunas mujeres y con María, la madre de Jesús.

Pasaron cincuenta días hasta que llegó Pentecostés:

“Estaban todos juntos en un mismo lugar y de repente sobrevino del Cielo un ruido como un viento que irrumpe impetuosamente. Entonces se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se dividían y se posaban sobre cada uno de ellos”.

“Quedaron como llenos del Espíritu y comenzaron a hablar  en otras lenguas según el Espíritu les hacia expresarse. La multitud que les rodeaba quedó perpleja porque cada uno les oía hablar en su propia lengua”.

Entonces Pedro, de pie, con los once, alzó la voz para hablarles así:

Lo que está ocurriendo es lo que dijo el profeta Joel: “Sucederá en los últimos días –dice Dios- que derramaré mi Espíritu sobre toda carne”.

Al oír esto, los presentes se dolieron de corazón, y le dijeron a Pedro y los demás apóstoles:

-¿Qué tenemos que hacer hermanos?

Pedro les dijo: “Convertíos, y que cada uno de vosotros se bautice en el nombre de Jesucristo, para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo”.

_______________________________________________________

(sigue)

*

EL CAMINO DE LA REDENCIÓN (III)

jueves, abril 1st, 2021

La Gracia de Dios, la Gracia Original,  la recibimos al ser creados, mediante el “aliento” de Dios, que nos convirtió en hijos suyos. 

Después, al ser redimidos, al recibir el don del Espíritu Santo, cuando somos bautizados, recibimos la Gracia de Nuestro Señor Jesucristo o Gracia Santificante, que nos convierte de nuevo en hijos de Dios, hermanados con Jesucristo. Esta Gracia sobrevino del Cielo, no como un aliento, sino como un ruido, como un viento que irrumpe impetuosamente.

Con ella recuperamos nuestra Vida Sobrenatural y Divina. Es una “Vida Nueva”, a la que accedemos con el Bautismo, que tiene su base en la “Alianza Nueva y Eterna”, que nos une a Dios, pero también nos obliga a vivir según los preceptos de Dios.

*

En nuestra vida diaria,  aquí en la tierra, a diferencia de nuestra vida inicial en el Paraíso, no somos inmortales, no tenemos inmunidad al dolor y no estamos libres del  sufrimiento.  Además estamos sujetos a la concupiscencia y a la influencia permanente del diablo.

Conservamos nuestra libertad para decidir,  y al igual que en el Paraíso, podemos pecar contra Dios, desobedeciendo sus preceptos.

Consecuentemente podemos perder el don de la Gracia Santificante si usando nuestra libertad accedemos a pecar contra Dios.

Nuestra única defensa contra las tentaciones del Diablo es fortalecer nuestra voluntad de permanecer junto a Jesús. Tener fe en Jesús. Examinar, leer y releer la vida de Jesús durante su estancia en la tierra y procurar seguir su ejemplo.

Al ascender a los Cielos Jesús nos dijo:  “Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” .  Se refería a su Iglesia, lugar universal, casa universal para todos los cristianos, lugar donde vivimos corporal y espiritualmente, lugar donde Él mismo habita sacramentalmente en el sagrario, lugar donde se celebra la Eucaristía, sacramento sublime, donde El mismo viene a reunirse y darse sacramentalmente a nosotros.

Pidamos al Espíritu Santo  sus dones , especialmente Fortaleza, Piedad y Temor de Dios que de modo seguro influirán positivamente en nuestra voluntad.

Invoquemos a nuestra Madre, la Santísima Virgen María, en la  seguridad, de que obtendremos y su ayuda y su amparo.

Y no nos olvidemos de la oración, diálogos con Dios, en el silencio del día o de la noche, como hacía Jesús con su Padre.

Y finalmente,  si pecamos no olvidemos que Jesús nos espera, personificado en todos los sacerdotes, que nos administraran el Sacramente del Perdón, y nos devolverán nuestra Gracia Santificante.

*

En nuestra persona, como hemos referido repetidamente, existe una vida natural y una segunda vida sobrenatural. De este modo nuestro modo de vivir y existir, podrá ser de dos maneras:

– La vida según el Espíritu, con arreglo a la cual se busca a Dios por encima de todas las cosas, y se lucha con su Gracia contra las inclinaciones de la concupiscencia.

– La vida según la carne, por la que el hombre de deja llevar por las pasiones. es presa de la concupiscencia y de las tentaciones del demonio.

Tengamos muy en cuenta nuestra vida espiritual, aunque sean unos minutos, todos los días, en medio de este entorno en que vivimos, cada vez mas alejado de Dios.

Pero sobretodo debemos atender la llamada de Dios. El Señor llama a nuestra  puerta de mil maneras, con la esperanza de que se le abramos …pero siempre pide permiso para entrar.

¡Siempre pide permiso!

__________________________________________

¿TÚ QUIEN ERES?

jueves, marzo 25th, 2021

Santa Misa del Martes de la quinta semana de Cuaresma

Evangelio (Jn 8, 21-30)

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:

— Yo me voy y me buscaréis, y moriréis en vuestro pecado; adonde yo voy vosotros no podéis venir.

Los judíos decían:

— ¿Es que se va a matar y por eso dice: «Adonde yo voy vosotros no podéis venir»?

Y les decía:

—Vosotros sois de abajo; yo soy de arriba. Vosotros sois de este mundo; yo no soy de este mundo. Os he dicho que moriréis en vuestros pecados, porque si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados.

Entonces le decían:

— ¿Tú quién eres?

Jesús les respondió:

— Ante todo, lo que os estoy diciendo. Tengo muchas cosas que hablar y juzgar de vosotros, pero el que me ha enviado es veraz, y yo, lo que le he oído, eso hablo al mundo.

Ellos no entendieron que les hablaba del Padre.

Les dijo por eso Jesús:

— Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo, sino que como el Padre me enseñó así hablo.

Y el que me ha enviado está conmigo; no me ha dejado solo, porque yo hago siempre lo que le agrada.

Al decir estas cosas, muchos creyeron en él.

*

Comentario

— ¿Tú quién eres?

He aquí la respuesta de Jesús:

  –“Yo soy el Hijo del Hombre a quien habéis crucificado y que nada hago por mí mismo, sino que como el Padre me enseñó, así hablo”

Estas palabras de Jesús, dan sentido a su misión en este mundo, y por ende  a nuestra existencia como cristianos.

–“Nada hago por mí mismo, sino que como el Padre me enseñó así hablo”.

Con estas palabras, que completan la frase, Jesús nos llama la atención sobre la importancia de la labor de su Padre, que es quien le ha enseñado todo lo habla, todo lo que dice.

–“Vosotros sois de abajo; yo soy de arriba. Vosotros sois de este mundo; yo no soy de este mundo”. Aquí Jesús establece la gran diferencia entre su mundo y el nuestro: Existe una distancia que nos separa de Él.   Sin embargo esa distancia, no es una distancia tangible.

Lo que nos deja entender, es que nuestra meta es caminar  “hacia arriba”, acercarnos a Él,  y procurar estar junto a Él.

Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Para relacionarnos con Él sólo debemos dejarnos conducir por sus sucesores y por las enseñanzas de su Iglesia.

No podemos acercarnos a la salvación de Dios desde una visión mundana y terrena de la vida.

*

— “Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo, sino que como el Padre me enseñó así hablo”.

Con esta frase Jesús, nos señala la importancia de la Cruz.  Esa Cruz  además nos hermana con Él, y por ella somos hijos de Dios.

En definitiva Jesús lo que nos pide,  una vez más, y siempre,  es que tengamos fe en Él.  Por eso dice: “si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados”.

Ese es el camino a seguir,  y si debemos llevar una cruz como debemos aceptarla.

____________________________________

“YO TAMPOCO TE CONDENO”.

miércoles, marzo 24th, 2021

Santa misa del lunes de la quinta semana de Cuaresma

Evangelio (Jn 8, 1-11)

Jesús marchó al Monte de los Olivos.

Muy de mañana volvió de nuevo al Templo, y todo el pueblo acudía a él; se sentó y se puso a enseñarles. Los escribas y fariseos trajeron a una mujer sorprendida en adulterio y la pusieron en medio.

-Maestro -le dijeron-, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés en la Ley nos mandó lapidar a mujeres así; ¿tú qué dices? -se lo decían tentándole, para tener de qué acusarle.

Pero Jesús se agachó y se puso a escribir con el dedo en la tierra. Como ellos insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo:

 -El que de vosotros esté sin pecado que tire la piedra el primero. Y agachándose otra vez, siguió escribiendo en la tierra.

Al oírle, empezaron a marcharse uno tras otro, comenzando por los más viejos, y quedó Jesús solo, y la mujer, de pie, en medio.

Jesús se incorporó y le dijo: -Mujer, ¿dónde están? ¿Ninguno te ha condenado?

-Ninguno, Señor -respondió ella. Le dijo Jesús: -Tampoco yo te condeno; vete y a partir de ahora no peques más.

*

Comentario

Los escribas y fariseos trajeron a una mujer sorprendida en adulterio y la pusieron en medio.

-Maestro -le dijeron-, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés en la Ley nos mandó lapidar a mujeres así; ¿tú qué dices?

En aquél tiempo, entre los israelitas imperaba la ley del talión:– ojo por ojo, diente por diente–,  y la “normalidad “era  que todas las faltas tenían su castigo.  Prácticamente  no existía la palabra perdón y  las sentencias eran inapelables.

*

Meditando este evangelio llegamos a la conclusión de que aquí entran en juego tres factores  diferentes:

.  -La Ley de Moisés,  que abundando en la idea del pueblo israelita de  que toda falta u ofensa exige su castigo;  –ojo por ojo, diente por diente–,  condena sin remisión,  porque lo manda la Ley, a la adultera a que  sea lapidada.

.  -La Ley de Dios, que es la Ley del Perdón, la Ley del Amor, que predica el perdón de los pecados,  y concede  una y otra vez dicho perdón, por muchas veces que se peque.

.  -La Ley Moral Natural, que dice por lógica que  nadie  puede ser  juez, ni imponer castigos, si el mismo juez  es reo de la misma culpa que pretende  castigar.

*

Vemos en el evangelio  que el Señor, inicialmente,  apelando a la lógica de la  Ley Moral Natural  les dice a los presentes,  escribiendo en el suelo : 

-“El que de vosotros esté sin pecado que tire la piedra el primero”.

Al oírle, empezaron a marcharse uno tras otro, comenzando por los más viejos, y quedó Jesús solo, y la mujer, de pie, en medio.

Después,  Jesús, una vez que quedaron solos, en la intimidad del arrepentimiento,  aplica en aquella pobre mujer la Ley del Perdón.:

 -Mujer, ¿dónde están? ¿Ninguno te ha condenado?

-Ninguno, Señor -respondió ella.

Le dijo Jesús: -Tampoco yo te condeno; vete y a partir de ahora no peques más.

*

Jesús, según vamos viendo en todos los pasajes de los diferentes evangelios,  todos los días de su vida terrena, mantiene la Ley que Dios dio a Moisés,  pero poco a poco la va modificando hanta introducir  los matices que la convierten en la Nueva Ley que Dios nos da a través de su Hijo: La Ley de la Alianza Nueva y Eterna.

__________________________

LO HE GLORIFICADO Y DE NUEVO LO GLORIFICARÉ

lunes, marzo 22nd, 2021

Santa Misa del quinto domingo de Cuaresma (CicloB)

Santa Misa del quinto domingo de Cuaresma (CicloB)

Evangelio (Jn 12,20-33)

Entre los que subieron a adorar a Dios en la fiesta había algunos griegos; éstos se acercaron a Felipe, el de Betsaida de Galilea, y comenzaron a rogarle:

—Señor, queremos ver a Jesús.

Vino Felipe y se lo dijo a Andrés, y Andrés y Felipe fueron y se lo dijeron a Jesús. Jesús les contestó:

—Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre. En verdad, en verdad os digo que si el grano de trigo no muere al caer en tierra, queda infecundo; pero si muere, produce mucho fruto.

El que ama su vida la perderá, y el que aborrece su vida en este mundo, la guardará para la vida eterna. Si alguien me sirve, que me siga, y donde yo estoy allí estará también mi servidor; si alguien me sirve, el Padre le honrará.

»Ahora mi alma está turbada; y ¿qué voy a decir?: «¿Padre, líbrame de esta hora?» ¡Pero si para esto he venido a esta hora! ¡Padre, glorifica tu nombre!

Entonces vino una voz del cielo:

—Lo he glorificado y de nuevo lo glorificaré.

La multitud que estaba presente y la oyó, decía que había sido un trueno. Otros decían:

—Le ha hablado un ángel.

Jesús respondió:

—Esta voz no ha venido por mí, sino por vosotros. Ahora es el juicio de este mundo, ahora el príncipe de este mundo va a ser arrojado fuera. Y yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí.

Decía esto señalando de qué muerte iba a morir.

*

Comentario

Podemos resumir el evangelio de hoy en cuatro frases:

.  -Unos griegos buscan la intersección de Felipe para ver a Jesús.

.  -Llega la hora de ser glorificado. Si el grano de trigo al caer en tierra no muere, queda infecundo.; pero si muere produce mucho fruto.

.  -Lo he glorificado y de nuevo lo  glorificaré

.  – Y yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí.

*

Este evangelio de San Juan,  es todo un preámbulo de la Pasión Muerte y Resurrección de Jesús, glorificación incluida.

El grano de trigo, que cae a la tierra debe morir para que fecunde y de este modo producirá mucho fruto.

Para ello Jesús, convertido en el más maravilloso grano de trigo que pueda existir,  debe ser  levantado sobre la tierra.  En este preciso momento. “atraerá a todos hacia Él”.

Después muere y caerá a la tierra donde fecundara, y nos traerá el “fruto” de su Resurrección.

Finalmente,  vendrá una voz del Cielo,  y dirá:

—Lo he glorificado y de nuevo lo glorificaré.

______________

.

JAMÁS HABLÓ ASÍ HOMBRE ALGUNO.

domingo, marzo 21st, 2021

  

Santa Misa del sábado de la cuarta semana de Cuaresma.

Evangelio (Jn 7,40-53)

En aquel tiempo, algunos de entre la gente, que habían oído los discursos de Jesús, decían: — Éste es verdaderamente el profeta.

Otros: — Éste es el Cristo. En cambio, otros replicaban: — ¿Acaso el Cristo viene de Galilea? ¿No dice la Escritura que el Cristo viene de la descendencia de David y de Belén, la aldea de donde era David?

Se produjo entonces un desacuerdo entre la multitud por su causa. Algunos de ellos querían prenderle, pero nadie puso las manos sobre él. Volvieron los alguaciles a los príncipes de los sacerdotes y fariseos, y éstos les dijeron: — ¿Por qué no lo habéis traído?

Respondieron los alguaciles: — Jamás habló así hombre alguno.

Les replicaron entonces los fariseos: — ¿También vosotros habéis sido engañados? ¿Acaso alguien de las autoridades o de los fariseos ha creído en él? Pero esta gente, que desconoce la Ley, son unos malditos.

Nicodemo, aquel que ya había ido antes adonde Jesús y que era uno de ellos, les dijo:

— ¿Es que nuestra Ley juzga a un hombre sin haberle oído antes y conocer lo que ha hecho?

Le respondieron: — ¿También tú eres de Galilea? Investiga y te darás cuenta de que ningún profeta surge de Galilea. Y se volvió cada uno a su casa.

*

Comentario

La presencia de Jesús,  tanto entonces como hoy es motivo de controversia.  Muchos aceptaban  lo que sus ojos veían, y  sus oídos oían: una persona excepcional,  que hablaba un lenguaje totalmente opuesto a lo que todos  suponían  como “normalidad”,  – el lenguaje de la caridad–, que hacia milagros, y se comportaba no  ya como un profeta,  sino como un Dios.

Junto a estos, que creían que Él era el Cristo, –el Mesías esperado por Israel­–,  había otros que le consideraban un impostor y los que es peor: alguien que podía  superarles, y  arrebatarles la autoridad,  y  todo  el bienestar que disfrutaban.  Eran los sacerdotes y fariseos y por eso querían prenderle.

Pero  sucedió algo que ellos no podían prever. El corazón  de los guardias enviados para arrestar a Jesús,  estaba desprovisto del odio que ellos acumulaban. Cuando escucharon a  Jesús se quedaron asombrados al oír su palabra, y fueron incapaces de prenderle.

Cuando volvieron los alguaciles a los príncipes de los sacerdotes y fariseos,  éstos les preguntaron: — ¿Por qué no lo habéis traído?

Respondieron los alguaciles:

— Jamás habló así hombre alguno.

Este relato de San Juan,  se repite actualmente todos los días.  El nombre de Jesús, desata más controversias que nunca.

Los principios morales incluidos en los mandamientos de la Iglesia de Jesús son despreciados por una mayoría, que además de hacerse con el poder, también pretenden  quedarse con  nuestros sentimientos.

Sin embargo, como ha sucedido  a  lo largo de los siglos, sucederá también ahora. Este imperio del mal, que sibilinamente está invadiendo nuestra sociedad, terminará por caer.

Personalmente, creo  que sucederá más pronto  que tarde.

¡Dios lo quiera!

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­_______________________

“NO TEMAS RECIBIR A MARÍA”

viernes, marzo 19th, 2021

Santa Misa de la Festividad de San José

Evangelio (Mt 1,16.18-21.24a)

Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús llamado Cristo.

La generación de Jesucristo fue así: María, su madre, estaba desposada con José, y antes de que conviviesen se encontró con que había concebido en su seno por obra del Espíritu Santo.

José, su esposo, como era justo y no quería exponerla a infamia, pensó repudiarla en secreto. Consideraba él estas cosas, cuando un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo:

—José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que en ella ha sido concebido es obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.

Al despertarse, José hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado.


Comentario

La redacción de este evangelio por parte de San Mateo no puede ser más clara ni más escueta:

.-  Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús llamado Cristo.

.-  La generación de Jesucristo fue así: María, su madre, estaba desposada con José, y antes de que conviviesen se encontró con que había concebido en su seno por obra del Espíritu Santo.

.- José, su esposo, como era justo y no quería exponerla a infamia, pensó repudiarla en secreto.

.- Un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: lo que en ella ha sido concebido es obra del Espíritu Santo.

.- Dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.

*

José ha de asumir la paternidad legal de aquel que va a salvar al pueblo de Dios de sus pecados. Dios confió a José lo más preciado, a Jesús y a María, porque sabía muy bien lo que había en su corazón.

José supo sustituir muy bien a Dios y se nos muestra, en lo poco que sabemos, como un padre amoroso y ejemplar. Los evangelios no son muy explícitos con José. Casi no hablan de él

Lo que no podemos tener la menor duda, es de la santidad de José y de su responsabilidad. Ningún hombre sobre la tierra, puede levantarse todos los días y encontrase con que frente a él tiene al Hijo de Dios hecho hombre, y debe cuidarlo y educarlo.

Además, el inicio de su paternidad no fue fácil. Tuvo que conformarse con una cueva, para que su hijo naciera. Después tuvo que huir a Egipto, y permanecer allí unos años.

Posteriormente, al regreso a Nazaret tuvo que rehacer su hogar y después ir viendo pasar el transcurso de años, cuidando de aquella divina criatura, hasta el Señor quiso llevárselo con Él al cielo.

He aquí una persona única, escogida por Dios, que tuvo cuidar del Hijo de Dios, seguramente hasta su pubertad. Una labor que aceptó, sin ningún signo de protesta o desengaño.

No podemos olvidar que junto a él estaba María, de cuya labor como Madre de Dios, en esta edad temprana de Jesús, tampoco dan detalles los evangelios.

Hoy, festividad de San José, vamos a imaginarlos a los dos, junto a su Hijo, dejando pasar los años, inmensamente felices y dejando que el tiempo transcurriera bajo el amparo de toda la Corte Celestial, que durante toda la estancia de Jesús en nuestro mundo estuvo conviviendo con nosotros.

¿Lo hemos pensado alguna vez?

_______________________

¿CÓMO VAIS A CREER EN MIS PALABRAS?

jueves, marzo 18th, 2021

Santa Misa del jueves de la cuarta semana de Cuaresma-

Evangelio (Jn 5,31-47)

Si yo diera testimonio de mí mismo, mi testimonio no sería verdadero. Otro es el que da testimonio de mí, y sé que es verdadero el testimonio que da de mí. Vosotros habéis enviado mensajeros a Juan y él ha dado testimonio de la verdad. Pero yo no recibo el testimonio de hombre, sino que os digo esto para que os salvéis.

Aquél era la antorcha que ardía y alumbraba, y vosotros quisisteis alegraros por un momento con su luz. Pero yo tengo un testimonio mayor que el de Juan, pues las obras que me ha dado mi Padre para que las lleve a cabo, las mismas obras que yo hago, dan testimonio acerca de mí, de que el Padre me ha enviado. Y el Padre que me ha enviado, Él mismo ha dado testimonio de mí.

Vosotros no habéis oído nunca su voz ni habéis visto su rostro; ni permanece su palabra en vosotros, porque no creéis en éste a quien Él envió. Examinad las Escrituras, ya que vosotros pensáis tener en ellas la vida eterna: ellas son las que dan testimonio de mí. Y no queréis venir a mí para tener vida.

Yo no busco recibir gloria de los hombres; pero os conozco y sé que no hay amor de Dios en vosotros. Yo he venido en nombre de mi Padre y no me recibís; si otro viniera en nombre propio, a ése lo recibiríais. ¿Cómo podéis creer vosotros, que recibís gloria unos de otros, y no queréis la gloria que procede del único Dios?

No penséis que yo os acusaré ante el Padre; hay quien os acusa: Moisés, en quien vosotros tenéis puesta la esperanza. En efecto, si creyeseis a Moisés, tal vez me creeríais a mí, pues él escribió sobre mí. Pero si no creéis en sus escritos, ¿cómo vais a creer en mis palabras?


Comentario

“Si yo diera testimonio de mí mismo, mi testimonio no sería verdadero.”

¿Quién puede testificar que Jesús, es el Hijo de Dios, el Mesías, como él asegura y que, por lo tanto, su mensaje es verdadero? s.  Seguramente, tendríamos que recurrir a los testimonios que leemos en las Sagradas Escrituras. En ellas encontraremos:

.-  Juan el Bautista: “Tras de mí viene uno más fuerte que yo, ante quien no soy digno de soltarle la correa de sus sandalias”.

.-  El mismo Jesús nos dice: “El testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: “las obras que el Padre me ha concedido realizar; esas obras que hago dan testimonio de mí”.

.-  Otra vez Jesús  “El Padre que me envió, él mismo ha dado testimonio de mí”. A lo largo de su vida terrena, el Padre siempre estuvo con él. En el momento de su muerte también estaba a su lado- 

Pero los interlocutores de Jesús son incapaces de aceptar a estos testigos.  Los judíos creen que tienen vida a partir de su tradición y de la reflexión sobre la Escritura; están convencidos que la palabra de Dios habita en ellos, pero su rechazo de Jesús hace que esa creencia sea presuntuosa.

En efecto Jesús es la voz y el rostro de Dios, pero ellos no lo escuchan ni lo ven como tal. Ellos anteponen las enseñanzas de Moisés

Todas estas conjeturas y discusiones  y preguntas  abiertas sobre Jesús,  terminan   cuando él dice:

 “¿cómo vais a creer en mis palabras?

Esta es la gran pregunta que Jesús hace a las personas que le rodeaban en aquél tiempo, pero también es la gran pregunta que Jesús nos hace hoy a nosotros.

Nuestra repuesta debe estar centrada en la palabra “fe”.  Pidámosle a Dios una fe sólida y profunda en su Hijo, y  después debemos recurrir a las Sagradas Escritas..

Esa es su herencia. Allí estas sus palabras. Ese es nuestro gran tesoro. Por eso la Iglesia, nos pide leerlas y meditarlas todos los días.

No olvidemos el consejo del mismo Jesús:

“Examinad las Escrituras: ellas son las que dan testimonio de mí”.

______________________

“EL QUE ME HA VISTO A MÍ, HA VISTO AL PADRE”

miércoles, marzo 17th, 2021

Santa Misa del miércoles de la cuarta semana de Cuaresma

Evangelio (Jn 5, 17-30)

Jesús les replicó:

-Mi Padre no deja de trabajar, y yo también trabajo. Por esto los judíos con más ahínco intentaban matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que también llamaba a Dios Padre suyo, haciéndose igual a Dios.

Respondió Jesús y les dijo:

-En verdad, en verdad os digo que el Hijo no puede hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; pues lo que Él hace, eso lo hace del mismo modo el Hijo. Porque el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que Él hace, y le mostrará obras mayores que éstas para que vosotros os maravilléis.

 Pues así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, del mismo modo el Hijo da vida a quienes quiere. El Padre no juzga a nadie, sino que todo juicio lo ha dado al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que le ha enviado.

‘En verdad, en verdad os digo que el que escucha mi palabra y cree en el que me envió tiene vida eterna, y no viene a juicio sino que de la muerte pasa a la vida. En verdad, en verdad os digo que llega la hora, y es ésta, en la que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oigan vivirán, pues como el Padre tiene vida en sí mismo, así ha dado al Hijo tener vida en sí mismo. Y le dio la potestad de juzgar, ya que es el Hijo del Hombre.

No os maravilléis de esto, porque viene la hora en la que todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron el bien saldrán para la resurrección de la vida; y los que practicaron el mal, para la resurrección del juicio. Yo no puedo hacer nada por mí mismo: según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad sino la voluntad del que me envió.’

*

Comentario

Debemos repasar el prólogo del evangelio de  San Juan que define perfectamente, la relación Padre, Hijo, y Espíritu Santo.

En este relato del capítulo 5 de San Juan,  Jesús explica, seguramente con un tono de voz algo fuerte,  que:

.-  El Hijo no puede hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre.

.-  Así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, del mismo modo el Hijo da vida a quienes quiere.

.-  El que no honra al Hijo no honra al Padre que le ha enviado.

,-  ‘En verdad, en verdad os digo que el que escucha mi palabra y cree en el que me envió tiene vida eterna, y no viene a juicio sino que de la muerte pasa a la vida

.-  Yo no puedo hacer nada por mí mismo: según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad sino la voluntad del que me envió.’

*

La expresión “mi Padre” genera la segunda razón por la que quieren matarle. Los judíos no lo pueden aceptar, quieren matarlo, “… porque llamaba a Dios, Padre suyo, haciéndose igual a Dios”

Llama la atención la insistencia de Jesús, en el concepto de la igualdad de acciones entre Él y su padre. Esa repetida insistencia puede provocar en los no cristianos dos cosas: o una repulsa total, o  una duda sobre la verdad de lo que ha dicho. Para los cristianos todo lo que ha dicho Jesús resulta totalmente creíble y es el fundamento de nuestra fe.

De todos modos San Juan insiste todavía una vez en estos conceptos. En el capítulo 14, dice:

“El que me ha visto a mí ha visto al Padre”

_______________________

“SEÑOR NO TENGO A NADIE”

martes, marzo 16th, 2021

Santa misa del martes de la cuarta semana de Cuaresma.

Evangelio (Jn 5, 1-16)

Después de esto se celebraba una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Hay en Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas, una piscina, llamada en hebreo Betzata, que tiene cinco pórticos, bajo los que yacía una muchedumbre de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos.

Estaba allí un hombre que padecía una enfermedad desde hacía treinta y ocho años. Jesús, al verlo tendido y sabiendo que llevaba ya mucho tiempo, le dijo: -¿Quieres curarte? El enfermo le contestó: -Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se mueve el agua; mientras voy, baja otro antes que yo.

Le dijo Jesús: -Levántate, toma tu camilla y ponte a andar. Al instante aquel hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar. Aquel día era sábado. Entonces le dijeron los judíos al que había sido curado: -Es sábado y no te es lícito llevar la camilla. Él les respondió: -El que me ha curado es el que me dijo: ‘Toma tu camilla y anda’.

Le interrogaron: -¿Quién es el hombre que te dijo: ‘Toma tu camilla y anda?’ El que había sido curado no sabía quién era, pues Jesús se había apartado de la muchedumbre allí congregada. Después de esto lo encontró Jesús en el Templo y le dijo: -Mira, estás curado; no peques más para que no te ocurra algo peor.

Se marchó aquel hombre y les dijo a los judíos que era Jesús el que le había curado. Por eso perseguían los judíos a Jesús, porque había hecho esto un sábado.


Comentario

Había  en Jerusalén una piscina  llamada en hebreo Betzata, que tiene cinco pórticos, bajo los que yacía una muchedumbre de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos. Visto desde fuera el espectáculo podía herir la sensibilidad de cualquiera.

La piscina era un lugar tradicional de curación. Cuando se agitaban las aguas, los enfermos reunidos en el recinto se apresuraban a bajar al agua, empujándose  unos a otros., con la esperanza de ser curados de sus diversas afecciones.

Estaba allí un hombre que era paralitico desde hacía treinta y ocho años. Estaba allí tendido  en medio de aquella muchedumbre, sin ninguna esperanza de alcanzar la piscina.

Jesús, al verlo tendido y sabiendo que llevaba ya mucho tiempo, le dijo:

 -¿Quieres curarte?

El enfermo le contestó: -Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se mueve el agua; mientras voy, baja otro antes que yo.

Le dijo Jesús:

-Levántate, toma tu camilla y ponte a andar. Al instante aquel hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar

Aquel día era sábado. Entonces le dijeron los judíos al que había sido curado:

 -Es sábado y no te es lícito llevar la camilla. Él les respondió: -El que me ha curado es el que me dijo: ‘Toma tu camilla y anda’.

*

Impresiona la soledad de este hombre; nadie se ocupa de él.  Esperaba inútilmente un acto de caridad de cualquiera de los presente, para  que le ayudase…

¿“Quieres curarte”?  Las palabras de Jesús podrían aplicarse, sin temor a equivocarnos, a la mayoría de nosotros. Existe una epidemia de “paralíticos espirituales”, a los que Jesús, casi a diario les pregunta siempre lo mismo: ¿“Quieres curarte”?.

Leyendo el relato de este evangelio, sinceramente: ¿hemos pensado alguna vez en  muchos hermanos nuestros, que sólo necesitan un pequeño empujón de nuestra parte para “curarse”?

El uso de la piscina, el uso del agua para curar enfermedades corporales, nos trae a la memoria, las numerosas veces, que el agua aparece como protagonista en los evangelios. El Señor manifiesta muchas veces su poder por medio  del agua, y especialmente en el Bautismo.

Pero Jesús realiza la curación en un sábado. La obligación de guardar el descanso del sábado era sagrada para un judío. De ahí el escándalo y la irritación de los judíos por la conducta de Jesús: quebrantaba una tradición santa.

Sin embargo, toda esta serie de preceptos sobre el descanso del sábado, son absolutamente compatibles con hacer el bien y ayudar a los  demás, porque:

“El sábado se hizo para el hombre, y no el hombre para el sábado”.

_____________________

“VETE, TU HIJO ESTÁ VIVO”.

lunes, marzo 15th, 2021

 Santa misa del lunes de la cuarta semana de Cuaresma 

Evangelio (Jn 4, 43-54)

Dos días después marchó de allí hacia Galilea. Pues Jesús mismo había dado testimonio de que un profeta no es honrado en su propia tierra. Cuando vino a Galilea, le recibieron los galileos porque habían visto todo cuanto hizo en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían ido a la fiesta.

Entonces vino de nuevo a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, cuyo hijo estaba enfermo en Cafarnaúm, el cual, al oír que Jesús venía de Judea hacia Galilea, se le acercó para rogarle que bajase y curara a su hijo, porque estaba a punto de morir. Jesús le dijo:

-Si no veis signos y prodigios, no creéis.

Le respondió el funcionario real:

 -Señor, baja antes de que se muera mi hijo.

Jesús le contestó:   -Vete, tu hijo está vivo.

Aquel hombre creyó en la palabra que Jesús le dijo y se marchó. Mientras bajaba, sus siervos le salieron al encuentro diciendo que su hijo estaba vivo. Les preguntó la hora en que empezó a mejorar. Le respondieron:  -Ayer a la hora séptima le dejó la fiebre.

Entonces el padre cayó en la cuenta de que precisamente en aquella hora Jesús le había dicho: ‘Tu hijo está vivo’. Y creyó él y toda su casa. Este segundo signo lo hizo Jesús cuando vino de Judea a Galilea.

*

Comentario

En Caná de Galilea, –donde Jesús había hecho el milagro de convertir el agua en vino–  había un funcionario real, cuyo hijo estaba enfermo en Cafarnaúm.

Al oír que Jesús venía de Judea hacia Galilea, se le acercó para rogarle que bajase y curara a su hijo, porque estaba a punto de morir.  Jesús le dijo:

-Si no veis signos y prodigios, no creéis.

Aquél hombre, que en base a los milagros que Jesús había hecho,  y que  poseía cierta fe en Jesús, estas palabras  le desconcertaron un poco, pero no se sintió rechazado.  Insiste en su petición y le dice:

–“Señor, baja antes de que su muera mi hijo”.

Ciertamente  la respuesta del funcionario real no es la más convincente, pero sí suficiente, para que el corazón de Jesús se ablande y obre el milagro. Jesús le contestó:

 -“Vete, tu hijo está vivo”.

Aquél hombre creyó la palabra de Jesús, y se marchó a su casa. Regresa como un creyente. La presencia y las palabras de Jesús han aumentado su fe. Las palabras del Señor le han transformado;  han cambiado su existencia.

Son sus sirvientes los encargados de darle la noticia:

“tu hijo vive”.

La hora de la mejoría coincide con la hora de su encuentro con Jesús. Su fe ha conseguido que su hijo viva, y eso ha hecho posible que la vida de esta familia, y la de todos sus amigos, cambie radicalmente. Ahora saben que realmente con  Jesús hay una esperanza; que ha venido el Mesías, y que Dios está con ellos.

Vivimos en una pandemia, nuestros seres más queridos mueren sin remedio. La humanidad entera siente que hay algo mucho más poderoso que nuestros conocimientos, que nos está matando.

Quizás sea el momento de mirar al cielo; que salgamos al encuentro de Jesús, y le pidamos como aquél funcionario real:

–“Señor, baja antes de que en este mundo tuyo, mueran más personas”

_________________________

VINO LA LUZ AL MUNDO.

lunes, marzo 15th, 2021

Santa Misa del cuarto domingo de Cuaresma.

Evangelio (Jn 3,14-21)

En aquél tiempo dijo Jesús a Nicodemo: . Igual que Moisés levantó la serpiente en el desierto, así debe ser levantado el Hijo del Hombre, para que todo el que crea tenga vida eterna en él.

Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Pues Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. 

El que cree en él no es juzgado; pero quien no cree ya está juzgado, porque no cree en el nombre del Hijo Unigénito de Dios. Éste es el juicio: que vino la luz al mundo y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

Pues todo el que obra mal odia la luz y no viene a la luz, para que sus obras no le acusen. Pero el que obra según la verdad viene a la luz, para que sus obras se pongan de manifiesto, porque han sido hechas según Dios.

*

Comentario

“Alégrate Jerusalén”

Así se inicia la Santa Misa de este cuarto domingo de Cuaresma.  “Domingo de la Alegría” por la proximidad de la Semana Santa, por la proximidad de la Pascua.

El evangelio de hoy ralata la segunda parte de la conversación que tuvo Jesús con Nicodemo, que vino a vistarle por la noche.  Esta conversación  es una primicia del Evangelio de San Juan, que todo lo que escribe parece estar escrito directamente por el Espiritu Santo.

Leemos lo siguiente:

.-  “Si uno no nace de lo alto no puede ver el Reino de Dios”.

.-  “Si uno no nace  del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios”

.–  “Lo nacido de la carne, carne es. Y lo nacido del Espiritu espirutu es. No te sorprenda que te haya dicho que debeís nacer de nuevo”.

.-  “El viento sopla donde quiere y oyes su voz, pero no sabes dónde viene ni adónde va. Así es todo lo nacido del Espíritu”.

.- “Igual que Moisés levantó la serpiente en el desierto, así debe ser  levantado el Hijo del Hombre, para que todo el que crea en él tenga Vida Eterna”

.-   “Éste es el juicio: que vino la luz al mundo y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra mal odia la luz y no viene a la luz, para que sus obras no le acusen. Pero el que obra según la verdad viene a la luz, para que sus obras se pongan de manifiesto, porque han sido hechas según Dios”.

*

De la  lectura del evangelio, se desprende que: “Cristo compara la cruz con el mástil sobre el cual Moisés elevó la serpiente de bronce en el desierto como signo de salvación”. Jesús  revela a Nicodemo  el misterio de la Redención.

“Vino la luz al mundo y los hombres amaron más la tinieblas que la luz porque sus obras eran malas”. Después de oír estas palabras Nicodemo, debió quedar absolutamente impresionado,  porque Jesús estaba explicando la cruda realidad del pueblo judío, del cual  él era un alto representante.

Para finalizar, recordemos el Prólogo del Evangelio de San Juan:

“Hubo un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Este vino como testigo, para dar testimonio de la Luz, para por Él todos creyeran”.

“No era él la Luz, sino el que debía dar testimonio de la Luz”.

“El Verbo era la Luz verdadera, que ilumina a todo hombre que viene a éste mundo”.

_________________________________

<<¡OH DIOS, TEN COMPASIÓN DE MÍ!>>

sábado, marzo 13th, 2021

Santa Misa del  sabado de la tercera semana de Cuaresma.

Evangelio (Lc 18, 9-14)

Dijo también esta parábola a algunos que confiaban en sí mismos teniéndose por justos y despreciaban a los demás:

Dos hombres subieron al Templo a orar: uno era fariseo y el otro publicano. El fariseo, quedándose de pie, oraba para sus adentros: «Oh Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana, pago el diezmo de todo lo que poseo».

Pero el publicano, quedándose lejos, ni siquiera se atrevía a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: «Oh Dios, ten compasión de mí, que soy un pecador».

Os digo que éste bajó justificado a su casa, y aquél no. Porque todo el que se ensalza será humillado, y todo el que se humilla será ensalzado.

 *

Comentario

Uno era fariseo y  otro publicano.

El fariseo,  hombre de reconocido prestigio, magnifica vida social , con prácticas religiosas frecuentes,  que solía  dar frecuentes limosnas, tiene sin embargo un gran defecto: no es humilde ni ante Dios, ni ante los hombres.

Se mira a sí mismo, se reza a sí mismo, No siente la necesidad de postrarse ante la majestad de Dios; está de pie, se siente seguro. En el colmo de su vanidad, dice:

“Te doy gracias porque no soy como los demás hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni como ese publicano”

El publicano, por el contrario, se encuentra inquieto por sus sentimientos de culpa.  se queda lejos, al fondo del templo, “ni siquiera se atrevía a levantar los ojos al cielo, sino que se  golpeaba el pecho diciendo: «Oh Dios, ten compasión de mí, que soy un pecador».   

Evidentemente, lo que más diferencia a los dos personajes es su estado de conciencia. El fariseo tiene la conciencia tranquila. El publicano, por su profesión –cobrador de impuestos– se encuentra inquieto, porque tiene sentimientos de culpa.

En uno: orgullo, vanidad y desprecio. En el otro humildad.

Ante estas dos actitudes, veamos la sentencia del Señor:

“Os digo que éste (el publicano) bajó justificado a su casa, y aquél no. Porque todo el que se ensalza será humillado, y todo el que se humilla será ensalzado”.

____________

EL PRIMERO DE TODOS LOS MANDAMIENTOS.

viernes, marzo 12th, 2021

Santa Misa del viernes de la tercera semana de Cuaresma

Evangelio (Mc 12, 28-34)

Se acercó uno de los escribas, que había oído la discusión y, al ver lo bien que les había respondido, le preguntó: ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?

Jesús respondió: El primero es: Escucha, Israel, el Señor Dios nuestro es el único Señor; y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

Y le dijo el escriba: ¡Bien, Maestro! Con verdad has dicho que Dios es uno solo y no hay otro fuera de Él; y amarle con todo el corazón y con toda la inteligencia y con toda la fuerza , y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y sacrificios.

Viendo Jesús que le había respondido con sensatez, le dijo: No estás lejos del Reino de Dios.

Y ninguno se atrevía ya a hacerle preguntas.

*

Comentario

Le preguntan a Jesús:

– ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?

La pregunta la recibe el Hijo de Dios hecho hombre, que resulta ser la Segunda Persona de la Santísima Trinidad.  Naturalmente la respuesta estará basada en la palabra Amor, porque Dios es Amor, y todas sus acciones están basadas en dar y recibir Amor. Por eso responde:

.-  El Señor Dios nuestro es el único Señor;

.-  Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas

.-  Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

La  respuesta de Jesús, fulmina  cualquier otro razonamiento, duda o sugerencia, no solo para aquellas personas que le siguen, sino también a las de hoy.

Utiliza dos palabras básicas: Único, y Amor.: Un solo Dios y un Amor no sólo a Dios, sino también a nuestro prójimo.

Llama la atención la delicadeza que tiene Jesús, para la persona humana,  haciéndola receptora, de un amor que debería ser dedicado a Dios en exclusiva.

También llama la atención que  Jesús no nos diga que amemos a todas las cosas creadas.  Aquí el Señor utiliza la palabra “cuidad”.

El  error seria amar a las cosas creadas más que a nuestro prójimo, y el sumo error sería amar las cosas creadas más que a su Creador.

La pregunta es:

¿Cuánto debemos amar a Dios?

¿Cuánto debemos amar a nuestro prójimo?

¿Cuándo debemos amarnos a nosotros mismos?

*

 Y ninguno se atrevía ya a hacerle preguntas.

____________________________

EL QUE NO ESTA CONMIGO ESTA CONTRA MÍ.

jueves, marzo 11th, 2021

Santa misa del jueves de la tercera semana de Cuaresma.

Evangelio (Lc 11, 14-23)

Estaba expulsando un demonio que era mudo.

Y cuando salió el demonio, habló el mudo y la multitud se quedó admirada; pero algunos de ellos dijeron: Expulsa los demonios por Beelzebul, el príncipe de los demonios. Y otros, para tentarle, le pedían una señal del cielo.

Pero él, que conocía sus pensamientos, les replicó: Todo reino dividido contra sí mismo queda desolado y cae casa contra casa. Si también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo se sostendrá su reino?

 Puesto que decís que expulso los demonios por Beelzebul. Si yo expulso los demonios por Beelzebul, vuestros hijos ¿por quién los expulsan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero si yo expulso los demonios por el dedo de Dios, es que el Reino de Dios ha llegado a vosotros.

»Cuando uno que es fuerte y está bien armado custodia su palacio, sus bienes están seguros; pero si llega otro más fuerte y le vence, le quita las armas en las que confiaba y reparte su botín.

»El que no está conmigo está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama.

»Cuando el espíritu impuro ha salido de un hombre, vaga por lugares áridos en busca de descanso, pero al no encontrarlo dice: «Me volveré a mi casa, de donde salí». Y al llegar la encuentra bien barrida y en orden. Entonces va, toma otros siete espíritus peores que él, y entrando se instalan allí, con lo que la situación última de aquel hombre resulta peor que la primera.

*

Comentario

Jesús,  actúa “con el dedo de Dios”, expulsa al demonio de la persona humana,  y con esta acción demuestra que el Reino de Dios ha llegado a nosotros.

 Los que están en contra de Él, aceptan el milagro, pero en su repulsa, lo atribuyen al demonio, y afirman que Jesús echa los demonios “por arte de Belzebú”.

La respuesta de Jesús es irrefutable: Lo que decís es imposible, porque en ese caso Satanás iría en contra de Satanás.  Y dice:

Todo reino dividido contra sí mismo queda desolado y cae casa contra casa. Si también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo se sostendrá su reino?

Esta respuesta es para nosotros una llamada a la unidad. La historia está llena de ejemplos del desastre de las guerras fratricidas, y a un nivel inferior de  la lucha entre los miembros de muchas familias.

La actuación del demonio, es la de siempre. Cuando es vencido desaparece, a la espera de otra nueva ocasión. Piensa:

 «Me volveré a mi casa, de donde salí». Y al llegar la encuentra bien barrida y en orden. Entonces va, toma otros siete espíritus peores que él, y entrando se instalan allí, con lo que la situación última de aquel hombre resulta peor que la primera.

*

Debemos solicitar la ayuda de nuestro Señor, para combatir las tentaciones que intentan apartarnos de Él., y nos defienda del demonio.

»Cuando uno que es fuerte y está bien armado custodia su palacio, sus bienes están seguros; pero si llega otro más fuerte y le vence, le quita las armas en las que confiaba y reparte su botín.

Evidentemente Jesús es el más fuerte y por eso es el vencedor.  En esta ocasión expulsó al demonio del cuerpo de aquella persona,  que volvió a recobrar el habla.

¡Jesús siempre es el más fuerte!  Confiemos en Él.

______________________

SED FIELES EN LO PEQUEÑO

jueves, marzo 11th, 2021

Santa Misa del miércoles de la tercera semana de Cuaresma.

Evangelio (Mt 5, 17-19)

»No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolirlos sino a darles su plenitud. En verdad os digo que mientras no pasen el cielo y la tierra, de la Ley no pasará ni la más pequeña letra o trazo hasta que todo se cumpla.

Así, el que quebrante uno solo de estos mandamientos, incluso de los más pequeños, y enseñe a los hombres a hacer lo mismo, será el más pequeño en el Reino de los Cielos.

Por el contrario, el que los cumpla y enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos.


Comentario

Este episodio del Evangelio de San Mateo se escribe en el ámbito del Discurso de la Montaña, y después del Capítulo de las Bienaventuranzas:

»No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolirlos sino a darles su plenitud>>

Jesús enseña el verdadero valor  de la Ley que Dios había dado al pueblo hebreo a través de Moisés y la perfecciona, aportando con autoridad divina su interpretación definitiva.  Jesús añade a lo que ya fue comunicado por Dios a Moisés, lo que  Él ahora establece.

De este modo, Jesús queda ante todos,  como el intérprete definitivo de la Ley.

Este paso de Jesús, para interpretar y matizar la Ley era necesario porque los israelitas en los transcursos de los años, habían deformado los Mandamientos a  su modo.

El Evangelio termina con una sentencia:

– Así, el que quebrante uno solo de estos mandamientos, incluso de los más pequeños, y enseñe a los hombres a hacer lo mismo, será el más pequeño en el Reino de los Cielos. Por el contrario, el que los cumpla y enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos.

Después  de estas frases, San Mateo continúa su Evangelio, con aquellas frases que se inician con aquel:

 “Habéis oído que se dijo…”

___________________________________________________

¿CUANTAS VECES TENGO QUE PERDONAR?

martes, marzo 9th, 2021

Santa Misa del martes de la 3º  semana de Cuaresma

Evangelio (Mt 18, 21-35)

Entonces, se acercó Pedro a preguntarle: —Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano cuando peque contra mí? ¿Hasta siete?

Jesús le respondió:

—No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Por eso el Reino de los Cielos viene a ser como un rey que quiso arreglar cuentas con sus siervos.

Puesto a hacer cuentas, le presentaron uno que le debía diez mil talentos. Como no podía pagar, el señor mandó que fuese vendido él con su mujer y sus hijos y todo lo que tenía, y que así pagase. Entonces el siervo, se echó a sus pies y le suplicaba: «Ten paciencia conmigo y te pagaré todo». El señor, compadecido de aquel siervo, lo mandó soltar y le perdonó la deuda.

Al salir aquel siervo, encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándole, lo ahogaba y le decía: «Págame lo que me debes». Su compañero, se echó a sus pies y se puso a rogarle: «Ten paciencia conmigo y te pagaré». Pero él no quiso, sino que fue y lo hizo meter en la cárcel, hasta que pagase la deuda.

 Al ver sus compañeros lo ocurrido, se disgustaron mucho y fueron a contar a su señor lo que había pasado. Entonces su señor lo mandó llamar y le dijo: «Siervo malvado, yo te he perdonado toda la deuda porque me lo has suplicado. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo la he tenido de ti?». Y su señor, irritado, lo entregó a los verdugos, hasta que pagase toda la deuda.

Del mismo modo hará con vosotros mi Padre celestial, si cada uno no perdona de corazón a su hermano.


Comentario

En tiempos de Jesús nadie hablaba de perdón, porque lo normal ante una ofensa, era la venganza. Por eso San Pedro, conociendo la mentalidad de aquellas gentes,  pregunta: —Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano cuando peque contra mí? ¿Hasta siete?. Jesús le respondió:

No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.

Luego, Jesús, pone el ejemplo del servidor al que su amo le perdona la deuda. Una deuda enorme: 10.000 talentos. El siervo, se echó a sus pies y le suplicaba: «Ten paciencia conmigo y te pagaré todo». El señor, compadecido de aquel siervo, lo mandó soltar y le perdonó la deuda.

Sin embargo,  después de lo ocurrido,  aquel servidor no perdona  a su compañero una cantidad insignificante, en comparación con lo que le había sido perdonado a él.

Enterado el amo le dijo: «Siervo malvado, yo te he perdonado toda la deuda porque me lo has suplicado. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo la he tenido de ti?».  Y su señor, irritado, lo entregó a los verdugos, hasta que pagase toda la deuda. Del mismo modo hará con vosotros mi Padre celestial, si cada uno no perdona de corazón a su hermano.

Para recordarnos lo esencial del perdón en la doctrina cristiana, el Señor quiere que cada vez  oremos le digamos:

“Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”

También es bueno que tengamos en cuenta que en la vida real, el perdón va más allá de los  “denarios”.   Recordemos el abanico de pecados, por los que tenemos que pedir perdón a Dios y a nuestros hermanos, cada vez que tenemos que recurrir al  Sacramento del Perdón.

*

“La capacidad de perdonar de los demás  perdona a uno mismo. Su belleza es poderosa. El  perdón deshiela lo que ha quedado congelado. Toca lo humano en el interior de quien pide perdón y de quién perdona. La fortaleza de ser perdonado, el perdón,  tiene siempre dos caras y quien no ha aprendido a pedir perdón nunca sabrá perdonar.”

«Podemos revertir el camino de destrucción y construir la paz practicando el perdón»

(Estas  dos frases las escribía el 2 de Abril de 2011, Roland Joffé, después de haber vivido el rodaje de la película “Encontrarás Dragones”)

_____________________________

UN MESÍAS HUMILDE

lunes, marzo 8th, 2021

Santa Misa del lunes de la 3ª semana de Cuaresma

Evangelio (Lc 4, 24-30)

Y añadió [Jesús]:

—En verdad os digo que ningún profeta es bien recibido en su tierra. Os digo de verdad que muchas viudas había en Israel en tiempos de Elías, cuando durante tres años y seis meses se cerró el cielo y hubo gran hambre por toda la tierra; y a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda en Sarepta de Sidón. Muchos leprosos había también en Israel en tiempo del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue curado, más que Naamán el Sirio.

Al oír estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira y se levantaron, le echaron fuera de la ciudad y lo llevaron hasta la cima del monte sobre el que estaba edificada su ciudad para despeñarle. Pero él, pasando por medio de ellos, se marchó.

Comentario

Se encontraba Jesús en la sinagoga de Nazaret, para rezar y escuchar la Palabra de Dios. Su presencia en la Sinagoga en esta ocasión era diferente. Había llegado el momento de darse a conocer y lo hace como profeta, a sabiendas de que: “ningún profeta es bien recibido en su tierra”.

Empezó la lectura y después de haber leído en el libro de Isaías, el pasaje donde se lee: “El Espíritu del Señor esta sobre mí; por lo cual me ha ungido para evangelizar a los pobres…”,   –hizo una larga pausa – y dijo:

“Hoy se ha cumplido esta escritura que acabáis de oír”.

De este modo tan sencillo,  Jesús se autoproclama el Ungido del Señor que viene a traer la Buena Noticia a los pobres.

Estas palabras producen una gran conmoción en los asistentes: ¿No es este el hijo de José?  ¿Cómo va a ser el Ungido del Señor el hijo del carpintero?

A la vista de la situación creada, Jesús recurre al ejemplo de dos profetas del Antiguo Testamento: Elías y su discípulo Eliseo. Ambos profetas realizaron sendos milagros en personas no pertenecientes al pueblo de Israel: el primero a una viuda de Sarepta, y el segundo a Naamán el Sirio.

Demostraron con ello que la salvación no estaba limitada al llamado pueblo de Dios, sino que estaba abierta a las gentes de todos los pueblos.

Al oír estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira y se levantaron, le echaron fuera de la ciudad y lo llevaron hasta la cima del monte sobre el que estaba edificada su ciudad para despeñarle

*

En este relato,  observamos la presencia de tres situaciones diferentes:

.- Sorpresa, en los presentes, por ver al hijo del carpintero de la aldea, actuando en la sinagoga, leyendo a Isaías, y proclamándose a sí mismo el Ungido del Señor.

.- Indignación, cuando Jesús recuerda que Isaías y Eliseo, no tuvieron ningún inconveniente  en  hacer sendos milagros en personas no pertenecientes al pueblo de Israel.

.- Ira, y deseos de matarle, porque ellos no podían aceptar un profeta, que se había criado entre ellos como un carpintero, sin ninguna credibilidad, de humilde condición, cuando ellos esperaban un Mesías grandioso, que les librara del yugo de los romanos.

Sorpresa,  indignación,  y  también ira,  que todavía persisten, a pesar del paso de los siglos

____________________

EN TRES DÍAS LO LEVANTARÉ.

domingo, marzo 7th, 2021

Santa Misa del  tercer domingo de Cuaresma.

Evangelio (Jn 2,13-25)

Pronto iba a ser la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas en sus puestos. Con unas cuerdas hizo un látigo y arrojó a todos del Templo, con las ovejas y los bueyes; tiró las monedas de los cambistas y volcó las mesas. Y les dijo a los que vendían palomas:

— Quitad esto de aquí: no hagáis de la casa de mi Padre un mercado.

Recordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume. Entonces los judíos replicaron:

— ¿Qué signo nos das para hacer esto?

Jesús respondió:

— Destruid este Templo y en tres días lo levantaré.

Los judíos contestaron:

— ¿En cuarenta y seis años ha sido construido este Templo, y tú lo vas a levantar en tres días?

Pero él se refería al Templo de su cuerpo. Cuando resucitó de entre los muertos, recordaron sus discípulos que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en las palabras que había pronunciado Jesús.

Mientras estaba en Jerusalén durante la fiesta de la Pascua, muchos creyeron en su nombre al ver los signos que hacía. Pero Jesús no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos, y no necesitaba que nadie le diera testimonio acerca de hombre alguno, porque conocía el interior de cada hombre.


Comentario

“Quitad esto de aquí: no hagáis de la casa de mi Padre un mercado”.

Y  con un látigo arrojó a todos del Templo, con las ovejas y los bueyes; tiró las monedas de los cambistas y volcó las mesas. Esta escena conocida como la Purificación del Templo, auténticamente agresiva, sorprendió a los presentes que le preguntaron:

— ¿Qué signo nos das para hacer esto?

La pregunta, la hicieron los presentes, porque la actuación de Jesús, si no era la actuación de un loco, era una actuación que sólo podría hacerla una persona con gran autoridad,  y que  además tendría un supuesto significado bíblico.

El autor de este Evangelio, San Juan,  es el único evangelista que escribe usando palabras, que solo se entienden usando el lenguaje de Dios.  Después de sorprendernos  con la palabra “Verbo”,  aparece ahora con la la palabra “Templo “,  para  hacerla similar a “Cuerpo de Cristo”.

Responde Jesús:  

— “Destruid este Templo y en tres días lo levantaré”

San Juan nos explica el significado de las palabras de Jesús, cuando a renglón seguido escribe:   “Pero él se refería al Templo de su cuerpo”. Cuando resucitó de entre los muertos, recordaron sus discípulos que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en las palabras que había pronunciado Jesús.

Se entiende, que el signo del que les habla Jesús, será su propia Resurrección al tercer día:  la “señal de Jonás”, como escribe San Mateo. (Mat 16, 4).

Para terminar,  dos consideraciones:

.- La purificación del Templo realizada por Jesús nos recuerda hoy, tercera semana de Cuaresma,  la necesidad de purificar nuestra fe.

.- Es un magnifico día para hacer un repaso de todas nuestras actuaciones durante este año y los anteriores, y purificar nuestro “templo” particular, que seguramente necesitará  algún azote que otro…

_________________________________

HE PECADO CONTRA EL CIELO Y CONTRA TÍ.

sábado, marzo 6th, 2021

Santa misa del sábado de la 2ºsemana de Cuaresma

Evangelio (Lc 15,1-3.11-32)

Se le acercaban todos los publicanos y pecadores para oírle. Pero los fariseos y los escribas murmuraban diciendo:

—Éste recibe a los pecadores y come con ellos.

Entonces les propuso esta parábola: Dijo también:

—Un hombre tenía dos hijos. El más joven de ellos le dijo a su padre: «Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde». Y les repartió los bienes. No muchos días después, el hijo más joven lo recogió todo, se fue a un país lejano y malgastó allí su fortuna viviendo lujuriosamente. Después de gastarlo todo, hubo una gran hambre en aquella región y él empezó a pasar necesidad. Fue y se puso a servir a un hombre de aquella región, el cual lo mandó a sus tierras a guardar cerdos; le entraban ganas de saciarse con las algarrobas que comían los cerdos, y nadie se las daba.

Recapacitando, se dijo: «¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan abundante mientras yo aquí me muero de hambre! Me levantaré e iré a mi padre y le diré: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo; trátame como a uno de tus jornaleros”». Y levantándose se puso en camino hacia la casa de su padre.

»Cuando aún estaba lejos, le vio su padre y se compadeció. Y corriendo a su encuentro, se le echó al cuello y le cubrió de besos. Comenzó a decirle el hijo: «Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo». Pero el padre les dijo a sus siervos: «Pronto, sacad el mejor traje y vestidle; ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y matadlo, y vamos a celebrarlo con un banquete; porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado». Y se pusieron a celebrarlo.

»El hijo mayor estaba en el campo; al volver y acercarse a casa oyó la música y los cantos y, llamando a uno de los siervos, le preguntó qué pasaba. Éste le dijo: «Ha llegado tu hermano, y tu padre ha matado el ternero cebado por haberle recobrado sano». Se indignó y no quería entrar, pero su padre salió a convencerle.

Él replicó a su padre: «Mira cuántos años hace que te sirvo sin desobedecer ninguna orden tuya, y nunca me has dado ni un cabrito para divertirme con mis amigos. Pero en cuanto ha venido ese hijo tuyo que devoró tu fortuna con meretrices, has hecho matar para él el ternero cebado». Pero él respondió: «Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero había que celebrarlo y alegrarse, porque ese hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado».


Comentario

En esta parábola el gran protagonista es el padre, por la infinita  misericordia que tiene con sus dos hijos:

El hijo menor que se aleja de la casa del padre,  buscando el placer  del momento, pensando que se merece una herencia,  y que termina en la soledad, en la miseria y en el desengaño, cuidando cerdos para conseguir alimentarse. 

En un momento determinado  decide volver a la casa de su padre, no tanto por amor, sino por  necesidad. Su sorpresa, su gran sorpresa,  fue  cuando comprobó que su padre le estaba esperando,  y corriendo a su encuentro, se le echó al cuello y le cubrió de besos.

En la vida real sucede lo mismo: nosotros, los bautizados, somos hijos de Dios,  y si estamos en estado de gracia, vivimos en su cercanía.  Si en un momento determinado el pecado nos aleja de Él,  sabemos que como sucedió  con el hijo pródigo, si decidimos “regresar”,  siempre contaremos con su misericordia.  Le encontraremos en un confesionario, esperándonos con los brazos abiertos.

El hermano mayor tiene un problema: Vive con el Padre, pero “algo distante” de Él, hasta el punto de que cuando vuelve su hermano, decide no acercarse.  No se aleja, sólo decide  no acercarse,  para mostrar su enfado  con Él, por haber  recibido a su hermano.

Se indignó y no quería entrar, pero su padre salió a convencerle.

Otra vez el Padre tuvo que salir  en busca de su otro hijo.  Le dijo: Mira, ese hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado.

Toda la misericordia que yo he tenido con él, debes tenerla tú también  La soberbia y la envidia no existen en esta casa.  Si se han acercado a ti, debes abandonarlas de inmediato.  Ven conmigo, abandona esas malas compañías, y vamos  a ver a tu hermano.  Así comprobaras lo que es tener misericordia.

Cuando lo veas, abrázale  fuerte, y dale todo el amor y el cariño que yo te doy a ti.

*

Si nos fijamos bien:

.-  El hermano menor,  había olvidado que se debe amar a Dios sobre todas las cosas.

.-  El hermano  mayor, había olvidado  que se debe amar al prójimo  como a sí mismo.

______________________

LA PIEDRA ANGULAR.

viernes, marzo 5th, 2021

Evangelio de la Santa Misa, del viernes de la 2ª semana de Cuaresma

Evangelio (Mt 21,33-43.45-46)

Escuchad otra parábola:

—Había un hombre, dueño de una propiedad, que plantó una viña, la rodeó de una cerca y cavó en ella un lagar, edificó una torre, la arrendó a unos labradores y se marchó lejos de allí. Cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió a sus siervos a los labradores para recibir sus frutos.

Pero los labradores agarraron a los siervos y a uno lo golpearon, a otro lo mataron y a otro lo lapidaron. De nuevo envió a otros siervos, más numerosos que los primeros, pero les hicieron lo mismo. Por último, les envió a su hijo, pensando: «A mi hijo lo respetarán». Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: «Éste es el heredero. Vamos, lo mataremos y nos quedaremos con su heredad». Y lo agarraron, lo sacaron fuera de la viña y lo mataron.

Cuando venga el amo de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?Le contestaron: —A esos malvados les dará una mala muerte, y arrendará la viña a otros labradores que le entreguen los frutos a su tiempo.

Jesús les dijo: — ¿Acaso no habéis leído en las Escrituras?

“La piedra que rechazaron los constructores,

ésta ha llegado a ser la piedra angular.

Es el Señor quien ha hecho esto

y es admirable a nuestros ojos”

»Por esto os digo que se os quitará el Reino de Dios y se entregará a un pueblo que rinda sus frutos”. Al oír los príncipes de los sacerdotes y los fariseos sus parábolas, comprendieron que se refería a ellos. Y aunque querían prenderlo, tuvieron miedo a la multitud, porque lo tenían como profeta.

*

Comentario

La parábola va dirigida al comportamiento de los israelitas, componentes del “pueblo de Dios”, y no puede ser ni más elocuente, ni más dura.

Si nos trasladamos  a la vida actual, el relato señala  la desgracia que supone para una persona, ser orgullosa, desagradecida, codiciosa, e incluso capaz de matar, para obtener un beneficio.

Si las acciones que se cuentan en la parábola,  se cometen, con una persona desconocida, tienen un componente de maldad importante.  Pero si todo eso, se comete con  una persona, conocida, amable, que nos ayuda, que nos quiere, y que nos presta parte sus bienes para que los cultivemos y obtengamos un  beneficio, la maldad alcanza los peores calificativos.

Vivimos en la “Viña del Señor”. Nuestro deber diario consiste en cuidar y mantener la viña en canciones óptimas. Cuando se acerque el tiempo de los “frutos”, debemos procurar poder presentar al Señor, todo lo que hemos conseguido cultivando su “Viña”…

Para ello debemos confiar en Jesucristo, autentica “Piedra Angular”, porque Él hará que toda nuestra  “estructura” encaje perfectamente cuando Él ponga la última piedra. Cuando  ese día llegue, seguro que nuestro comportamiento y nuestro fruto en la Viña del Señor habrá sido excelente.

*

Termina Jesús diciendo a los israelitas que le rodeaban y también a los que actúen de modo similar:

»Por esto os digo que se os quitará el Reino de Dios y se entregará a un pueblo que rinda sus frutos”.

_________________________________

HABÍA UN HOMBRE RICO…

jueves, marzo 4th, 2021

Santa misa del jueves, de la 2º semana de Cuaresma

Evangelio (Lc 16,19-31)

«Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino finísimo, y todos los días celebraba espléndidos banquetes. En cambio, un pobre llamado Lázaro yacía sentado a su puerta, cubierto de llagas, deseando saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían a lamerle las llagas. Sucedió, pues, que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abrahán; murió también el rico y fue sepultado. Estando en los infiernos, en medio de los tormentos, levantando sus ojos vio a lo lejos a Abrahán y a Lázaro en su seno; y gritando, dijo:

«Padre Abrahán, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y me refresque la lengua, porque estoy atormentado en estas llamas».

Contestó Abrahán: «Hijo, acuérdate de que tú recibiste bienes durante tu vida y Lázaro, en cambio, males; ahora aquí él es consolado y tú atormentado. Además de todo esto, entre vosotros y nosotros se interpone un gran abismo, de modo que los que quieren atravesar de aquí hasta vosotros, no pueden; ni tampoco pueden pasar de ahí hasta nosotros».

Y él dijo: «Te ruego entonces, padre, que le envíes a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les advierta y no vengan también a este lugar de tormentos».

Pero replicó Abrahán: «Tienen a Moisés y a los Profetas. ¡Que los oigan!»

Él dijo: «No, padre Abrahán; pero si alguno de entre los muertos va a ellos, se convertirán».

Y le dijo: «Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, tampoco se convencerán aunque uno resucite de entre los muertos».

*

Comentario

Se tratade una de las más impactantes parábolas que Jesús explicaba a las personas que le seguían, ávidas de aprender de sus enseñadas. El relato tiene como protagonistas, a Abrahán, al rico Epulón y al pobre Lázaro.

También les contaba Jesús, que había dos lugares donde van las almas después de la muerte: El Seno de Abrahán (donde esperaban las almas que habían muerto en la “justicia” de Dios, hasta el día de su Redención por la venida del Mesías) y un segundo lugar al que Jesús llama infierno, situado  bajo el abismo, sin posibilidad de retorno.

Esta parábola de Jesús, no cambia al día de hoy, salvo que como el relato está referido a la época anterior a La Redención, donde leemos Abrahán debemos leer “Jesús”; donde leemos seno de Abrahán debemos leer “Purgatorio o Cielo”.

*

El concepto de muerte es el mismo antes de la Redención y después de la Redención. Como es sabido en la persona humana, existe una vida natural ligada a su cuerpo, y también una vida espiritual ligada a su alma.

En el momento de la muerte, quien muere es el cuerpo– hay una pérdida de la vida natural­–, que queda en la tierra, porque ese es su origen. 

Sin embargo el alma que posee vida espiritual, creada por Dios a su imagen y semejanza, no muere, no puede morir, y vuelve a la presencia de su Creador.

Ese tránsito, desde nuestro nacimiento hasta la muerte corporal en la tierra, es una historia personal que la escribe cada uno según su estilo de vida: una vida según la carne dejándose llevar por las pasiones, y la concupiscencia, o una vida según el Espíritu, donde buscamos a Dios por encima de todas las cosas y procuramos vivir en su cercanía.

Vivimos en el año 2020, rodeados de todo tipo de placeres,  en poder de la concupiscencia, totalmente ajenos a la pobreza que nos rodea. Incompresiblemente nos hemos olvidado de Dios y de sus mandamientos, que nos ayudan a mantener una relación, una proximidad, con el Señor.

También es igualmente cierto que nadie vendrá a advertirte, y que si sigues la senda del rico Epulón, al morir irás al infierno. No necesitas el “aviso” del pobre Lázaro.

¿Cuesta tanto trabajo dedicarle a Dios unos minutos de vez en cuando?

_________________________

EL QUE SE ENSALCE SERÁ HUMILLADO.

jueves, marzo 4th, 2021

Santa misa del martes de la 2ª semana de Cuaresma

Evangelio (Mt 23,1-12)

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a los discípulos, diciendo:

— En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos. Haced y cumplid todo cuanto os digan; pero no obréis como ellos, pues dicen, pero no hacen.

Atan cargas pesadas e insoportables y las echan sobre los hombros de los demás, pero ellos ni con uno de sus dedos quieren moverlas.

Hacen todas sus obras para que les vean los hombres. Ensanchan sus filacterias y alargan sus franjas. Anhelan los primeros puestos en los banquetes, los primeros asientos en las sinagogas y que les saluden en las plazas, y que la gente les llame rabbí.

Vosotros, al contrario, no os hagáis llamar rabbí, porque sólo uno es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos.

No llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque sólo uno es vuestro Padre, el celestial.

Tampoco os dejéis llamar doctores, porque vuestro doctor es uno sólo: Cristo. Que el mayor entre vosotros sea vuestro servidor.

El que se ensalce será humillado, y el que se humille será ensalzado.

Comentario

En principio, se trata de no vivir por la apariencia externa de nuestras acciones y nuestros comportamientos, en lugar de vivir de acuerdo con la cruda verdad de cada día. El cristiano, siguiendo estas palabras de Jesús debería vivir buscando el servicio, y la ayuda a los demás y no los halagos y  los  honores

Las palabras de Jesús,  no fueron valoradas por aquellas gentes, en todo su contexto. Jesús no hacía sino contar la realidad de lo que estaba sucediendo. Sus palabras, son palabras, que hoy, deberíamos oír en todos los telediarios, y por supuesto en todas las iglesias. Los escribas y fariseos le llamaban revolucionario; hoy le llamarían “fascista”.

El Señor no pretende abolir la Ley enseñada por escribas y fariseos, sino purificarla y llevarla a su plenitud., Jesús nos enseña que los cristianos estamos llamados a servir y humillarnos. Y, a diferencia de ellos, Jesús no solo predica  estos comportamientos,  sino que además los demuestra con su ejemplo, antes de la Cruz y finalmente durante toda su Pasión. 

El  texto del Evangelio es también una crítica para los que hoy en día, en nuestra Iglesia y fuera de la Iglesia viven solo de la apariencia, se consideran maestros y jefes de todo, y realmente no son nada ni nadie.

No olvidemos:

El que se ensalce será humillado, y el que se humille será ensalzado

_____________________

DAD Y SE OS DARÁ.

lunes, marzo 1st, 2021

Santa misa del lunes de la 2ª semana de Cuaresma. – 01-02-2021

Evangelio    (Lc 6,36-38)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

– Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso. No juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados. Perdonad y seréis perdonados; dad y se os dará; echarán en vuestro regazo una buena medida, apretada, colmada, rebosante: porque con la misma medida con que midáis se os medirá.

Comentario

El evangelio se inicia con estos cuatro  “consejos-ruegos” de Jesús, que  matizan y amplían los Mandamientos de la Ley de Dios¨:

.- Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso.

.- No juzguéis y no seréis juzgados.

.- No condenéis y no seréis condenados.

.- Perdonad y seréis perdonados.

.- Dad y se os dará  

Jesucristo, Señor de la Misericordia y del Amor, insiste una y otra vez en que practiquemos la caridad con nuestros hermanos; en que no nos olvidemos de aquellos otros “más pequeños”.

Nuestro amor por el prójimo no puede ser cosa menor. Hemos de amar, con la misma intensidad con que Dios nos ama.

El perdón es algo que no se puede negar a nadie. Son palabras del Papa Francisco. De la misma forma que el Señor perdona, y nos perdona  siempre hasta el extremo, nosotros no podemos permitirnos la bajeza de no perdonar a nuestros hermanos.

La crítica fácil, el hablar y hablar mal  de nuestros hermanos,  y además juzgar sus actos según nuestro particular criterio, haciendo juicio temerario, es bastante común en nuestros días. Con ello “matamos” su  integridad moral. Por eso el Señor nos advierte.

Finalmente no olvidemos dar y darnos. No se trata de dar una limosna. También debemos darnos nosotros. Dar nuestro tiempo, dar nuestro consejo, dar nuestra compañía, y darlo todo en nombre de ese Dios misericordioso que tanto nos ama.

*

Finalmente el evangelio termina con una seria advertencia:

“…porque con la misma medida con que midáis se os medirá”

____________________________________

MAESTRO, QUÉ BIEN ESTAMOS AQUÍ.

sábado, febrero 27th, 2021

Santa Misa del 2º domingo de Cuaresma —28-02-2021

Evangelio    (Mc 9,2-10)

Seis días después, Jesús se llevó con él a Pedro, a Santiago y a Juan, y los condujo, a ellos solos aparte, a un monte alto y se transfiguró ante ellos. Sus vestidos se volvieron deslumbrantes y muy blancos; tanto, que ningún batanero en la tierra puede dejarlos así de blancos. Y se les aparecieron Elías y Moisés, y conversaban con Jesús. Pedro, tomando la palabra, le dice a Jesús:

— Maestro, qué bien estamos aquí; hagamos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.

Pues no sabía lo que decía, porque estaban llenos de temor. Entonces se formó una nube que los cubrió y se oyó una voz desde la nube:

— Éste es mi Hijo, el amado: escuchadle.

Y luego, mirando a su alrededor, ya no vieron a nadie: sólo a Jesús con ellos.

Mientras bajaban del monte les ordenó que no contasen a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del Hombre resucitara de entre los muertos. Ellos retuvieron estas palabras, discutiendo entre sí qué era lo de resucitar de entre los muertos.

*

Comentario

Evidentemente el Señor quería compartir, con sus tres discípulos preferidos, un adelanto de aquella gloria que nos espera a todos nosotros, si después de nuestra muerte podemos alcanzar la Vida Eterna.

“Maestro, qué bien estamos aquí; hagamos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”.

Pedro quiere detener el tiempo, instalarse en esa experiencia maravillosa, huir de lo terreno y permanecer en lo glorioso…

Permanecer junto a Jesús, en oración, en un lugar apartado, sea en una montaña o sea en el mar, en un ambiente de silencio, procurando encontrarnos a nosotros mismos, intentando oír la voz del Señor,  es una situación, que en algunas ocasiones podemos conseguir.

La oración en estas circunstancias puede “transfigurar”  nuestra mente hasta el extremo de que nos suceda algo parecido a lo que les sucedió a los tres apóstoles.

Luego viene “lo otro”, y “lo otro” es la lucha diaria; pero seguramente no olvidaremos en unos días, aquél  encuentro con Jesús, en la montaña, o en el mar.

___________________________

SED PERFECTOS.

sábado, febrero 27th, 2021

Santa Misa  del sábado de la 1ªsemana de Cuaresma

Evangelio (Mateo 5, 43-48)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

“Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo” y odiarás a tu enemigo. Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre buenos y malos, y hace llover sobre justos y pecadores.

Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tenéis? ¿No hacen eso también los publicanos? Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen eso también los paganos?

Por eso, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”.


Comentario

En el Antiguo Testamento, leíamos:

“Porque yo soy el Señor, el que os sacó de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios. Habéis de ser santos, porque yo soy santo”. (Lv 11,44)

En el evangelio de hoy es Jesús quien nos lo vuelve a repetir: “Vosotros sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto”.

El Señor que nos creó santos, quiere, ha querido siempre que seamos santos. Nos quiere unidos a  Él.   La Santidad es justamente eso. El Señor quiere que le busquemos, que procuremos estar unidos a Él, que le amemos.

Sin embargo el derecho a la santidad, conocido y vivido intensamente en los primeros siglos de la cristiandad, se fue deformando con el paso de los siglos. 

Lentamente se desarrolló la idea de asociar la santidad con algo reservado a personas excepcionales, – por lo general religiosos-  o en circunstancias especiales, (sufriendo martirio). El seglar, poco menos que perdía el derecho a la santidad.

Un sacerdote español, hoy canonizado, -San Josemaría Escrivá de Balaguer-, por inspiración divina, recupera el mensaje. 

Descubre que durante siglos el concepto de santidad, había quedado deformado  y relegado a unos pocos…, y funda el Opus Dei el 2 de Octubre de 1928, como un camino de santificación dirigido a toda clase de personas en el trabajo profesional y en el cumplimiento de los deberes ordinarios del cristiano.

La llamada universal a la santidad, se extiende. Muchos cristianos “descubren”, que ser santo es justo lo que Dios quiere de nosotros.

El concepto de santidad es revisado en el Concilio Vaticano II,  (Lumen gentium),  que proclama: “Todos en la Iglesia, ya pertenezcan a la jerarquía, ya pertenezcan a la grey, son llamados la santidad”.

*

Los primeros cristianos, no necesitaron que nadie les dijese estas cosas. Primero porque todos eran “iguales”, y segundo porque Jesús les había repetido de viva voz las palabras de su Padre a sus antepasados:

Habéis de ser santos, porque yo soy santo”.

______________________

LA JUSTICIA DE DIOS.

sábado, febrero 27th, 2021

Evangelio (Mt 5, 20-26)   —   26-02-2021

“Os digo, pues, que si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los Cielos. Habéis oído que se dijo a los antiguos: No matarás, y el que mate será reo de juicio.

Pero yo os digo: todo el que se llene de ira contra su hermano será reo de juicio; y el que insulte a su hermano será reo ante el Sanedrín; y el que le maldiga será reo del fuego del infierno.

 Por lo tanto, si al llevar tu ofrenda al altar recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, vete primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve después para presentar tu ofrenda.

Ponte de acuerdo cuanto antes con tu adversario mientras vas de camino con él; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al alguacil y te metan en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que restituyas la última moneda.

*

Comentari0

Siguiendo evangelios anteriores, Jesús insiste una vez más, en la importancia  de la Ley que Dios había dado al pueblo hebreo a través de Moisés,  pero  la perfecciona, aportando su autoridad divina, dándole  la interpretación  definitiva

En el evangelio de hoy, matiza el concepto del quinto mandamiento: No mataras, dice la ley de Moisés. Pero Jesús  añade: “Pero yo os digo: todo el que se llene de ira contra su hermano será reo de juicio; y el que insulte a su hermano será reo ante el Sanedrín; y el que le maldiga será reo del fuego del infierno”.

De esta frase de Jesús, resulta, que  la ira, el insulto, y la maldición, son pecados similares  al “no matarás”, 

Llama la atención el durísimo lenguaje de Jesús cuando habla de estos pecados. Al Dios de la misericordia, no le tiembla el pulso cuando se trata del cumplimiento la Ley.

De todo el evangelio, a modo de resumen, quizás deberíamos quedarnos con la siguiente frase:

 “Tener algo contra un hermano supone estar fuera de la comunión con Dios”.

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­_______________________

ESTA GENERACION ES UNA GENERACION PERVERSA

jueves, febrero 25th, 2021

Evangelio de miércoles de la 1ª semana de Cuaresma

Evangelio (Lc 11, 29-32)

Habiéndose reunido una gran muchedumbre, comenzó a decir: -Esta generación es una generación perversa; busca una señal y no se le dará otra señal que la de Jonás.

Porque, así como Jonás fue señal para los habitantes de Nínive, del mismo modo lo será también el Hijo del Hombre para esta generación.

La reina del Sur se levantará en el Juicio contra los hombres de esta generación y los condenará: porque vino de los confines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón, y daos cuenta de que aquí hay algo más que Salomón.

Los hombres de Nínive se levantarán en el Juicio contra esta generación y la condenarán: porque ellos se convirtieron ante la predicación de Jonás, y daos cuenta de que aquí hay algo más que Jonás.


Comentario

Estas duras palabras de Jesús, están pronunciadas en el contexto de una situación en la que muchos de sus seguidores dudaban de Él y de su doctrina, y pedían una ¨señal” definitoria.

“Esta generación es una generación perversa”… , afirmaba Jesús.

Yo quisiera, en el comentario de hoy, para buscar unas palabras similares, válidas para nuestra situación actual, usar el contenido de un discurso del Papa Emérito, Benedicto XXVI, pronunciadas en el Parlamento Alemán hace unos pocos años, con el titulo de “El Derecho y la Política”:

.-La política debe ser un compromiso por la justicia y crear así las condiciones básicas para la paz. Naturalmente, un político buscará el éxito, sin el cual nunca tendría la posibilidad de una acción política efectiva. Pero el éxito está subordinado al criterio de la justicia, a la voluntad de aplicar el derecho y a la comprensión del derecho.

.-El éxito puede ser también una seducción y, de esta forma, abre la puerta a la desvirtuación del derecho, a la destrucción de la justicia. “Quita el derecho y, entonces, ¿qué distingue el Estado de una gran banda de bandidos?”, dijo en cierta ocasión San Agustín.

.-Nosotros, los alemanes, sabemos por experiencia que estas palabras no son una mera quimera. Hemos experimentado cómo el poder se separó del derecho, se enfrentó contra él; cómo se pisoteó el derecho, de manera que el Estado se convirtió en el instrumento para la destrucción del derecho; se transformó en una cuadrilla de bandidos muy bien organizada, que podía amenazar el mundo entero y llevarlo hasta el borde del abismo. Servir al derecho y combatir el dominio de la injusticia es y sigue siendo el deber fundamental del político. En un momento histórico, en el cual el hombre ha adquirido un poder hasta ahora inimaginable, este deber se convierte en algo particularmente urgente.

.-El hombre tiene la capacidad de destruir el mundo. Se puede manipular a sí mismo. Puede, por decirlo así, hacer seres humanos y privar de su humanidad a otros seres humanos. ¿Cómo podemos reconocer lo que es justo? ¿Cómo podemos distinguir entre el bien y el mal, entre el derecho verdadero y el derecho sólo aparente? La petición salomónica  sigue siendo la cuestión decisiva ante la que se encuentra también hoy el político y la política misma”.

_______________

 Sobran otros comentarios.

PADRE NUESTRO QUE ESTÁS EN LOS CIELOS

martes, febrero 23rd, 2021

Evangelio, martes, primera semana de cuaresma

Evangelio:  Mt. 6, 7-15

Y al orar no empleéis muchas palabras como los gentiles, que piensan que por su locuacidad van a ser escuchados. Así pues, no seáis como ellos, porque bien sabe vuestro Padre de qué tenéis necesidad antes de que se lo pidáis.

Vosotros, en cambio, orad así: Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu voluntad, como en el cielo, también en la tierra; danos hoy nuestro pan cotidiano; y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos pongas en tentación, sino líbranos del mal

Porque si les perdonáis a los hombres sus ofensas, también os perdonará vuestro Padre celestial. Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestros pecados.

Comentario

La oración es un dialogo con Dios, un dialogo íntimo, que es la expresión de un amor de ida y vuelta, y los discípulos de Jesús, le pidieron que le pusiera “letra” a una oración universal, para dirigirse a su Padre ya que particularmente cada uno oraba como le parecía mejor.

Y, Jesús, al contestar la petición, les advierte: “no empleéis muchas palabras como los gentiles, que piensan que por su locuacidad van a ser escuchados, porque bien sabe vuestro Padre de qué tenéis necesidad antes de que se lo pidáis”.

Sabio consejo, pues cuando nos ponemos en presencia de Dios para orar, a nuestra mente lo primero que asoma son nuestros problemas, necesidades, peticiones y otras muchas cosas que el Señor ya conoce.

El Padrenuestro, es la oración, más sencilla y más sabia que pudiera jamás escribirse: Contiene un saludo inicial, y después seis peticiones fundamentales para nuestra vida material y espiritual:

.-Venga a nosotros tu reino.

.-Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo

.-Danos hoy nuestro pan cotidiano

.- Perdona nuestras deudas como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

.- No nos pongas en tentación.

.- Líbranos del mal,

*

Después el Señor, pone un añadido, a la oración, y nos dice

“Porque si les perdonáis a los hombres sus ofensas, también os perdonará vuestro Padre celestial. Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestros pecados”.

Aquí, el Señor nos recuerda una vez más, la importancia que debe tener  el prójimo para nosotros, al cual debemos  amar y perdonar.

Y nos hace también una advertencia: Si no perdonáis, vuestro Padre no os perdonará.

Nunca debemos acostarnos  sin haber perdonado a cualquiera de nuestros  hermanos,  aunque el daño que nos hayan causado sea importante.

El odio es el peor de los pecados.

__________________________________

Este Padrenuestro lo dedicamos por el eterno descanso del alma de don Evaristo Cánovas, sacerdote, que en el día de hoy fue llamado por el Señor. Descanse en paz.

¿QUIEN DECÍS QUE SOY YO?

lunes, febrero 22nd, 2021

Evangelio de hoy, festividad de la Cátedra de San Pedro.

Evangelio (Mt16,13-19)

«Cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, comenzó a preguntar a sus discípulos: – ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?

Ellos respondieron: — Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, y otros que Jeremías o alguno de los profetas.  Él les dijo:

— Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?  Respondió Simón Pedro:

— Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.   Jesús le respondió:

— Bienaventurado eres, Simón, hijo de Juan, porque no te ha revelado eso ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del Reino de los Cielos; y todo lo que ates sobre la tierra quedará atado en los cielos, y todo lo que desates sobre la tierra quedará desatado en los cielos.»

Comentario

1- En este evangelio, Jesús, se define a sí mismo, como  el “Hijo del Hombre” ante todas aquellas personas que le seguían, pero para matizar ante todos esa definición, Pedro añade: Tú eres el Cristo, el hijo de Dios Vivo.

Semejante afirmación debió dejar atónitos a todos los presentes que por fin obtenían una clara respuesta a todo lo que durante tantos días estaban imaginando. 

2.- Jesús añade: — Bienaventurado eres, Simón, hijo de Juan, porque no te ha revelado eso ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos., con lo cual  confirma por segunda vez, ante todos ,  que Él es, el Hijo de Dios, pero también  obtiene la afirmación de Dios Padre, de que él, es su Hijo.

3.-  Después Jesús nos explica, lo que sucederá cuando Él no esté en este mundo.  Todo lo que Él  ha dicho y hecho debe tener una continuidad.  ¿“Quién será su sucesor”?,   y además: ¿quién sustentara su Iglesia,  su gran obra, producto de una evangelización de tres años?

.4– La respuesta también viene de Jesús:   “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”.  Pero además de sustentar, Pedro debería de sucederle: 

.5–  Por eso Jesús le dice : “Te daré las llaves del Reino de los Cielos; y todo lo que ates sobre la tierra quedará atado en los cielos, y todo lo que desates sobre la tierra quedará desatado en los cielos.»

*

A  lo largo de la historia la lista del Anuario Pontificio contiene 264  Papas.  La cátedra de San Pedro ha tenido 262 Papas, que han sido representantes de Cristo.

Indudablemente  el Espíritu Santo  ha ayudado a todos ellos en su tarea de  cuidar de la  Iglesia de Jesús, y de  su evangelización a lo largo de los siglos.

Hoy recordamos a San Pedro como Primer Catedrático, como Primer Obispo de Roma, y también al resto de obispos, Catedráticos  de las miles de Catedrales repartidas por el mundo.

*

¡¡Y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella!!

__________________________________

TENTADO POR SATANÁS

domingo, febrero 21st, 2021

Santa Misa, primer domingo de Cuaresma.

Evangelio (Mc 1,12-15)

Enseguida el Espíritu lo impulsó hacia el desierto.  Y estuvo en el desierto cuarenta días mientras era tentado por Satanás; estaba con los animales, y los ángeles le servían. Después de haber sido apresado Juan, vino Jesús a Galilea predicando el Evangelio de Dios, 15 y diciendo:

—El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está al llegar; convertíos y creed en el Evangelio.

COMENTARIO

“No nos dejes caer en la tentación”,  le pedimos al Señor en el Padrenuestro.

Partiendo de la base de que la tentación es: “un impulso de hacer o tomar algo atrayente, pero que puede resultar inconveniente”,  nosotros, muy hispanos, enseguida pensamos,  en la palabra “trampa”.

Pero es algo más que una trampa, porque a la larga esas atracciones irresistibles, que  afectan a nuestros instintos humanos, esconden siempre un  daño importante para nuestra vida espiritual.

Es el arma preferida del diablo, con la cual casi siempre nos vence, pues con ella pone a prueba nuestro orgullo, nuestra vanidad, y nuestras apetencias carnales.

Jesús, con sus respuestas al diablo nos enseña las tres actitudes que debemos mostrar al demonio y a sus tentaciones. Son tres ejemplos para vencer las tentaciones del mal:

.- Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes. El, respondiendo, dijo: Escrito está: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que procede de la boca de Dios.

.- Después de esto le transportó el diablo a la santa ciudad de Jerusalén, y le puso sobre lo alto una roca y le dijo: si eres el Hijo de Dios, lánzate de aquí abajo, pues está escrito: Que Dios te ha encomendado a sus Ángeles, los cuales te tomarán tus manos para que tu pie no tropiece contra alguna piedra. Replico Jesús: También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios.

.- De nuevo lo llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y su gloria, y le dijo: Todas estas cosas te daré si postrándote me adoras. Entonces le respondió Jesús: Apártate Satanás, pues escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y a Él sólo darás culto”

*

De cada una de las tentaciones de Jesús podemos obtener un ejemplo:

De la primera, vemos las consecuencias de dejarnos llevar por los deseos de la carne, lo cual incluye toda clase de deseos físicos. La segunda tentación tiene que ver con el orgullo de la vida. La tercera tiene que ver con el deseo de los ojos, y el poder.

Lo importante para nosotros, es aprender la solución que nos da Jesús sobre las tentaciones del Diablo. Cuando se produzcan  diremos como Él:

Apártate Satanás, pues escrito está:
Al Señor tu Dios adorarás y a Él sólo servirás”

­­­­­­­­­y con toda seguridad, si además pedimos ayuda al Espíritu Santo que habita en nosotros, el Diablo se marchará y su tentación se irá con él.

________________________

NO NECESITAN MÉDICO LOS SANOS.

sábado, febrero 20th, 2021

Evangelio del sábado después de miércoles de ceniza:

(Lc 5,27-32)

En aquel tiempo, Después de esto, salió y vio a un publicano, llamado Leví, sentado al telonio, y le dijo:

— Sígueme.

Y, dejadas todas las cosas, se levantó y le siguió. Y Leví preparó en su casa un gran banquete para él. Había un gran número de publicanos y de otros que le acompañaban a la mesa. Y los fariseos y sus escribas empezaron a murmurar y a decir a los discípulos de Jesús:

— ¿Por qué coméis y bebéis con publicanos y pecadores?

Y respondiendo Jesús les dijo:

— No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores a la penitencia.

*

Comentario

(En referencia al evangelio de hoy)

Un periodista le preguntaba al Papa Francisco unos días después de su nombramiento:

–¿Quién es Mario Bergoglio?  y él le contestó:

—“No sé cuál puede ser la respuesta exacta… Yo soy un pecador.  Soy un pecador en quien el Señor ha puesto los ojos”. Y repite: “Soy alguien que ha sido mirado por el Señor”

— ¿Es la Iglesia un “hospital de campaña”?, le preguntó después.

.  “Veo con claridad que lo que la Iglesia necesita con mayor urgencia hoy es una capacidad de curar heridas y dar calor a los corazones de los fieles, cercanía, proximidad. Veo a la Iglesia como un hospital de campaña tras una batalla.

. ¡Qué inútil es preguntarle a un herido si tiene altos el colesterol o el azúcar! Hay que curarle las heridas. Ya hablaremos luego del resto. Curar heridas, curar heridas… Y hay que comenzar por lo más elemental”.

. “¿Cómo estamos tratando al pueblo de Dios? Yo sueño con una Iglesia Madre y Pastora. Los ministros de la Iglesia tienen que ser misericordiosos, hacerse cargo de las personas, acompañándolas como el buen samaritano que lava, limpia y consuela a su prójimo. Esto es Evangelio puro. Dios es más grande que el pecado.

. El pueblo de Dios necesita pastores y no funcionarios ‘clérigos de despacho’. Los obispos, especialmente, han de ser hombres capaces de apoyar con paciencia los pasos de Dios en su pueblo, de modo que nadie quede atrás, así como de acompañar al rebaño, con su olfato para encontrar veredas nuevas”.

. El que abandonó la Iglesia a veces lo hizo por razones que, si se entienden y valoran bien, pueden ser el inicio de un retorno. Pero es necesario tener audacia y valor”.

. Existen cristianos que viven situaciones irregulares para la Iglesia, o diversas situaciones complejas; cristianas que, de un modo o de otro, mantienen heridas abiertas…  

Recordemos:

No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores a la penitencia.


SURGIRÁ TU LUZ COMO LA AURORA.

viernes, febrero 19th, 2021

Lecturas misa de hoy, viernes después de Ceniza.

Lectura del libro de Isaías 58, 1-9a

Esto dice el Señor:
“Clama a voz en cuello y que nadie te detenga.
Alza la voz como trompeta.
Denuncia a mi pueblo sus delitos,
a la casa de Jacob sus pecados.

El ayuno que yo quiero de ti es éste, dice el Señor:
Que rompas las cadenas injustas
y levantes los yugos opresores;
que liberes a los oprimidos
y rompas todos los yugos;

que compartas tu pan con el hambriento
y abras tu casa al pobre sin techo;
que vistas al desnudo
y no des la espalda a tu propio hermano.

Entonces surgirá tu luz como la aurora
y cicatrizarán de prisa tus heridas;
te abrirá camino la justicia
y la gloria del Señor cerrará tu marcha.

Entonces clamarás al Señor y él te responderá;
lo llamarás y él te dirá: ‘Aquí estoy’ ”.

*

Evangelio (Mt 9, 14-15)

Entonces se le acercaron los discípulos de Juan para decirle:

– ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos con frecuencia y, en cambio, tus discípulos no ayunan?

Jesús les respondió:

– ¿Acaso pueden estar de duelo los amigos del esposo mientras el esposo está con ellos? Ya vendrá el día en que les será arrebatado el esposo; entonces, ya ayunarán.

*

COMENTARIO

<<Grita a pleno pulmón, no te contengas; alza la voz como una trompeta, denuncia a mi pueblo sus delitos, a la casa de Jacob sus pecados>>

Esto le escribía Isaías, porque en su tiempo, en la casa de Jacob, no se respetaban lo mandatos de Dios, no se cumplían sus preceptos, y habían perdido la conciencia del pecado.

Actualmente, también necesitamos un Isaías, que grite a pleno pulmón, y que alze la voz como una trompeta, porque nosotros, los cristianos, al igual que en aquella época la casa de Jacob, no solo pecamos y cometemos delitos, sino que además no los reconocemos.

Hoy día, nadie es culpable de nada, nadie se arrepiente de nada, nadie tiene pecados, si acaso es el prójimo es el culpable o el que peca.

En consecuencia, nadie confiesa sus pecados; los confesionarios están vacíos. Hemos perdido la conciencia de la culpa, ante los ojos de Dios, y por lo tanto no tenemos inconveniente en acercarnos a comulgar…

También debemos, durante este periodo de Cuaresma, ayunar no solo a la hora de comer, sino también ofrecer otros “ayunos” como:  privarnos del móvil, o de asistir a diversiones, o dejar de fumar…

<<“Entonces surgirá tu luz como la aurora…
Entonces clamarás al Señor y te responderá:

“Aquí estoy”>>

______________________________

QUE SE NIEGUE A SÍ MÍSMO Y ME SIGA

jueves, febrero 18th, 2021

Santa Misa de hoy, jueves después de Ceniza

Santa Misa de Hoy:

Evangelio según Lucas 9, 22-25

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Es necesario que el Hijo del hombre sufra mucho, que sea rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, que sea entregado a la muerte y que resucite al tercer día”.

Y les decía a todos:

– Si alguno quiere venir detrás de mí, que se niegue a sí mismo, que tome su cruz cada día, y que me siga. Porque el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí, ése la salvará.

Porque ¿de qué le sirve al hombre haber ganado el mundo entero si se destruye a sí mismo o se pierde?

Comentario

¿Que me niegue a mí mismo….?

¿Que  vaya detrás de Él…, que le siga?

Para hablar de esa manera, es preciso, tener una personalidad fuera de lo común y además  ofrecer algo tan valioso y tan fantástico, que supere con creces todos los deseos y todas las ilusiones que una persona haya ido almacenando  a lo largo de toda tu vida.

¿Debo negarme a mí mismo y además abandonar todo lo que he conseguido, para cambiarlo por  lo que Tú ofreces?

La pregunta, la gran pregunta es: ¿Qué ofrece Jesús, para pedir que nos abandonemos  con Él y para Él?

La oferta de Jesús era entonces y es hoy la Vida Eterna, y para entender el significado de Vida Eterna, era y es preciso una relación, una proximidad, y una intimidad con Jesús.

Solo de ese modo, viviendo con Jesús,  podemos entender el concepto de Vida Eterna en este mundo, y  después en la otra vida gozar plenamente de ella, porque la Vida Eterna, es precisamente vivir junto a Dios.

Esa relación, esa proximidad,  ese vivir con Jesús, posiblemente era más fácil, para las personas que tenían el privilegio de una visión directa de su Persona Humana.

Tenían contacto con Él, hablaban con Él, y observaban las maravillas y los milagros que hacía, y la opción de negarse a mismo y seguirle, posiblemente resultase más fácil que en los tiempos actuales.

En la actualidad, a Jesús,  y a los apóstoles de Jesús  los tenemos, próximos a nosotros. Jesús nos espera en el sagrario y sus apóstoles  conviven con nosotros.

“Si alguno quiere, puede venir detrás de mí… 

¡Hoy puede ser el día!

____________________________

CONVERTÍOS Y CREED EN EL EVANGELIO.

miércoles, febrero 17th, 2021

Evangelio de la misa de hoy: Miércoles de Ceniza

Evangelio (Mt 6,1-6.16-18)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres con el fin de que os vean; de otro modo no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.

Por lo tanto, cuando des limosna no lo vayas pregonando, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, con el fin de que los alaben los hombres. En verdad os digo que ya recibieron su recompensa. Tú, por el contrario, cuando des limosna, que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu mano derecha, para que tu limosna quede en lo oculto; de este modo, tu Padre, que ve en lo oculto, te recompensará.

Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que son amigos de orar puestos de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para exhibirse delante de los hombres; en verdad os digo que ya recibieron su recompensa. Tú, por el contrario, cuando te pongas a orar, entra en tu aposento y, con la puerta cerrada, ora a tu Padre, que está en lo oculto; y tu Padre, que ve en lo oculto, te recompensará.

Cuando ayunéis no os finjáis tristes como los hipócritas, que desfiguran su rostro para que los hombres noten que ayunan. En verdad os digo que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lávate la cara, para que no adviertan los hombres que ayunas, sino tu Padre, que está en lo oculto; y tu Padre, que ve en lo oculto, te recompensará.

*

Comentario

“Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás”.

Como es sabido en la persona humana, existe una vida natural ligada a su cuerpo, y también una vida espiritual ligada a su alma. En el momento de la muerte, quien muere es el cuerpo– hay una pérdida de la vida natural­–, que queda en la tierra, porque ese es su origen.  Polvo eres y al polvo volverás.

Sin embargo el alma que posee vida espiritual, creada por Dios a su imagen y semejanza, no muere, no puede morir, y vuelve a la presencia de su Creador.

*

“Convertíos  y creed en el Evangelio

Muchos años antes de la inauguración del Concilio Vaticano II, ya existía en la Iglesia un movimiento muy avanzado en favor de recuperar la esencia, el “kerigma” del Nuevo Testamento. Eran movimientos a favor de una nueva evangelización de los cristianos.

Desde los púlpitos, y desde años y años, solo se hablaba de moral, y de la vida de los santos, y apenas se comentaban los pasajes del evangelio. Los sacerdotes no hablaban de la vida de Jesús, ni explicaban la Palabra de Dios…

Durante y después del Concilio Vaticano II, este nuevo concepto de “evangelización de los católicos”, se extendió por todo el mundo.  Fue el papa Pablo VI, el primero que asumió la necesidad de este cambio en el cristianismo, y se lanzó a evangelizar por doquier, saliendo del Vaticano y viajando por medio mundo, imitando a Jesucristo, cuando viajaba de un lugar a otro incansablemente. En el curso de los años,  San Juan Pablo II, y Benedicto XVI, actuaron de la misma forma.

La palabra “evangelización” es hoy día, la gran preocupación de la Iglesia. Actualmente no es el Nuevo Continente el que necesita evangelización, sino nosotros, el Antiguo Continente, que con el paso de los años, hemos ido olvidando los preceptos básicos y las Principios Morales de nuestra religión.

Es por eso, que desde entonces , en el día de hoy, Miércoles de Ceniza, la iglesia ya no recuerda, que somos polvo, y que volveremos a ser polvo, sino algo que en los tiempos actuales es primordial: la evangelización.

Consecuentemente, al poner hoy la ceniza en nuestra frente,  el sacerdote no nos recordará lo que sucederá el día de nuestra muerte, sino que nos invitará a la conversión:  

“Convertíos y creed en el evangelio”.

__________________

SI QUIERES,PUEDES LIMPIARME

lunes, febrero 15th, 2021

Evangelio de la misa de hoy: 14 -02-2021

Evangelio (Mc 1,40-45)

Y vino hacia él un leproso que, rogándole de rodillas, le decía:

— Si quieres, puedes limpiarme. Y, compadecido, extendió la mano, le tocó y le dijo:

— Quiero, queda limpio. Y al instante desapareció de él la lepra y quedó limpio. Enseguida le conminó y le despidió. Le dijo:

— Mira, no digas nada a nadie; pero anda, preséntate al sacerdote y lleva la ofrenda que ordenó Moisés por tu curación, para que les sirva de testimonio.

Sin embargo, en cuanto se fue, comenzó a proclamar y a divulgar la noticia, hasta el punto de que ya no podía entrar abiertamente en ninguna ciudad, sino que se quedaba fuera, en lugares solitarios. Pero acudían a él de todas partes.

*

COMENTARIO

“Si quieres puedes limpiarme…”

Esta forma afirmativa-interrogativa de pedir las cosas, presupone que damos por hecho, que aunque lo que pidamos sea imposible, sin embargo quien tenemos enfrente tiene potestad de hacerlo.

No es un “¿podrías?”, no es un condicional. Es una forma de pedir, de alguien que está en el escalón más bajo de la sociedad. Es un impuro, es alguien que debe vivir alejado de sus hermanos de su familia, de sus amigos, y  de su pueblo. Incluso debe ir pregonando su presencia para que nadie se acerque.

La pregunta es, si en los tiempos actuales, existen situaciones similares a la de un leproso, en los tiempos en que Jesús convivía con nosotros.

No es lepra lo que sufrimos hoy, aunque aún quedan casos que son debidamente tratados. Ahora son epidemias, que asolan las naciones, y que también nos aíslan de nuestros seres queridos y nuestra sociedad. Son situaciones desastrosas que nos afectan corporalmente.

Sin embargo, cuando la enfermedad es espiritual, cuando nuestros pecados nos alejan de Dios, cuando nuestra impureza atormenta nuestra conciencia, el dolor puede ser mas insoportable, que el dolor físico.

Afortunadamente también ahora, podemos encontramos con Jesús, en cualquier lugar, y cada vez que lo necesitemos. Podemos llamarle, en la seguridad, de que como en el caso del leproso se acercará a nosotros.

Entonces, solo tenemos que decirle:

– “Si quieres puedes limpiarme”.

____________________________________

Y COMIERON Y QUEDARON SATISFECHOS

sábado, febrero 13th, 2021

Lecturas de la Santa misa de hoy: 13-02-21

Evangelio del dia : MC. 8,1-10

Me da mucha pena la muchedumbre, porque ya llevan tres días conmigo y no tienen qué comer; y si los despido en ayunas a sus casas desfallecerán en el camino, porque algunos han venido desde lejos.

Y le respondieron sus discípulos: — ¿Quién podrá alimentarlos de pan aquí, en un desierto? Les preguntó: — ¿Cuántos panes tenéis?  —Siete –respondieron ellos.

Entonces ordenó a la multitud que se acomodase en el suelo. Tomando los siete panes, después de dar gracias, los partió y los fue dando a sus discípulos para que los distribuyeran; y los distribuyeron a la muchedumbre.

Tenían también unos pocos pececillos; después de bendecirlos, mandó que los distribuyeran. Y comieron y quedaron satisfechos, y con los trozos sobrantes recogieron siete espuertas. Eran unos cuatro mil. Y los despidió.

*

Comentario:

¡Eran unos cuatro mil! , –según nos cuenta san Marcos–, y debemos creerle porque se trata del más escueto, y pragmático de los cuatro evangelistas.

¿Qué explicaba Jesús?  ¿Cómo se comportaba Jesús? ¿Qué milagros hacia Jesús?,  para conseguir que le siguieran más de 4.000 personas? Personas que seguro habían dejado sus quehaceres diarios, absolutamente fascinados por Jesús, hasta el punto de no llevar consigo lo mínimo para cubrir sus necesidades.

Solo querían verle, oírle,  y si era posible tocarle, absolutamente maravillados  por su persona . ¡Veían o intuían en Él la figura del Señor!

“Entonces ordenó a la multitud que se acomodase en el suelo. Tomando los siete panes, después de dar gracias, los partió y los fue dando a sus discípulos para que los distribuyeran; y los distribuyeron a la muchedumbre”. Lo mismo hizo con los pececillos.

Panes y peces surgían de la nada, y aquellas personas comieron hasta saciarse. Toda la escena indica que  Jesús se compadecía sinceramente por ellos. No sólo les enseñaba, sino que además les alimentaba, porque Jesús no abandona nunca  a los que les siguen.

Siempre buscamos comparar las escenas del evangelio, con escenas parecidas, en la actualidad. Efectivamente si buscamos un colectivo de más de 4.000 personas siguiendo a Jesús, en nuestros días, posiblemente, los encontremos en la   “Jornada Mundial de la Juventud”, donde miles de jóvenes se reúnen con el Papa.

Si observamos bien, también veremos en sus rostros: devoción, fe, ilusión, y quizás  algo de fascinación. No les  falta el pan, pero, si tienen que pasar hambre y frio y permanecer horas bajo la lluvia, también lo hacen. 

Jesús convierte lo poco, en algo mucho mayor, y además lo reparte entre otros. ¿No es eso lo que vemos en la Santa Misa?

__________________________

.

TODO LO HA HECHO BIEN.

viernes, febrero 12th, 2021

Lecturas de la Santa Misa del 12-02-2021

Del Libro del Génesis: 3, 1-8

…La serpiente  replicó a la mujer: “No moriréis. Bien sabe Dios que cuando comáis de él se os abrirán los ojos, y seréis como Dios, en el conocimiento del bien y del mal”.

…Tomó de los frutos y comió; y después le dio a su marido, que estaba con ella, y él también comió. Al momento se les abrieron los ojos a los dos y se dieron cuenta de que estaban desnudos. Entrelazaron unas hojas de higuera y se cubrieron con ellas.

…Oyeron luego los pasos del Señor Dios, que se paseaba por el jardín a la hora de la brisa, y se ocultaron de su vista entre los árboles del jardín.

*

Evangelio de   San Marcos:  7, 31-37.              

…De nuevo, salió de la región de Tiro y vino a través de Sidón hacia el mar de Galilea, cruzando el territorio de la Decápolis.

..Le traen a uno que era sordo y que a duras penas podía hablar y le ruegan que le imponga la mano. Y apartándolo de la muchedumbre, le metió los dedos en las orejas y le tocó con saliva la lengua; y mirando al cielo, suspiró, y le dijo:

—Effetha, que significa: «Ábrete».

…Y se le abrieron los oídos, quedó suelta la atadura de su lengua y empezó a hablar correctamente. Y les ordenó que no se lo dijeran a nadie. Pero cuanto más se lo mandaba, más lo proclamaban; y estaban tan maravillados que decían:

—Todo lo ha hecho bien, hace oír a los sordos y hablar a los mudos.

*

Lo que nos queda:

Después de leer el Génesis, ¡oh sorpresa!, nos encontramos con que la palabra “manzana” no aparece por ningún lado. Lo que Eva sí hizo fue comer del fruto del árbol del “árbol del bien y del mal”, es decir, quiso participar en definir lo que era bueno y lo que era malo.

Eso venía a significar, que  ella podría modificar lo dispuesto por el Señor como bueno o como malo, según su pensamiento o sus deseos.

Eso es, justo el mismo pecado que cometemos los humanos a diario. Definimos como “bueno” lo que nos gusta y nos agrada, y como “malo” lo contrario, sin tener en cuenta lo dispuesto por el Señor, en ese árbol del bien y del mal, que son los Mandamientos de la Ley de Dios.

*

Leyendo el Evangelio:

.- Seguimos con Jesús en tierra de paganos: Tiro, Sidón, y ahora el territorio de la Decápolis.  Después de lo que leímos ayer, Jesús ya es sobradamente conocido en estos lugares.

.- En esta ocasión le traen a uno que era sordo y que a duras penas podía hablar y le ruegan que le imponga la mano en la confiaza de que lo sanaría.

.- Jesús, como siempre busca la discreción. Por algún motivo siempre quiere pasar inadvertido, Siempre ruega a las personas que  cura o que son sujeto de uno de sus milagros, que no lo cuenten, que no lo divulguen. Desea pasar desapercibido-

.- Por eso,  toma a esta persona, y la aparta de la muchedumbre, le mete los dedos en las orejas, y le toca la lengua con saliva. Entonces –como siempre- mira al cielo, suspira y dice: “Effetha”, que significa ábrete.

.- De este modo, allí, en la intimidad, se produce el milagro: aquella persona, puede oír y vuelve a hablar.  Los dos solos son testigos. Después, como es natural, vienen los gritos de alegría, y todos quedan maravillados.

“—Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos”.  (Dicen los que le acompañan).

Tiro, Sidón, y ahora el territorio de la Decápolis, –cuyos habitantes son considerados por “el pueblo de Dios” como paganos–, ahora gozan de la compañía del Señor, de los milagros del Señor, y del Amor del Señor.

_____________________

POSTRADA A SUS PIES

viernes, febrero 12th, 2021

  Lecturas de la Santa Misa de hoy: 11-022-021

Génesis 2, 18-25

…Entonces el Señor Dios hizo caer al hombre en un profundo sueño, y mientras dormía, le sacó una costilla y cerró la carne sobre el lugar vacío. Y de la costilla que le había sacado al hombre, Dios formó una mujer. Se la llevó al hombre y éste exclamó:

“Ésta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne.
Ésta será llamada mujer, porque ha sido formada del hombre”.

Por eso el hombre abandonará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y serán los dos una sola cosa.”

Evangelio:  Mc. 7, 24-30

…Se fue de allí y se marchó hacia la región de Tiro y de Sidón. Entró en una casa y deseaba que nadie lo supiera, pero no pudo permanecer inadvertido. Es más, en cuanto oyó hablar de él una mujer cuya hija tenía un espíritu impuro, entró y se postró a sus pies. La mujer era griega, sirofenicia de origen. Y le rogaba que expulsara de su hija al demonio. Y le dijo:

…—Deja que primero se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perrillos.

…Ella respondió diciendo: —Es verdad, Señor, pero también los perrillos comen debajo de la mesa las migajas de los hijos.

…Y le dijo: —Por esto que has dicho, vete, el demonio ha salido de tu hija. Y al regresar a su casa encontró a la niña echada en la cama y que el demonio había salido.

*

Lo que nos queda:

…Jesús se acerca a Tiro y Sidón.  En aquél lugar, territorio de paganos,  no muy lejano de Galilea, la gente había oído hablar de Jesús y de su poder de obrar milagros.

…Parecía que los galileos, por formar parte del “pueblo de Dios”, del pueblo israelita, tenían los “derechos adquiridos”, para ser objeto de sus milagros, mientras que los sirofenicios, que eran fronterizos con ellos se suponía que no debían participar de ellos.

…Aquella mujer, no entendía de “fronteras”. En primer lugar, ella, tenía el gran deseo de conocer y ver a Jesús; tenia  fe en Jesús.  De alguna forma supo dónde estaba y fue a su encuentro…

…Al verle se arrojó de rodillas a sus pies, y le contó el drama de su vida: su hija estaba poseída por un demonio…

… Fue entonces cuando Jesús le dijo aquello de: “no está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perros”. , haciendo alusión a que los galileos, o los israelitas eran  sus hijos,  y los sirofenicios  posiblemente  no.

… “Es verdad, Señor, pero también los perros comen debajo de la mesa las migajas de los hijos”. Sabias palabras, que venían a recordar,  que aunque a un nivel inferior, ella, ellos, los paganos, también eran hijos de Dios.

…“Por esto que has dicho”, vete; el demonio ha salido de tu hija. Y al regresar a su casa encontró a la niña echada en la cama, y que el demonio había salido.

…Posiblemente habría testigos en aquella escena, y  Jesús sabiendo la respuesta de aquella mujer, quiso enseñar que ante Él, todos eran iguales.

…Desde ese día, en Tiro y Sidón, supieron que ellos también contaban con el inmenso Amor de Jesús y sus milagros.

__________________

NB.  Esta “escena” del Evangelio, y la  del “Rico Epulón y el pobre Lázaro”,  son muy parecidas.  Son escenas, que, como suele decirse,  “hieren la sensibilidad”; pero es que  Jesús, cuando hablaba, usaba en cada momento el tipo de lenguaje más adecuado, aunque fuera hiriente…

A IMÁGEN SUYA LO CREÓ

miércoles, febrero 10th, 2021

Lecturas de la Santa Misa del 9-02-2021

Génesis 1, 20–2, 4

…Dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que domine a los peces del mar, a las aves del cielo, a los animales domésticos y a todo animal que se arrastra sobre la tierra”. Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen suya lo creó; hombre y mujer los creó.

…Y dijo Dios: “Mirad, os entrego todas las hierbas que engendran semilla sobre la faz de la tierra; y todos los árboles frutales que engendran semilla os servirán de alimento; Y a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo, a todos los reptiles de la tierra, a todos los seres que respiran, la hierba verde les servirá de alimento”.

Evangelio según Marcos 7, 1-13

..Viendo que algunos de los discípulos de Jesús comían con las manos impuras, es decir, sin habérselas lavado, los fariseos y los escribas le preguntaron: “¿Por qué tus discípulos comen con manos impuras y no siguen la tradición de nuestros mayores?”

..Jesús les contestó: “¡Qué bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, cuando escribió: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Es inútil el culto que me rinden, porque enseñan doctrinas que no son sino preceptos humanos.  Dejáis  a un lado el mandamiento de Dios, para aferraros a las tradiciones de los hombres”.

*

Lo que nos queda:

Dios, infinitamente Perfecto y Bienaventurado en sí mismo, en un designio de pura bondad ha creado libremente al hombre para que tenga parte en su vida bienaventurada.

El cuerpo de barro de Adán recibe un halo del Espíritu de Dios, y es semejante a Dios. Adán recibe un alma, un espíritu no infinito como el de Dios, pero sí un espíritu imagen de Dios.

El hombre, usando un lenguaje humano,  es creado como un “familiar” de Dios,  alguien que puede verle, alguien que puede dialogar con Él, alguien que puede conocerle, alguien que puede amarle …

Hablamos de la Vida en el Espíritu.  Esta era la situación del hombre en el Paraíso, donde podía ver a Dios, y hablar con Él.

*

Del evangelio, nos queda la enseñanza del conflicto del pueblo judío, que no puede, no quiso y no quiere entender, que los preceptos de “la ley” , –la Ley Mosaica-, son preceptos que se aferran a las tradiciones de los hombres, pero con la venida de Jesús, estos preceptos quedan superados por los mandamientos de la ley de Dios.

En la Alianza Nueva y Eterna, los preceptos humanos de la Ley Mosaica, serán superados por los mandamientos de la Ley de Dios.

NADA ES NUESTRO

lunes, febrero 8th, 2021

Lecturas de la misa del día

Génesis 1.1-19

..En l principio creó Dios el cielo y la tierra

Dijo Dios: “Que exista la luz”, y la luz existió. Vio Dios que la luz era buena, y separó la luz de las tinieblas. Llamó a la luz “día” y a las tinieblas, “noche”. Fue la tarde y la mañana del primer día.

..Dijo Dios: “Verdee la tierra con plantas que den semillas y árboles que den fruto y semilla, según su especie, sobre la tierra”. Y así fue. Brotó de la tierra hierba verde, que producía semilla, según su especie, y árboles que daban fruto y llevaban semilla, según su especie. Y vio Dios que era bueno. Fue la tarde y la mañana del tercer día.

*

Evangelio: Marc 6, 53-56

… acudían a él, a cualquier parte donde sabían que se encontraba, y le  llevaban en camillas a los enfermos.

…  la gente le ponía a sus enfermos en la calle y le rogaba que por lo menos los dejara tocar la punta de su manto; y cuantos lo tocaban, quedaban curados.

*

Comentario:

De la lectura del Génesis, nos quedamos con la certeza de  “un Dios Creador del cielo y la tierra, de todo lo visible e invisible”, y en ese entorno, la creación de la persona humana, hombre y mujer, que adquieren de sus manos toda la Creación en “propiedad”.

“La Tierra es vuestra; cuidad de ella; sometedla, sin abusar de ella; hacedla crecer; protegedla y respetad sus leyes”.  “Somos señores de la Creación, no sus explotadores”. (Son palabras del Papa).

Pero, hay algo que solemos olvidar: La “propiedad”  de la Tierra, otorgada por el Señor a nosotros, es temporal. Es un tiempo de relación íntima con el Señor, que observa lo que hacemos con todo lo que ha puesto a nuestra disposición, para que en sus obras veamos el inmenso Amor que nos profesa.

Desgraciadamente, la Tierra que el Señor puso a nuestra disposición, no es la Tierra, que tenemos hoy. Nuestro orgullo nos hace incluso pensar que nuestras obras, nuestras maravillosas obras, son producto de nuestra inteligencia, y nada tienen que ver con nuestro Creador. Ponemos incluso la Creación en tela de Juicio.

La realidad sin embargo, es que  lejos de Dios no somos nada. Nada es nuestro. No somos dueños de nada. Todas las riquezas del mundo, y todos los maravillosos avances científicos, no sirven de nada. Todo depende de la voluntad de nuestro Creador, que dispone de nuestra vida cuando cree conveniente.

Ocasionalmente, desde antes de los romanos hasta hoy, las epidemias que sufrimos nos avisan de lo frágiles que somos. Son una pequeña cura de humildad que se permite el Señor, para frenar nuestra vanidad, tal y como  está sucediendo en nuestros días.

Nadie puede permanecer en este mundo ni un segundo más de lo que Dios disponga, porque lo normal de un ser creado es que vuelva a su Creador, y eso no tiene una fecha definida.

___________________________

TOMÁNDOLA DE LA MANO LA LEVANTÓ.

domingo, febrero 7th, 2021
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es SANA-SUEGRA-DE-PEDRO.jpg

(Santa misa, domingo, 7 de Febrero.)

1ª lectura  – Job 7, 1-4. 6-7

..La vida del hombre en la tierra es vida de soldado
y sus días, como días de un jornalero.

..La noche se alarga y me canso de dar vueltas
hasta que amanece.

..Recuerda, Señor, que mi vida es un soplo.
Mis ojos no volverán a ver la dicha.

—-

Salmo, 146

..Alabad al Señor, que sana los corazones destrozados.

..Él sana los corazones destrozados,
   venda sus heridas.

..Cuenta el número de las estrellas,
  a cada una la llama por su nombre. 

—-

Segunda Lectura:  Corintios 9, 16-19. 22-23

..¡Ay de mí, si no anuncio el Evangelio!

..Aunque no estoy sujeto a nadie, me he convertido en esclavo de todos, para ganarlos a todos.

..Con los débiles me hice débil, para ganar a los débiles. Me he hecho todo a todos, a fin de ganarlos a todos

Evangelio: Marcos 1, 29-39

..La suegra de Simón estaba en cama, con fiebre, y enseguida le avisaron a Jesús.

..Él se le acercó, y tomándola de la mano, la levantó. En ese momento se le quitó la fiebre y se   puso a servirles.

..Le llevaron a todos los enfermos y poseídos del demonio, y todo el pueblo se apiñó junto a la puerta

..De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, Jesús se levantó, salió y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar.

—-

Lo que nos queda…

..De Job, quizás deberíamos recordar, que la vida en la tierra es vida de soldado, y sus días, dias de jornalero.

..De San Pablo aquello de que: “Con los débiles me hice débil, para ganar a los débiles”

..Del Salmo, el cántico de: “Él sana los corazones destrozados, y  venda sus heridas”. 

..Del evangelio:

Observar detenidamente el comportamiento de Jesús con la suegra de Pedro que estaba en la cama con fiebre… Ahora mismo,  varios millones de seres humanos están  en la cama con fiebre, como la suegra de Pedro.  No sabemos cuentos de ellos están esperando o pidiendo la misericordia de Jesús para que les cure. Lo que sí sabemos es que todos miran al cielo con esperanza.

También nos dice el evangelio que  “todo el pueblo se apiñó junto a la puerta”. Buscaban remedio para sus enfermedades, porque tenían la certeza, de que el sólo contacto con Jesús podía curarlos…

No nos dice San Marcos, porque era muy escueto en sus escritos, si Jesús salió fuera a curarles, pero seguro que lo haría.

Como dice el Santo Padre: Pensad que la mayor parte de la vida pública de Jesús ha pasado en la calle, entre la gente, para predicar el Evangelio, para sanar las heridas físicas y espirituales. (Ángelus 4 de febrero de 2018)

De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, Jesús se levantó, salió y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar…

________________________________

OBEDECED CON DOCILIDAD

sábado, febrero 6th, 2021

(Lecturas de la Santa Misa de hoy: 6-02-2021)

Hb,13, 15-17, 20-21

…“Por medio de Jesús, ofrezcamos continuamente a Dios un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de unos labios que confiesan su nombre”.

…“Obedeced con docilidad a vuestros dirigentes, pues ellos se desvelan por vuestro bien”. 

*

Sal. 22

“Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan”.

“Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida”.

*

Marc. 6,30-34

…“En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado”.

…“El les dijo: “Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco”  Porque eran tantos los que iban y venían, que no les dejaban tiempo ni para comer”.

_________________

Lo que nos queda:

De la carta a los hebreos, impresiona la inteligencia y la cultura de San Pablo. Pocas personas podrían definir mejor los que significa la palabra “oración” : “Por medio de Jesús, ofrezcamos continuamente a Dios un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de unos labios que confiesan su nombre”.

Por otro lado: ¿Realmente, nosotros, obedecemos con docilidad?.  Seguramente no, y sin embargo esa es la definición de humildad. La paz en todos los ámbitos de la vida depende justamente de la humildad derivada de la obediencia. Jesús como Hijo, supo obedecer.

Del Salmo 22, no podemos añadir ni una letra a lo que escribe el salmista. Define perfectamente, lo queremos que suceda el dia que seamos llamados a abandonar este mundo…  

El evangelio nos muestra el día a día, de Jesús y sus discípulos: Ellos contaban, Él escuchaba, y mientras descansaban en un sitio tranquilo. ¡Que maravilla, y que enseñanza!.

Nosotros sólo podemos imitar lo que refiere San Marcos:  Conversemos con Él, que seguro que Él nos escucha,  pero procuremos que su presencia se convierta para nosotros en un  rato de descanso…

_____________________________

EL AMOR ES COSA DE TRES.

miércoles, noviembre 25th, 2020

Todos los cristianos sabemos que Dios es Amor. El primer objeto del Amor del Padre es su Unigénito Hijo. El Padre ama al Hijo, y el Hijo ama al Padre: ambos se aman con amor enteramente divino, espiritual y sustancial. Esa corriente reciproca de amor divino se llama Espíritu Santo, y es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. Todas las misiones o acciones divinas son obra del Espíritu Santo, a través de esa “corriente reciproca de amor divino”.

Recordemos dos acciones divinas del Espíritu Santo:

 “El Señor Dios formo al hombre del polvo de la tierra, insufló en sus narices aliento de vida, y el hombre se convirtió en un ser vivo.” (Gen, 2-7)

Jesús, se presentó en medio de ellos y les dijo: –la paz esté con vosotros–. Como el Padre me envió, así os envió yo. Dicho esto sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo; a quienes perdonéis los pecados les serán perdonados; a quienes se los retengáis, les son retenidos”.

Parece que en algunas ocasiones, la acción del Espíritu Santo la debemos identificar con: insuflar, y soplar, aunque hay otras palabras similares que leemos en el Antiguo y Nuevo Testamento: espiración, aliento, viento, y en hebreo “ruaj” que significa: aliento, viento, o espíritu. 

En cualquier caso esa corriente reciproca de Amor, sea insuflar o soplar o palabras similares, la debemos identificar con una acción que se produce en las vías respiratorias de la persona o Persona y concretamente en la espiración.

*

Respirar significa vivir. Todos los seres vivos basan su vida en la respiración. Básicamente existe una entrada de aire en los pulmones que se llama inspiración y una salida de aire que es la espiración

Ese flujo espiratorio hace que podamos: soplar, insuflar, pero también hablar. Cuando hablamos, nuestras palabras tienen su origen en la espiración.

Esta espiración, es la que permite, soplando o insuflando, y –también hablando–, que el espíritu, el amor, salga al exterior y se comunique con el otro. Si el otro responde igualmente con su amor, se producirá una “corriente reciproca de amor”. 

En el caso de Persona Divinas, ya podemos hablar de “sustancia”, palabra que viene a significar “una realidad que existe por sí misma y es soporte de sus cualidades. Deducimos que ese Amor Reciproco es sustancial, es algo real. Es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad.

*

El amor entre un hombre y una mujer, es un amor accidental, no es divino, no es infinito, ni es perfectísimo. Se  trata de un sentimiento de intensa atracción emocional y en ocasiones sexual hacia una persona con la que se desea compartir una vida en común.

Es un amor cuya meta es la formación de una familia. Pero también en esta corriente de amor mutuo, hay algo sustancial, hay una realidad que existe por sí misma, porque el amor es cosa de tres.

 Se trata de dos personas, que aquí no son divinas; son simplemente  “el” y “ella”, y la “corriente de amor humano” que los une, que es el tercer elemento. Es el “agapé” que leemos en las Sagradas escrituras.

Recordemos las palabras de Jesús:

“Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él y haremos morada en él. Os he hablado de todo esto estando con vosotros, pero, el Espíritu Santo que el Padre enviara en mi nombre, Él os enseñara todo y os recordara todas las cosas que os he dicho,”

Todo esto, significa que la Santísima Trinidad, forma parte de la intimidad de nuestras vidas. “Al ser bautizados, la Santísima Trinidad hace morada en nosotros, y nosotros somos su templo”.

Ya, no solo hablamos del amor mutuo entre dos Persona Divinas, o entre dos personas humanas. Ahora hablamos del Amor entre Dios y sus criaturas humanas, amor que siempre debe ser reciproco. Una corriente de amor reciproco, que la conseguimos, cada vez que oramos, porque  orar es hablar con Dios.

Después de estas consideraciones, lo más hermoso que podemos imaginar es que cuando nosotros respiramos, con nuestra espiración, con nuestro aliento, con nuestras palabras, podemos hablar con Dios, y responder a su Amor, a su Aliento, con nuestro aliento.

_________________________________________

NB. Si quieres leer algo más sobre la Santísima Trinidad, te recomiendo que hagas “clic”, sobre un libreto que encontraras en el lateral de esta página Web. Se llama “La Cascada”.

NADIE VENDRÁ A AVISARTE

viernes, octubre 2nd, 2020

“Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino finísimo, y todos los días celebraba espléndidos banquetes. En cambio, un pobre llamado Lázaro yacía sentado a su puerta, cubierto de llagas, deseando saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían a lamerle las llagas.

” Sucedió, pues, que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abrahán; murió también el rico y fue sepultado”. 

“Estando en los infiernos, en medio de los tormentos, levantando sus ojos vio a lo lejos a Abrahán y a Lázaro en su seno; y gritando, dijo: «Padre Abrahán, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y me refresque la lengua, porque estoy atormentado en estas llamas». 

Contestó Abrahán: «Hijo, acuérdate de que tú recibiste bienes durante tu vida y Lázaro, en cambio, males; ahora aquí él es consolado y tú atormentado. Además de todo esto, entre vosotros y nosotros se interpone un gran abismo, de modo que los que quieren atravesar de aquí hasta vosotros, no pueden; ni tampoco pueden pasar de ahí hasta nosotros». 

Y él dijo: «Te ruego entonces, padre,  que envíes a Lázaro a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les advierta y no vengan también a este lugar de tormentos». 

Pero replicó Abrahán: «Tienen a Moisés y a los Profetas. ¡Que los oigan!» Él dijo: «No, padre Abrahán; pero si alguno de entre los muertos va a ellos, se convertirán». Y le dijo: «Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, tampoco se convencerán aunque uno resucite de entre los muertos».

(El rico Epulón y el pobre Lázaro. Lucas, 16,19-31.)

*

Se trata de una de las parábolas que Jesús explicaba a las personas que le seguían, ávidas de aprender de sus enseñanzas. El relato tiene como protagonistas, a Abrahán, al rico Epulón y al pobre Lázaro.

También les contaba Jesús, que había dos lugares donde van las almas después de la muerte:  El Seno de Abrahán (donde esperaban las almas que habían muerto en la “justicia” de Dios, hasta el día de su Redención por la venida del Mesías) y un segundo lugar al que Jesús llama infierno, situado  bajo el abismo, sin posibilidad de retorno.

Esta parábola de Jesús, no cambia al día de hoy, salvo que como el relato está referido a la época anterior a La Redención, donde leemos Abrahán debemos leer “Jesús”; donde leemos seno de Abrahán debemos leer “Purgatorio o Cielo”,  y finalmente cuando se refiere a “si no escuchan a Moisés y los Profetas”, debemos entender: “la Iglesia de Jesús con todos sus sacramente, y la ayuda constante de Espíritu Santo, sin olvidar la intersección constante de la Santísima Virgen María”.

*

El concepto de muerte es el mismo antes de la Redención y después de la Redención. Como es sabido en la persona humana, existe una vida natural ligada a su cuerpo, y también una vida espiritual ligada a su alma.

En el momento de la muerte, quien muere es el cuerpo– hay una pérdida de la vida natural­–, que queda en la tierra, porque ese es su origen. 

Sin embargo el alma que posee vida espiritual, creada por Dios a su imagen y semejanza, no muere, no puede morir, y vuelve a la presencia de su Creador.

Ese transito, desde nuestro nacimiento hasta la muerte corporal en la tierra, es una historia personal que la escribe cada uno según su estilo de vida: – una vida según la carne dejándose llevar por las pasiones, y la concupiscencia, – o una vida según el Espíritu, donde buscamos a Dios por encima de todas las cosas y procuramos vivir en su cercanía.

Vivimos en el año 2020, rodeados de todo tipo de placeres,  en poder de la concupiscencia, totalmente ajenos a la pobreza que nos rodea. Incompresiblemente nos hemos olvidado de Dios y de su mandamientos, que nos ayudan a mantener una relación, una proximidad, con el Señor.

La presencia de Dios en la tierra es evidente

La  presencia de Dios en el Cielo es evidente

La existencia del Infierno tampoco puedes ignorarla.

También es igualmente cierto que nadie vendrá a advertirte, y que si sigues la senda del rico Epulón, al morir irás al infierno. No necesitas el “aviso” del pobre Lázaro.

¿Cuesta tanto trabajo dedicarle a Dios unos minutos de vez en cuando?

QUISO ESPERAR HASTA EL FINAL.

lunes, junio 22nd, 2020

Cuando en la festividad del Corpus Christi, leemos el evangelio del ciclo A, nos encontramos con el texto de San Juan, 6, 51-58, que dice literalmente así:

“En aquél tiempo , dijo Jesús a los judíos: – “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.”

“Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. “El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él”.

Esta lectura todavía hoy, resulta un tanto “extraña” para mucha gente. Si alguien es curioso y trata de informarse con mas detalle en el mismo evangelio de San Juan, no encontrará en todo el libro una lectura que aclare bien el contenido de las palabras de Jesús.

Cuando San Juan escribe el discurso del pan de Vida, lo hace bastante antes de que se celebre la Santa Cena: El discurso del pan de vida ocupa el capitulo 6, mientras la Santa Cena ocupa el capitulo 13 del libro. Leyendo los capítulos del 7 al 12, podemos calcular, que Jesús no quiso dar una explicación clara a sus discípulos ni al pueblo judío, en bastante tiempo. Quiso  esperar hasta el final; hasta el día antes de morir.

Todo lo que sucedió en aquella Santa Cena, donde Jesús celebraba la Pascua con sus discípulos, no lo escribe San Juan en su Evangelio, sencillamente porque ya  estaba escrito con todo detalle, por San Pablo y los otros evangelistas.

Existe una explicación sencilla: San Pablo es el primero que escribe sobre Jesús, y San Juan es el último.  Cuando Jesús asciende a los Cielos, San Pablo tendría unos 40 años, mientras que San Juan, en aquél entonces  podría tener unos 25-30 años.

San Pablo escribe sus Cartas entre los años 65-75 d.C.  San Juan escribe su Evangelio en el año 90 d.C.- Entre el relato del Pan de Vida y el Relato de la Santa Cena hay 20 años de diferencia.

Leamos a San Pablo en  I Corintios,11,23-26:

“Porque yo recibí del Señor lo que también os transmití: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, toma pan, y dando gracias, lo partió y dijo: “Esto es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en memoria mía”.

Y de la misma manera, después de cenar, tomó el cáliz diciendo: “Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre; cuantas veces lo bebáis hacedlo en memoria mía”.

“Porque cada vez que comeis este pan y bebéis este cáliz, anunciáis la muerte del Señor hasta que venga. Así pues, quien coma el pan o beba el cáliz del Señor indignamente será reo del cuerpo y de la sangre del Señor.”

 La Palabra de Dios hace el milagro.  Simplemente lo dice: Estos trozos de pan, porque lo digo Yo, Jesús, que soy Dios, y bajo la Palabra de Dios, pasan a ser “el Cuerpo de Cristo”. Este cáliz de vino, porque lo digo Yo, Jesús, Hijo de Dios pasa a ser mi Sangre, “la Sangre de Cristo”. Las palabras de Jesús en la Santa Cena, obran el milagro:

.El pan pasa a ser su Cuerpo.

.El vino pasa a ser su Sangre.

Aquello fue un milagro. Sin embargo, este gran milagro de Jesús, fue un  milagro sin fin. Un milagro que no termina. Un milagro que se repite todos los días  una y mil veces. Un milagro que se repite una y cada vez que los hombres  queremos que se celebre. 

Esa noche se instituye el Sacramento de la Eucaristía.

*

Todo queda aclarado: San Juan antes, San Pablo después.

_______________________________________________

EL RUMBO CORRECTO

jueves, junio 4th, 2020

No pocas veces, casi siempre en una situación de soledad, hacemos propósitos de mejorar, de cambiar, de seguir otro rumbo…

¿Cuál es el rumbo correcto?. Quizás el rumbo correcto  de nuestra vida esta ya marcado y escrito: “Debéis ser perfectos como mi Padre Celestial es perfecto”.

Nadie le preguntó a Jesús en qué consistía la perfección porque  Él era la Perfección, pero después de leer el relato de su vida en los Evangelios, se puede hacer una definición aproximada:

“La perfección, la santidad,  consiste en el cumplimiento de nuestros  deberes en la humilde aceptación de la voluntad de Dios y en la unión con Él en el trabajo de cada día. En saber fundir la religión y la vida en una armoniosa unidad, sobretodo  en esas cosas pequeñas y ordinarias que tú conoces…”

___

N.B. La definición de santidad está resumida de Salvador Canals en “Ascética meditada”

________________________________

EL VIENTO SOPLA DONDE QUIERE

martes, junio 2nd, 2020

Un día, el hombre quiso volar como las aves. Otro día el hombre quiso desplazarse sobre las aguas. Muchos años después el hombre descubrió que ello era posible utilizando el viento y unas alas parecidas a las de las aves..

Primero, aprendió a navegar. Para desplazarse sobre el agua, inventó un objeto flotante con una forma parecida a la de los peces. Para ello usó la madera y sobre esta madera  montó un “ala” parecida a la de  las gaviotas. El viento hizo lo demás.

Bastantes siglos después consiguió volar usando un método parecido.

*

Navegar a vela sobre las aguas como deporte, vino mucho después. La persona, en el deporte náutico, queda “unida” al objeto flotante, y la vela, con la fuerza del viento, impulsa a ambos. La inteligencia del hombre “maneja” las tres cosas para conseguir la máxima velocidad de desplazamiento. La persona se mueve, la vela se orienta al viento, y el objeto flotante (barco), pasa a formar parte de la persona misma.

Posiblemente navegar a vela sea el más bello de los deportes y el más complicado. Es necesaria cierta fortaleza física, inteligencia, sensibilidad, y una fuerte dosis de fantasía. Pero sobre todo es imprescindible  un gran conocimiento del viento, que es en definitiva  el  “alma”  de todo en proceso.  Persona, embarcación y vela, quedan inmovilizados sin la presencia del viento.

Ya se lo dijo Jesús a Nicodemo: “El viento sopla donde quiere y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni adónde va”.

Este viento que describe Jesús es el que debemos buscar. Con él  siempre navegaremos  con rumbo seguro.

_____________________________________

EL SEÑOR SIEMPRE PIDE PERMISO (I)

miércoles, abril 1st, 2020

Estamos en la Cuaresma del año 2020.  Sufrimos con paciencia la cuarentena de la pandemia del coronavirus. Son dias para acordarnos del Señor y meditar los episodios de nuestra Redención. Eso es lo pretenden estos tres articulos.

__________________

“El Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, insufló en sus narices aliento de vida y el hombre se convirtió en un ser vivo a imagen y semejanza de Dios”.

El hombre recibió con el aliento de Dios, el Espíritu Dios, la Gracia de Dios. Ese aliento convirtió al hombre en hijo de Dios, en virtud de su Gracia

Eso significa que en la criatura humana en su origen hoy dos vidas: Una vida humana, natural, y una vida sobrenatural y divina.

Vivian junto a Dios y gozaban de la presencia de Dios. La Muerte no existía para ellos, porque la Muerte (el Diablo), estaba en el averno. 

Eran inmortales, y tenían inmunidad al dolor y al sufrimiento. Tenían una gran inteligencia y el don de la ciencia infusa y no conocían la concupiscencia. Al igual que los ángeles disponían del don de la Libertad.   

—”De todos los árboles del Paraíso puedes comer, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comas, porque el día que de él comieres ciertamente morirás”.

El mandato de Dios no fue arbitrario ni superfluo, sino muy conveniente, para que el hombre pudiera ejercitar su libertad, y demostrar su amor a Dios, y merecer el premio eterno.

Adán y Eva al transgredir el mandato de Dios cometieron un pecado grave, de desobediencia,  de soberbia-

*

Adán y Eva desobedecieron a Dios, y su pecado tuvo consecuencias desastrosas: Perdieron su vida sobrenatural y divina. Solo permaneció su vida humana y natural y pasaron a ser esclavos de su carne y esclavos del demonio.

Quedaron sometidos al sufrimiento y a la muerte,  inclinados al mal y al error, afectados por la concupiscencia, y debilitados, desorientados y oscurecidos para acometer el bien.

Viendo que  esas criaturas  fruto del Amor Divino, no eran capaces de retornar a su presencia por si mismas, el Señor decidió una plan de Rescate, un plan de Redención.

Por eso y para eso fue necesario que el Hijo de Dios, viniera a la tierra.

*

Se trataba  de  dar de nuevo al ser humano ese Aliento de Vida que llamamos Gracia; de volver a proporcionarle la Vida sobrenatural y divina que había perdido.

Para ello el Hijo de Dios, apareció entre nosotros convertido en un ser humano, nacido de mujer, con una doble naturaleza: Vida humana natural, y Vida Divina Sobrenatural.

En silencio, y durante años, su vida humana natural le llevo a compartir con nosotros todas nuestra alegrías, hambre, frio, calor y sufrimientos.

Siendo adulto se dedicó a cumplir su plan de Rescate. Tres años de enseñanza, de ejemplos, de milagros, y de recordarnos a Dios nuestro Creador de todos los modos y formas posibles, e imposibles.

*

Finalmente la lucha a muerte contra la Muerte. Su naturaleza humana, débil, fue utilizada por el Diablo, para tentarle, incitándole a evitar tanto martirio, – haciendo uso su naturaleza divina–, y renunciar a la Cruz.

Todos los martirios humanos fueron utilizados por el Diablo, pero aquella batalla la ganó Jesús, siendo simplemente hombre, en nombre de todos los hombres, para todos los hombres.

En la cruz quedo el cadáver de Jesús hombre. El Hijo de Dios, representando a toda la humanidad, no sucumbió a las tentaciones del Diablo, y nos redimió para siempre, porque en aquella cruz quedaron perdonados todos nuestros pecados.

_______________________________________________________

(sigue)

EL SEÑOR SIEMPRE PIDE PERMISO (II)

miércoles, abril 1st, 2020

Durante tres días el cuerpo de Jesús, permaneció en un sepulcro, mientras su Divinidad bajó a los infiernos, al seno de Abrahán, donde durante siglos permanecían esperando las almas de todos los justos fallecidos hasta ese día, para redimirles igualmente.

Tres días después se produce como estaba escrito, la Resurrección, para enseñarnos que después de que se pierde la vida humana y natural, queda la Vida Divina Sobrenatural, que nunca se pierde, porque el Demonio nunca pudo con ella.

*

Jesús resucita, y durante cuarenta días se dedica a aparecerse en diversas ocasiones, Con ello demuestra que su Resurrección es real, y al mismo tiempo nos vuelve a recordar sus enseñanzas y nos da sus últimos consejos.

Jesús resucitó con un Cuerpo Espiritual, y al igual que los ángeles, tomó la forma de hombre, temporalmente.  Jesús Resucitado era una criatura espiritual que podía aparecer y desaparecer con poderes espirituales y divinos.

Sin embargo los “Cuerpos” en los que se presentó a las personas no eran idénticos.  Por eso, incluso sus amigos íntimos solo lo pudieron reconocer por cosas que dijo o hizo.

El apóstol Tomás se dio cuenta de que Jesús había resucitado porque este se le presentó con un Cuerpo que tenía marcas de heridas. Eso fortaleció la fe de Tomás, quien había dudado de que Jesús hubiera vuelto a la vida. Los discípulos de Emaús le reconocieron por el modo de partir el pan…

*

Transcurridos esos cuarenta días los once discípulos marcharon a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Una vez que estaban allí reunidos le hicieron esta pregunta:

–Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el Reino de Israel?

Él les contestó:

– “No es cosa vuestra conocer los tiempos o momentos que el Padre ha fijado con su poder, sino que recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que descenderá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en todo Judea y Samaría y hasta los confines del mundo”.

Y Jesús se acerco a ellos y les dijo :

–”Se me ha dado todo potestad en el cielo y en la tierra. Id, pues y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñadles a guardar todo cuanto os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”.

*

Jesús asciende a los Cielos y los apóstoles regresaron a Jerusalén, y subieron al Cenáculo, donde vivían los demás. Todos ellos perseveraban unánimes en la oración junto con algunas mujeres y con María, la madre de Jesús.

Pasaron cincuenta días hasta que llegó Pentecostés:

“Estaban todos juntos en un mismo lugar y de repente sobrevino del Cielo un ruido como un viento que irrumpe impetuosamente. Entonces se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se dividían y se posaban sobre cada uno de ellos”.

“Quedaron como llenos del Espíritu y comenzaron a hablar  en otras lenguas según el Espíritu les hacia expresarse. La multitud que les rodeaba quedó perpleja porque cada uno les oía hablar en su propia lengua”.

Entonces Pedro, de pie, con los once, alzó la voz para hablarles así:

Lo que está ocurriendo es lo que dijo el profeta Joel: “Sucederá en los últimos días –dice Dios- que derramaré mi Espíritu sobre toda carne”.

Al oír esto, los presentes se dolieron de corazón, y le dijeron a Pedro y los demás apóstoles:

-¿Qué tenemos que hacer hermanos?

Pedro les dijo: “Convertíos, y que cada uno de vosotros se bautice en el nombre de Jesucristo, para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo”.

_______________________________________________________

(sigue)

EL SEÑOR SIEMPRE PIDE PERMISO (III)

miércoles, abril 1st, 2020

La Gracia de Dios, la Gracia Original,  la recibimos al ser creados, mediante el “aliento” de Dios, que nos convirtió en hijos suyos. 

Después, al ser redimidos, al recibir el don del Espíritu Santo, cuando somos bautizados, recibimos la Gracia de Nuestro Señor Jesucristo o Gracia Santificante, que nos convierte de nuevo en hijos de Dios, hermanados con Jesucristo. Esta Gracia sobrevino del Cielo, no como un aliento, sino como un ruido, como un viento que irrumpe impetuosamente.

Con ella recuperamos nuestra Vida Sobrenatural y Divina. Es una “Vida Nueva”, a la que accedemos con el Bautismo, que tiene su base en la “Alianza Nueva y Eterna”, que nos une a Dios, pero también nos obliga a vivir según los preceptos de Dios.

*

En nuestra vida diaria,  aquí en la tierra, a diferencia de nuestra vida inicial en el Paraíso, no somos inmortales, no tenemos inmunidad al dolor y no estamos libres del  sufrimiento.  Además estamos sujetos a la concupiscencia y a la influencia permanente del diablo.

Conservamos nuestra libertad para decidir,  y al igual que en el Paraíso, podemos pecar contra Dios, desobedeciendo sus preceptos.

Consecuentemente podemos perder el don de la Gracia Santificante si usando nuestra libertad accedemos a pecar contra Dios.

Nuestra única defensa contra las tentaciones del Diablo es fortalecer nuestra voluntad de permanecer junto a Jesús. Tener fe en Jesús. Examinar, leer y releer la vida de Jesús durante su estancia en la tierra y procurar seguir su ejemplo.

Al ascender a los Cielos Jesús nos dijo:  “Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” .  Se refería a su Iglesia, que como sabemos es a la vez visible y espiritual, sociedad jerárquica y Cuerpo místico de Cristo. Es una, y está formada por el doble elemento humano y divivno. (CI.779)

Es la asamblea de aquellos a quienes convoca la palabra de Dios para formar el pueblo de Dios, y que alimentados con el Cuerpo de Cristo, se convierten ellos mismos en Cuerpo de Cristo. (CI777)

Pidamos al Espíritu Santo  sus dones , especialmente Fortaleza, Piedad y Temor de Dios que de modo seguro influirán positivamente en nuestra voluntad.

Invoquemos a nuestra Madre, la Santísima Virgen María, en la  seguridad, de que obtendremos y su ayuda y su amparo.

Y no nos olvidemos de la oración, diálogos con Dios, en el silencio del día o de la noche, como hacía Jesús con su Padre.

Y finalmente,  si pecamos no olvidemos que Jesús nos espera, personificado en todos los sacerdotes, que nos administraran el Sacramente del Perdón, y nos devolverán nuestra Gracia Santificante.

*

En nuestra persona, como hemos referido repetidamente, existe una vida natural y una segunda vida sobrenatural. De este modo nuestro modo de vivir y existir, podrá ser de dos maneras:

– La vida según el Espíritu, con arreglo a la cual se busca a Dios por encima de todas las cosas, y se lucha con su Gracia contra las inclinaciones de la concupiscencia.

– La vida según la carne, por la que el hombre de deja llevar por las pasiones. es presa de la concupiscencia y de las tentaciones del demonio.

Tengamos muy en cuenta nuestra vida espiritual, aunque sean unos minutos, todos los días, en medio de este entorno en que vivimos, cada vez mas alejado de Dios.

Pero sobretodo debemos atender la llamada de Dios. El Señor llama a nuestra  puerta de mil maneras, con la esperanza de que se le abramos …pero siempre pide permiso para entrar.

¡Siempre pide permiso!

__________________________________________

RELACIÓN CON DIOS.

viernes, mayo 3rd, 2019

¿Tenemos una relación con Dios”?

Para muchos cristianos la consciencia de una relación con Dios, no ofrece mucha claridad; aunque parezca extraño, todavía imaginan a Dios como como “alguien” espiritual, impersonal, lejano… y por tanto son escépticos a la posibilidad de tener una relación con Él.

Para iluminar un poco esta cuestión es bueno releer los primeros puntos del Compendio del Catecismo. Veamos:

“Dios mismo, al crear al hombre a su propia imagen, inscribió en el corazón de éste el deseo de verlo. Aunque el hombre a menudo ignore tal deseo, Dios no cesa de atraerlo hacia sí, para que viva y encuentre en Él aquella plenitud de verdad y felicidad a la que aspira sin descanso”.  (27-45)

“En consecuencia, el hombre, por naturaleza y vocación, es un ser esencialmente religioso, capaz de entrar en comunión con Dios sencillamente porque tenemos tenemos un deseo irrefrenable de verle. Ese deseo concuerda con el hecho de que Dios no cesa de atraernos hacia Él”.

Con estas premisas, es evidente, que si Dios es nuestro Padre; si su Hijo, es nuestro hermano adoptivo, y además podemos disfrutar de todos los dones del Espíritu Santo, no solo podemos relacionarnos con Dios y tratar con Dios, sino que debemos hacerlo todos los días.

El medio es la oración personal con Dios, hablando directamente con Él, como si lo tuviéramos en nuestra presencia –aunque no sea visible a nuestros ojos–, en cualquier lugar, en el silencio de nuestro hogar, o delante del Sagrario, pero especialmente después de comulgar.

Recordemos:

Aunque el hombre a menudo ignore tal deseo, Dios no cesa de atraerlo hacia sí, para que viva y encuentre en Él aquella plenitud de verdad y felicidad a la que aspira sin descanso”.

Tengamos una relación con Dios, del mismo modo que tenemos una reacción con nuestros padres, familiares o amigos.

Simplemente confíemos en Él. No tengamos miedo. Es como si de la tierra al Cielo existiese una “escalera”.. Cada día que pasemos en ese contacto, en esa relación con Él, iremos “subiendo escalones”. y un día cuando El quiera, podremos ver su rostro.

Nuestra relación con Él será de otro tipo. Pasaremos a gozar de su Eterna Bienaventuranza.

______________

COMO LOS PÁJAROS…

viernes, mayo 3rd, 2019

 

“Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos.” (King, Martin Luther).

Y es que, los humanos desde nuestro origen, caminamos en “grupos”,  unidos por nuestros sentimientos y nuestras ilusiones. Nuestro camino debería  tener un meta definida, común para todos, – de hecho la hay­–, pero curiosamente no todos los “grupos” la saben encontrar.  Inexplicablemente algunos caminan en sentido contrario…

En esos grupos siempre hay un jefe y unos discípulos que le siguen, porque se da por hecho que el que ejerce de jefe sabe mas que ellos, y ellos pueden aprender de él. Esta tendencia del ser humano a agruparse alrededor del que posee  mas sabiduría, justifica esta formación de “grupos”. Basta observar el sabio vuelo de los pájaros.

Vivir como hermanos…  Realmente vivimos hermanados en el “grupo” que hemos querido elegir influenciados por nuestros padres y por el ambiente y las enseñanzas de nuestro colegio o de nuestra universidad o de los amigos que nos rodean.

De este modo cada persona, hombre o mujer, actúa en la vida según unos principios que le dictan su conciencia y las enseñanzas de su entorno. Todos los seres humanos nacen con la ley moral natural, que llevan escrita en su corazón. Es decir tienen un conocimiento exacto del bien y del mal, y además la potestad, la libertad absoluta de decidir entre uno u otro.

El gran interrogante es : ¿Qué es bueno?  o  ¿Qué es malo?

La respuesta es sencilla: Es bueno lo que hace el Jefe del gran grupo de los buenos. Es malo lo que hace el Jefe que guía el gran grupo de los malos.

Los cristianos conocemos al Jefe Supremo, Creador de todo lo visible e invisible. Todo el mundo admite que Él es el camino recto hacia la Bondad Infinita.

Si nos apuntamos en su “grupo”  –lo podemos ver analizando el transcurso de los siglos– estaremos en el “grupo” de los buenos. Estaremos hermanados con el Hijo de Dios, y junto a Él, alcanzaremos la meta correcta porque Él lo sabe todo, de todos…

_____________________________________________________

 

UN NUEVO LIBRO

lunes, junio 18th, 2018

En el margen derecho de esta pagina Web, si os desplazáis hacia abajo, podéis acceder a través del icono correspondiente, a la lectura directa de varios libros: (también podéis hacer una descarga en formato pdf.)

La historia de Ernesto

Al atardecer de la vida

Fue un día antes

Querido Ernesto

Nos examinarán del amor

La Cascada

 

Desde hoy tendréis también :

Algo brilla en nuestro entorno”.

Es algo muy esquemático, en  lo que he estado trabajando en los últimos meses. Creo que os gustará.

Por eso, y para eso…

viernes, diciembre 23rd, 2016

1

POR ESO, Y PARA ESO…

Estamos en Navidad. Seguramente no somos conscientes de la inmensidad y la grandeza de lo acontecido en Belén hace 2.013 años. El Hijo de Dios humanizado en un niño viene a la tierra. Pero…

¿Por qué viene? ¿Para qué viene?

Recordemos el Génesis: Dios al crear al hombre lo hace partícipe de su Espíritu. Adán recibe un espíritu, imagen del de Dios; es creado como un “familiar” de Dios, que puede dialogar con Él, que puede verle. Hablamos de Vida en el Espíritu. Decimos que esta era una situación de “santidad y justicia original”.

Sin embargo al igual que los ángeles, el hombre disponía del don de la libertad…

Adán y Eva divinizados por la gracia, quisieron ser como Dios, quisieron ser más que Dios, y desobedecieron a Dios.

La esencia del pecado original consiste formalmente en la privación de la gracia original y de la posibilidad de la visión beatifica de Dios. Adán y Eva quedan sometidos al sufrimiento y a la muerte, y pierden la armonía interior entre ellos y con el mundo. Aparece la “Vida según la Carne” como dice San Pablo.

Evidentemente- como pudo demostrarse durante siglos- el hombre no podía recuperar por sí mismo aquella gracia y santidad perdidas, y además tampoco podía cumplir debidamente el orden moral natural. Faltaba la posibilidad de participar de la Vida Divina; faltaba la posibilidad de obtener de nuevo la Gracia de Dios.

Por eso y para eso fue necesario que el Hijo de Dios, viniera a la tierra.

Todo se inició en Belén, por la noche; pero ese día al amanecer, y sin que nos diéramos cuenta, el rostro de Cristo, el rostro de Dios, empezó a dibujarse en el horizonte de la tierra. Empezaba una nueva vida. Empezaba la Vida Nueva.

_______________
¡FELIZ NAVIDAD! y muchas gracias por vuestro cariño y afecto.

SUCEDIÓ EN PLOCK (POLONIA) – (I)

sábado, julio 9th, 2016

Esta maravillosa historia se escribe en un lugar situado entre el centro y sur de Polonia, el sur de Lituania y el oeste de Bielorrusia, en l931. Estos lugares enmarcan la vida de santa Sor Faustina Kowalska, de la Congregación de la Madre de Dios de la Misericordia.

Sor Faustina había nacido un 25 de agosto de 1905, en la aldea de Głogowiec, en Lodz, Polonia. Desde los siete años sintió en su alma la llamada de servir a Dios, pero los padres no le daban permiso para entrar en el convento.

Sin embargo, apresurada por la visión de Cristo Sufriente, en julio de 1924 salió para Varsovia para buscar lugar en un convento. Tuvo que trabajar de sirvienta un año más para poder aportar una pequeña dote. El 1 de agosto de 1925 ingresó en la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia en Varsovia.

El 22 de Febrero de 1931, mientras se encontraba en el convento de Plock, cerca de Varsovia, el Señor Jesús quiso premiar a esta monjita – todavía novicia- por su dedicación, entrega, tormentos y sacrificios, con una visión directa de su rostro y de su imagen.

Ella lo cuenta en su diario de la siguiente forma:

“Al anochecer, estando en mi celda,  vi al Señor Jesús vestido con una túnica blanca. Tenía una mano levantada para bendecir y con la otra tocaba la túnica sobre el pecho. De la abertura de la túnica en el pecho, salían dos grandes rayos: uno rojo y otro pálido(…). Después de un momento, Jesús me dijo: Pinta una imagen según el modelo que ves, y firma: Jesús, en Ti confío. Deseo que esta imagen sea venerada primero en su capilla y luego en el mundo entero” (Diario 47).

Después de pedirle que pintara su imagen, Jesús le dijo:

“Prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá. También prometo, ya aquí en la tierra, la victoria sobre los enemigos y, sobre todo, a la hora de la muerte. Yo mismo la defenderé como mi gloria”.

Otro día, estando Santa Faustina en oración, Cristo le dijo:

“Los dos rayos significan la Sangre y el Agua. El rayo pálido simboliza el Agua que justifica a las almas. El rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas”. “Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de mi misericordia cuando mi Corazón agonizante fue abierto en la cruz por la lanza. Estos rayos protegen a las almas de la indignación de mi Padre. Bienaventurado quien viva a la sombra de ellos, porque no le alcanzará la justa mano de Dios”.

Santa Faustina contaba todo esto a su confesor, el Beato P. Miguel Sopocko, quien designó al pintor Eugenio Kazimirowski para que realizara la imagen según las indicaciones de la santa.

“Una vez, cuando estaba en el taller de aquel pintor que pintaba esa imagen, vi que no era tan bella como es Jesús. Me afligí mucho por eso, sin embargo lo oculté profundamente en mi corazón”, escribió Santa Faustina en su diario.

“Fui a la capilla y lloré muchísimo. ¿Quién te pintará tan bello como Tú eres? Como respuesta oí estas palabras: ‘No en la belleza del color, ni en la del pincel, está la grandeza de esta imagen, sino en Mi gracia’”.

*

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es plock-1.jpg

Plock es una preciosa ciudad turística, catedral incluida, a orillas del rio Vístula con unos 150.000 habitantes . Fue la primera capital de Polonia por el siglo XI. Está situada no muy lejos de Varsovia.

Allí en un pequeño convento, hace ahora 85 años el Señor Jesús –como ella le llama– quiso mostrarnos su rostro tal cual es, y se valió de los ojos de una monjita novicia, que le había entregado su vida, para reflejarlo en un cuadro, cuadro que sería pintado en base a los datos que ella iba dando…

En noviembre de 1932, sor Faustina fue traslada a Cracovia y allí el 1 de Mayo de 1933, hizo los votos perpetuos. Entonces fue traslada a Vilna, en Lituania, muy cerca de la frontera con Polonia.

Sólo en enero de 1934, tres años después de recibir el encargo de pintar el cuadro, Sor Faustina pudo cumplir con el deseo del Señor. Estando en la ciudad de Vilna y gracias a la ayuda de su confesor, el Padre Sopócko, toma contacto con el artista Eugenio Kazimirowski quien pintó el cuadro según las indicaciones de Faustina.

Este cuadro fue expuesto por primera vez en Vilna durante el triduo antes del término de la Festividad del Jubileo de la Salvación del Mundo, los días 26, 27 y 28 de Abril de 1935 en el Templo de Ostra Brama. 

Providencialmente, dicha festividad tuvo lugar en el primer domingo después de la Semana de Resurrección, día en que se celebra la Fiesta de la Misericordia. Durante los festejos Santa Faustina “vio” cuántos fieles recibían las gracias:

 “Al anochecer, estando en mi celda, Pedí a Dios la Misericordia para las almas pecadoras. Cuando terminó el oficio y el sacerdote tomó el Santísimo Sacramento para impartir la bendición, súbitamente vi al Señor Jesús con el mismo aspecto que tiene en esta imagen. El Señor impartió la bendición y los rayos se extendieron sobre todo el mundo (…) .Oí la voz:

“Esta Fiesta ha salido de las entrañas de Mi misericordia y está confirmada en el abismo de Mis gracias. Toda alma que cree y tiene confianza en Mi Misericordia, la obtendrá”.

Cuadro de Eugenio Kazimirowski
3

El 4 de abril de 1937, este cuadro, – identificado como Imagen de la Misericordia– quedó colocado en la Iglesia de San Miguel en Vilna. Posteriormente, se hicieron otros cuadros, copia del original.

Al día de hoy, la imágen de Jesús, plasmada en el cuadro pintado según los datos de santa Faustina, puede contemplarse en casi todas las iglesias del mundo.

_____

NB Desde el 26 hasta el 31 de Julio de este año 2016, Año de la Misericordia, tendrá lugar la XXXI edición de la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia (Polonia) muy cerca de donde se encuentran los restos mortales de santa María Faustina Kowalska.

SUCEDIÓ EN PLOCK (POLONIA) – (II)

sábado, julio 9th, 2016

¿Qué sucedió con este primer cuadro del artista Eugenio Kazimirowski situado en Vilna (Lituania) el 4 de abril de 1937?

La Segunda Guerra Mundial se inicia el 1 de Septiembre de 1939, con la invasión alemana de Polonia, y termina con la rendición incondicional alemana en Berlín el 8 de Mayo de 1945. En Polonia se crea La República Popular de Polonia, estado socialista aliado con Unión Soviética.

En 1948 cuando el gobierno comunista cerró la iglesia de San Miguel, el cuadro –sin el marco– fue comprado en secreto por el empleado lituano que liquidaba las pertenencias del templo.

La transacción fue realizada por dos mujeres (una polaca y una lituana) que eran conscientes del peligro que corrían en caso de que se enterasen las autoridades soviéticas. Las mujeres trasladaron la imagen enrollada a un desván, donde iba a permanecer hasta que pasase el peligro. 

En 1949, un amigo del padre Sopocko, el padre Jósef Grasewicz, lo llevó a la parroquia de Nowa Ruda, en Bielorrusia. Aquí, a pesar de los muchos cambios en la administración de la iglesia, el cuadro permaneció durante 40 años.

En 1970 las autoridades locales comunistas de Nowa Ruda decidieron convertir la iglesia en un almacén. El cuadro colgado en la parte superior del templo, quedó en el mismo lugar.

El padre Sopocko, que entonces estaba en Polonia, que no tenía posibilidad ninguna de volver a Vilna, pero que no dejaba preocuparse por el destino del cuadro, pidió al p. Grasewicz que trasladara el cuadro a algún otro sitio seguro.

En secreto mandó una petición formal de colgar el cuadro en la iglesia de la Puerta del Amanecer de Vilna, donde había sido expuesto por primera vez para la adoración pública. 

La transacción fue realizada –otra vez– por dos mujeres (una polaca y una lituana) que eran totalmente conscientes del peligro que corrían en caso de que se enterasen las autoridades soviéticas.

Para no provocar una situación peligrosa, en una noche de noviembre de 1986, sin que se enterasen los habitantes de Nowa Ruda (que durante muchos años se reunían en la iglesia abandonada para rezar), el cuadro original fue sustituido por una copia preparada anteriormente.

Con la ayuda de las hermanas de la Madre Misericordiosa (de la Puerta del Amanecer) que conocían el secreto, el lienzo fue quitado del bastidor, enrollado y esa misma noche llevado a Grodno, y después a la Iglesia de Espíritu Santo de Vilna.

 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es vilna.jpg

 

Antes de colocar la imagen en el altar, por orden del p. Kaszkiewicz el cuadro dañado fue repintado. El resultado del aspecto de la cara del Señor Jesús cambió notablemente, lo que deformó el mensaje visual de la imagen.

Al cuadro se añadió una frase en rojo: “Jesús en Ti confío”. Además, para ajustar el cuadro al hueco en el altar, se dobló la parte inferior del lienzo, y a la parte superior se agregó una parte adicional de forma oval.

Estos cambios no estaban de acuerdo con la composición artística del cuadro realizada en 1934 por E. Kazimirowski en cooperación con sor Faustina y padre Sopocko. Fue una intromisión brutal que notablemente redujo el valor original de la obra.

2
CUADRO DE KAZIMIROWSKI RESTAURADO

Gracias a la iniciativa y las gestiones de las hermanas, en abril de 2003 el cuadro fue sometido a una restauración profunda, lo cual tuvo lugar en la capilla del convento de las hermanas en Vilna.

Se eliminaron del cuadro todas las repinturas, las manchas creadas por la humedad y las sustancias químicas, y se repararon todos los deterioros. Como consecuencia de la restauración el cuadro recuperó su aspecto original.

Este cuadro renovado en el año 2003, con el marco nuevo del texto: Jesús en Ti confío, permaneció en la Iglesia de Espíritu Santo hasta septiembre de 2005.

Por iniciativa de los organizadores y miembros de la fundación de la conservación del cuadro, la Fundación de los Apóstoles de Jesús Misericordioso de Lódz, en marzo de 2004, en la Iglesia de Espíritu Santo de Vilna, fue realizada una sesión fotográfica profesional, para documentar el cuadro.

Desde entonces, de las diapositivas de 20 cm se hacen fotocopias de la primera imagen de Jesús Misericordioso. Las copias son distribuidas y facilitadas para la evangelización.

A pesar de la meticulosa conservación , por diversas circunstancias, el estado del cuadro empeoró. Se acordó entonces que el cuadro debía ser expuesto en condiciones especiales, de acuerdo con las indicaciones del restaurador.

El 3 de agosto de 2009, fecha de la última inspección periódica en el Santuario de la Misericordia Divina de Vilna, la conservadora Edyta Hankowska-Czerwiska, informó que su estado era correcto.

___________________________________________________

SUCEDIÓ EN PLOCK (POLONIA) – (III)

sábado, julio 9th, 2016

Hasta aquí hemos hablado, exclusivamente del cuadro original, que permanece en Vilna (Lituania).

Sin embargo:

Sabemos que se pintaron tres imágenes significativas para propagar la devoción de la Divina Misericordia. La primera es la que se hizo según indicaciones de Santa Faustina y por la mano de Eugenio Kazimirowski,

El segundo cuadro fue hecho por encargo de la Congregación de la Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia en 1942 y por el artista Estanislao Batowski, pero, durante la insurrección de Varsovia, la capilla y la imagen fueron consumidas por el fuego. Luego se le encomendó al artista pintar otra para la Capilla de la Divina Misericordia en Cracovia.

Por ese entonces el pintor Adolfo Hyla llegó a la casa cracoviana de la Congregación con la propuesta de pintar un cuadro como voto por haberse salvado en la guerra. Le dieron una estampa de la Divina Misericordia y las descripciones de Santa Faustina

La oferta fue aceptada y, en otoño de 1943, el cuadro fue terminado y llevado a la Congregación de la Madre de la Misericordia en Cracovia. El cuadro está colocado junto a los restos mortales de Santa Faustina fallecida el 5 de Octubre de 1938.

Con esta imagen su cumplieron las palabras de Jesús, cuando dijo: Deseo que esta imagen sea venerada primero en su capilla y luego en el mundo entero(Diario 47), aunque éste no era el primero cuadro pintado bajo la supervisión de Sor Faustina, ni la primera imagen de Jesús Misericordioso que decora alguna de las capillas de la Congregación.

Sin embargo es esta imagen, la de Adolfo Hyla, la más venerada por los fieles. Es famosa por las numerosas gracias que se reciben, y cuyas copias y reproducciones se pueden encontrar en todas partes de los cinco continentes del Mundo.

*

Ignoro el número de veces que se han producido apariciones de Jesús después de permanecer con nosotros durante treinta y tres años. La Tradición y sobre todo el testimonio de las personas que convivieron con Él nos han dejado millones de dibujos, pinturas, descripciones, etc. etc.

Sin embargo el testimonio de Santa Faustina, y el contenido de su Diario, reclaman de nosotros una atención especial, por su indudable veracidad y sobre todo por el contenido del mensaje que Jesús nos envía:

“Esta Fiesta ha salido de las entrañas de Mi misericordia y está confirmada en el abismo de Mis gracias. Toda alma que cree y tiene confianza en Mi Misericordia, la obtendrá ( Fiesta de la Misericordia en Vilna (28-04-1935))

Y también por Su Encargo:

, Jesús me dijo: Pinta una imagen según el modelo que ves, y firma: Jesús, en Ti confío. Deseo que esta imagen sea venerada primero en su capilla y luego en el mundo entero”  Aparición de Klopz el 22-02-31
1

CUADRO DE ADOLFO HYLA

Sor Faustina falleció el 5 de octubre de 1938 en el convento de Cracovia-Łagiewniki, con apenas 33 años. El 18 de abril de 1993, el Santo Padre Juan Pablo II elevó a Sor Faustina a la gloria de los altares y el 30 de abril de 2000 la canonizó.

De su carisma y su experiencia mística nació el Movimiento Apostólico de la Divina Misericordia que continua su misión, proclamando al mundo el mensaje de la Misericordia a través del testimonio de vida, la obra, la palabra y la oración

UN SACERDOTE ESPAÑOL

sábado, junio 25th, 2016

Hoy os traigo a vuestra consideración dos pasajes bíblicos:

– En el Antiguo Testamento, en el Levítico, el Señor Dios Padre, una vez alcanzada la tierra prometida, dice a su pueblo: “Porque yo soy el Señor, el que os sacó de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios. Habéis de ser santos, porque yo soy santo” (Lv 11,44).

– En el Nuevo Testamento en Mat.5.48, es Jesús quien nos lo vuelve a repetir: “Vosotros sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto”.

El Señor que nos creó santos, quiere, ha querido siempre que seamos santos. Nos quiere unidos a Él. La Santidad es justamente eso. El Señor quiere que le busquemos, que procuremos estar unidos a Él, que deseemos estar unidos a Él, y que ese deseo sea la meta de nuestra vida.

¿Cómo ser santo? ¿Cómo ser perfecto?
¿Cómo encontrar al Señor? ¿Cuál es el camino?

“Yo soy el Camino, la Verdad, y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí”. nos dice Jesús. Se trata entonces de seguir las huellas de Cristo. Se trata de seguir el mismo camino de Cristo…

*

Cuando el Señor nos pide que seamos santos, lo está pidiendo a todos, porque todos somos sus hijos.

El derecho a la santidad es universal. Era universal para los primeros cristianos, era universal en la Edad Media y es universal en la actualidad.

Sin embargo, el paso de los siglos deformó este concepto y lentamente se desarrolló la idea de asociar la santidad con algo reservado a personas excepcionales — por lo general religiosos— o en circunstancias especiales, por ejemplo, sufriendo martirio.

El seglar poco menos que perdía el derecho a la santidad. ¿Se habían olvidado con el paso de los años las palabras del Señor: “Habéis de ser santos porque yo soy santo”?

Un sacerdote español, hoy canonizado, —San Josemaría Escrivá de Balaguer— por inspiración divina, recupera el mensaje. Observa que durante siglos el concepto de santidad, había quedado deformado y relegado a unos pocos…,y funda el Opus Dei el 2 de octubre de 1928, como un camino de santificación dirigido a toda clase de personas en el trabajo profesional y en el cumplimiento de los deberes ordinarios del cristiano.

La llamada universal a la santidad, se extiende. Muchos cristianos “descubren”, que ser santo es justo lo que Dios quiere de nosotros.

El concepto de santidad es revisado en el Concilio Vaticano II, (Lumen Gentium), que proclama: “Todos en la Iglesia, ya pertenezcan a la jerarquía, ya pertenezcan a la grey, son llamados la santidad”.

Los primeros cristianos, no necesitaron que nadie les dijese estas cosas. Primero porque todos eran “iguales”, y segundo porque Jesús les había repetido de viva voz las palabras de su Padre a sus antepasados: “Habéis de ser santos, porque yo soy santo”

San Josemaría Escrivá, murió el 26 de Junio de 1975.
Mañana se cumplen 41 años de su muerte.
Su mensaje sigue más vivo que nunca.

______________________

MI ABUELA

lunes, mayo 23rd, 2016

 

Hace unos días, un buen amigo,  me contaba lo siguiente:

– Sucedió cuando yo tenía unos diez años. Mi madre había muerto muy joven y tanto mi hermano como yo quedamos al cuidado de nuestra abuela. Ella fue nuestro apoyo hasta la pubertad. De ella recibimos todo el amor y ternura que nos hubiera dado nuestra madre, y también algunas lecciones inolvidables.

Recuerdo que un día hice algo imperdonable, tan imperdonable que noté que a ella le había afectado bastante. No sabía qué hacer. Era consciente de mi culpa, y no sabía cómo arreglarlo. No esperaba un castigo porque ella no sabía castigar…

Pasaron dos o tres días. Mi sensación de culpa era mucho peor que si me hubiera castigado. Yo le daba vueltas y más vueltas a lo ocurrido, pero cada vez estaba más intranquilo. Ella naturalmente, se daba cuenta de mi “desconcierto”.

Yo, entonces, era bastante niño, y a esa edad no “sabía” pedir perdón, pero “quería” pedir perdón. Todo terminó cuando ella me llamó, me miró a los ojos, me dio un abrazo, y me dijo:

– “No quiero verte triste, procura que no suceda otra vez”.

De esta forma, se marcharon todas aquellas “sensaciones” que tanto me agobiaban; se terminó el “castigo”, y recobré la alegría y la tranquilidad.

– Y, ¿volviste a hacer “alguna” de las tuyas?

– Ciertamente sí, pero procuraba evitarlo.

*

Si trasladamos el relato a nuestra edad actual, llegaremos a una conclusión maravillosa: El Señor, nunca castiga. Cuando le ofendemos se produce ese desequilibrio interior que tanto nos altera, pero en realidad es un “castigo” que no viene de Él, sino que viene de nosotros mismos, que por nuestra ofensa perdemos el don más preciado de nuestra Vida espiritual…

Afortunadamente todo se arregla pidiendo perdón.

Por eso la Iglesia ha dispuesto un Sacramento para ello. El sacerdote, que representa a Jesús, nos espera para escuchar nuestro arrepentimiento, concerdernos Su perdón y devolvernos el don de esa Gracia Santificante que habíamos perdido…

Como la abuela de Ernesto, Jesús, después de perdonarte, también te podría decir:

–”No quiero verte triste, procura que no suceda otra vez.

_______________________________________

UN TIEMPO ABIERTO

domingo, abril 10th, 2016

 

 

El apóstol San Juan escribe en su Evangelio (juan, 3,16-21):

“… y éste es el juicio: que la luz ha venido al mundo, y los hombres han amado más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

… porque todo el que obra mal, odia la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprobadas.

… al contrario, el que pone en práctica la verdad, viene a la luz, para que se vea que sus obras están hechas en Dios”.

Evidentemente, se trata de aceptar la Luz, acercarnos a esa Luz, permanecer junto a esa Luz, dejarnos guiar por esa Luz, y actuar de “reflectores” de esa Luz.

*

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es imujer-con-hombre-enfermo-2.jpg

Ella, Juanita, desde niña, no tuvo ningún problema en conocer y permanecer cerca de esa Luz. Fue bautizada, confirmada, y recibió la primera comunión. Actualmente, como dice San Juan, vive en la Luz, y viene a la Luz, para que se vea que sus obras están hechas en Dios.

Él, ¬Jaime, desde niño, fue rebelde. Como su esposa fue bautizado y recibió todos los sacramentos. Sin embargo, su rebeldía le llevó a obrar mal. Pronto vinieron malas compañías; lentamente fue apartándose de la Luz y acercándose a las tinieblas, –sentía que amaba las tinieblas más que la Luz–, y finalmente terminó separándose de la Luz y odiando la Luz… para que sus obras no fueran reprobadas.

Afortunadamente Jaime tuvo suerte: el Señor tuvo misericordia de él. Le concedió dentro del “tiempo abierto” de su vida, una larga enfermedad antes de morir.

En este tiempo –lejos de su entorno habitual–, y con Juanita junto a él mañana tarde y noche, pudo ver de nuevo “la Luz” reflejada en el rostro de su mujer… y terminó aceptando la proximidad del Señor.

¡Cuántas personas vuelven a ver el rostro del Hijo de Dios a través del rostro de un ser querido, que actúa como “reflector” de esa Luz divina!

______________________________________________________________

EL ROSTRO HUMANO DE LA MISERICORDIA (I)

martes, diciembre 15th, 2015

 

“No tienen necesidad de médico los sanos sino los enfermos. Id y aprended qué sentido tiene misericordia quiero y no sacrificio”. Decía Jesús a los fariseos. (Mat 9, 12-13).

En base a ser portador y administrador de esa Misericordia Divina, el Santo Padre, el 11 de Mayo de 2015, en una homilía –que posiblemente será histórica– presentó “La bula del Año de la Misericordia”, un Año Santo de Jubileo de la Misericordia, que dará comienzo el 8 de Diciembre de 2015 y terminará el 20 de Noviembre de 2016.

“¿Por qué hoy un Jubileo de la Misericordia? Simplemente porque la Iglesia, en este momento de grandes cambios históricos, está llamada a ofrecer con mayor intensidad los signos de la presencia y de la cercanía de Dios”.

La singularidad es, que ésta Misericordia, durante éste año, incluye el perdón de todos los pecados, incluidos los pecados que comportan excomunión. Entre estos pecados encontramos por ejemplo la profanación de las especies eucarísticas y el pecado de aborto.

De este modo, desde ahora y durante todo el Año de la Misericordia, cualquier sacerdote autorizado, en cualquier lugar del mundo, sin permiso previo de su obispo, podrá perdonar todos los pecados, incluidos los que comportan excomunión y entre ellos el pecado del aborto.

Termina diciendo el Papa: «El perdón de Dios no se puede negar a nadie.

*

INICIO: Catedral de Bangui.

La República Centroafricana se sumió en el caos en 2013 cuando rebeldes musulmanes derrocaron al presidente cristiano e instalaron un régimen brutal que cometió atrocidades contra los cristianos. Cuando el líder rebelde dejó el poder al año siguiente, se desencadenó una venganza no menos brutal contra los musulmanes.

Y, cuando casi todo el mundo le decía que era una locura visitar el Estado fallido de Centroáfrica, el Santo Padre se empeñó en llevar consuelo a los suyos.

Y allí estuvo; sin chaleco antibalas, a pecho descubierto, con papamóvil igualmente descubierto, con la única fuerza del Evangelio y el único escudo del amor de todos los pobres del mundo. Allí estuvo, donde los poderosos del mundo ni se atreven a pisar.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es abre-catadral-de-bamgui.jpg

Con ellos y para ellos abrió la puerta santa en la catedral de Bangui. Para simbolizar, en primer lugar, que la Iglesia no puede estar con las puertas cerradas. No puede ser aduana, sino hospital de campaña. Una Iglesia de puertas y ventanas abiertas siempre y para todos.

También visitó el palacio presidencial y la mezquita de PK5 abarrotada de prisioneros. Francisco se quitó los zapatos, inclinó la cabeza y guardó silencio en el mihrab, la zona de la mezquita que mira en dirección de la ciudad sagrada musulmana de La Meca.

Y finalmente estuvo en el estadio, en medio de la multitud, donde entre otras cosas dijo:

“Bangui se convierte hoy en la capital espiritual del mundo. El Año Santo de la Misericordia llega anticipadamente a esta tierra. Una tierra que sufre desde hace años la guerra, el odio, la incomprensión, la falta de paz.

Lanzo un llamamiento a todos los que empuñan injustamente las armas de este mundo: Depongan estos instrumentos de muerte; ármense más bien con la justicia, el amor y la misericordia, garantías de auténtica paz.

*
Es su estilo. Unos días después, el día de la Inmaculada Concepción, en la Ciudad del Vaticano, vendrá la ceremonia solemne, pero ahora él quiere ponerle “uniforme” a la Misericordia, en el centro de África, en el centro de la miseria y del hambre, allí donde no existe la paz, y la muerte aparece a veces solo por ser cristiano, y donde no se garantiza la seguridad de nadie, incluida la del Papa…

Sabemos que el rostro divino de la Misericordia es el rostro de Jesucristo, pero cuando el lunes 30 de Noviembre de 2015, el Santo Padre abandonó Bangui, la Misericordia ya tenía rostro humano.

Era el rostro sonriente de un hombre mayor, vestido con una túnica blanca, y un gorrito también blanco, redondo, un solideo, en la cabeza…

___________________________________________

EL ROSTRO HUMANO DE LA MISERICORDIA (II)

martes, diciembre 15th, 2015

 

 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es apertura-puerta-santa-vaticano.jpg

 

CIUDAD DEL VATICANO. Fiesta de la Inmaculada. Apertura de la Puerta Santa.

“Este Año Extraordinario es también un don de gracia. Entrar por la puerta significa descubrir la profundidad de la misericordia del Padre que acoge a todos y sale personalmente al encuentro de cada uno. Es Él el que nos busca. Es Él el que sale a nuestro encuentro. Será un año para crecer en la convicción de la misericordia”.

¡Cuánto se ofende a Dios y a su gracia cuando se afirma, sobre todo, que los pecados son castigados por su juicio, en vez de destacar que son perdonados por su misericordia! Debemos anteponer la misericordia al juicio y, en cualquier caso, el juicio de Dios tendrá lugar siempre a la luz de su misericordia.

Que el atravesar la Puerta Santa, por lo tanto, haga que nos sintamos partícipes de este misterio de amor. Abandonemos toda forma de miedo y temor, porque no es propio de quien es amado; vivamos, más bien, la alegría del encuentro con la gracia que lo transforma todo.

Hoy, aquí en Roma y en todas las diócesis del mundo, cruzando la Puerta Santa, queremos recordar también otra puerta que los Padres del Concilio Vaticano II, hace cincuenta años, abrieron hacia el mundo. Esta fecha no puede ser recordada sólo por la riqueza de los documentos producidos, que hasta el día de hoy permiten verificar el gran progreso realizado en la fe.

Era un volver a tomar el camino para ir al encuentro de cada hombre allí donde vive: en su ciudad, en su casa, en el trabajo…; dondequiera que haya una persona, allí está llamada la Iglesia a ir para llevar la alegría del Evangelio y llevar la misericordia y el perdón de Dios. Un impulso misionero, por lo tanto, que después de estas décadas seguimos retomando con la misma fuerza y el mismo entusiasmo.

“Que al cruzar hoy la Puerta Santa nos comprometamos a hacer nuestra la misericordia del Buen Samaritano”.

*

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es puerta-santa-san-juan-de-letran.jpg

 

BASILICA DE SAN JUAN DE LETRAN. (Tercer domingo de adviento)

“Hemos abierto la Puerta Santa, aquí y en todas las catedrales del mundo. También es un simple gesto y una invitación a la alegría. Comienza el tiempo del gran perdón. Es el Jubileo de la misericordia”, dijo durante su homilía.

“En un contexto histórico de grandes abusos y violencias, a causa sobre todo de los hombres de poder, Dios hace saber que él mismo reinará a su pueblo, que no lo dejará en manos de la arrogancia de sus gobernantes, que lo liberará de cada angustia”.

“El Jubileo, que concluirá el 20 de noviembre del próximo año, es un tiempo dedicado a la remisión de los pecados y comienza con la apertura de la Puerta Santa de la basílica de San Pedro, algo que se produjo el pasado martes. Durante todo este tiempo podremos obtener Indulgencia Plenaria y aplicarla no solo a nosotros sino también a nuestros difuntos”.

La tradición manda que tras abrir la de la basílica vaticana se haga lo propio con las otras tres basílicas papales de Roma, por lo que este domingo el cardenal estadounidense James Harvey abrirá la de San Pablo Extramuros.

Finalmente el día 1 de enero el papa abrirá la última Puerta Santa, la de la basílica de Santa María la Mayor.

*

CONCLUSIONES

Salir por esas puertas, después de haber recibido la Misericordia Divina, implica el que nosotros, también seamos misericordiosos con los demás, recordando que: misericordia es la virtud que nos impulsa a ser benévolos en el juicio o castigo, y significa tener un corazón solidario con aquellos que tienen necesidad. Por ejemplo:

Enseñar al que no sabe. Dar buen consejo al que lo necesita. Corregir al que yerra. Perdonar las injurias. Consolar al triste. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo. Rogar a Dios por los vivos y las almas perdidas.
Visitar y cuidar a los enfermos. Dar de comer al hambriento. Dar de beber al sediento. Dar posada al peregrino. Vestir al desnudo. Liberar al cautivo. Enterrar a los muertos.

Pero recordemos que todo empezó allí en Bangui, un lugar del mundo casi olvidado, el epicentro de todas las calamidades humanas, en África, el continente que más sufrimientos soporta, donde la miseria abunda por doquier, donde no existe paz, donde se puede morir por ser cristiano… o musulmán.

Allí el Santo Padre visitó a los suyos en la Catedral de Bangui, pero después marchó a la Mezquita de PK5 abarrotada de prisioneros musulmanes, y allí en un sublime acto de misericordia con el prójimo, se quitó los zapatos, inclinó la cabeza y guardó silencio en el mihrab, la zona de la mezquita que mira en dirección de la ciudad sagrada musulmana de La Meca, y permaneció rezando un largo rato.

Quizás quiso recordarnos que la Misericordia de Dios es para todas las criaturas humanas, porque en definitiva todas han recibido parte de su Espíritu…

Como os decía antes, la Misericordia ya tiene un rostro humano, con la cabeza cubierta con un pequeño gorrito blanco, con un solideo blanco…

________________

EL PLACER Y EL GOZO

domingo, noviembre 1st, 2015

EL PLACER puede ser definido como un sentimiento positivo, o sensación, siempre agradable, incluso eufórica, que se manifiesta cuando un individuo satisface plenamente sus deseos o sus ilusiones…

Hablamos de comida, bebida, sexo, diversión, vacaciones indefinidas etc. etc., y nos referimos a placeres corporales. Para muchos, la vida consiste en obtener por todos medios este tipo de placeres.

Los filósofos griegos, hablaban sin embargo de un placer equilibrado…

El cristianismo nos trajo el concepto de placer verdadero, y nos recordaba que nuestra “culpa original” vino por la búsqueda del placer. El placer verdadero y pleno se sitúa según Santo Tomás en un placer espiritual, en una vida ultraterrena…

*

EL GOZO según San Pablo, es aquella profunda alegría espiritual que el Espíritu Santo infunde en los corazones de quienes son poseídos por Dios.

El gozo siempre es un efecto de la caridad, y la caridad –conviene recordar lo que aprendimos en la escuela– es una virtud sobrenatural por la que amamos a Dios sobre todas las cosas por ser quien es, y a nosotros, y al prójimo por amor de Dios.

*

Se trata de encontrar el placer verdadero y el gozo que viene de la caridad, El medio es el Espíritu Santo, pero para ello nuestro corazón debe estar poseído por Dios.

Sólo existe un camino para que nuestro corazón esté poseído por Dios, y es que tengamos fe. La fe no podemos comprarla como los placeres terrenales. La fe es un don de Dios, y Dios sólo la otorga al que se acerca a Él… y con la máxima humildad se la pide.

Otras veces es Él con su infinita misericordia quien la da. Sencillamente te tira de ese “caballo alocado” en el que vas cabalgando desde que eras un jovenzuelo/a, y te encuentras con Él “de sopetón”…

Entonces estarás poseído por Dios, tu vida cambiará, y fácilmente identificaras el placer espiritual con el gozo.

________________________
´

NB. “Justus autem ex fides vivet”. El justo vivirá de la fe. (Pablo, Rom.1, 17)

EL PERDÓN DE DIOS NO SE PUEDE NEGAR A NADIE (I)

sábado, septiembre 5th, 2015

El 19 de agosto de 2013 don Antonio Spadaro, S.J. director de “La Civitá Cattolica”, le pregunta al Santo Padre:

– ¿Quién es Jorge Mario Bergoglio? Y él le responde:

“Soy alguien que ha sido mirado por el Señor”. La respuesta tiene mucho que ver con el cuadro “La vocación de San Mateo” de Caravaggio, en el cual se escenifica a Jesús señalando a San Mateo, rodeado de fariseos. Sabemos por el evangelio lo que Jesús les estaba diciendo: “No tienen necesidad de médico los sanos sino los enfermos. Id y aprended qué sentido tiene misericordia quiero y no sacrificio”. (Mat 9, 12-13).

En la misma entrevista el Papa asume, que él, al igual que San Mateo, se siente “mirado” por el Señor, y que las palabras de Jesús a los fariseos son de rigurosa actualidad ahora como entonces… No es de extrañar que en sus primeras homilías el Papa Francisco nos hable de “heridas abiertas” de “heridos sociales” y que compare a la Iglesia con un “hospital de campaña.

Pero, su gran obsesión son las palabras de Jesús: “Id y aprended qué sentido tiene misericordia quiero”. Y mirando a su alrededor –veinte siglos después– encuentra tres tipos de “heridos sociales”, que requieren tratamiento urgente en ese gran “hospital de campaña” que es la Iglesia, en la cual él, con la ayuda del Espíritu Santo, es quien tiene que actuar…

Inicialmente habla de los homosexuales, después del divorcio y la nueva unión de los divorciados, y finalmente de los excomulgados por pecados de apostasía, herejía o cisma o la violación directa del sacramento de la confesión por un sacerdote y finalmente el procurar o participar en un aborto o la cooperación necesaria para que un aborto se lleve a cabo.

El tratamiento que el Santo Padre, cabeza visible de la Iglesia, está aplicando a estos tres grupos de “heridos sociales” rompe un poco los antiguos esquemas, especialmente en el caso del perdón para los excomulgados por aborto…

“Id y aprended qué sentido tiene misericordia quiero”. En base a ser portador y administrador de esa misericordia divina, el Santo Padre, inspirado por el Espíritu Santo, el 11 de Mayo de 2015, en una homilía –que posiblemente será histórica– presentó “La bula del Año de la Misericordia”, un Año de Jubileo de la Misericordia, que dará comienzo el 8 de Diciembre de 2015.

En la homilía de presentación de esta “Bula del Año de la Misericordia” nos dice:

“¿Por qué hoy un Jubileo de la Misericordia? Simplemente porque la Iglesia, en este momento de grandes cambios históricos, está llamada a ofrecer con mayor intensidad los signos de la presencia y de la cercanía de Dios”.

Para ello el Santo Padre ha querido tener un gesto concreto: el envío de ‘misioneros de la misericordia’ a quienes el Papa dará la autoridad de perdonar también los pecados reservados a la Sede Apostólica.

Pero, ¿cuáles son esos pecados?, ¿qué condiciones hay para perdonarlos?, ¿por qué están reservados a la Sede Apostólica? A estas preguntas ha respondido a ZENIT, el profesor Davide Cito, de la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad de la Santa Cruz en Roma.

Cuando hablamos del perdón de pecados que están reservados a la Sede Apostólica nos referimos, haciendo referencia a la terminología en uso en el Código de 1917, a “pecados que comportan la pena automática de la excomunión cuya remisión está reservada a la Sede Apostólica, y que por tanto necesitan ser sometidos generalmente al juicio de la Penitenciaría Apostólica para ser absueltos”.

Asimismo, indica que entre estos pecados encontramos por ejemplo la profanación de las especies eucarísticas. También el pecado de aborto –añade– implica una excomunión pero que no está reservada a la Sede Apostólica sino al obispo a un delegado suyo.

Este gesto del Santo Padre, de autorizar a estos “misioneros de la misericordia” a perdonar estos pecados, al padre Cito le parece que es un gesto que pone en práctica lo que Francisco afirma en el número 3 de la Evangelii gaudium n. 3: ‘¡Nos hace tanto bien volver a Él cuando nos hemos perdido! Insisto una vez más: Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia’. Finalmente, explica que “es una forma de tocar con la mano la cercanía de la misericordia de Dios a pesar de la gravedad del pecado. Y es Dios que viene a nuestro encuentro una vez más”.

Pues, desde ahora y durante todo el Año de la Misericordia (del 8 de diciembre de 2015 al 20 de noviembre de 2016), cualquier cura, en cualquier lugar del mundo, sin permiso previo de su obispo, podrá perdonar el aborto.

Dice el Papa: «Pienso, de forma especial, en todas las mujeres que han recurrido al aborto. Conozco bien los condicionamientos que las condujeron a esa decisión. Sé que es un drama existencial y moral. He encontrado a muchas mujeres que llevaban en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa».

Y añade el Papa: «El perdón de Dios no se puede negar a nadie».

_________________

EL PERDÓN DE DIOS NO SE PUEDE NEGAR A NADIE (II)

sábado, septiembre 5th, 2015

El 5 de agosto de 2015, el Santo Padre, en una de sus catequesis habituales, quiso hablarnos de ese otro grupo de “heridos sociales”, concretamente de los divorciados en nueva unión.

Os adjunto un pequeño resumen de esa catequesis:

. “No debe haber confusión. En contra de lo que en muchas ocasiones se ha dicho, o creído, estas personas no son de hecho excomulgadas, no están excomulgados, y no deben ser absolutamente tratadas como tales: ellas forman parte siempre de la Iglesia”.

. “La Iglesia sabe bien que una situación tal contradice el Sacramento cristiano. De todos modos, su mirada de maestra viene siempre de un corazón de madre. He aquí porqué siente el deber, “por amor a la verdad” de “discernir bien las situaciones”. dando como ejemplo la diferencia entre quien ha sufrido la separación y quien la ha provocado. Se debe hacer este discernimiento”.

. “Forman parte de la Iglesia y por lo tanto todos debemos tener la conciencia de que es necesaria una fraterna y atenta acogida, en el amor y en la verdad, a los bautizados que han establecido una nueva convivencia después del fracaso del matrimonio sacramental”.

. “Si luego miramos también estos nuevos lazos con los ojos de los hijos pequeños, vemos aún más la urgencia de desarrollar en nuestras comunidades una acogida real hacia las personas que viven tales situaciones. Por esto, es importante que el estilo de la comunidad, su lenguaje, sus actitudes, estén siempre atentos a las personas, a partir de los pequeños”.

. “Ellos son quienes más sufren estas situaciones. Después de todo, ¿cómo podríamos aconsejar a estos padres hacer de todo para educar a los hijos a la vida cristiana, dando ellos el ejemplo de una fe convencida y practicada, si los tenemos alejados de la vida de la comunidad como si fueran excomulgados?”
__

Estas palabras del Papa han sido comentadas y aclaradas en muchos medios. Os adjunto por su interés parte del comentario a la catequesis del Papa del canonista español, Jorge Otaduy a Europa Press:

“Quedó muy claro que una persona divorciada y vuelta a casar sigue perteneciendo a la Iglesia y debe ser acogida. Pero no todos los católicos lo saben, ya que la confusión entre divorcio (sólo en el caso de los vueltos a casar) y excomunión no es casual, pues coincide que en ambos casos esas personas no pueden recibir de modo ordinario los sacramentos. Pero hay una gran diferencia entre ambas situaciones”.

“La excomunión es una pena canónica que responde a un delito [como la herejía o el aborto] y uno de los efectos es que quien está excomulgado no puede participar en los Sacramentos, pero el divorcio nunca ha sido un delito y por tanto nunca ha estado penado desde el punto de vista canónico”.

“La razón por la que los divorciados vueltos a casar no pueden comulgar (porque sí pueden asistir a Misa) es que su situación no es coherente con lo que la Comunión sacramental simboliza y hace presente: el matrimonio místico entre Cristo y su Iglesia, el cual es indisoluble”.

“Y con su habitual sentido práctico, Francisco animó a los divorciados y vueltos a casar a que participen en la vida eclesial “con la oración, con la escucha de la Palabra de Dios, con la frecuencia a la liturgia, con la educación cristiana de los hijos, con la caridad y el servicio a los pobres, con el compromiso por la justicia y la paz”.

“Entonces, ¿qué es lo novedoso en el discurso del Papa? No es novedad la postura oficial de la Iglesia sobre los divorciados vueltos a casar, pero si es novedoso el impulso que el Santo Padre quiere dar para que estas personas se reincorporen pronto a la Iglesia”.

________________

ORACIÓN POR LA PAZ

sábado, julio 11th, 2015

Confieso mi cerrada admiración por nuestro Papa Francisco. No pocas veces sus frases o sus palabras dan la vuelta al mundo. De su boca o de su pluma sale la Palabra de Dios “traducida” o adaptada a nuestros tiempos, a nuestra manera de ver y valorar las cosas, pero sin perder un ápice de su espiritualidad…

Leo en la Web del Vaticano, en la pestaña Oraciones, la “Oración por la Paz” escrita por el Santo Padre mientras paseaba por los jardines del Vaticano un domingo 8 de Junio del 2014.

Es tan profunda y tan intensa que me he permitido extraer tres párrafos:

” Hemos intentado muchas veces y durante muchos años resolver nuestros conflictos con nuestras fuerzas, y también con nuestras armas; tantos momentos de hostilidad y de oscuridad; tanta sangre derramada; tantas vidas destrozadas; tantas esperanzas abatidas… Pero nuestros esfuerzos han sido en vano”.

“Ahora, Señor, ayúdanos tú. Danos tú la paz, enséñanos tú la paz, guíanos tú hacia la paz. Abre nuestros ojos y nuestros corazones, y danos la valentía para decir: «¡Nunca más la guerra!»; «con la guerra, todo queda destruido». Infúndenos el valor de llevar a cabo gestos concretos para construir la paz”.

“Señor, desarma la lengua y las manos, renueva los corazones y las mentes, para que la palabra que nos lleva al encuentro sea siempre «hermano», y el estilo de nuestra vida se convierta en shalom, paz, salam. Amén”.

__________________

La Oración completa junto con otras del mismo estilo podréis encontrarla en la Web del Vaticano/Oraciones.

FUERON LOS OBREROS PORTUARIOS

lunes, junio 8th, 2015

Hace 290 años –un sábado 17 de abril de 1723–, entraba por la bocana del puerto de Cartagena un barco procedente de Nápoles. Era un barco de carga que entre otras muchas cosas, traía una escultura de la Virgen encargada varios meses antes por la Junta de Gobierno del Hospital de Caridad a un afamado escultor napolitano.

El aspecto del barco era lamentable: venía prácticamente desarbolado, casi sin capacidad de maniobra, hasta el punto que tuvieron que ayudarle varias embarcaciones en la maniobra de atraque. Unos días antes estuvo a punto de naufragar, y casi toda la carga había sufrido importantes desperfectos.

Llegado el momento de la descarga, los estibadores del puerto observaron entre varios tablones de madera, la cara de una preciosa escultura. Con mucho cuidado fueron separando los componentes del embalaje, y ante sus ojos apareció la figura de una preciosa Virgen que sostenía en sus brazos a su Hijo yacente. Era una bellísima escultura: una “Piedad” de tonos napolitanos llamativos y brillantes.

Aquellos hombres, acostumbrados a todo tipo sorpresas, curtidos por el rudo trabajo que desempeñaban, quedaron profundamente impresionados. En el muelle esperaba un carruaje tirado por dos caballos, preparado para transportar la escultura a la capilla del Hospital de Caridad. Los hermanos de la Junta de Gobierno aguardaban ansiosos el desembarco.

Sin embargo sucedió algo inaudito. El capataz de los estibadores se negó rotundamente a que aquella preciosa escultura, aquella maravillosa imagen de la Virgen, fuese transportada en un carro por las calles de la ciudad.

Con gran habilidad, usando parte de los materiales y maderos que necesitaban para su trabajo habitual, construyeron un trono, depositaron y fijaron la escultura en él, y, a hombros, lentamente salieron en “procesión” desde el muelle hacia el Hospital, pasando por las calles de Cartagena.

Nadie sabía nada. Nadie esperaba ver aquella inesperada procesión, pero de pronto todos los viandantes se situaron alrededor de la Virgen y se unieron a ellos. Aparecieron flores, miles de flores, y sin prisas, pausadamente, en medio del fervor de los cartageneros, la Virgen llegó al Hospital y fue situada en la capilla del mismo, pared con pared con el pabellón de los enfermos.

La entrada de la Virgen en el hospital se produce 17 años después de su construcción. Aquella imagen que inicialmente se llamó Nuestra Señora de los Dolores, posteriormente, y debido al nombre del Hospital, pasó a llamarse Virgen de la Caridad y con el paso de los años se convertiría en Patrona de Cartagena.

Siempre, y cada vez que la Virgen cambia su pedestal en la Iglesia por un trono, para ser “procesionada” por los motivos que fuere, aparecen sus “amigos” los obreros de la Obra del Puerto, y se encargan con todo mimo de hacerlo adecuadamente.

Es un trabajo nada fácil, que ellos desempeñan con la máxima ilusión y cariño. Es un derecho adquirido, del que ellos se enorgullecen y que desempeñan con tanto esmero como aquel 17 de abril de 1723 cuando la Santísima Virgen “envuelta” en tablones, les miraba desde la bodega de un barco, que a punto estuvo de naufragar…

___________

De un relato de los Obreros Portuarios de Cartagena a mi amigo Adrián Ángel Viudes.

LA SANTÍSIMA TRINIDAD

domingo, mayo 31st, 2015

Existen muchos libros sobre el misterio de la Santísima Trinidad, pero seguramente es el padre Bernardot quien ha escrito una de las descripciones más completas: de la Santísima Trinidad, de la persona Cristo Jesús, y de la criatura humana. Dice así:

. Refiriéndose a la Santísima Trinidad: “Dios es el Océano de la vida. Y esta vida, que es Luz y Amor, tiene sed de expansionarse y de darse. Eternamente se da el Padre a su Hijo; juntamente el Padre y el Hijo se dan al Espíritu Santo, comunicándole su única divinidad”

. Dice de Cristo Jesús: “Colocado en la cima de todo, introducido en la adorable Trinidad, Jesús comulga sin medida en la vida que inunda su corazón y su alma, llena todas sus potencias de inteligencia y de ternura, de suerte que Cristo Jesús viene a ser a su vez el Océano de la vida”.

. Y refiriéndose a la criatura humana escribe: “Eternamente también, por una inefable misericordia, ha resuelto Dios comunicar su vida santa y beatífica a la criatura, decirle su Verbo, darle su Espíritu, hacerla comulgar en su naturaleza en la Luz y en Amor”.

*

Hace unos años, y relacionado con el misterio de la Santísima Trinidad, tuve una experiencia un tanto singular. Fue en una excursión. Allí en plena naturaleza había una cascada… Era realmente un bello espectáculo.

El agua caía y caía desde una gran altura. Abajo las rocas habían formado un pequeño lago de unos tonos verdes, claros y obscuros. Curiosamente, las rocas dividían la cascada, y de un “chorro” inicial se formaban tres “chorros” diferentes. Uno en el centro, otro a la derecha y otro a la izquierda.

Los tres “chorros” caían sobre el lago de un modo muy especial: Casi no hacían ruido, y sus figuras y sus perfiles quedaban perfectamente dibujados y asombrosamente reflejados sobre la superficie del estanque. Formaban parte del estanque, le daban “color”…

A partir de aquí se me ocurrió intentar “entender” el misterio de la Santísima Trinidad contemplando aquella cascada tan “especial”. Escribí un libreto, libreto, que como hoy es precisamente la festividad de la Santísima Trinidad te invito a leer.

Lo encontrarás en el borde de la página Web con el nombre de “La Cascada”. Haz doble clic encima de la portada, y podrás leerlo sin problema. Lo leerás en poco más de 10 minutos –puedes bajarlo si quieres– y seguro que te ayudará.

Perdona la sugerencia. Hoy es el día adecuado…

________________

MÁRTIRES DEL SIGLO XXI

viernes, mayo 22nd, 2015

Hace unos dos mil años, San Pablo, escribía a los Gálatas:

“Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa. Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar.

Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud. Más la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre. Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa.

Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora”. (Gal, 4,21)

Ismael solía maltratar en los juegos a Isaac. Este espíritu de maltrato y rebeldía de Ismael con Isaac quedó grabada para siempre en sus descendientes a través de los siglos.

*
El monte Sinaí estaba en la región de Arabia habitada por los descendientes de Ismael, el hijo de Abrahán y Agar. Pasaron los años y el núcleo de los ismaelitas fue creciendo en la zona de la actual Arabia Saudita.

Allí se inició la predicación de Mahoma en el año 622 en la Meca. Bajo el liderazgo de Mahoma y sus sucesores el islán se extendió rápidamente… Este crecimiento inaudito, y esta discrepancia entre musulmanes y no musulmanes se extendieron por imposición religiosa o militar o por conversión de los pueblos al islam.

La historia nos relata profusamente la cantidad de guerras invasiones y conflictos de los musulmanes con todos los pueblos circundantes. También de su crueldad con los “infieles”, con los no creyentes.

*
Actualmente la situación no ha cambiado. En los últimos años aparece la Yihad que es considerado como el sexto pilar del Islam por una minoría de autoridades musulmanas, Yihad es definido como el “poseer extremo” También se refiere como el esfuerzo de uno por lograr la perfección religiosa y moral.

El más famoso movimiento del islam ha sido el “fundamentalismo islámico” donde existen diversas corrientes liberales que ven como alternativa el alinear el islam con los tiempos contemporáneos.

La defensa del Islam puede adquirir el carácter de lucha militar o guerra santa. En El Corán se puede leer: “Dios no ama a los agresores. Mátalos donde los encuentres, expúlsalos de donde te expulsaron. Si te combaten mátalos”. Las cuatro ramas fundamentales, actuales del islam son: Los Suníes los Chiíes el Sufismo y el Jariyismo.

En el último año hay una nueva variante: Conocido por la siglas” EI”, el llamado Estado Islámico es un grupo terrorista insurgente de naturaleza yihadista suní, autoproclamado califato. El susodicho califato reclama la autoridad religiosa sobre todos los musulmanes del mundo, y tiene como objetivo unir todas las regiones habitadas por musulmanes bajo su control, comenzando con Irak, gran parte del Oriente Medio, y la región de lo que ellos llaman el “Levante Mediterráneo”.

Sea como fuere al igual que entonces el relato de San Pablo es hoy una actualidad rabiosa: Ismael sigue maltratando a Isaac.

Vemos los campamentos donde se acumulan aquellos que han huido despavoridos de semejante persecución y matanza. Asistimos todos los días a los asesinatos en masa de hombres mujeres y niños, y contemplamos con incredulidad como nuestros hermanos cristianos son asesinados sin piedad por pronunciar y mantener el nombre de Jesús.

Las potencias militares, americanas y europeas, después del descalabro de la llamada “invasión de Irak”, no quieren volver a ocupar esos territorios para luchar contra estos salvajes. Se limitan a actuaciones desde el aire con misiles y bombardeos.

Pero no es suficiente. En la Iglesia de Cristo aumenta todos los días el número de mártires, que mueren degollados, a veces a la orilla del mar, mirando al horizonte, mirando al cielo…

Ismael e Isaac reñían mientras jugaban. Después de tantos años, el juego se ha convertido en asesinatos masivos de los descendientes de Isaac, de los hermanos de Jesús.

¿Qué podemos hacer?

_____________________________

LA CONDUCTA DE LOS HOMBRES

miércoles, mayo 6th, 2015

Pocas cosas hay tan bellas como un amanecer. Se inicia un nuevo día para todos los seres vivos, incluido el ser humano. Unos y otros, todos, se mueven y se comportan en una maravillosa armonía, merced a un desconocido impulso vital sin el cual la vida es imposible.

Los antiguos, que “sabían” que todos los seres vivos habían sido creados por el “aliento” de Dios no dudaron en llamar con ese mismo nombre a ese desconocido impulso vital.

Más tarde los pensadores y filósofos le llamaron “ánima” porque pensaron que su misión era animar, darle movimiento al cuerpo, y proporcionarle vitalidad; esta palabra se aplicaba a todos los seres vivos.

En el hombre, este impulso de vida, este “ánima” no sólo anima el cuerpo como en los otros seres vivos, sino que también tiene otras potencias, propias y exclusivas de la persona humana.

El ser humano es un ser racional. Su “ánima”, su alma, es espiritual porque Dios Espíritu Infinito, al crear al hombre, lo hace a su imagen y semejanza, es decir, lo hace partícipe de su Espíritu; un espíritu no infinito como el de Dios, pero sí un espíritu imagen de Dios.

La criatura humana, conoce, ama y tiene libertad para decidir entre lo bueno y lo malo, y su conducta en este mundo tendrá la dirección de uno de estos dos caminos: la bondad o la malicia.

*

Novecientos cincuenta años antes de Jesucristo, el rey Salomón meditando precisamente acerca de la conducta de los hombres escribía en uno de sus libros:

“Dios permite que se manifiesten tal cual son para hacerles ver que por sí mismos son como animales. Porque la suerte de los hombres y la suerte de los animales es la misma; la muerte del uno es como la del otro; ambos tienen un mismo aliento; y la superioridad del hombre sobre la bestia es nula, porque todo es vanidad.

Ambos van al mismo lugar; ambos vienen del polvo y ambos vuelven al polvo. ¿Quién sabe si el aliento del hombre sube arriba y el de las bestias desciende bajo la tierra?

Así que, visto que no hay otra felicidad, el hombre se goza en sus obras, porque esta es su condición. ¿Pues quien le llevara a gozar de lo que vendrá después? (Qohélet 3, 18)

Evidentemente Salomón identificaba erróneamente el “aliento” del hombre, el espíritu del hombre, con el de los animales; desconocía si existía otra felicidad y además tampoco tenía claro “lo que vendría después”; por eso invitaba al hombre a “gozarse en sus obras”.

*

Vino Jesús, el Hijo de Dios, y nos explicó con su vida y con su ejemplo cual debía ser nuestra conducta: una conducta basada en la espiritualidad de la persona humana.

El ser humano expulsado por Dios de su presencia y portador del pecado original había quedado sometido al sufrimiento y a la muerte. La naturaleza humana quedaba herida, inclinada al mal y al error, afectada por la concupiscencia, y debilitada, desorientada, oscurecida para acometer el bien.

La Redención del ser humano consistió precisamente en “solucionar” esa situación: en “orientar” y en “iluminar” nuestra alma con el don especial de la Gracia Santificante, la “Gracia de Cristo” infundida por el Espíritu Santo.

Jesús nos redime y nos enseña el Camino de vuelta al Padre. Nos habla del Cielo y nos invita a ver de nuevo el rostro de Dios. Solo debemos seguir su ejemplo y cumplir la normas de bondad de sus mandamientos…

Jesús nos saca del tremendo error de Salomón que igualaba nuestro espíritu al de los animales, y nos enseña definitivamente “lo que vendría después”.

*

En nuestro tiempo, muchos siglos después, gracias a la divina misericordia, sabemos perfectamente quienes somos, de dónde venimos, cuál debe ser nuestra conducta, y lo que será de nosotros cuando muramos…

Sabemos también que existen dos conductas, dos maneras de vivir en este mundo: la primera es la vida según el espíritu, con arreglo a la cual se busca a Dios por encima de todas las cosas y se lucha, con su Gracia contra las inclinaciones de la concupiscencia. Es la senda del bien…

La segunda es la vida según la carne, que ignora la maravillosa realidad de la Venida del Hijo de Dios. Son esas personas que como dice Salomón se comportan como si tuvieran el mismo “aliento”, el mismo espíritu, que los animales y viven en la duda de “lo que vendrá después”, “gozándose en sus obras” y dejándose llevar por sus deseos y sus pasiones. Es la senda del mal…

Cada uno de nosotros es libre de elegir su camino. Sin embargo debería existir un respeto mutuo entre los que adoptan una u otra actitud. La maldad en nuestra época parece dominar en muchos lugares, y además con prepotencia. Los cristianos no son sólo son molestos –como el “justo”– sino que también son perseguidos, despreciados, insultados y… asesinados.

Esta conducta nunca la hubiera permitido el rey Salomón…

_______________________

¡HEMOS SIDO REDIMIDOS!

sábado, abril 4th, 2015

Dios Espíritu Infinito, crea al hombre y lo hace a su imagen y semejanza. El cuerpo de barro de Adán recibe un halo del Espíritu de Dios, y es semejante a Dios. Adán recibe un alma, un espíritu, no infinito como el de Dios, pero sí un espíritu imagen de Dios.

El hombre, usando un lenguaje humano, es creado como un “familiar” de Dios, alguien que puede verle, alguien que puede dialogar con Él, alguien que puede conocerle, alguien que puede amarle …Hablamos de la Vida en el Espíritu. Esta era la situación del hombre en el Paraíso, donde podía ver a Dios, y hablar con Él.

La Gracia en esta situación era una “participación de la vida divina”. Con este don de la vida divina, la vida humana (en el paraíso) está destinada a alcanzar su plena realización en la eternidad, participando de la vida misma de Dios. De este modo el ser humano no debía morir, ni sufrir.

En este estado de gracia original, y por “irradiación” de esta gracia, el hombre quedaba fortalecido. Era inmortal y tenía inmunidad al sufrimiento. El hombre tenía integridad y estaba libre de la triple concupiscencia.

*

Adán y Eva desobedecen a Dios, y su pecado tiene consecuencias desastrosas. Pierden la santidad original y con ella su “irradiación” en la propia naturaleza. Quedan sometidos al sufrimiento y a la muerte, y pierden la armonía interior entre ellos y con el mundo. La naturaleza humana queda herida, inclinada al mal y al error, afectada por la concupiscencia, y debilitada, desorientada y oscurecida para acometer el bien.

La esencia del pecado original consiste formalmente en la privación de la gracia original y de la posibilidad de la visión beatifica de Dios. Fueron arrojados fuera del Paraíso.

*

Pero Dios no los abandonó. Ya en el Génesis se relata una promesa de salvación. El Señor Dios tuvo compasión del hombre caído…

Todo el Antiguo Testamento relata con detalle todos los intentos de Dios Padre por ayudar a su criatura humana. Se trataba de proporcionarle “medios” para volver a Él: Recordemos los episodios de Noé, la Torre de Babel, Abrahán, Moisés y la Ley Mosaica… Todo sirvió de poco.

Evidentemente el hombre no podía recuperar por sí mismo aquella gracia y santidad perdidas, y además tampoco podía cumplir debidamente el orden moral natural. Faltaba la posibilidad de participar de la Vida Divina; faltaba la posibilidad de obtener de nuevo la Gracia de Dios.

Por eso y para eso fue necesario que el Hijo de Dios, viniera a la tierra.

El Señor anuncia, promete un Mesías, que enviado por Él mismo, supondrá el inicio de una nueva Vida. Y aparecen los “profetas”. Ochocientos años de profecías anunciando la esperanza. Ochocientos años anunciándole al pueblo judío la intención de Dios de salvarlos con su Hijo, y después…, escribieron el drama más triste de la historia.

*

Durante treinta y tres años en un pequeño lugar del planeta tierra, Dios estuvo conviviendo con el hombre, pero sólo un reducido grupo fue consciente de ello y quiso creerlo.

¡Vieron el rostro de Cristo! ¡Vieron el rostro de Dios!

Esta situación de visión directa y contacto directo con Dios termina cuando Jesús asciende a los cielos, pero en la tierra, ya nada es igual. Jesús no es visible, pero su presencia continúa entre nosotros a través de los siglos.

Evidentemente Jesucristo nos ofrece una “Vida Nueva”: nos libera de la muerte (nos ofrece la vida eterna), nos libera del pecado original, y nos trae una nueva vida a la que accedemos naciendo del agua y del Espíritu, como dijo Jesús. Esta nueva vida será otra vez una vida en el Espíritu. Esta nueva vida tendrá su raíz en la Gracia.

Nunca volveremos a la “situación inicial” en el transcurso de nuestra vida terrenal, pero ya tenemos los medios para recuperar el “contacto” perdido con nuestro Creador.

El cristiano, el bautizado puede “participar en la vida de Cristo”. Esto es la Gracia. Esto es la Gracia de Nuestro Señor Jesucristo, que nos hermana a Él, y por esta “participación” se produce una “adopción filial”. El cristiano puede, del mismo modo que lo hacía Jesús, llamar a Dios “Abba”, (Padre). Somos hijos de Dios, por nuestra partición en la Vida de Cristo.

La Gracia supone un “nacimiento”. Hay un cambio desde la no posesión a la posesión. La Gracia es como el “injerto” divino que se une a nuestra naturaleza y la renueva y le hace dar frutos de santidad.

La Salvación queda a nuestro alcance. Sólo hay que querer, porque los medios los tenemos en todas las iglesias, grandes o pequeñas, bonitas o feas. En todas está Jesús esperándonos y un apóstol de Jesús dispuesto a escucharnos. Si necesitamos alimento para nuestra alma allí nos lo darán, y además el Señor ha dispuesto que sea gratis total.

Pero lo maravilloso es que toda la historia de la Redención ya está escrita, y que el Don Divino de la Gracia Santificante ya nos ha sido concedido.

Adán y Eva sólo tuvieron el consuelo de unas túnicas de cuero…

_______________

TODO FUE UN MILAGRO

sábado, marzo 14th, 2015

Estaban celebrando la Pascua. Estaban cenando. En un momento determinado Jesús se incorpora, y entre todos los alimentos elige el pan y el vino. El pan para identificar su Cuerpo; el vino para identificar su Sangre, y simplemente “lo dice”.

—“Tomad y comed todos de él porque esto es mi cuerpo” (refiriéndose al pan).

—“Tomad y bebed todos de él, porque esto es mi sangre” (refiriéndose al cáliz del vino).

¡La Palabra de Dios hace el milagro! Simplemente lo dice: Estos trozos de pan, porque lo digo Yo, Jesús, que soy Dios, y bajo la Palabra de Dios, pasan a ser “el Cuerpo de Cristo”. Este cáliz de vino, porque lo digo Yo, Jesús, Hijo de Dios pasa a ser mi Sangre, “la Sangre de Cristo”. Las palabras de Jesús en la Santa Cena, obran el milagro:

El pan pasa a ser su Cuerpo.
El vino pasa a ser su Sangre.

Doce personas cenaban con Jesús. Los doce quedaron estupefactos, pero…

¡No dudaron ni un segundo! Durante tres años seguidos habían visto, incluso habían participado en todos los milagros de Jesús: Cuando multiplicaba los panes y los peces con su Palabra. Cuando calmaba las tempestades con su Palabra. Cuando curaba todo tipo de enfermedades con su Palabra. Cuando resucitó a Lázaro después de estar muerto durante cuatro días con su Palabra.

Ahora con su Palabra, convertía unos trozos de pan en su Cuerpo. Ahora con su Palabra, convertía un cáliz de vino en su Sangre. ¡¡Con su Palabra!

¡No dudaron ni un segundo! Tampoco Judas.

—y comieron los doce.
—y bebieron los doce.
—y por primera vez en este mundo, doce personas sintieron en su cuerpo el Cuerpo de Cristo.

—y por primera vez en este mundo doce personas se sintieron “fundidos” en la divinidad de Cristo.

Uno de ellos, no lo pudo resistir y abandonó la sala. Llevaba el Demonio en su interior. Los otros once, no lo cuenta el evangelio, pero durante un largo rato, fueron incapaces de decir nada. Habían quedado “fundidos” en la Divinidad de Cristo.

Aquello fue un milagro. Sin embargo, este gran milagro de Jesús, seguramente uno de los últimos, fue un milagro sin fin. Un milagro que no termina. Un milagro que se repite todos los días una y mil veces. Un milagro que se repite una y cada vez que los hombres queremos que se celebre.

Aquella noche Jesús decide obsequiarnos con su abrazo divino, cada vez que se lo pidamos, porque después de repartir el pan y el vino entre sus discípulos, Jesús levantó su mirada, miró a través de los muros del cenáculo, miró a través de los tiempos…

—y vio millones y millones de criaturas, de todas las generaciones, que también querían participar de su “abrazo divino”, de ese pan que era su Cuerpo, y de ese vino que era su Sangre; de ese alimento divino que sólo Él podía dar. Y Jesús, recurrió de nuevo a su Palabra:

“Haced esto en conmemoración mía”, dijo.

Y los once volvieron a quedar estupefactos. Se miraron unos a otros, y como en sueños, se vieron imitando a Jesús, presidiendo una mesa, con dos únicos alimentos, bendiciéndolos como Jesús y usando las mismas palabras de Jesús, y repitiendo el milagro de Jesús, pero representando a Jesús.

Jesús sería el sacerdote de cada ceremonia. Ellos serían el sacerdote visible, pero sería la Persona de Cristo, la que haría otra vez el milagro.

“Haced esto en conmemoración mía”.

Sólo una frase. Sólo unas palabras. De nuevo su Palabra.
Y con estas palabras:

—Jesús convierte a sus apóstoles, y sus sucesores, en sus ministros. En personas que actúan por Él y con Él.

—Y con ellos, y para todos los presentes y no presentes, efectúa de nuevo el milagro de la Santa Cena. Jesús ordena a sus discípulos, que hagan partícipes de su Cuerpo y de su Sangre a todos aquellos que debidamente preparados quieran recibirle.

¡Esa noche nace el Sacramento del Orden Sacerdotal!

¡Esa noche nace el Sacramento de la Eucaristía!

___________________________

Estamos en Cuaresma de 2015…

UNA ESPADA LE ATRAVESÓ EL CORAZÓN

viernes, febrero 20th, 2015

Era joven y fuerte. Vino al mundo en la aldea de Aye, en la provincia de Karak, a 120 kilómetros al sur de Ammán. Era jordano; había tenido la suerte de nacer en una zona del Oriente Medio relativamente tranquila. Se llamaba Muad al Kasaesbe.

Desde niño había sido un buen estudiante. Le gustaba la aviación y con ayuda de todos consiguió ser piloto relativamente joven; solo tenía 24 años y ya era teniente. Era el orgullo de sus padres y especialmente de su madre –una mujer relativamente mayor–, para la cual, aquel hijo era toda su vida. Sus amigos de la aldea de Aye le tenían por un superdotado.

Hace unos días cuando tripulaba unos de los aviones jordanos que atacaban posiciones del Estado Islámico en Siria su avión fue alcanzado por un misil. Tuvo tiempo de saltar, pero al caer en territorio enemigo fue rápidamente apresado.

Conocido por la siglas” EI”, el llamado Estado Islámico es un grupo terrorista insurgente de naturaleza yihadista suní, autoproclamado califato. El susodicho califato reclama la autoridad religiosa sobre todos los musulmanes del mundo, y tiene como objetivo unir todas las regiones habitadas por musulmanes bajo su control, comenzando con Irak, gran parte del Oriente Medio, y la región de lo que ellos llaman el “Levante Mediterráneo”.

Todas estas milicias han jurado lealtad a la organización, que se caracteriza por su severa interpretación del islam y su violencia brutal contra los chiitas, al ser sus miembros suníes. Esta violencia brutal se extiende actualmente por todo el mundo.

Unos días después de ser apresado, el joven piloto fue ejecutado de la forma más cruel que pueda imaginarse. Fue introducido en una jaula de hierro, le rociaron de gasolina y le quemaron vivo. Hicieron un video con el salvaje asesinato y lo difundieron por el mundo.

El horror de la imagines es difícilmente soportable, y por supuesto hiere la sensibilidad de cualquier ser humano. A su madre, Saafia al Kasaesbe, aquellas imágenes le destrozaron el alma, y su corazón no pudo resistir ver su a su hijo morir de esa forma tan cruel; fue hospitalizada y a los pocos días la pobre mujer falleció en un centro médico tras sufrir un ataque al corazón.

Hace muchos años, muchísimos años, a pocos kilómetros de allí, también una Mujer vio morir a su Hijo. Fue de forma diferente. Fue peor, infinitamente peor: le torturaron reiteradamente, le hicieron arrastrar una pesada cruz apoyada sobre sus hombres, azotándole sin piedad por las calles de Jerusalén y finalmente fue vilmente crucificado hasta morir por extenuación…

El corazón de ambas fue “atravesado por una espada”…

Ella pudo soportarlo porque era la Madre de Dios.
Saafia al Kasaesbe sólo era la madre de un valiente soldado.

____________

NB.
La aldea de Aye en la provincia de Karak no queda muy lejos del lugar donde los estudiosos sitúan el lugar donde Juan Bautista bautizó a Jesús.
(Según Jordania, el Bautismo de Jesús tuvo lugar al este del Jordán en Al-Maghtas, conocido como la Betania Jordana, lugar reconocido por el Papa San Juan Pablo II)

VALENTÍA CONTRA SOBERBIA

miércoles, febrero 11th, 2015

Era valeroso, osado, atrevido, audaz, intrépido, fuerte, veloz y decidido y de táctica impredecible. Amante de la lucha, era reservado en sus acciones, amable con sus súbditos y generoso con aquellos a quienes había otorgado su confianza.

“Todos participaron de su energía y de su grandeza; en derredor suyo y a su ejemplo se produjeron, a modo de emanaciones de ellos, multitud de hombres notables, que recorrieron como satélites su misma carrera”. (Prisco)

Sus enemigos –acomodados en la burguesía–, orgullosos, soberbios, vanidosos, arrogantes, fatuos, endiosados, altivos, suficientes, engreídos, presumidos, y al mismo tiempo cobardes y miedicas, huían aterrorizados, abandonando las ciudades, para refugiarse en las montañas.

Se llamaba Atila y era el rey de los hunos. Su éxito consistió en que supo transmitir todas sus cualidades a su pueblo y a su ejército. Era imposible ser cobarde viviendo junto a él.

*
El pasado domingo vimos en la televisión, en un partido de futbol, enfrentarse a los “hunos” contra los ” romanos”; pero sobretodo pudimos ver a once “tíos” luchar como fieras bajo la atenta mirada de su jefe. Bastaba su presencia y sus gestos

El pasado domingo asistimos al nacimiento de una nueva “casta” de futbolista: se trata de ser como los hunos, pero teniendo un auténtico Atila en el banquillo.

____________________

“UN CAMBIO DE ACTITUD”

domingo, enero 18th, 2015

Era el 25 de diciembre de 2014. Estaba terminando el día. Quedaban esas horas finales, que consumimos viendo la tele o leyendo unas páginas del último libro; o simplemente repasando lo sucedido hoy y lo que nos espera mañana.

A esas horas yo prefiero la radio. A partir de las 22-22,30, entrada la noche, hay una tertulia de periodistas –cuál de ellos más inteligente–, con una gran formación y exquisitos en el dialogo. Tratan temas de actualidad, y el oírlos es como escuchar una melodía dialéctica. Es en la Cope: la tertulia la dirige Juan Pablo Colmenarejo.

Ese día, día de la Natividad del Señor, J.P. Colmenarejo estaba sólo –como era de esperar¬–, y a falta de colaboradores obsequió a sus habituales con unas entrevistas escogidas a personajes muy relevantes de la cultura, de la política o del periodismo.

Me llamó enormemente la atención la entrevista con José María Carrascal. Actualmente tiene 84 años, y ha sido todo en el periodismo. Juan Pablo con gran habilidad le fue preguntando cosas, hechos, y acontecimientos de todas las fases de su vida: desde su inicio de corresponsal en Berlín, presentador de televisión, corresponsal en Washington, articulista diario en ABC, etc. Finalizando la entrevista, cuando el entrevistado estaba “maduro”, Juan Pable le pregunto:

– Maestro, me ha contado usted casi todo, pero me falta una pregunta: en el transcurso de su larga actividad profesional usted ha vivido –y contado– grandes e importantes acontecimientos…, pero:

– ¿cuál es el acontecimiento histórico más importante que le ha tocado a usted vivir en todos sus años de periodista?

Transcribo su respuesta:

–”He visto grandes cambios en el mundo: he vivido las consecuencias de la desintegración del átomo, he visto levantar y caer el muro de Berlín, he visto al hombre llegar a la luna, he vista la irrupción de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad… pero, el acontecimiento histórico que más me ha impresionado en toda mi vida de periodista ha sido el cambio de actitud ante esta vida y la siguiente”.

–”Cuando yo era niño, en mi juventud, esta vida era simplemente un “valle de lágrimas” para la vida del más allá…, y de repente, se ha producido un cambio crucial: la gente piensa que la auténtica vida es ésta. Hay otra vida, sí, pero la que hay que aprovechar: es ésta.

Don José María, pronunció las tres últimas frases despacio, entrecortando las palabras como es su costumbre, pero al terminar su razonamiento su tono de voz perdía fuerza, porque lo que estaba expresando le afectaba muchísimo. Colmenarejo, gran entrevistador, guardó silencio unos segundos, enfatizando el final de su relato… El entrevistado, con voz emocionada, terminó diciendo:

–”Esto, es un cambio de actitud, es un cambio de moral”.

*

Efectivamente, es un cambio de moral, pero también es un paulatino abandono de la moral. Bajo la idea de que. “la vida que hay que vivir es esta y hay que aprovecharla”, mucha gente olvida no sólo las leyes de Dios sino también las de los hombres. Llegan incluso a olvidar la Ley Moral Natural, la que llevan escrita en su corazón: la Ley del Bien y del Mal.

El problema, el gran problema es, que este “cambio de actitud”, esta pérdida paulatina de principios morales, esta ignorancia de los demás, este “yo soy antes que nadie”, este no querer saber nada de Dios e incluso perseguirle, porque es el dueño de la Vida – de la auténtica Vida–, parece no tener arreglo.

Hace no muchos años, asistimos a la desintegración del átomo y nos quedamos atónitos. Ahora, sin embargo, ante nuestros ojos, se están desintegrando otro tipo de cosas y conceptos, y da la impresión de que no nos enteramos…

Afortunadamente tenemos una esperanza: “algo” se mueve en nuestro entorno. Miremos a Roma. Desde allí parten Rayos de Luz cada vez más llamativos, más brillantes y más intensos…

___________________________

CERA FUNDIDA…

domingo, diciembre 14th, 2014

Llegó silenciosamente. Se había retrasado unos minutos y la ceremonia acababa de empezar. Era una mujer joven de pelo castaño, que posiblemente ya había cumplido los veinticinco años, de rostro amable y sonrisa bondadosa.

No venía sola. Empujaba con toda delicadeza un cochecito de niño, de color azul marino con su capota puesta. En el interior se adivinaba una preciosa criatura de pocos meses, que de vez en cuando suspiraba como si durmiera profundamente.

Se acercó por el lateral, donde unas grandísimas columnas sostenían el edificio, y con mucho cuidado colocó el cochecito junto a una de ellas para no interferir el paso de otras personas. Muy próximo había un banco con un extremo libre y se sentó allí, muy cerca de su hijo, sin apartar los ojos del cochecillo y los oídos bien atentos a cualquier gemido.

Era el atardecer del jueves de la segunda semana de Adviento y se estaba celebrando la Santa Misa en aquel lugar, una de tantas iglesias que congregan a los feligreses finalizando el día. Esta joven madre, habitual desde años a esta celebración vespertina, seguía con especial devoción toda la ceremonia.

Pasados unos minutos, un señor de cierta edad, posiblemente su padre, apareció por el mismo lateral y discretamente se sentó sonriente junto a ella. Antes había mirado cariñosamente en el interior del cochecito para observar a su nieto.

La ceremonia siguió su curso. En el momento de la consagración el ruido de unas indiscretas campanillas casi despiertan al niño. Llegado el momento de comulgar la joven madre se levantó y dejando el niño al cuidado de su abuelo se acercó a recibir la Sagrada Comunión. Comulgó, volvió a su asiento y se arrodilló. Cerró los ojos y se quedó meditando unos segundos.

En esta situación de plena comunión con el Señor, el niño empezó a gemir y a lloriquear. Ella, un poco nerviosa, miró el reloj, movió la cabeza –era “la hora” de su bebé-, se acercó al cochecito y tomó al niño en sus brazos. Discretamente, con ayuda de su padre, que le cubría el pecho con un amplio pañuelo, acercó el niño a uno de sus senos y lo amamantó…

¿Qué estaba sucediendo? Sucedía que el Cuerpo y la Sangre de Cristo que se habían unido con el cuerpo y la sangre de la madre, posiblemente también se unían con el cuerpo y la sangre de su hijo… Se trataba de una fusión total, sin diferencias de calidad; es como si la Cera fundida –con mayúscula– se uniera a la cera fundida –con minúscula–. Todo sería cera.

En estos momentos en que la madre era poseedora del Cuerpo y la Sangre de Cristo, en estos minutos en que Jesús permanece fundido con el cuerpo y la sangre de su madre, este bebé, ¿también participa de esta unión con Jesús?

No me atrevo a opinar. En cualquier caso la madre estuvo más de diez minutos amamantando al niño. Terminada la celebración, ya en el ambiente de la calle, algunos nos quedamos meditando en todo lo que había sucedido: posiblemente, un bebé, había comulgado con el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

¿Hasta dónde llega el amor y la ternura de una mujer con su hijo, especialmente cuando lo alimenta con el fruto de sus entrañas? Esta joven madre –con presencia de Dios incluida–, nos lo podría explicar muy bien, pero mucho mejor que ella lo haría la Madre de Dios, que por cierto, en estas fechas, camina hacia Belén…

_______________

¡Feliz Navidad! a todas las personas que de vez en cuando se asoman a este bloc. Un fuerte abrazo para todos.

YO LA AMÉ Y LA PRETENDÍ…

sábado, diciembre 13th, 2014

Estaban escritas en un tarjetón que encontramos en los bancos de una preciosa iglesia, en la celebración de la boda del hijo de unos amigos. Eran unas frases impactantes –que después fueron leídas en la primera lectura de la ceremonia-.

El lector, desde el ambón, las fue leyendo despacio, como si fueran sentencias, con voz fuerte y grave. La acústica era excelente; él leía despacio, y los versículos, uno a uno, quedaban como “flotando” en el ambiente:

“Yo la amé y la pretendí desde mi juventud; me esforcé por hacerla esposa mía, y me constituí en el amante de su belleza”.

“Realza su nobleza con su intimidad con Dios, pues el Señor del universo la amó”.

“Decidí, pues, tomarla por compañera de mi vida, sabiendo que sería mi consejera en los día felices, y mi aliento en las preocupaciones y penas”.

“Gracias a ella, me decía, alcanzaré prestigio entre la muchedumbre, y, aunque joven, honor ante los ancianos”.

“Por ella conseguiré la inmortalidad, y dejaré recuerdo eterno a los que me sucedan”.

“Vuelto a casa, junto a ella descansaré, pues no causa amargura su compañía, ni tristeza la convivencia con ella, sino gozo y alegría”.

________

Los novios, los padrinos, y muchos asistentes seguramente no captaron el mensaje de estas frases. Ciertamente sonaban maravillosamente bien y en total armonía con la celebración, pero la forma en que estaban redactadas recordaba algún pasaje del Antiguo Testamento.

¿Quién era el autor de estas frases tan impactantes?

No fue difícil saberlo. En algún lugar del tarjetón había una referencia al Libro de la Sabiduría. Para Salomón, autor del Libro, la Sabiduría es ansiada como esposa y compañera íntima de la vida no solo por su belleza sino por estar en el seno de Dios donde conoce los misterios divinos.

Quizás, nosotros, un día, seamos capaces de imitar a Salomón. Él dedico toda su vida a descubrir la Sabiduría, y finalmente la encontró en el seno de Dios, porque la Sabiduría… conoce los misterios divinos.

Para ello sólo tenemos que buscar la proximidad de Dios, la cercanía de Dios. Eso es lo que hizo Salomón durante toda su vida.

________________

LA DIGNIDAD TRASCENDENTE DEL HOMBRE

jueves, noviembre 27th, 2014

Hace unos días el Papa Francisco pronunció ante el Parlamento Europeo un memorable discurso. No he podido resistir la tentación de transcribir algunas de sus frases:

“Hablar de la dignidad trascendente del hombre, significa apelarse a su naturaleza, a su innata capacidad de distinguir el bien del mal, a esa «brújula» inscrita en nuestros corazones y que Dios ha impreso en el universo creado; significa sobre todo mirar al hombre no como un absoluto, sino como un ser relacional.

Una de las enfermedades que veo más extendidas hoy en Europa es la soledad, propia de quien no tiene lazo alguno. Se ve particularmente en los ancianos, a menudo abandonados a su destino, como también en los jóvenes sin puntos de referencia y de oportunidades para el futuro; se ve igualmente en los numerosos pobres que pueblan nuestras ciudades y en los ojos perdidos de los inmigrantes que han venido aquí en busca de un futuro mejor.

¿Qué dignidad existe cuando falta la posibilidad de expresar libremente el propio pensamiento o de profesar sin constricción la propia fe religiosa? ¿Qué dignidad es posible sin un marco jurídico claro, que limite el dominio de la fuerza y haga prevalecer la ley sobre la tiranía del poder? ¿Qué dignidad puede tener un hombre o una mujer cuando es objeto de todo tipo de discriminación? ¿Qué dignidad podrá encontrar una persona que no tiene qué comer o el mínimo necesario para vivir o, todavía peor, che no tiene el trabajo que le otorga dignidad?

A eso se asocian algunos estilos de vida un tanto egoístas, caracterizados por una opulencia insostenible y a menudo indiferente respecto al mundo circunstante, y sobre todo a los más pobres. Se constata amargamente el predominio de las cuestiones técnicas y económicas en el centro del debate político, en detrimento de una orientación antropológica auténtica.

El ser humano corre el riesgo de ser reducido a un mero engranaje de un mecanismo que lo trata como un simple bien de consumo para ser utilizado, de modo que – lamentablemente lo percibimos a menudo –, cuando la vida ya no sirve a dicho mecanismo se la descarta sin tantos reparos, como en el caso de los enfermos, los enfermos terminales, de los ancianos abandonados y sin atenciones, o de los niños asesinados antes de nacer.

No podemos olvidar aquí las numerosas injusticias y persecuciones que sufren cotidianamente las minorías religiosas, y particularmente cristianas, en diversas partes del mundo. Comunidades y personas que son objeto de crueles violencias: expulsadas de sus propias casas y patrias; vendidas como esclavas; asesinadas, decapitadas, crucificadas y quemadas vivas, bajo el vergonzoso y cómplice silencio de tantos.

Es igualmente necesario afrontar juntos la cuestión migratoria. No se puede tolerar que el mar Mediterráneo se convierta en un gran cementerio. En las barcazas que llegan cotidianamente a las costas europeas hay hombres y mujeres que necesitan acogida y ayuda. La ausencia de un apoyo recíproco dentro de la Unión Europea corre el riesgo de incentivar soluciones particularistas del problema, que no tienen en cuenta la dignidad humana de los inmigrantes, favoreciendo el trabajo esclavo y continuas tensiones sociales.

Un autor anónimo del s. II escribió que «los cristianos representan en el mundo lo que el alma al cuerpo». La función del alma es la de sostener el cuerpo, ser su conciencia y la memoria histórica. Y dos mil años de historia unen a Europa y al cristianismo. Una historia en la que no han faltado conflictos y errores, también pecados, pero siempre animada por el deseo de construir para el bien. Lo vemos en la belleza de nuestras ciudades, y más aún, en la de múltiples obras de caridad y de edificación humana común que constelan el Continente.

Esta historia, en gran parte, debe ser todavía escrita. Es nuestro presente y también nuestro futuro. Es nuestra identidad. Europa tiene una gran necesidad de redescubrir su rostro para crecer, según el espíritu de sus Padres fundadores, en la paz y en la concordia, porque ella misma no está todavía libre de conflictos”.

____________________

El próximo domingo es primer domingo de Adviento. Se trata de empezar de nuevo. Se trata de volver a empezar…

DIEGO “EL MATAGATOS”

lunes, octubre 6th, 2014

Se iniciaba la década de los cincuenta. Eran años de miseria. Se racionaba el pan, escaseaban todos los alimentos y en los centros de “auxilio social” se suministraba leche en polvo procedente de las ayudas exteriores. Se veían muchos pantalones y faldas llenos de parches y las costureras le “daban la vuelta” a las chaquetas para rejuvenecerlas.

Nuestro pueblo además de pobre, estaba semiabandonado, con la mitad de las casas vacías o saqueadas; sin embargo no nos faltaba de nada: teníamos ayuntamiento propio, un alcalde, un secretario de ayuntamiento, un juez, un sargento del cuartel de la guardia civil, un centro de la Cruz Roja, un somatén, un médico, un practicante, un cura, un farmacéutico, un veterinario, etc.

Nuestro pueblo se llamaba y se llama La Unión y poseía y posee un impresionante Mercado Publico que fue diseñado por Víctor Beltri; una maravilla de edificio que hoy es la sede del Cante de las Minas, pero que en aquella época era imposible de mantener y estaba parcialmente abandonado.

En ese tiempo los críos también éramos pobres. Jugábamos con pelotas de trapo sujetas con hilos. Las golosinas quedaban reducidas a “bolicas de anís”; nuestro gran juguete era un tirachinas, cazar pájaros, hacer “guerrillas”… y romper cristales, especialmente los del Mercado.

Nuestros medios de comunicación eran: un destartalado “coche de línea” con Cartagena, y un antiquísimo tren de vía estrecha con máquinas de vapor y unos vagones de madera que fueron nuevos en la gloriosa época de la minería de finales del siglo XIX, con una estación situada en un extremo del pueblo.

Habían dos taxistas –dos “coches de punto”–, y dos coches particulares: un flamante Chevrolet de D. Gerónimo (el hombre rico del pueblo) y el Balilla del médico. Pocos meses antes a la Cruz Roja le habían traído una ambulancia. Todo lo demás eran carros, tartanas, y bicicletas. El practicante tenía una moto Guzzi…

El “transporte interno” del pueblo era un gran carretón con una gran cincha de cuero para los hombros, propiedad de Diego “el matagatos”, que se ocupaba de llevar paquetes, y lo que no eran paquetes, de un sitio a otro a cualquier hora del día.

Nadie sabía los años que tenía Diego. Hablaba poco y casi nadie entendía lo que decía. Su lenguaje habitual era a base de monosílabos. Siempre llevaba la misma ropa: una gorra de un color indefinido, una chaqueta raída por el uso, de un extraño color marrón, una camisa y unos pantalones de esos que daban en la “mili” y unos zapatones de cuero, con las suelas más que gastadas, que un día muy lejano debieron ser nuevos…

Era la imagen de la pobreza más absoluta. Vivía sólo de las propinas y de la caridad del cura que le daba un donativo por tocar las campanas. Su vivienda estaba en la afueras del pueblo, junto al puente de la vía del tren, en el Descargador, a la salida del pueblo. Cerca de ese puente pasaba también la carretera hacia el Llano del Beal.

En aquel entorno el tiempo transcurría con una rutina desesperante. Pero un día sucedió algo diferente. Diego tenía la costumbre de aceptar a cambio de su trabajo alguna “invitación” y aquel día las “invitaciones” fueron excesivas. Cerca del bar donde estaba el carretón de Diego, D. Gerónimo tenía aparcado su coche. Nadie sabe cómo, pero al marcharse Diego y mover su carretón, le dio un golpe importante a una de las puertas del Chevrolet…

La furia de D. Gerónimo fue excesiva, y su orgullo y su soberbia se desataron de tal modo que tuvieron que venir del cuartel de la guardia civil. Retuvieron a mi buen Diego en el calabozo un par de días, hasta de D. Gerónimo se “normalizó” y la cosa se fue apagando, diluyendo, y olvidando.

Unos meses después, sin embargo, sucedió algo muy diferente: D. Gerónimo había ido como todas las semanas con su precioso coche a visitar los tres lavaderos de flotación que tenía en El Llano del Beal. Las cosas iban bien, y estuvo celebrándolo con sus encargados en un bar hasta la madrugada. Al salir llovía con fuerza…

D. Gerónimo que había viajado solo, confiando en su potente Chevrolet, decidió volver a casa. Solo eran cuatro kilómetros. A poco de salir y ya en las cercanías de La Unión, la lluvia aumentó su intensidad. Al llegar a la curva del Descargador, muy cerca del puente de la vía del tren, su coche derrapó y después de varias vueltas de campana quedó volcado cerca de la chabola de Diego.

El pobre Diego, que cuando llovía se situaba debajo del puente porque su chabola se inundaba, vio todo lo sucedido con ojos de espanto. No obstante se acercó al coche y en medio de las tinieblas y de la lluvia pudo ver a D. Gerónimo, mal herido, casi sin conocimiento. Tenía un gran herida en la cabeza y apenas podía moverse.

Sin pensarlo dos veces Diego cogió su carretón. Lo aproximó al coche y como pudo, entre sus fuerzas y la poca energía de D. Gerónimo, logró “echarlo” al carretón. Afortunadamente desde el Descargador hasta la calle Mayor de La Unión el trayecto es corto y cuesta abajo, lo cual hizo posible que Diego, en poco tiempo, pudiera llevar a D. Gerónimo a la entrada del pueblo.

Eran casi las cinco de la mañana, y en medio de la lluvia, los mineros del “turno de las seis” que salían hacia la sierra, se encontraron con el increíble espectáculo: Diego apenas podía llevar el carretón cargado con el cuerpo mal herido de D. Gerónimo, y casi desfallecía…

Todos ayudaron. Todos empujaban. Rápidamente apareció el chofer de la ambulancia y unas horas después estaban atendiendo a D. Gerónimo. Dos horas de intervención, suturas múltiples, fractura de cadera, traumatismo craneoencefálico, dos litros de transfusión sanguínea,… y D. Gerónimo salvó la vida de milagro.

Esta vez Diego no tuvo que ir al Cuartel. Todo el pueblo le miraba con respeto y cariño. También observaban de reojo su enorme carretón que había servido para transportar a D. Gerónimo. Él sin embargo no hacía mucho caso. Al medio día se acercaba a la parada del “coche de línea” a buscar paquetes para los comercios y a las dos se acercaba a la estación del tren con el mismo objetivo. Luego hacía todos los recados que le confiaban. También tocaba las campanas a las horas previstas. Los domingos los solía pasar con el cura, en la iglesia.

Mientras tanto D. Gerónimo, en el hospital, iba recuperándose y también “repasando” el trayecto de su vida. No hay nada mejor para meditar, para adentrarnos en nuestro interior, que la soledad de la noche en la habitación de un hospital, medio inmovilizado, mirando un techo de escayola y la tenue luz de una ventana, detrás de la cual sabemos que alguien nos está esperando.

Un día D. Gerónimo, todavía en fase de recuperación, volvió a su casa con su mujer, con sus hijos, con sus numerosos amigos. Todo el pueblo estaba expectante; deseaban ver su comportamiento con Diego después de todo lo sucedido. En algún momento los dos personajes de esta historia tendrían que encontrase…

Sucedió unos días después. D. Gerónimo encargó a alguien de su familia que le pidiese a Diego que fuese a verle. En un determinado momento se encontraron frente a frente. Uno había vivido hasta ahora en la abundancia en la riqueza y en la soberbia. El otro, pobre hasta el extremo, humilde hasta el extremo, solo sabía trabajar y cuando tenía tiempo se acercaba a la iglesia.

Dicen que hablaron más de dos horas. Nadie entendía como eso era posible porque Diego solo decía monosílabos. Después lo pudimos saber, porque lo contaba un “cambiadísimo” D. Gerónimo, que Diego no solo sabía hablar, sino que además lo hacía con mucha sensatez. Su vida había sido, y todavía era, la historia de un gran desengaño.

A partir de este encuentro nació entre ellos una increíble amistad. D. Gerónimo fue perdiendo soberbia y ganando en humildad. Diego pasó de ser Diego “el matagatos”, a ser Diego “el amigo de D. Gerónimo”.
Alguien le regaló ropa nueva, y el carretón quedó aparcado en el puerta de una digna casa en el pueblo, y en su lugar apareció un carro no muy grande con borrico incluido, ideal para repartir los paquetes por el pueblo.

Cuando los domingos su amigo Diego, tocaba las campanas para la “misa de once”, D. Gerónimo, en su casa, notaba “sensaciones” que no sabía interpretar. Desde que estuvo a punto de morir, había cambiado muchos conceptos y muchas actitudes, pero no se atrevía a ir a la iglesia; le resultaba especialmente difícil, porque en el pueblo casi lo tenían por ateo…

Otro día, en Semana Santa, desde el balcón de su casa en la calle Mayor, estaba viendo desfilar la procesión del Cristo de los Mineros. Un imponente trono, lleno de flores y velas, rompía la oscuridad de la noche en medio de un silencio sepulcral, roto de vez en cuando por el “cante” desgarrado de las saetas.

De pronto vio algo que le conmovió intensamente. Su amigo Diego, con una campana en la mano caminaba junto al señor cura, delante del trono. Medio pueblo participaba en la procesión con un “carburo” en la mano, iluminando el desfile con destellos de luz plateada. El sonido de la campana de Diego marcaba las pausas en la procesión.

Durante unos minutos quedó pensativo. No podía apartar la mirada de su amigo Diego, el mismo que un día, en medio de la noche, le salvo la vida. Algo muy especial y grandioso notó en su interior. Salió de la casa, bajó las escaleras, y ya en la calle, se abrió paso entre sus paisanos que le miraban entre extrañados y asombrados, y silenciosamente se metió en la procesión, cerca de su amigo Diego.

Ambos se miraron y sonrieron. El Cristo de los Mineros también…

_____________________________

GUIA MAR ADENTRO…

miércoles, julio 9th, 2014

Iniciamos el verano. Cambiamos la rutina diaria y nos adentramos en un periodo supuestamente feliz donde nuestra actividad física y mental nos pertenece por completo. Es un tiempo ideal para reflexionar.

Se trata de adentrarnos en nuestro interior. Llevar nuestra reflexión a lo profundo de nuestro ser, allí donde dicen que anida el alma y donde podemos llegar navegando con la “barca” de nuestro intelecto.

Iniciamos la navegación abandonando la orilla; renunciamos a tener los pies en un terreno firme; es preciso avanzar hasta lugares donde fácilmente habrá olas, donde la barca se mueve y el alma advierte que no lo controla todo, donde si cayéramos al agua podríamos hundirnos. Estaremos solos, lejos de tierra firme; el cielo, el mar, y la noche, serán nuestros testigos.

Echemos allí nuestras redes y procuremos pescar en ese mar revuelto. Seguro que tendremos una pesca abundante. Se dan todas las circunstancias. Solo debemos pensar que no estamos solos en esa barca…

Pero, ¿no hubiera sido mas seguro pescar en la orilla, o donde el agua no supere las rodillas, o la cintura, o al máximo los hombros? Quizá, efectivamente, nos sentiríamos más seguros. Pero en la orilla no se pesca nada que valga la pena. Si queremos echar las redes para pescar tenemos que llevar la barca a lo profundo, tenemos que sacudirnos el miedo a perder de vista la costa…

Se da otra circunstancia importante : En este tipo de “pesca” es necesaria nuestra cooperación. Nuestra barca dispone de dos remos: uno, nuestro esfuerzo personal; otro, la confianza en Dios, la seguridad de que Él no nos deja. Los dos remos son necesarios y hemos de desarrollar los dos brazos si queremos que la vida interior avance. Si falla uno, la barca gira sobre sí misma, es muy difícil de gobernar; el alma camina entonces como  ” a la pata coja”: no avanza, se agota, termina por desfallecer y cae fácilmente.

Si advertimos que algo de esto nos sucede, si a veces caemos en desánimos por apoyarnos demasiado en nuestro conocimiento o experiencia, en nuestra voluntad decidida y fuerte, pidamos al Señor que suba a nuestra barca. Nos importa mucho su presencia; mucho más que los resultados de nuestro esfuerzo.

Cuando luchamos por mejorar, cuando luchamos por cambiar, el hilo de nuestra voluntad se encuentra con el hilo de la Voluntad de Dios y se entrelaza con él para formar un tejido único, una sola pieza que es nuestra vida. Esa trama ha de ir haciéndose cada vez más densa, hasta que llegue un momento en que nuestra voluntad se identifique con la de Dios, de tal modo que no seamos capaces de distinguir una de la otra, porque quieren lo mismo.

________________

Modificado del Editorial: “Fiarse de Dios” de J. Diéguez

CAMBIANDO EUROS POR “MÉRITOS”

lunes, mayo 26th, 2014

­- ¡Hola Julián! ¿Cómo estás? Te encuentro bastante “tristón”.

– ¿Triston? Estoy más que triston. Estoy totalmente desengañado de la vida. Tengo dudas, tengo desilusión, tengo malhumor y …tengo miedo.

– ¿Pero qué dices? ¡Si a ti la vida te ha sonreído siempre! ¡Si tú has conseguido prácticamente todo lo que se puede conseguir en este mundo!¡Seguro que tienes una magnifica cuenta corriente!

– Sí, sí; pero ahora, a mis ochenta años he descubierto que todo lo que he hecho, que todo lo que he trabajado, que todo lo que he acumulado, no sirve de nada. Me voy a morir sin saber para qué me va a servir esa enorme cuenta corriente cuando no esté en este mundo.

– Bueno, no te desmoralices. Aunque tengas ochenta años aún puedes recobrar toda tu ilusión.

– ¿Cómo?

– Pues es muy sencillo. Ya sabes, hay un refrán que dice: “A Dios rogando y con el mazo dando”. Eso significa que en nuestra vida existen dos caminos por los que podemos y debemos caminar. Los dos son compatibles. Tu te has pasado la vida caminando por el segundo, dándole al “mazo”, y acumulando una cuenta corriente de millones de euros.

Sin embargo, por lo que sea, has caminado muy poco por el primer camino. “A Dios regando”, significa también trabajar, especialmente con la mente, y sobretodo, alentar, cuidar, mimar, y valorar ese espíritu que llevamos dentro, que nos permite, hablar con Dios , pedirle a Dios, y estar cerca de Dios.- Por este camino también tendremos una cuenta corriente, pero no euros sino en “méritos”

– ¿Una cuenta corriente en “méritos”? ¿Que´es eso?

– Pues méritos ante Dios. Esa es una “moneda” no visible, pero real. Con esa moneda tan especial se pueden hacer ingresos en el cielo, y naturalmente acumular millones lo mismo que en la tierra. Esa cuenta corriente la tienes casi vacía y en varias ocasiones posiblemente ha estado en números rojos..

– Bien, y para que quiero yo esa cuanta corriente en el Cielo, si eso no sirve para nada…

– Sí sirve Julián, sí sirve. Mira: ese problema que tú tienes ahora, de desilusión, de desengaño, de tristeza, de auténtica amargura, y también de miedo porque ves la proximidad de la muerte, no lo tuvo por ejemplo esa monjita del Asilo de Ancianos que un día me regaló un limón.

Ella, en el transcurso de su vida estuvo trabajando intensamente, no para su beneficio, sino para los demás. Pero es que además se pasaba el día rezando y ofreciendo su trabajo al Señor. Asistía a la celebración de la misa todos los días y de este modo los “méritos” de su cuenta corriente en el Cielo crecían exponencialmente.

– Murió sonriendo, Julián, en un ambiente de paz inmensa. Absolutamente tranquila, sin temor, alegre y dialogando con el Señor. Le pedía tener en el Cielo un huerto de limoneros. Cuando murió su cara era la más viva expresión de la paz. Tranquilidad, serenidad, paz y confianza absoluta ante la muerte.

– ¿Sabes por qué, Julián?

Porque caminando por ese otro camino ademas de ser hijos de Dios nos convertimos en “amigos de Dios” Tendremos un acompañante excepcional, un “Amigo” con mayúscula, que nos guía, que nos asiste, que nos protege, que nos aconseja, y … al final, cuando un día, al despertarnos, no veamos la luz, y nos encontremos inmersos en un paisaje de cañadas oscuras, no sucederá nada desagradable ni catastrófico, porque ese “Amigo” -con mayúscula- que ha sido nuestro compañero aquí en la vida, también nos acompañará entonces…

– Bueno, bueno, ¡vamos a ver! Entonces, los millones de euros que yo tengo, ¿los podría cambiar por esos “méritos” que tu dices?

– Seguramente sí; pero se lo tienes que pedir al Señor. Él te conoce muy bien y además quiere ser tu Amigo y ayudarte. Sólo hace falta que tú quieras. Eso es lo que llamamos tener fe. Desde el principio del mundo con la fe por delante, el Señor lo concede todo.

– ¿Entonces?

– Entonces, a partir de mañana piensa de otra manera. Busca al Señor, busca a ese “Amigo” que nos acompaña cuando se lo pedimos. Acércate a Él sin prejuicios. No está tan lejos. A lo mejor no lo sabes, o lo has olvidado, pero está esperándonos en todas las iglesias.

Cuando entres, pregúntale al sacerdote dónde está el Señor y él te lo dirá. No lo vas a ver con tus ojos del cuerpo, pero poco a poco lo veras con los ojos de tu alma. Entonces todo será más fácil.

Después, pregúntale al sacerdote cómo se puede trabajar para el Señor, y cómo se pueden conseguir los “méritos” Desde mañana y hasta que el Señor te llame te puedes hacer millonario.

Ah, y empieza por repartir parte de esos millones de euros entre las personas que los necesiten. Esos euros, seguro seguro, que el Señor te los cambia por “méritos”.

Pronto perderás tu inquietud y tu tristeza y tendrás paz y alegría, y no olvides que cuando llegue el día, en que al despertar te encuentres en medio de unas cañadas oscuras, ese Amigo que has encontrado al final de tus días, estará junto a ti, iluminando un camino que conduce a la Felicidad.

Allí, encontrarás el fruto de tus “méritos”…

________________________________

UN LIMÓN COMO RELIQUIA.

lunes, marzo 24th, 2014

Forman parte de la vida cotidiana de Cartagena. Llegaron aquí en 1882. Están al servicio de los ancianos en los cinco continentes y guardan vivo el espíritu de su fundadora Santa Juana Jugan. Son la Congregación de las Hermanitas de los Pobres.

Residieron en varios lugares de la ciudad hasta que el famoso arquitecto Víctor Beltri les construyó, con la ayuda de todos, una Casa-Asilo junto a la Rambla de Benipila.

Casa Asilo

Es una de las últimas grandes obras del arquitecto. Se trata de un edificio imponente con planta en forma de “E”, mirando hacia el interior a un amplio huerto. En el centro de dicha “E” está la capilla, muy amplia y destacada en la planta. Junto a la fachada principal hay un pequeño y bello jardín.

Viven de la caridad. La ciudad no les negó, ni les niega nada. La imagen es siempre la misma: dos ” hermanitas” que caminan juntas, visitando casa por casa, pidiendo a diario para su Asilo de los Pobres. Visten muy austeramente: túnica — negra o blanca —según la estación y velo siempre gris. Suelen calzar unas sólidas sandalias negras.

Personalmente llevo recibiendo sus metódicos “sablazos” desde hace unos cuarenta años, pero también he recibo de ellas dos inapreciables enseñanzas. Una de la hermana Antonia para este mundo y otra de la hermana Elisa para el otro mundo. Ambas ya no están con nosotros.

La hermana Antonia era alta y elegante, agradable, comprensiva, de exquisita formación, siempre sonriente. Era imposible negarle nada porque ella era en sus formas y en sus modos la más viva expresión humana de la caridad… Transmitía caridad. Hacía entender, comprender, y sentir, la caridad.

La hermana Elisa era muy diferente, Había nacido en Jaén de familia muy humilde y su formación era muy escasa. Llegó un día a Cartagena procedente de la casa de Málaga y desde el principio se encargó de labores manuales: costura, cocina, y cuidado del huerto. Sobre todo cuidado del huerto: de los árboles y de los cultivos. De todo esto sabia muchísimo porque venía de familia de campesinos.

Acudió a la consulta con la superiora. Era menudita y evidentemente tenía muchos años. Conservaba su acento andaluz —graciosísimo— y en su rostro se notaba que estaba enfadada: desde hacía unos días la superiora no la dejaba cuidar el huerto. Respiraba con dificultad y tenía una tos frecuente, que alarmaba.

Resultó lo peor. La hermana Elisa tenía un tumor en el pulmón derecho y con ayuda de la superiora y posteriormente de otras hermanas pudimos convencerla de que durante unos días no podía bajar a cuidar el huerto, aunque, sí podía pasear por él.

Pudimos engañarla bastante tiempo porque con ayuda de una fuerte medicación mejoramos la dificultad respiratoria y la tos. Yo me ofrecí a verla todas las semanas; le hacíamos análisis y radiografías y la convencíamos de que estaba mejorando y que pronto podría volver a cuidar su huerto. Cada vez que venía a la consulta como obsequio me traía un limón.

Finalmente la situación empeoró bastante y fui a visitarla al asilo en varias ocasiones, en su modestísima celda, hasta que murió. Cuando me marchaba me obsequiaba —como siempre— con un precioso limón.

Fue unos días antes de morir; estaba muy mal y su voz era ya muy débil. Cuando me vio junto a ella, sonrió y me hizo un gesto con la mano para que me acercara y me dijo:

— Esta noche he soñado que el Señor me llevaba con Él y yo me iba muy contenta. Me enseñó un huerto, mucho más bonito que el que tengo aquí, con muchos limoneros, y me dijo, que si me gustaba, pronto me llevaría con Él, y podría cuidar su huerto…

— ¿Y usted que le respondió?

— Le dije que sí, que estaba dispuesta; que estaba dispuesta para cuando Él quisiera.

Profundamente emocionado, intenté retirarme pero ella no me dejó; me hizo otro gesto para que me aproximara más.

— No se olvide usted de llevarse el limón…, me dijo sonriendo.

*

La hermana Elisa murió aquella noche, en la primavera del año 2007. Su funeral, en la preciosa capilla situada en el corazón del edificio, fue impresionante. Yo asistí invitado por la superiora.

limon

Desde entonces y hasta hoy, conservo ese último limón que salió de sus manos como una reliquia. Está en una vitrina en mi despacho y muchas veces —en según qué ocasiones — lo miro.

Es la imagen de una vida entregada a los pobres.

________

NB. Este limón se conserva durante siete años sin descomponerse.

«¿Qué estás haciendo?»

jueves, marzo 13th, 2014

Hace unos pocos días murió Paco de Lucia. Es el último de los tres grandes guitarristas de las últimas décadas: Andrés Segovia, Narciso Yepes y él. ¡Cuál de ellos mejor!

El hecho me ha traído a la memoria a Narciso Yepes—que murió en 1997— y su famosa entrevista con Pilar Urbano en la revista Época,en Enero de 1988. La entrevista impresiona por su alto contenido espiritual. He escogido sólo tres fragmentos:

—Cuando la periodista le pregunta sobre su fe religiosa, le responde:

— Mi vida de cristiano tuvo un largo paréntesis de vacío, que duró un cuarto de siglo. Me bautizaron al nacer, y ya no recibí ni una sola noción que ilustrase y alimentase mi fe… ¡Con decirle que comulgué por primera vez a los veinticinco años!

Desde 1927 hasta 1951, yo no practicaba, ni creía, ni me preocupaba lo más mínimo que hubiera o no una vida espiritual y una trascendencia y un más allá. Dios no contaba en mi existencia. Pero… luego pude saber que yo siempre había contado para Él. Fue una conversión súbita, repentina, inesperada… y muy sencilla.

Yo estaba en París, acodado en un puente del Sena, viendo fluir el agua. Era por la mañana. Exactamente, el 18 de mayo. De pronto, le escuché dentro de mí… Quizás me había llamado ya en otras ocasiones, pero yo no le había oído. Aquel día yo tenía «la puerta abierta»… Y Dios pudo entrar. No sólo se hizo oír, sino que entró de lleno y para siempre en mi vida.

—Entonces, allí junto al Sena, ¿”escuchó” usted, “oyó” usted palabras?

—Sí, claro. Fue una pregunta, en apariencia, muy simple: « ¿Qué estás haciendo?» En ese instante, todo cambió para mí. Sentí la necesidad de plantearme por qué vivía, para quién vivía… Mi respuesta fue inmediata. Entré en la iglesia más próxima, Saint Julián le Pauvre. Y hablé con un sacerdote durante tres horas…

Tenía la fe dormida y… revivió. Y ya desde aquel momento nunca he dejado de saber que soy criatura de Dios, hijo de Dios… Un hombre con una cita de eternidad que se va tejiendo y recorriendo ya aquí en compañía de Dios.

—Finalmente al preguntarle si su espiritualidad era excepcional él le dice:

—Pues no habré sabido explicarme. Ciertamente, yo no le planteo rebeldía a Dios: hacer las cosas bien me cuesta, como a cualquiera. Pero, desde la libertad para decir «No quiero», decido decir «Sí quiero». Porque, además de creer en Dios…, yo le amo. Y lo que es incomparablemente más afortunado para mí: Dios me ama. ¡Cambiaría tanto la vida de los hombres si cayesen en la cuenta de esta espléndida realidad!

____________

Tomado de: http://www.fluvium.org/textos/cultura/cul58.htm#top

“BRILLARÁ TU LUZ EN LAS TINIEBLAS”

domingo, febrero 9th, 2014

«Parte tu pan con el hambriento,
hospeda a los pobres sin techo,
viste al que ves desnudo,
y no te cierres a tu propia carne.

Entonces romperá tu luz como la aurora,
enseguida te brotará la carne sana;
te abrirá camino la justicia,
detrás irá la gloria del Señor.

Cuando destierres de ti la opresión,
el gesto amenazador y la maledicencia,
cuando partas tu pan con el hambriento
y sacies el estómago del indigente,
brillara tu luz en las tinieblas,
tu oscuridad se volverá mediodía.»

*

Aproximadamente 716 años antes de nacer Jesús — siendo Ezequías rey de Judá— el profeta Isaías escribía estas palabras que Dios Padre le encargó que transmitiera a su pueblo. (Isaías 58, 7-10).

Pasados esos años, el mismo Jesús, explicando a sus discípulos el Juicio Final, con palabras parecidas, nos transmitía a nosotros por medio de San Mateo (Mateo 35, 33-40) el mismo mensaje.

También Jesús —no desde el Cielo sino hablando con sus discípulos— completando el mensaje, añadía: «En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños a mí me lo hicisteis».

Hoy, “Manos Unidas” nos recuerda las palabras de Dios Padre y Dios Hijo, llamando a la puerta de nuestro corazón.

Ya sabes: “Enseguida brotará en ti la carne sana”

_______________________

NOS QUEDA UNA ESPERANZA…

lunes, enero 6th, 2014

Pocas cosas hay tan bellas como un amanecer. Se inicia un nuevo día para todos los seres vivos, incluido el ser humano. Todo se mueve. Todos los seres vivos poseen una extraña y maravillosa fuerza que los mueve. Es como un desconocido impulso; un impulso vital, sin el cual la vida es imposible. Sin ese impulso vital, todos quedarían inertes, inmóviles. Quedarían reducidos a pura materia.

Los antiguos pensadores y filósofos buscaron un nombre para ese desconocido “impulso”. Le llamaron “ánima” porque pensaron que su misión era animar, darle movimiento al cuerpo, y proporcionarle vitalidad.

En el hombre, éste impulso de vida, éste “anima”, no sólo anima el cuerpo como en los otros seres vivos, sino que también tiene otras potencias, propias y exclusivas de la persona humana. La criatura humana, conoce, ama, y tiene libertad para decidir entre lo bueno y lo malo. Es un ser racional.

Libertad total y absoluta: Libertad, para actuar contra las leyes del universo y contra las leyes naturales. Libertad, incluso para atentar contra sí mismo…

En todos los seres vivos, básicamente existen dos instintos: un primer instinto de conservación que les impulsa a alimentarse, y un segundo instinto de mantener la especie, que les impulsa a buscar una hembra. Unión de macho y hembra. Carne con carne para crear una sola carne. Esta unión es vital. Esta unión es la vida.

Se unen dos células: una de él y otra de ella. Se genera un nuevo ser porque en ese mismo instante, surge ese “ánima” que anima, que da vida, que da vitalidad a esas dos células unidas; y un nuevo ser, una nueva criatura, se presenta en nuestro mundo. En el caso del ser humano ocurre de la misma forma: dos células unidas, y la criatura humana inicia su vida en el vientre de su madre.

Decimos bien: inicia su vida. Porque desde el mismo instante de esa unión celular, es, un nuevo ser viviente.
feto2
La vida en el seno materno es una etapa. Es una primera etapa, donde ésta nueva persona se desarrolla y adquiere una dimensión y una sofisticada morfología, que le permitirá poder vivir después fuera del seno materno.

Queremos decir, que es un ser humano, que merece el amor inmenso de sus progenitores; que merece la atención máxima de la sociedad y los cuidados necesarios para su desarrollo; que es una criatura recién llegada a este mundo totalmente inocente e indefensa.

Con todas estas premisas podemos afirmar que el aborto es el más horroroso y cobarde de los crímenes. Se destruye algo sublime porque desde el primer momento se trata de un ser humano, indefenso, vivo, en la primera etapa de su existencia.

Con enorme tristeza leemos las estadísticas sobre abortos. El aborto es un no a la ley moral natural. El aborto es un no a la lógica. Con el aborto, el hombre, en el colmo de la aberración, destruye al hombre…

Sin embargo nos queda una esperanza: El mismo Dios que hizo la ley de la gravedad hizo también la ley de la justicia.

__________________________

POR ESO, Y PARA ESO…

miércoles, diciembre 25th, 2013

Estamos en Navidad. Seguramente no somos conscientes de la inmensidad y la grandeza de lo acontecido en Belén hace 2.013 años. El Hijo de Dios humanizado en un niño viene a la tierra. Pero…

¿Por qué viene? ¿Para qué viene?

Recordemos el Génesis: Dios al crear al hombre lo hace partícipe de su Espíritu. Adán recibe un espíritu, imagen del de Dios; es creado como un “familiar” de Dios, que puede dialogar con Él, que puede verle. Hablamos de Vida en el Espíritu. Decimos que esta era una situación de “santidad y justicia original”.

Sin embargo al igual que los ángeles, el hombre disponía del don de la libertad…

Adán y Eva divinizados por la gracia, quisieron ser como Dios, quisieron ser más que Dios, y desobedecieron a Dios.

La esencia del pecado original consiste formalmente en la privación de la gracia original y de la posibilidad de la visión beatifica de Dios. Adán y Eva quedan sometidos al sufrimiento y a la muerte, y pierden la armonía interior entre ellos y con el mundo.  Aparece la “Vida según la Carne” como dice San Pablo.

Evidentemente- como pudo demostrarse durante siglos- el hombre  no podía recuperar por sí mismo aquella gracia y santidad perdidas, y además tampoco podía cumplir debidamente el orden moral natural. Faltaba la posibilidad de participar de la Vida Divina; faltaba la posibilidad de obtener de nuevo la Gracia de Dios.

Por eso y para eso fue necesario que el Hijo de Dios, viniera a la tierra.

Todo se inició en Belén, por la noche; pero ese día al amanecer, y sin que nos diéramos cuenta, el rostro de Cristo, el rostro de Dios, empezó a dibujarse en el horizonte de la tierra. Empezaba una nueva vida. Empezaba la Vida Nueva.

_______________

¡FELIZ NAVIDAD!  y muchas gracias por vuestro cariño y afecto.

“MISERICORDINA”

domingo, noviembre 24th, 2013

El domingo 17 de noviembre por la mañana, en el Ángelus, en la Plaza de San Pedro, se produjo un hecho insólito: una supuesta “medicina polaca” fue distribuida a los fieles. Fue una iniciativa del Papa en la vigilia del Año de la Fe, como una invitación para dirigirse al Señor por los problemas del mundo.

El Papa mismo, la definió así: “Ayuda espiritual para nuestra alma y para difundir por todas partes el amor, el perdón y la fraternidad”.

Bromeando, el Papa dijo: “Es una medicina especial para concretar los frutos del Año de la Fe”. E invitó a todos: “No os olvidéis de tomarla porque hace bien ¡al corazón, al alma y a toda la vida!”

La idea tiene su origen en Polonia. Así, utilizando la forma de “medicina” proponían los seminaristas de Gdansk, el mensaje sobre la Divina Misericordia, la devoción difundida por Santa Faustina Kowalska, con el famoso cuadro del Jesús que apunta a su corazón, del que salen un rayo rojo (la sangre, la Eucaristía) y otro pálido (el agua, el bautismo, el Espíritu Santo).

La “Corona de la Divina Misericordia” a la que alude el prospecto es una oración repetitiva, más breve que el Rosario, que se suele rezar a las tres de la tarde, hora de la muerte de Jesús: “Por tu dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”, alternada en ciertos momentos con el trisagio griego: “Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten misericordia de nosotros”.

El envase —la cajita del “medicamento”— es blanca con el dibujo de un corazón humano con espinas y un diagrama de los latidos del corazón. Dentro se encuentra la hoja con las instrucciones de uso.

La composición es la siguiente:

“Misericordina” (misericordium)
– 59 gránulos para el corazón.
– 50% Corona Divinae Misericordiae
– y 50% Imago Iesu Misericordis.

Para el cristianismo, la misericordia es un atributo divino entendido como sinónimo de consideración, amabilidad y perdón, que los fieles piden a Dios para que éste tenga piedad por sus pecados y sus desobediencias.

Recordemos las palabras de Dios Padre en boca del profeta Oseas: “Porque yo quiero amor no sacrificios; conocimiento de Dios y no holocaustos” (Os 6,6)

Recordemos también la conducta, el ejemplo de Jesús, sentándose a comer con publicanos y pecadores. Criticado por los fariseos les dijo: “No tienen necesidad de médico los sanos sino los enfermos. Id y aprended qué sentido tiene misericordia quiero y no sacrificio; porque no he venido a llamar a los justos sino a los pecadores”. (Mat 9, 12-13).

No debemos olvidar, para terminar, que las obras de misericordia son catorce: siete espirituales y siete corporales.  ¿Te acuerdas de ellas?  ¿Las practicas con frecuencia?

Si no es así, ya sabes: toma “Misericordina” por lo menos una vez al día…

______________

 

NB.  Tomado en parte de “Religión en Libertad”

En el próximo artículo, basado en una reciente entrevista al Papa, se habla ampliamente de la misericordia. No dejes de leerlo.

SÍGUEME.

miércoles, septiembre 25th, 2013

El 19 de Agosto de 2013 el Papa Francisco concede una entrevista exclusiva a don Antonio Spadaro, S.J. director de “La Civitá Cattolica”, pero sin embargo la entrevista se publica en Septiembre, hace unos días, en la revista “razón y fe”  en la víspera de San Mateo Apóstol y Evangelista.

¿Por qué?

La explicación la da el propio Papa Francisco cuando el entrevistador le pregunta abiertamente:

—”¿Quién es Jorge Mario Bergoglio?”, y le responde:

—“No sé cuál puede ser la respuesta exacta… Yo soy un pecador.  Soy un pecador en quien el Señor ha puesto los ojos”. Y repite: “Soy alguien que ha sido mirado por el Señor”

Antes cuando venía a Roma vivía siempre en Vía della Scrofa. Desde allí me acercaba con frecuencia a visitar la iglesia de San Luis de los Franceses y a contemplar el cuadro de la vocación de san Mateo de Caravaggio”.

(El cuadro reproduce magistralmente el versículo 9, del capítulo 9 del Evangelio del propio San Mateo: “Vio Jesús al pasar a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: —”Sígueme”. Él se levantó y lo siguió”)

“Ese dedo de Jesús, apuntando así… a Mateo. Así estoy yo. Así me siento. Esto es lo que yo soy: un pecador al que el Señor ha dirigido su mirada… Y esto es lo que dije cuando me preguntaron si aceptaba la elección de Pontífice”.

Después de contemplar el cuadro en varias ocasiones, posiblemente, el entonces Cardenal J.M. Bergoglio medita las tres “escenas” restantes del capítulo 9 del evangelio:

 . “Ya en la casa, estando a la mesa, vinieron muchos publicanos y peca-dores y se sentaron también con Jesús y sus discípulos. (Versículo 10)

 . “Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: — ¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?” (Versículo 11)

 . Jesús lo oyó y dijo: —”No tienen necesidad de médico los sanos sino los enfermos” Andad, aprended los que significa “misericordia quiero y no sacrificios”; que no he venido a llamar a los justos sino a los pecadores. (Versículo 12)

 La “escena” del versículo 10 es inmensa. Proximidad, contacto, dialogo directo —entre Jesús y sus discípulos y Mateo y sus amigos publicanos y pecadores— compartiendo comida y cariño. Podemos imaginar a Jesús repartiendo amor y misericordia con su mirada, con sus palabras, y con sus gestos con estos sus nuevos amigos, “heridos” por sus múltiples y públicos pecados…

El ahora Papa Francisco se inspira sin duda en esta “escena” y también recoge las palabras de Jesús en el versículo 12, cuando el entrevistador le pregunta:

 

— ¿Es la Iglesia un “hospital de campaña”?

 .  “Veo con claridad que lo que la Iglesia necesita con mayor urgencia hoy es una capacidad de curar heridas y dar calor a los corazones de los fieles, cercanía, proximidad. Veo a la Iglesia como un hospital de campaña tras una batalla.

. ¡Qué inútil es preguntarle a un herido si tiene altos el colesterol o el azúcar! Hay que curarle las heridas. Ya hablaremos luego del resto. Curar heridas, curar heridas… Y hay que comenzar por lo más elemental”.

. “¿Cómo estamos tratando al pueblo de Dios? Yo sueño con una Iglesia Madre y Pastora. Los ministros de la Iglesia tienen que ser misericordiosos, hacerse cargo de las personas, acompañándolas como el buen samaritano que lava, limpia y consuela a su prójimo. Esto es Evangelio puro. Dios es más grande que el pecado.

. Las reformas organizativas y estructurales son secundarias, es decir, vienen después. La primera reforma debe ser la de las actitudes.

. El pueblo de Dios necesita pastores y no funcionarios ‘clérigos de despacho’. Los obispos, especialmente, han de ser hombres capaces de apoyar con paciencia los pasos de Dios en su pueblo, de modo que nadie quede atrás, así como de acompañar al rebaño, con su olfato para encontrar veredas nuevas”.

. “En lugar de ser solamente una Iglesia que acoge y recibe, manteniendo sus puertas abiertas, busquemos más bien ser una Iglesia que encuentra caminos nuevos, capaz de salir de sí misma yendo hacia el que no la frecuenta, hacia el que se marchó de ella, hacia el indiferente.

. El que abandonó la Iglesia a veces lo hizo por razones que, si se entienden y valoran bien, pueden ser el inicio de un retorno. Pero es necesario tener audacia y valor”.

. Existen cristianos que viven situaciones irregulares para la Iglesia, o diversas situaciones complejas; cristianas que, de un modo o de otro, mantienen heridas abiertas. Pienso en los divorciados vueltos a casar, en parejas homosexuales y en otras situaciones difíciles. ¿Cómo hacer pastoral misionera en estos casos?

. ¿Dónde encontrar un punto de apoyo?  “Tenemos que anunciar el Evangelio en todas partes, predicando la buena noticia del Reino y curando, también con nuestra predicación, todo tipo de herida y cualquier enfermedad.

. En Buenos Aires recibía cartas de personas homosexuales que son verdaderos ‘heridos sociales’, porque me dicen que sienten que la Iglesia siempre les ha condenado. Pero la Iglesia no quiere hacer eso. Durante el vuelo en que regresaba de Río de Janeiro dije que si una persona homosexual tiene buena voluntad y busca a Dios, yo no soy quién para juzgarla.

. La religión tiene derecho de expresar sus propias opiniones al servicio de las personas, pero Dios en la creación nos ha hecho libres: no es posible una injerencia espiritual en la vida personal. Una vez una persona, para provocarme, me preguntó si yo aprobaba la homosexualidad. Yo entonces le respondí con otra pregunta: ‘Dime, Dios, cuando mira a una persona homosexual, ¿aprueba su existencia con afecto o la rechaza y la condena?’.

_________________

 

(Sigue)

 

SÍGUEME. (II)

miércoles, septiembre 25th, 2013

 

“Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: — ¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?” (Versículo 11)

Fuera estaban observando los fariseos —máximo exponente del primitivo pueblo de Dios— y los no fariseos, Todos se escandalizaban o por lo menos se extrañaban de ver a Jesús comiendo, departiendo y hermanándose con aquella “mala gente”.

El Papa Francisco —posiblemente— traslada la “escena” de este versículo al siglo XXI.  La Iglesia —el actual pueblo de Dios— también observa , pero especialmente le observa a él, sucesor de San Pedro y representante de la figura de Cristo. Como entonces, hay “fariseos” y no fariseos, pero todos miran con lupa sus decisiones y sus actos.

El Pontífice, aprovechando la entrevista, ofrece a todos ellos  directrices, consejos y respuesta a muchas preguntas —incluido el modo de orar—.  Entre otras cosas dice:

 

a) Sentir con la Iglesia

–   “La Iglesia es la totalidad del pueblo de Dios”

.  “Una imagen de Iglesia que me complace es la de pueblo santo, fiel a Dios. La pertenencia a un pueblo tiene un fuerte valor teológico: Dios, en la historia de la salvación, ha salvado a un pueblo. No existe identidad plena sin pertenencia a un pueblo.

. Nadie se salva solo, como individuo aislado, sino que Dios nos atrae tomando en cuenta la compleja trama de relaciones interpersonales que se establecen en la comunidad humana. Dios entra en esta dinámica popular”.

. “El pueblo es sujeto. Y la Iglesia es el pueblo de Dios en camino a través de la historia, con gozos y dolores. Sentir con la Iglesia, por tanto, para mí quiere decir estar en este pueblo.

. “Veo la santidad en el pueblo de Dios paciente: una mujer que cría a sus hijos, un hombre que trabaja para llevar a casa el pan, los enfermos, los sacerdotes ancianos tantas veces heridos pero siempre con su sonrisa porque han servido al Señor, las religiosas que tanto trabajan y que viven una santidad escondida.

. Esta es, para mí, la santidad común.  Esta era la santidad de mis padres: de mi padre, de mi madre, de mi abuela Rosa, que me ha hecho tanto bien. En el breviario llevo el testamento de mi abuela Rosa, y lo leo a menudo: porque para mí es como una oración. Es una santa que ha sufrido mucho, incluso moralmente, y ha seguido valerosamente siempre hacia delante”.

. “Esta Iglesia con la que debemos sentir es la casa de todos, no una capillita en la que cabe solo un grupito de personas selectas. No podemos reducir el seno de la Iglesia universal a un nido protector de nuestra mediocridad.

. Mire, cuando percibo comportamientos negativos en ministros de la Iglesia o en consagrados o consagradas, lo primero que se me ocurre es: ‘un solterón’, ‘una solterona’. No son ni padres ni madres. No han sido capaces de dar vida. Y sin embargo cuando, por ejemplo, leo la vida de los misioneros salesianos que fueron a la Patagonia, leo una historia de vida y de fecundidad”.

 

b) Las personas

 . Hay que tener siempre en cuenta a la persona. Y aquí entramos en el misterio del ser humano. En esta vida Dios acompaña a las personas y es nuestro deber acompañarlas a partir de su condición. Hay que acompañar con misericordia. Cuando sucede así, el Espíritu Santo inspira al sacerdote la palabra oportuna”.

. “Esta es la grandeza de la confesión. El confesionario no es una sala de tortura, sino aquel lugar de misericordia en el que el Señor nos empuja a hacer lo mejor que podamos.

. Estoy pensando en la situación de una mujer que tiene a sus espaldas el fracaso de un matrimonio en el que se dio también un aborto. Después de aquello esta mujer se ha vuelto a casar y ahora vive en paz con cinco hijos. El aborto le pesa enormemente y está sinceramente arrepentida. Le encantaría retomar la vida cristiana. ¿Qué hace el confesor?”.

. “No podemos seguir insistiendo solo en cuestiones referentes al aborto, al  matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos. Es imposible. Yo he hablado mucho de estas cuestiones y he recibido reproches por ello. Pero si se habla de estas cosas hay que hacerlo en un contexto.

, Por lo demás, ya conocemos la opinión de la Iglesia y yo soy hijo de la Iglesia, pero no es necesario estar hablando de estas cosas sin cesar”. “Las enseñanzas de la Iglesia, sean dogmáticas o morales, no son todas equivalentes. Una pastoral misionera no se obsesiona por transmitir de modo desestructurado un conjunto de doctrinas para imponerlas insistentemente.

. El anuncio misionero se concentra en lo esencial, en lo necesario, que, por otra parte es lo que más apasiona y atrae, es lo que hace arder el corazón, como a los discípulos de Emaús”.

. “Tenemos, por tanto, que encontrar un nuevo equilibrio, porque de otra manera el edificio moral de la Iglesia corre peligro de caer como un castillo de naipes, de perder la frescura y el perfume del Evangelio.

. La propuesta evangélica debe ser más sencilla, más profunda e irradiante. Solo de esta propuesta surgen luego las consecuencias morales”.

. “Digo esto pensando también en la predicación y en los contenidos de nuestra predicación. Una buena homilía, una verdadera homilía, debe comenzar con el primer anuncio, con el anuncio de la salvación. No hay nada más sólido, profundo y seguro que este anuncio. Después vendrá una catequesis. Después se podrá extraer alguna consecuencia moral. Pero el anuncio del amor salvífico de Dios es previo a la obligación moral y religiosa.

. Hoy parece a veces que prevalece el orden inverso. La homilía es la piedra de toque si se quiere medir la capacidad de encuentro de un pastor con su pueblo, porque el que predica tiene que reconocer el corazón de su comunidad para buscar dónde permanece vivo y ardiente el deseo de Dios.

. Por eso el mensaje evangélico no puede quedar reducido a algunos aspectos que, aun siendo importantes, no manifiestan ellos solos el corazón de la enseñanza de Jesús”.

____________________

 

(Sigue)

 

SÍGUEME. (y III)

miércoles, septiembre 25th, 2013

 

c) Los religiosos

 . “Los religiosos son profetas. Son los que eligieron un modo de seguir a Jesús que imita su vida con la obediencia al Padre, la pobreza, la vida de comunidad y la castidad. En este sentido, los votos no pueden acabar convirtiéndose en caricaturas, porque cuando así sucede, por ejemplo, la vida de comunidad se vuelve un infierno y la castidad una vida de solterones.

– El voto de castidad debe ser un voto de fecundidad. En la Iglesia los religiosos son llamados especialmente a ser profetas que dan testimonio de cómo se vive a Jesús en este mundo, y que anuncian cómo será el Reino de Dios cuando llegue a su perfección. Un religioso no debe jamás renunciar a la profecía. Lo cual no significa actitud de oposición a la parte jerárquica de la Iglesia, aunque función profética y estructura jerárquica no coinciden.

. Estoy hablando de una propuesta positiva, que no debe realizarse con temor. Pensemos en lo que han hecho tantos grandes santos de la vida monástica, religiosos y religiosas, desde tiempos de san Antonio Abad.

. Ser profeta implica, a veces, hacer ruido, no sé cómo decir… La profecía crea alboroto, estruendo, alguno diría que crea ‘gran confusión’. Pero en realidad su carisma es ser levadura: la profecía anuncia el espíritu del Evangelio”.

 

d) Buscar y encontrar a Dios en todas las cosas.

. “Encontrar a Dios en todas las cosas no es un eureka empírico. En el fondo, cuando deseamos encontrar a Dios nos gustaría constatarlo inmediatamente por medios empíricos. Pero así no se encuentra a Dios. Se le encuentra en la brisa ligera de Elías.

. Se necesita una actitud contemplativa: es el sentimiento del que va por el camino bueno de la comprensión y del afecto frente a las cosas y las situaciones. Señales de que estamos en ese buen camino son la paz profunda, la consolación espiritual, el amor de Dios y de todas las cosas en Dios”.

. “El riesgo que existe, pues, en el buscar y hallar a Dios en todas las cosas, son los deseos de ser demasiado explícito, de decir con certeza humana y con arrogancia: ‘Dios está aquí’.

. Así encontraríamos solo un Dios a medida nuestra. La actitud correcta es la agustiniana: buscar a Dios para hallarlo, y hallarlo para buscarle siempre. Y frecuentemente se busca a tientas, como leemos en la Biblia.

. No se nos ha entregado la vida como un guion en el que ya todo estuviera escrito, sino que consiste en andar, caminar, hacer, buscar, ver… Hay que embarcarse en la aventura de la búsqueda del encuentro y del dejarse buscar y dejarse encontrar por Dios”.

, “Porque Dios está primero, está siempre primero, Dios primerea. Dios es un poco como la flor del almendro de tu Sicilia, Antonio, que es siempre la primera en aparecer. Así lo leemos en los profetas. Por tanto, a Dios se le encuentra caminando, en el camino.

. Aquel que hoy buscase siempre soluciones disciplinares, el que tienda a la ‘seguridad’ doctrinal de modo exagerado, el que busca obstinadamente recuperar el pasado perdido, posee una visión estática e involutiva. Y así la fe se convierte en una ideología entre tantas otras.

. Por mi parte, tengo una certeza dogmática: Dios está en la vida de toda persona. Dios está en la vida de cada uno. Y aun cuando la vida de una persona haya sido un desastre, aunque los vicios, la droga o cualquier otra cosa la tengan destruida, Dios está en su vida.

. Se puede y se debe buscar a Dios en toda vida humana. Aunque la vida de una persona sea terreno lleno de espinas y hierbajos, alberga siempre un espacio en que puede crecer la buena semilla. Es necesario fiarse de Dios”.

 

e) Fronteras y Laboratorios

. Cuando se habla de problemas sociales, una cosa es reunirse a estudiar el problema de la droga de una villa miseria, y otra cosa es ir allí, vivir allí y captar el problema desde dentro y estudiarlo.

. “Y las fronteras son muchas. Pensemos en las religiosas que viven en hospitales: viven en las fronteras. Yo mismo estoy vivo gracias a ellas. Con ocasión de mi problema de pulmón en el hospital, el médico me prescribió penicilina y estreptomicina en cierta dosis. La hermana que estaba de guardia la triplicó porque tenía ojo clínico, sabía lo que había que hacer porque estaba con los enfermos todo el día.

. El médico, que verdaderamente era un buen médico, vivía en su laboratorio, la hermana vivía en la frontera y dialogaba con la frontera todos los días. Domesticar las fronteras significa limitarse a hablar desde una posición de lejanía, encerrase en los laboratorios, que son cosas útiles. Pero la reflexión, para nosotros, debe partir de la experiencia”.

 

f) Su modo preferido de orar.

. “Rezo el Oficio todas las mañanas. Me gusta rezar con los Salmos. Después, inmediatamente, celebro la misa. Rezo el Rosario. Lo que verdaderamente prefiero es la Adoración vespertina, incluso cuando me distraigo pensando en otras cosas o cuando llego a dormirme rezando.

. Por la tarde, por tanto, entre las siete y las ocho, estoy ante el Santísimo en una hora de adoración. Pero rezo también en mis esperas al dentista y en otros momentos de la jornada”.

. “La oración es para mí siempre una oración ‘memoriosa’, llena de memoria, de recuerdos, incluso de memoria de mi historia o de lo que el Señor ha hecho en su Iglesia o en una parroquia concreta.

. Y me pregunto: ‘¿Qué he hecho yo por Cristo? ¿Qué hago por Cristo? ¿Qué debo hacer por Cristo?’. Es la memoria de la que habla también Ignacio en la Contemplación para alcanzar amor, cuando nos pide que traigamos a la memoria los beneficios recibidos.

. Pero, sobre todo, sé que el Señor me tiene en su memoria. Yo puedo olvidarme de Él, pero yo sé que Él jamás se olvida de mí…

_________________

 

NB  Cuando el Papa Francisco dice  “Jamás he sido de derechas” se refiere naturalmente a la “derecha argentina” la de Videla y los esposos Kirchner, que nada tiene que ver con la “derecha europea”.

 

UN GRUPO DE PERSONAS.

jueves, agosto 15th, 2013

Anochecía. Era un 10 de agosto.

Desde el Hospital Santa Lucia de Cartagena se podían ver los últimos rayos solares acariciar las aguas del puerto. El sol se escondía detrás del Castillo de Galeras. El cielo cambiaba de color cada minuto. Al final solo se podía ver la silueta de la montaña y del fuerte, eterno centinela de la ciudad.

El Dr. D. Manuel Giménez de Pablo estaba de guardia en Urgencias desde el mediodía. Por ayudar a un compañero continuaría la guardia de noche. No le importaba mucho. Él era feliz en el Hospital y ejerciendo la medicina. Además dentro de unos meses le iban a jubilar…

Estaba absorto contemplando la bellísima puesta de sol y la inmensa silueta del castillo cuando vinieron a buscarle. Debía ser algo importante por los ruidos y por las voces.

Un grupo de personas “invadía” el área de urgencias. La Sra. Juana, bisabuela, abuela, tía o madre de la mayoría de los presentes—también había otras personas de la comunidad—tenía desde el mediodía un fortísimo dolor de vientre y vómitos, ocasionalmente con sangre.

Manolo—así le llamamos los amigos— con enorme experiencia en estas situaciones, hizo salir a la mayoría de los familiares, y se quedó a solas con la Sra. Juana y dos de sus hijas. Después de unos minutos de preguntas la situación estaba clarísima: la Sra. Juana con sus casi ochenta años y después de dar a luz diez veces, trabajar de sol a sol, y soportar mil calamidades tenía una posible perforación gastrointestinal, un abdomen agudo y debía ser intervenida urgentemente.

Exámenes varios, consultas con el cardiólogo y el cirujano, y se confirma el diagnóstico y la necesidad de intervenir de inmediato para evitar un desenlace fatal, pues había —según la analítica—una pérdida de sangre importante.

Manolo llamó a sus hijos, les explico la situación y les facilitó un documento para firmar la correspondiente autorización para intervenir a su madre.

De inmediato, todos a la vez, preguntaron si era necesaria una transfusión sanguínea, porque… “Para que usted lo sepa nosotros somos de la Congregación Cristiana de los Testigos de Jehová.” Nosotros podemos darle, si es necesario, el teléfono de nuestro Comité de Enlace con los Hospitales para informarle de otras opciones…

Manolo no hizo comentarios y se limitó a explicarles varias veces que su madre moriría sin remedio si no se le practicaba una intervención de inmediato y para ello era imprescindible una o varias transfusiones de sangre…

Obtuvo una y mil veces la negativa por respuesta.

Habían pasado dos horas y era noche cerrada. El Hospital de Santa Lucia posee grandes ventanales que le dan una gran luminosidad por el día y permiten ver el cielo desde muchos lugares por la noche.

Manolo no podía soportar lo que estaba ocurriendo.  La pobre Sra. Juana se estaba muriendo lentamente y sin el consentimiento de “ellos” no podían operarla. Sólo quedaba rezar por ella y  lo hizo.

Se le ocurrió mirar al cielo como buscando ayuda, y cuando menos lo esperaba en medio de la profunda oscuridad de la noche vio una “lluvia de estrellas”, unas Perseidas, unas “lágrimas” de San Lorenzo…

Ya es casualidad—pensaba — mientras caminaba de nuevo a dar consuelo a la Sra. Juana y a sus dos hijas. La pobre mujer, que apenas tenía fuerzas para quejarse, le hizo una seña a Manolo con la mano derecha para que se acercara. Su voz era muy débil.

— ¿Qué me pasa doctor? Estoy muy mala…

— Tiene usted una perforación de estómago, le dijo.

— ¿Y eso se cura?

— Sí, pero tenemos que operarla.

— Y, ¿por qué no me operan?  Preguntó ella sorprendida.

— Porque sus hijos dicen que ustedes son Testigos de Jehová…

— ¡Eso son ellos! dijo la Sra. Juana. ¡Yo soy de la Virgen!

A Manolo le cambió la cara…  Inmediatamente después de  informar a la familia la paciente fue finalmente intervenida y todo tuvo un feliz desenlace.

La Sra. Juana vive todavía. Pasadas unas semanas pudimos saber que en su casa, desde hace muchos años, existe un cuadro de la Virgen de la Caridad, patrona de Cartagena heredado de su madre.

____________________________________

NB.  Hace cinco días fue San Lorenzo.  Hoy es la Asunción de la Virgen. Todo parece “encajar” un poco,

DAD HASTA SENTIRLO, HASTA QUE OS DUELA…

sábado, junio 22nd, 2013

 

“Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino y hacía cada día banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquel, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico… ”  (Lucas16,19,319)

—- Hace unos días decía el Papa Francisco:

“Cuando la comida se comparte de modo justo, nadie carece de lo necesario. Los alimentos que se tiran a la basura son alimentos que se roban de la mesa del pobre, del que tiene hambre”

“Dios confió al hombre y a la mujer el cultivo y cuidado de la tierra, para que todos pudieran habitar en ella, pero el egoísmo y la ‘cultura del descarte’ han conducido a desechar a las personas más débiles y necesitadas”

“¡Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres!”.

—- Carta del Papa Francisco a Cameron presidente de turno del G-8 en 2013:

“Para que el tema de la reunión tenga un más profundo significado, es necesario asegurar que toda actividad política y económica internacional haga referencia al hombre”, consienta “la libertad y la creatividad” y se ejerza “con sentido de solidaridad y una particular atención hacia los pobres”.

—- Recordemos tres frases de la Madre Teresa de Calcuta:

“La pobreza no ha sido creada por Dios. Somos nosotros quien hemos creado la pobreza”

“Sólo os pido una cosa: que no os canséis de dar, pero no deis las sobras”

“Dad hasta sentirlo, hasta que os duela”

_____________

NB. Dice el Salmo 144,15 de la Antífona de comunión de la misa de mañana:

“Los ojos de todos te están aguardando, Señor, tú les das la comida a su tiempo”

 

NO TIENEN PÁGINA WEB

domingo, mayo 19th, 2013

 

No tienen página Web. Son simplemente un círculo de amigos que se formó en la barra de un céntrico bar de Valencia. Inicialmente eran cuatro; actualmente son más de cuarenta.

Son un grupo variopinto en edad y profesión. Predominan “ellas “sobre “ellos”, pero a pesar de eso cuando se reúnen—siempre los jueves por la tarde— no llaman excesivamente la atención.

La mayoría  tienen un alto nivel cultural. Hablan de todo y lo comentan todo, pero rara vez hablan de política. No son jóvenes; muchos de ellos/ellas están jubilados o forzosamente prejubilados. La excepción son  Carlos y Rafael.

Estos dos amigos, profesores de la Universidad entraron en el bar habitual de nuestros tertulianos un jueves, huyendo de la lluvia. No había muchos clientes y se podía escuchar perfectamente lo que hablaban. Sus temas de conversación eran muy interesantes, pero lo mejor era el tono y la forma de conversar de aquellas personas.

Quedaron gratamente sorprendidos por lo que oían, y como la lluvia no cesaba, en un momento determinado se acercaron y pidieron permiso para incorporarse a la tertulia.

En estos círculos de amigos suele haber un líder. En esta ocasión había una líder: Conchita. Era mayor, muy culta y elegante, delgada y de gestos delicados. Lo que decía casi siempre era lógico y además convincente. No defraudaba a nadie. Tampoco a nuestros jóvenes profesores que pronto entablaron con ella una profunda amistad.

Un determinado día Conchita no asistió a la reunión como tenía por costumbre.  Tampoco a la semana siguiente; por lo visto estaba enferma. Carlos y Rafael decidieron visitarla.

Vivía en una antigua casa, no muy lejos del centro, junto con dos sobrinas que les recibieron en la entrada y les condujeron al dormitorio de Conchita que estaba al final de un largo pasillo. Era un dormitorio muy sobrio, no excesivamente grande.

La cama —que hubiera hecho feliz a cualquier anticuario— estaba situada en el centro de la habitación. A la izquierda, en la pared, a media altura, en un discreto pedestal, había una preciosa imagen de la Santísima Virgen María. A la derecha, una bonita mesa de noche y dos sillas -que seguramente habían ocupado sus sobrinas-  completaban la estancia.

Carlos y Rafael se acercaron a la cama por el lado derecho y Conchita les invitó a sentarse. Allí estuvieron un buen rato charlando con ella e interesándose por su salud, aunque de vez en cuando se distraían porque les llamaba poderosamente la atención la luminosa imagen de la Virgen María situada frente a ellos, que “parecía” mirarles fijamente hasta el punto de que al salir de la casa ambos no pudieron evitar hacer un comentario.

¿Te has fijado Rafa?  ¡Cómo nos miraba la Virgen!

Unos días después, como Conchita no terminaba de recuperarse, decidieron visitarla de nuevo. Cerca de la casa había una floristería y al pasar Carlos le dijo a Rafa:

—Deberíamos llevarle unas rosas a Conchita para que las ponga allí en su dormitorio cerca de la imagen de la Virgen. ¡Seguro que le gustará!

Dicho y hecho. Compraron un ramo de rosas y subieron a la casa. Las dos sonrientes sobrinas de Conchita les recibieron en la entrada y les acompañaron de nuevo hasta el dormitorio. Entraron los cuatro y Conchita al verles con el ramo de rosas les obsequió con la más cariñosa de sus sonrisas.

—Te hemos traído estas rosas con la esperanza de que alegres un poco esa cara. Son para ti, y también para que se las pongas a esta preciosa imagen de la Virgen María que tienes aquí -dijo Carlos- mirando a la pared…

¿ … ?

Conchita y también sus sobrinas dirigieron sus miradas a la pared situada a la izquierda de la cama con cierta sorpresa. Una de ellas, mirando a Carlos con cara de absoluta extrañeza le dijo:

—Carlos, no sé exactamente lo que quieres decir. En esa pared no hemos tenido nunca una imagen de la Virgen María…

Los cinco quedaron absolutamente confusos. Ellos, apenas pudieron contar lo sucedido unos días antes. Ellas, escucharon incrédulas y admiradas en silencio.

Después, el silencio fue mucho más profundo…

_

Todo esto me lo cuenta María José, la tía de “Carlos” y me asegura que lo sucedido es rigurosamente cierto.

Estamos en Mayo. Es domingo de Pentecostés. Es tiempo de flores y romerías. Es tiempo de “buscar” en nuestro entorno el rostro de la Virgen.

¡ VIERON EL ROSTRO DE DIOS !

domingo, marzo 31st, 2013

 ¡Vieron el rostro de Cristo!  ¡Vieron el rostro de Dios!

Durante treinta y tres años en un pequeño lugar del planeta tierra, Dios estuvo conviviendo con el hombre, pero sólo un reducido grupo fue consciente de ello y quiso creerlo.

Esta situación de visión directa y contacto directo con Dios termina cuando Jesús asciende a los cielos, pero en la tierra ya nada es igual. Jesús no es visible, pero su presencia continúa entre nosotros a través de los siglos.

 En la actualidad, después de la Redención, en la Iglesia de Cristo, el creyente puede estar en posesión de la Gracia Santificante —la “Gracia de Cristo”—, infundida por el Espíritu Santo en nuestra alma, y en ésta situación entrar en una participación de la vida divina. Esta es la Gracia que nos hermana con Cristo, y nos hace auténticos hijos de Dios.

Perseverando en esta situación de participación de la Vida de Cristo, iremos alcanzando un grado de santidad, que nunca será la “santidad original”, pero que siempre será valorada a la hora de nuestra presencia ante Dios.

Dios Padre, a lo largo de los siglos, no sólo ha ido “conservando” al hombre, sino que al final, con la Redención, con el Sacrificio de su Hijo, le ha proporcionado los medios para volver a Él.

La Gracia supone un “nacimiento”. Hay un cambio desde la no posesión a la posesión. La Gracia es como el “injerto” divino que se une a nuestra naturaleza y la renueva y le hace dar frutos de santidad.

El modo en que Dios nos concede participar de su vida y por tanto nos hace miembros de su familia es la filiación. Nos dice San Pablo: “Mirad que amor tan grande nos ha mostrado el Padre: que nos llamemos hijos de Dios, y lo seamos”. Dios Padre nos adopta como hijos, por participación en el Verbo, el Hijo muy amado.  Nos hace “hijos en el Hijo”.

La Salvación queda a nuestro alcance. Sólo hay que querer, porque los medios los tenemos en todas las iglesias, grandes o pequeñas, bonitas o feas. En todas está Jesús esperándonos y un apóstol de Jesús dispuesto a escucharnos. Si necesitamos perdón o alimento para nuestra alma allí nos lo darán, y además el Señor ha dispuesto que sea gratis total.

Pero además, lo maravilloso es que toda la historia de la Redención ya está escrita, y que el Don Divino de la Gracia Santificante ya nos ha sido concedido.

Adán y Eva sólo tuvieron el consuelo de unas túnicas de cuero…

 

__________________

Hoy celebramos el Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor.

Quizás es una buena fecha para empezar una Vida Nueva.

 

¿UN NUEVO FRANCISCO DE ASÍS?

viernes, marzo 22nd, 2013

Todo ha sido posible gracias a la actuación oculta, pero llena de sabiduría, del Espíritu Santo. Seguramente era conveniente y posiblemente necesario.

Silencioso, rápido e inesperado. Ha sido un cambio profundo en el modo y en las formas –no sabemos si también en la acción– en el seno de la Iglesia Católica.

Quizás sea la respuesta adecuada a las súplicas de un anciano Papa arrodillado ante el Santísimo muchos días y muchas noches.

Ha venido de muy lejos.  Ha pasado la mayor parte de su vida ayudando a los pobres y marginados sociales.  Estas han sido sus primeras frases pronunciadas en un italiano con acento argentino, un italiano dulce y cadente…:

  •  “Sabéis que el deber del cónclave era dar un Obispo a Roma. Parece que mis hermanos Cardenales han ido a buscarlo casi al fin del mundo…, pero aquí estamos.”
  •  “Quisiera dar la Bendición, pero antes, antes, os pido un favor: antes que el Obispo bendiga al pueblo, os pido que vosotros recéis para el que Señor me bendiga: la oración del pueblo, pidiendo la Bendición para su Obispo. Hagamos en silencio esta oración de vosotros por mí… “
  •  “Edificar la Iglesia. Se habla de piedras: las piedras son consistentes; pero piedras vivas, piedras ungidas por el Espíritu Santo. Edificar la Iglesia, la Esposa de Cristo, sobre la piedra angular que es el mismo Señor.”
  •  “Podemos caminar cuanto queramos, podemos edificar muchas cosas, pero si no confesamos a Jesucristo, algo no funciona. Acabaremos siendo una ONG asistencial, pero no la Iglesia.”
  •  “La vejez es –me gusta decirlo así– la sede de la sabiduría de la vida. Los viejos tienen la sabiduría de haber caminado en la vida, como el anciano Simeón, la anciana Ana en el Templo. Y justamente esta sabiduría les ha hecho reconocer a Jesús. Ofrezcamos esta sabiduría a los jóvenes: como el vino bueno, que mejora con los años, ofrezcamos esta sabiduría de la vida.”
  • “Dios nunca se cansa de perdonar. Nunca. “Y, ¿cuál es el problema?” El problema es que nosotros nos cansamos, no queremos, nos cansamos de pedir perdón. Él jamás se cansa de perdonar, pero nosotros, a veces, nos cansamos de pedir perdón. No nos cansemos nunca, no nos cansemos nunca.”
  •  “Dios no quiere una casa construida por el hombre, sino la fidelidad a su palabra, a su designio; y es Dios mismo quien construye la casa, pero de piedras vivas marcadas por su Espíritu. Edificar la Iglesia, la Esposa de Cristo, sobre la piedra angular que es el mismo Señor.”
  •  “Cuando no nos preocupamos por la creación y por los hermanos, entonces gana terreno la destrucción y el corazón se queda árido. Por desgracia, en todas las épocas de la historia existen «Herodes» que traman planes de muerte, destruyen y desfiguran el rostro del hombre y de la mujer.”
  • “Para «custodiar», también tenemos que cuidar de nosotros mismos. Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida. Custodiar quiere decir entonces vigilar sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón, porque ahí es de donde salen las intenciones buenas y malas: las que construyen y las que destruyen.”
  • “No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura. Hoy, ante tantos cúmulos de cielo gris, hemos de ver la luz de la esperanza y dar nosotros mismos esperanza. Custodiar la creación, cada hombre y cada mujer, con una mirada de ternura y de amor; es abrir un resquicio de luz en medio de tantas nubes; es llevar el calor de la esperanza.”

A no muchos kilómetros  de allí, en Castelgandolfo, el autor de la Encíclica “Spe Salvi”, observa, calla y espera… pero también sonríe. El Espíritu Santo ha dado una maravillosa respuesta a sus plegarias.

______________________

TRES FECHAS PARA LA HISTORIA.

domingo, febrero 17th, 2013

 11 de febrero de 2013.

Unos minutos antes de las doce, el Papa Benedicto XVI en un acto “rutinario” en la Basílica de San Pedro decía a los asistentes: Tengo que comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia: ” Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino”.

Poco después la noticia de la renuncia del Papa paralizaba todos los medios de comunicación. Pero también en la cúpula de la Basílica de San Pedro sucedía algo muy extraño.

Esta madrugada lo explicaba Paloma Gómez Borrero en una entrevista de RNE. Muy en su estilo decía: “La mañana del lunes en Roma era muy gris; densos nubarrones presagiaban una gran tormenta que finalmente estalló sobre las doce con abundantes truenos y relámpagos.

En un momento determinado la cúpula de la Basílica de San Pedro quedó durante unos minutos cubierta por una intensísima luminosidad  que la hizo brillar sobre el cielo de Roma de un modo indescriptible.  El fenómeno llamó poderosamente la atención a todos los que pudimos verlo…

13 de febrero de 2013

La homilía del Papa en la celebración del miércoles de Ceniza: Una vez más, el profeta Joel nos transmite de parte de Dios estas palabras: «Rasgad los corazones y no las vestiduras» (v. 13).

“En efecto, también hoy muchos están dispuestos a «rasgarse las vestiduras» ante escándalos e injusticias, cometidos naturalmente por otros, pero pocos parecen dispuestos a obrar sobre el propio «corazón», sobre la propia conciencia y las intenciones, dejando que el Señor transforme, renueve y convierta”.

También el 13 de Febrero : Elección del nuevo presidente del Consejo de Supervisión del Banco Vaticano: (tomado de Santa Sede: Actualidad): El Vaticano ha elegido al alemán Ernst von Freyberg como nuevo presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), según informa un comunicado de la Santa Sede.

15 de febrero de 2013

Más de 900 personas han resultado heridas o contusionadas entre ellas 159 niños al caer un meteorito en la región de Cheliábinsk, en los montes Urales.

El asteroide 2012 DA14 pasará cerca de la Tierra y podrá verse con telescopio. Podrá ser contemplado a partir de las 21:30 a unos 34.000 kilómetros de nuestro planeta

 

¿Alguien se atreve a relacionar lo sucedido en estas tres fechas?

 

__________________

UN TREINTA DE DICIEMBRE

martes, enero 22nd, 2013

Se celebraba la Santa Misa con gran devoción. Era la festividad de la Sagrada Familia. La Iglesia estaba abarrotada. Ya se habían leído las lecturas, el salmo y el santo evangelio.

El celebrante, un sabio sacerdote de avanzada edad, había iniciado la homilía comentando el correspondiente capítulo del Eclesiástico y el de la Carta de San Pablo a los Colosenses. Estaba analizando el pasaje del Niño perdido en el templo del evangelio de San Lucas cuando sucedió algo sorprendente e inesperado:

En medio de la nave del templo, por el pasillo central que formaban los bancos, llamando la atención de todos los asistentes, apareció un niño de corta edad, un “pequeñajo” que apenas sabía andar, con cabellos abundantes y rubios.  Llevaba una camisa blanca y gruesa, y  unos   pantalones caídos hasta media pierna, sujetos por unos llamativos tirantes, con un “bulto” en su parte posterior debido seguramente a unos pañales.

Caminaba lentamente hacia el presbiterio tremendamente feliz. Casi todos  los asistentes le observaban con sorpresa pero nadie osaba molestarle. El niño era encantador y además sonreía una y otra vez. Cuando estaba cerca del presbiterio, el sacerdote cuyo ambón quedaba situado a la derecha, se le quedó mirando y dejo de hablar…

El silencio era absoluto. El niño, ajeno a la tremenda atención que estaba despertando, continuó andando con sus pasos vacilantes moviendo graciosamente sus pantalones y sus pañales.

Tres escalones separaban el presbiterio de la nave de la iglesia. Parecía que sabía lo que hacía. Con alguna dificultad subió al presbiterio. Ya en esta nueva posición más elevada, se dedicó a mirar con todo descaro a los asistentes y también al sacerdote que permanecía en riguroso silencio observándole. Nadie hacia ni decía nada.

Pasados unos segundos el niño se giró lentamente dando la espalda a todos. Frente a él, muy cerca, estaba la mesa del altar. Levantó la cabeza y miró al retablo.

La imagen de la Santísima Virgen, arriba, desde su camarín lleno de luz y esplendor parecía mirarle.  Pasados unos segundos el niño se giró de nuevo hacia los asistentes, levanto y agitó infantilmente las manos, y empezó a balbucear intentando decir algo…

Fueron sonidos naturalmente no comprensibles pero evidentemente dirigidos a las personas que lo miraban. Una vez, dos veces, y hasta tres veces, dijo “cosas”.

Todo el encanto de la escena terminó cuando por el pasillo central apareció la madre. Su niño había desaparecido mientras ella estaba confesando. Aun así, siguió el silencio que finalmente fue roto por el sacerdote, que continuó su homilía diciendo:

—Lo que ha sucedido aquí y ahora, en esta mañana, es la mejor manera de celebrar la festividad de la Sagrada Familia. Voy a terminar la homilía intentando “traducir” los tres mensajes que en su lenguaje infantil nos ha transmitido este niño —seguramente por encargo de la Santísima Virgen— hace unos momentos:

  • Cuidad y proteged a mi papa y a mi mama. ¡No rompáis mi familia!
  • Tengo centenares de amigos a los que conocí en el cielo que están esperando en el vientre de sus mamas, el día de su nacimiento. Por favor no les hagáis daño, ¡no interrumpáis su camino!
  • Pensad un poco en mi futuro.  ¡Este mundo debe cambiar; no puede seguir tan apartado Dios!

Con estos tres ruegos, el sacerdote, intentando “interpretar” a este niño “perdido en el templo” un 30 de diciembre del 2012, finalizó la homilía.

Al terminar la celebración, todos los asistentes querían conocer a este pequeño personaje, protagonista de una de las más sorprendentes homilías — especialmente por su escenificación— sobre la Sagrada Familia.

Todos se marcharon y unas horas después la iglesia quedó vacía, Pero en el presbiterio, arriba en su camarín la Santísima Virgen posiblemente sonreía. Al mismo tiempo, no muy lejos de allí, en su casa, a Pedrito —que así se llamaba el niño— su madre intentaba cambiarle los pañales…

 

__________________________

 

NACIÓ EN NOCHEBUENA

lunes, diciembre 24th, 2012

Se llama Luciano y debe tener unos ochenta años. Viene por el consultorio periódicamente, solo o acompañando a su esposa. No es muy comunicativo, pero el otro día, en un inciso de la consulta, a instancia suya, surgió el tema del miedo ante la muerte.

—Yo no tengo miedo a la muerte, me contaba. De hecho me dieron por muerto al día siguiente de nacer…

—y siguió hablando: Yo nací en “La Cueva de Pagan” una zona privilegiada para el cultivo de la vid situada a medio camino entre Fuente Álamo y la Pinilla. Hace muchos años la zona fue un asentamiento árabe importante.

En el lugar existen dos cuevas de la época y algunas cimbras antiquísimas que llaman poderosamente la atención de los visitantes. También quedan restos de hornos alfareros, orzas de barro y tinajas, incluso pipas de barro decoradas con detalles arabescos. Los lugareños todavía buscan, por tradición, los tesoros que según sus antepasados dejaron enterrados los “moros” al marcharse, con la esperanza de volver a buscarlos algún día.

En cualquier caso los “moros” —que no dejaron buen recuerdo— lo que sí dejaron fue una extensa zona llena de cultivos de vid, que generaban un vino excepcional por su alta graduación y por su aroma peculiar.

Después de su marcha en aquella aldea quedaron dos costumbres: una, bautizar a todos los niños lo antes posible para que no fuesen “moros”; y otra, al poco de nacer darles a beber un poco del vino del lugar para que el resto de su vida fuesen vigorosos.

Cuando yo nací —me contaba Luciano— mi abuela se encargó de darme a beber el vino de la tierra. Posiblemente en su entusiasmo se pasó de dosis y mi estado físico quedó tan maltrecho que apenas respiraba. Pensaron todos que mi muerte era inmediata —lo cual aceptaban con gran tristeza— pero lo que no podían aceptar de ningún modo era que muriese sin bautizar; que muriese ¡como un “moro”!

Ese día era Nochebuena. Estaba cayendo la tarde y hacía mucho frio; pero a pesar de todo mis padres “se pusieron en camino” en busca del sacerdote del pueblo porque ellos entendían que el bautismo era “cosa del cura”. No sé cómo lo consiguieron, pero vino el sacerdote. Media aldea le estaba esperando.

Prepararon un recipiente con agua, que por la fecha y la hora debía estar muy fría. La escena debió ser conmovedora: un niño moribundo recibiendo el bautismo en un día tan especial, después de mil peripecias…

—¿Imagina usted lo que pasó?

—No tengo idea. Le dije.

—¡Resucité de golpe! — Exclamó Luciano.

Es que yo no estaba muriéndome: ¡Yo simplemente estaba borracho! y con el contacto del agua fría desperté súbitamente y empecé a llorar “a grito pelao”. Asombro, sorpresa, lágrimas y gritos y finalmente celebración.

Fuera, en la calle, un grupo de niños pasaban cantando villancicos y tocando panderetas. Era Nochebuena y celebraban el nacimiento del Hijo de Dios en una cueva de Belén.

Todavía ahora, ochenta años después  —también en Nochebuena—   los lugareños de “La Cueva de Pagan”,  muy lejos de Belén,  siguen celebrando que un niño llamado Luciano   nació al cristianismo en ese día, sencillamente porque a sus padres les aterraba la idea de que muriera como un “moro”…

__________

 

NB.  La historia es real. La aldea existe y el vino del lugar debidamente embotellado también. Lo embotella Luciano como podéis imaginar…

 

¡FELIZ NAVIDAD!

 

 

 

LA PUERTA DE LA FE.

jueves, diciembre 6th, 2012

Habían salido unos años antes de Antioquía. Los dos, San Pablo y Bernabé, encomendados a la gracia de Dios para la obra que tenían que realizar. Regresaban después de unos años de apostolado, y al llegar reunieron a la iglesia y contaron todo lo que el Señor había hecho por mediación de ellos y como había abierto a los gentiles la puerta de la fe. (He 14,27)

El Señor, por mediación de ellos, había abierto a los gentiles “la puerta de la fe”. Con esta frase inicia el Santo Padre su última Carta Apostólica.

“Es la puerta que nos introduce en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia, siempre abierta para nosotros. Se cruza ese umbral cuando la Palabra de Dios se anuncia y el corazón se deja plasmar por la gracia de Dios que transforma. Atravesar ese puerta supone emprender un camino que dura todo la vida”. (Benedicto XVI).

Esta es la esencia de la Carta que el Santo Padre matiza con varias frases muy propias de él:

• La Iglesia en su conjunto, y en ella sus pastores, como Cristo han de ponerse en camino para rescatar a los hombres del desierto y conducirlos al lugar de la vida, hacia la amistad con el Hijo de Dios, hacia Aquél que nos da la vida y la vida en plenitud.

• La renovación de la Iglesia pasa también a través del testimonio ofrecido por la vida de los creyentes: con su misma existencia en el mundo, los cristianos están llamados efectivamente a hacer resplandecer la Palabra de verdad que el Señor Jesús nos dejó.

• «Caritas Christi urget nos» (2 Co 5, 14): es el amor de Cristo el que llena nuestros corazones y nos impulsa a evangelizar. Hoy como ayer, él nos envía por los caminos del mundo para proclamar su Evangelio a todos los pueblos de la tierra (cf. Mt 28, 19).

• Profesar con la boca indica, a su vez, que la fe implica un testimonio y un compromiso público. El cristiano no puede pensar nunca que creer es un hecho privado. La fe es decidirse a estar con el Señor para vivir con él. Y este «estar con él» nos lleva a comprender las razones por las que se cree. La fe, precisamente porque es un acto de la libertad, exige también la responsabilidad social de lo que se cree.

• Por otra parte, no podemos olvidar que muchas personas en nuestro contexto cultural, aún no reconociendo en ellos el don de la fe, buscan con sinceridad el sentido último y la verdad definitiva de su existencia y del mundo. Esta búsqueda es un auténtico «preámbulo» de la fe, porque lleva a las personas por el camino que conduce al misterio de Dios.

• Desde la Sagrada Escritura a los Padres de la Iglesia, de los Maestros de teología a los Santos de todos los siglos, el Catecismo ofrece una memoria permanente de los diferentes modos en que la Iglesia ha meditado sobre la fe y ha progresado en la doctrina, para dar certeza a los creyentes en su vida de fe.

• En efecto, la fe está sometida más que en el pasado a una serie de interrogantes que provienen de un cambio de mentalidad que, sobre todo hoy, reduce el ámbito de las certezas racionales al de los logros científicos y tecnológicos. Pero la Iglesia nunca ha tenido miedo de mostrar cómo entre la fe y la verdadera ciencia no puede haber conflicto alguno, porque ambas, aunque por caminos distintos, tienden a la verdad.

• Por la fe, María acogió la palabra del Ángel y creyó en el anuncio de que sería la Madre de Dios en la obediencia de su entrega.
Por la fe, los Apóstoles dejaron todo para seguir al Maestro.
Por la fe, los discípulos formaron la primera comunidad reunida en torno a la enseñanza de los Apóstoles.
Por la fe, los mártires entregaron su vida como testimonio de la verdad del Evangelio,

• Por la fe, hombres y mujeres de toda edad, cuyos nombres están escritos en el libro de la vida han confesado a lo largo de los siglos la belleza de seguir al Señor Jesús. También nosotros vivimos por la fe: para el reconocimiento vivo del Señor Jesús, presente en nuestras vidas y en la historia.

Volvemos al inicio. Hoy como entonces, se trata de salir encomendados a la Gracia de Dios, para hacer apostolado como hicieron San Pablo y Bernabé. Dicho de otro modo:

“Lo que el mundo necesita hoy de manera especial es el testimonio creíble de los que, iluminados en la mente y el corazón por la Palabra del Señor, son capaces de abrir el corazón y la mente de muchos al deseo de Dios y de la vida verdadera, ésa que no tiene fin”. (Benedicto XVI).

_____________________

Resumido de la Carta Apostólica “PORTA FIDEI”.

FRENOS EN LA BOCA.

viernes, septiembre 28th, 2012

Desde siempre ha sido costumbre poner “frenos” en la boca de los caballos para que nos obedezcan. Igualmente para dominar las naves, por muy grandes que sean, basta un pequeño timón para dirigirlas adonde quiere la voluntad del piloto.

En ambos casos, podemos dominar algo importante en dimensión, con un objeto relativamente pequeño. Algo muy pequeño es capaz de producir resultados desproporcionadamente grandes. Además entra en juego una cuestion de autoridad.

En la criatura humana existe igualmente una pequeña estructura capaz de generar resultados desproporcionadamente grandes. De todos los miembros de nuestra humanidad ella es la que contamina todo el cuerpo como un fuego que inflama el curso de nuestra vida desde el nacimiento…

Está situada en la boca.

Nos referimos a nuestra lengua; algo que ningún hombre ha sido capaz de dominar. Es un mal siempre inquieto,- nos cuenta el apóstol Santiago-, y está llena de veneno mortífero. Con ella podemos bendecir y maldecir. Es una fuente de donde mana agua dulce y amarga por el mismo caño.

Dominar nuestra lengua, convirtiendola en una “fuente de donde mane solo agua dulce” es algo importantísimo; es un ejercicio de la voluntad que debemos ejercitar a diario, pues de lo contrario podemos provocar daños irreparables.

Frenos en la boca… ¡Cuantas veces los hemos deseado!

_________________________

LA SABIDURÍA QUE VIENE DE ARRIBA.

miércoles, septiembre 26th, 2012

En el lenguaje corriente se dice que es sabio aquél que conoce las cosas por sus causas.

En el lenguaje de los cristianos el don de la Sabiduría es un hábito sobrenatural, mediante el cual por obra y gracia del Espíritu Santo se conoce a Dios y se goza de Él, al mismo tiempo que en Él son conocidas todas las criaturas. Por el don de sabiduría el creyente conoce y experimenta al mismo Dios.

La función del don de sabiduría es juzgar de las cosas divinas, no de las creadas. Esta es la diferencia con los otros dones. La sabiduría es la forma correcta de aplicar el conocimiento y va mucho más allá que el mismo intelecto, mostrando así lo elemental de la vida.

Se trata de conocer y experimentar a Dios hasta llegar a la contemplación, algo imposible para la criatura humana sin la ayuda de este don del Espíritu Santo, porque el don de sabiduría ilumina de un modo divino, sapiencial y experiencial, el conocimiento que el creyente tiene de Dios y de todas las cosas creadas, haciéndole conocer a éstas en Dios, que es su última causa. Es, pues, la más alta sabiduría que el hombre puede alcanzar en este mundo.

La sabiduría que viene de arriba, escribe el apóstol Santiago, ante todo es pura y, además es amante de la paz, comprensiva, dócil, llena de misericordia y buenas obras, constante, sincera.

Para conocer a Dios y gozar de Él el camino puede ser largo, pero se acorta mucho si sencillamente se le pide al Espíritu Santo un poco de esa “sabiduría que viene de arriba”…

___________________________

(Ideas básicas tomadas de Catholic.net)

LA DOCTRINA QUE ARMONIZA CON LA PIEDAD

viernes, septiembre 21st, 2012

“Si alguno enseña otra cosa distinta, sin atenerse a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo y a la doctrina que armoniza con la piedad, es un orgulloso y un ignorante, que padece la enfermedad de plantear cuestiones inútiles y discutir atendiendo sólo a las palabras” (1Tim 6,2-1)

La doctrina que armoniza con la piedad es la doctrina cristiana. Son las palabras de nuestro Señor Jesucristo que no admiten modificaciones ni matices. Sin embargo no faltan intelectuales o “iluminados” dentro y fuera de la iglesia, que pretenden enseñarnos esas “otras cosas distintas” a las que alude San Pablo.

Son orgullosos e ignorantes dice el apóstol, y enfermos de una patología siempre actual: plantear reiteradamente cuestiones inútiles y discutir – a menudo con vehemencia- atendiendo sólo a las palabras.

Nuestros abuelos, que eran mas sabios que nosotros, tenían una respuesta clara para estas situaciones: “Mira, eso que dices tú puede estar bien, pero con los Evangelios en la mano, ¡eso es mentira!”

____________

TOMÓ LA CONDICIÓN DE ESCLAVO.

lunes, septiembre 17th, 2012

“A pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así actuando como un hombre cualquiera se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz”.

Esta es la esencia del cristianismo; este es el mensaje del cristianismo transmitido por San Pablo a los Filipenses en su epístola. En verdad, ¿supieron los filipenses entender lo que les decía San Pablo?

¡Tomar la condición de esclavo ante los demás!

Seguir el ejemplo de Jesús, sirviendo a los demás anteponiéndoles a nosotros mismos, a nuestros intereses y a nuestros deseos, seguramente lo hicieron los filipenses, pero en nuestro tiempo posiblemente muy pocos cristianos o no cristianos lo practican, aunque hay no pocas excepciones.

Dar la vida por el prójimo tampoco es frecuente, pero afortunadamente también algunos o algunas lo hacen…

_____________

Tomado un 14 de septiembre.

EL LIBRO DE ERNESTO

jueves, julio 26th, 2012

Estamos en verano y posiblemente de vacaciones. Muchos de nosotros aprovechamos para leer algún libro o alguna novela. Si eres lector de este blog, o te asomas hoy a él por primera vez te invito a que conozcas a Ernesto.

Ernesto es un personaje mitad real mitad imaginario que pretende contando su historia y la de su amigo, hacer revivir en el lector enseñanzas básicas de la infancia, que se han ido deformando con el paso de los años.

En su conjunto se trata de varios relatos muy cortos, que se consiguen gratuitamente en la pestaña “Libretos” de esta Web. Son archivos en formato pdf. que puedes bajarte e imprimirlos.

Si no sabes informática es lo mismo. Puedes obtenerlos por el costo de su fotocopia –muy poco dinero- en COPYMAR, calle Ronda, 7 – 30201 Cartagena personalmente o por correo. Llama al teléfono 968 502570, por las tardes y pregunta por Maria.

Puedes pedirlos en conjunto o individualmente. A saber:

“La historia de Ernesto”
“Al atardecer de la vida”
“Fue un día antes”
“Querido Ernesto”
“Nos examinarán del amor”
“La Cascada”

Cada uno de esos librillos te hará recordar momentos agradables de tu vida. Si tienes algunos años y no tienes mucho tiempo, por lo menos interésate por “Al atardecer de la vida”. Seguro que me agradeces el consejo.

¡Feliz verano a todos, …y a todas!

ME HAN METIDO UNA ESPINA EN LA CARNE

domingo, julio 8th, 2012

Hace mas de dos mil años escribía San Pablo a los Corintios:

“Hermanos: Para que no tenga soberbia, me han metido una espina en la carne; un ángel de Satanás que me apalea, para que no sea soberbio. Tres veces he pedido al Señor verme libre de él; y me ha respondido:”Te basta mi gracia; la fuerza se realiza en la debilidad”.

Por eso vivo contento en medio de mis debilidades, de los insultos y de las privaciones, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo. Porque cuado soy débil, entonces soy fuerte”.

..

No siempre, pero sí de vez en cuando, también nosotros sentimos que nos han metido una espina en la carne. ¿Sabemos aceptarla y entender su significado como San Pablo?

__________________

EL RUMBO CORRECTO

miércoles, mayo 2nd, 2012

No pocas veces, casi siempre en una situación de soledad, hacemos propósitos de mejorar, de cambiar, de seguir otro rumbo…

¿Cuál es el rumbo correcto?. Quizás el rumbo correcto de nuestra vida esta ya marcado y escrito: “Debéis ser perfectos como mi Padre Celestial es perfecto”.

Nadie le preguntó a Jesús en qué consistía la perfección porque Él era la Perfección, pero después de leer el relato de su vida en los Evangelios, se puede hacer una definición aproximada:

“La perfección, la santidad, consiste en el cumplimiento de nuestros deberes en la humilde aceptación de la voluntad de Dios y en la unión con Él en el trabajo de cada día. Es saber fundir la religión y la vida en una armoniosa unidad, sobretodo en esas cosas pequeñas y ordinarias que tú conoces…”

___

N.B. La definición de santidad está resumida de Salvador Canals en “Ascética meditada”

SUFRIR DE GRATIS.

martes, abril 17th, 2012

Te sugiero una adivinanza:

• La tenemos dentro de nosotros, posiblemente en nuestra mente. Aparentemente parece inocente pero en realidad es el disfraz de nuestro peor enemigo.

• Nos susurra al oído sospechas infundadas.
• Nos tiraniza con sus ambiciones.
• Nos muerde con su envidia.
• Nos hace sospechar sin fundamento de otras personas.

• Nos instila suavemente el veneno de la sensualidad y del amor propio.

• Su tiranía es tan grande que altera las ideas, falsea las situaciones de la vida, y deforma a las personas.

• Nos hace temer peligros, peligros que ahora no existen, y que no sabemos si se realizaran.

• Pero lo peor es las “novelas” que nos hace vivir: fantásticos ensueños en los cuales siempre somos el héroe, el personaje que triunfa. Estimula nuestra ambición, nuestro deseo de mandar y de ser admirados, nuestra vanidad…

Es como ya has adivinado la imaginación.

Leemos en el diccionario que la imaginación es una “facultad del alma que representa las imágenes de las cosas reales o ideales”.

Lo que no dice el diccionario, es que nos saca de la realidad y nos transporta al vacío, lugar donde nada es tangible, y que nos hace perder el dominio de nuestros sentimientos…

Huir de la imaginación es fácil. Luchar contra la imaginación también es fácil. Sólo basta decir con cierta energía: “Vete ya”.

Volverá la paz a la mente y nuestros sentimientos volverán a ser libres.

Si no lo hacemos así, nos tocará “sufrir de gratis”, que es lo mas absurdo que le puede suceder a un ser humano.

_____________

Modificado de Salvador Canals.”Ascética meditada”.

UN CRUCIFICADO

lunes, abril 2nd, 2012

En el siglo IV, en una de sus homilías, seguramente iniciando la Semana Santa, San Agustín preguntaba a sus feligreses:

¿No os admira que un crucificado sea la persona más amada del mundo?

Esa misma pregunta nos la podríamos hacer nosotros hoy, en plena Semana Santa del año 2012 y meditarla, pero sería mucho mejor que imitando a San Agustín se la hiciéramos a nuestros amigos…

N.B.

Si queréis vivir y meditar un poco el significado de la Semana Santa y de la Redención, os aconsejo la lectura de “Nos examinaran del Amor”.

Es un libreto de unas pocas páginas, que encontrareis en esta misma Web. Haced clic en la pestaña “Libretos” y veréis varios archivos pdf. Uno de ellos es “Nos examinaran del Amor”. Podéis leerlo directamente en pantalla aunque os recomiendo su impresión para leerlo con detenimiento.

Allí se intenta explicar por qué un crucificado es la persona más amada del mundo…

___

Semana Santa 2012.

¿ES UNA PROPORCIÓN SALUDABLE?

martes, febrero 14th, 2012

En la criatura humana, tanto corporal como espiritualmente, existen una curiosas proporciones, que definen de alguna manera el término “saludable”.

Corporalmente, para una existencia normal lo saludable sería ingerir:

55% de hidratos de carbono
30% de grasas.
15% de proteínas.

Teniendo en cuenta que

La combustión química de 1gr de grasa produce 9 calorías
La combustión química de 1gr de HC produce 4 calorías.
La combustión química de 1gr de proteína produce 4 calorías.

, y que el ser humano necesita todos los días entre 3.000-5.000 calorías según sus dimensiones corporales, queda a la inteligencia de cada persona calcular la cantidad y el tipo de alimentos que necesita para sobrevivir.

La alimentación global de una tribu indígena en medio de la selva, seguramente guardaría estas sabias proporciones.

*

Espiritualmente la criatura humana es fundamentalmente amor. Fue creada por amor, se mueve por amor y vive para amar. La pregunta, la gran pregunta es a quien debe amar. El amor en definitiva implica una decisión libre, un acto de voluntad, porque nuestro amor puede tener más de una dirección.

Aquí también tenemos proporciones:

% de amor a Dios.
% de amor al prójimo.
% de amor a mí mismo.

A lo mejor también aquí lo “saludable” sería un 55 %- 30% – 15%.
55% de amor a Dios, 30% de amor al prójimo, y un 15% de amor a mí mismo.

Sin embargo algo no funciona bien en nuestro tiempo, porque las proporciones “saludables” se han alterado sustancialmente y la gente se harta de comer grasas y proteínas en lo corporal, y en lo espiritual reducen el amor a Dios y el amor al prójimo a valores ínfimos.

Las consecuencias de un abuso de grasas y proteínas en la alimentación las vemos a diario en los hospitales.

El olvido de Dios y el desprecio por el prójimo, con amor exclusivo a la propia persona, también tiene consecuencias nefastas. Los medios de comunicación se encargan de informarnos todos los días.

N.B. Para los cristianos naturalmente las proporciones son otras.

___________________

LAS MANOS JUNTAS, ATADAS CON UNA CINTA.

lunes, enero 16th, 2012

Don Fulgencio celebraba sus bodas de oro como sacerdote. Era una sencilla ceremonia, una eucaristía casi exclusiva para sus familiares y amigos. En la homilía nos hizo participes, con palabras no exentas de emoción, de los tres momentos más significativos de su vida sacerdotal:

El primer momento y el más importante fue el día de su ordenación. Aquel día 16 de Junio de 1961 se ordenaban junto a él dieciséis nuevos sacerdotes. Siguiendo el ritual establecido, en un momento determinado el señor obispo impuso sus manos sobre cada uno de ellos. Después y mientras se cantaba el Veni Creator el obispo ungía las manos de los ordenados, con el óleo.

Era el momento.

Su madre presente en la ceremonia se levantó de su asiento. Llevaba una cinta en la mano. Junto a otros padres o padrinos se acercó el altar, al lugar donde estaba su hijo, que la estaba esperando con las manos juntas, ya ungidas, y con una profunda emoción se las ató con la cinta…

Todavía guardo esa cinta, nos contaba en la homilía. No he podido nunca olvidar esa escena por dos motivos: uno recordando el rostro y la sonrisa de mi madre, y el otro por el profundo significado de mis manos ungidas y atadas por Dios y para Dios.

*
Solo unos días después sucedió lo que él denominó su segunda experiencia inolvidable. Era por la mañana. En su nueva parroquia. Una señora anciana se dirigió a él pidiéndole confesión… ¿Es a mí?, le dije.

La señora – nos contaba-, me miró extrañada. Yo vestía como un sacerdote y estaba en un pasillo de la iglesia. Supuestamente podía confesarla. Lo que ella no sabía era que yo no había confesado nunca a nadie.

Me senté por primera vez en el confesionario, y la confesé. No puedo describir exactamente mi estado de ánimo, pero podéis imaginarlo. Vi claramente, sentí claramente que estaba representado a Jesucristo, que mis oídos eran sus oídos, que mi voz era su voz, que mis palabras eran sus palabras. Le dí la absolución, le perdoné sus pecados, la bendije, pero tuve la convicción de que yo era sólo un instrumento. Sentí realmente que yo no era yo. Él era yo, y esa percepción me ha acompañado toda mi vida cada vez que me siento en un confesionario.

La tercera experiencia inolvidable es mas reciente, nos decía en la homilía. Fue hace solo unos meses. Ya sabéis -nos contaba-, que por mi condición de capellán castrense en ocasiones acompaño a las tropas en los días de maniobras.

Todo sucedía en algún lugar de Castilla la Mancha, en una aldea perdida entre las montañas. En la mañana del domingo intentamos disponer todo para celebrar la Santa Misa. Los lugareños nos cedieron un amplio cobertizo, donde había todo tipo de aperos de labranza. Era bastante amplio, y en ese lugar, donde unos días antes debieron cobijarse algunas decenas de ganado, allí, en aquél ambiente que recordaba el lugar del Nacimiento de Jesús, en un amplia mesa rustica cubierta con lo imprescindible, lo dispusimos todo para celebrar la Eucaristía.

Llegado el momento de la consagración, mi mente se detuvo unos instantes… Sentí clarísimamente una vez más, que yo no era yo. Al igual que en Belén, Jesús estaba presente entre nosotros. Estaba entre nosotros en aquél cobertizo lleno de soldados, que en ese amanecer representaban a su Iglesia. En ese ambiente, sentí la Santa Misa en toda su grandeza y en toda su pureza y en toda su santidad, y yo pobre de mí en esos instantes solo pude dar gracias a Dios por haberme llevado ese día a ese cobertizo para representarle.

*
Creo que todos los presentes sentimos envidia. Habíamos escuchado el relato de una vida dedicada a Dios, desde que hace cincuenta años su madre le ató las manos ungidas con una sencilla cinta…

Hoy es 16 de Enero, día importante en Cartagena. ¡Felicidades don Fulgencio!

NAVIDAD: UN NUEVO AMANECER.

domingo, diciembre 18th, 2011

Sucedió unos años después del reinado del Rey Salomón. El Señor Dios quiso anunciar por medio de los profetas nuestra Redención; vendría un Mesías.

Inicialmente fue Elías. Esencialmente fue Isaías. Finalmente fue Daniel. Fueron dieciséis profetas. Dieciséis libros proféticos. Casi ocho siglos de profecías para escribir la palabra esperanza, la palabra salvación…

A modo de ejemplo podemos transcribir una de las visiones proféticas de Daniel realmente impresionante por su contenido. Escribe el profeta:

En las nubes del cielo venía
como un hijo de hombre,
se dirigió hacia el anciano
y se presentó ante él.
Se le dio poder.
gloria e imperio,
y todos los pueblos,
naciones y lenguas le servían.
Su poder será un poder eterno,
que nunca pasará,
y su reino no será destruido jamás.

*
Entre los años 747 al 749 A.U.C, se cumple la promesa.

Todo se inició en Belén, por la noche; pero ese día al amanecer, y sin que nos diéramos cuenta, el rostro de Cristo, el rostro de Dios, empezó a dibujarse en el horizonte de la tierra. Empezaba una nueva vida. Empezaba la Vida Nueva.

Entre el 777 y el 779 A.U.C. comienza la vida pública de Jesús.
Unos tres años después, un viernes 7 de abril del año 30 de nuestra era, Jesús muere en la Cruz y se consuma la Redención.

Vieron el rostro de Cristo. Vieron el rostro de Dios. Durante treinta y tres años en un pequeño lugar del planeta tierra, Dios estuvo conviviendo con el hombre, pero sólo un reducido grupo fue consciente de ello y quiso creerlo.

Esta situación de visión directa y contacto directo con Dios termina cuando Jesús asciende a los cielos, pero en la tierra, ya nada es igual. Jesús no es visible, pero su presencia continúa entre nosotros a través de los siglos:

“Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”

Son las últimas palabras de Jesús antes de su Ascensión. Para todos nosotros, los de antes, los de ahora y los de siempre.

*

Todo empezó en Belén, por la noche…

________________

¡Feliz Navidad! Un fuerte abrazo para todos.

UN BOTE DE LECHE CONDENSADA.

martes, noviembre 1st, 2011

Eran años de miseria. Todo había quedado destrozado después de una guerra absurda. No había alimentos. El pan estaba racionado mediante “cartillas”, a razón de 150 grs. por persona. Además tampoco era pan de trigo, sino una mezcla de harina de cebada y centeno y el salvado restante de la molienda del poco trigo que existía, y que se vendía de “estraperlo”.

La gente subsistía con los productos del campo, hortalizas verduras y legumbres, así como del sacrificio de animales domésticos, y de la pesca. En todos los pueblos existía un centro de “auxilio social” donde se repartían entre los más necesitados las ayudas procedentes del extranjero, especialmente de Argentina. En esos centros se suministraba básicamente leche en polvo.

Un día, como manjar especial aparecieron los botes de leche condensada. Aquello fue un descubrimiento sensacional, que mejoró sobradamente el “pan de racionamiento” impregnado con pringue de tocino o aceite, recubierto con azúcar.

El afortunado poseedor de uno de estos botes -inicialmente eran muy escasos-, practicaba dos agujeros, uno frente a otro, en la tapadera superior del bote, e inmediatamente ponía la boca en el agujero inferior. Bastaba solo absorber un poco y la boca se llenaba de aquél delicioso manjar. También se podía verter sobre una rodaja de aquel
pan de centeno.

*

En este ambiente de pobreza, también había “pobres”. Eran aquellos que no tenían un trabajo fijo, que apenas ganaban dinero y que vivían de la caridad “pidiendo” por las casas, de puerta en puerta, o a la entrada de los comercios. Los hijos de estos pobres, solían acompañarles por las calles, aunque a veces se escapaban y “pedían” por su cuenta… Así sucedía con Emilio y su hermano Paquico.

Paquico sólo tenía cinco años y Emilio once. Paquico se pasaba todo el día detrás de su hermano que era todo su apoyo, y gracias a lo que les daban podían subsistir. A veces hasta podían llevar algo a sus padres.

Un día Dña. Cecilia, “la maestra”, conocida en el pueblo por su bondad y caridad, les encontró casi al anochecer, cerca de su casa. Estaban muy tristes; casi no habían comido. A Paquico le dolía el cuello de tanto mirar a la cara de su hermano mucho más alto que él…

Asombrosamente sucedió lo inesperado: Dña. Cecilia les llevo a su casa y les obsequió con un bote de leche condensada. Hizo dos agujeros y se lo dio al hermano mayor. Emilio tomó el bote con una mano y se lo puso en la boca. Inmediatamente su hermano empezó a dar saltos reclamando el bote para sí, pero Emilio lo separaba con su mano libre.

Al poco tiempo Emilio cedió, y le dio el bote a su hermano. El pequeño cogió el bote con las dos manos, y empezó a absorber con tal intensidad que le leche se le escapaba por la boca. Emilio sonreía, pero a los pocos segundos le arrebató el bote diciéndole: “¡¡Eh, Eh, que esto es para los dos!!”. El bote pasaba de un hermano a otro, hasta que finalmente, entre risas, y peleas quedó vacío.

Dña. Cecilia estuvo observando detenidamente el espectáculo. Ella por su profesión conocía perfectamente a los niños y paso a paso fue captando todo lo que sucedía: el hermano menor absorbía la leche con todas sus fuerzas porque en su pequeña persona el hambre borraba cualquier otro sentimiento.

Emilio con sólo once años, además de conocer el hambre, también sabia de cariño y amor. Y el amor para él empezaba en su hermano Paquico. Por eso mientras su hermano absorbía la leche con todas sus fuerzas, él, cuando llegaba su turno, se limitaba a soplar por el agujero.

Dña. Cecilia supo desde ese momento, que el amor no tiene edad. Emilio, con sólo once años había escrito la palabra Amor en un bote de leche condensada. Apenas podía disimular su emoción. Estuvo hablando con ellos un buen rato y finalmente, bajo su cariñosa y atenta mirada los niños se marcharon.

Naturalmente, y como era de esperar, hubo otros encuentros. Entonces los niños no sólo recibieron leche condensada, sino otras muchas cosas…

*

NB. Dña. Cecilia murió en l986. Seguramente es una de esas santas desconocidas, cuya fiesta celebramos hoy. Emilio y su hermano viven en la actualidad. Uno es médico y el otro es empresario. Los dos tienen en su casa una foto enmarcada de Dña. Cecilia.

_______________

DERECHO Y POLÍTICA

viernes, octubre 21st, 2011

Decía recientemente el Santo Padre Benedicto XVI,  en el Parlamento Alemán :

“La política debe ser un compromiso por la justicia y crear así las condiciones básicas para la paz. Naturalmente, un político buscará el éxito, sin el cual nunca tendría la posibilidad de una acción política efectiva. Pero el éxito está subordinado al criterio de la justicia, a la voluntad de aplicar el derecho y a la comprensión del derecho.

El éxito puede ser también una seducción y, de esta forma, abre la puerta a la desvirtuación del derecho, a la destrucción de la justicia. “Quita el derecho y, entonces, ¿qué distingue el Estado de una gran banda de bandidos?”, dijo en cierta ocasión San Agustín.

Nosotros, los alemanes, sabemos por experiencia que estas palabras no son una mera quimera. Hemos experimentado cómo el poder se separó del derecho, se enfrentó contra él; cómo se pisoteó el derecho, de manera que el Estado se convirtió en el instrumento para la destrucción del derecho; se transformó en una cuadrilla de bandidos muy bien organizada, que podía amenazar el mundo entero y llevarlo hasta el borde del abismo.

Servir al derecho y combatir el dominio de la injusticia es y sigue siendo el deber fundamental del político. En un momento histórico, en el cual el hombre ha adquirido un poder hasta ahora inimaginable, este deber se convierte en algo particularmente urgente.

El hombre tiene la capacidad de destruir el mundo. Se puede manipular a sí mismo. Puede, por decirlo así, hacer seres humanos y privar de su humanidad a otros seres humanos. ¿Cómo podemos reconocer lo que es justo? ¿Cómo podemos distinguir entre el bien y el mal, entre el derecho verdadero y el derecho sólo aparente? La petición salomónica (1)  sigue siendo la cuestión decisiva ante la que se encuentra también hoy el político y la política misma”.

*

(1) Petición Salomónica:

En el primer Libro de los Reyes, se dice que Dios concedió al joven rey Salomón, con ocasión de su entronización, formular una petición. ¿Qué pedirá el joven soberano en este momento tan importante? ¿Éxito, riqueza, una larga vida, la eliminación de los enemigos?

No pide nada de todo eso. En cambio, suplica: “Concede a tu siervo un corazón dócil, para que sepa juzgar a tu pueblo y distinguir entre el bien y mal” (1 R 3,9). Con este relato, la Biblia quiere indicarnos lo que en definitiva debe ser importante para un político. Su criterio último, y la motivación para su trabajo como político, no debe ser el éxito y mucho menos el beneficio material.

 

__________

 

 

¡¡CORTA LA CUERDA!!

domingo, octubre 16th, 2011

Era domingo. Un domingo tristón, con cielo grisáceo y nubes bajas que dejaban pasar algún rayo de sol. Por la mañana habían iniciado el ascenso. La montaña los había reunido hacía varios años. Eran un grupo de seis.

Todo marchaba bien. Era una “pared” relativamente fácil .Podían ver la cima con claridad. Tenían previsto alcanzarla al atardecer.  El descenso lo harían plácidamente  por la otra cara de la montaña.

Cuando apenas faltaban unos metros para llegar a la cima uno de los clavos falló; se desprendieron algunas piedras, y uno de los participantes, Pedro, quedó colgado en el vacío, sujeto a los otros por una cuerda y el mosquetón de su arnés.

Estaba oscureciendo. Hacía una hora que como suele suceder en los Picos de Europa una densa niebla lo envolvía todo, y  no dejaba ver mas allá de unos metros…

La situación era angustiosa. Pidieron socorro. Cuando una hora después se aproximó un helicóptero, a la niebla y a la oscuridad se añadió un fortísimo viento que impedía totalmente la aproximación.

Los ocupantes del helicóptero, con ayuda de unos potentes focos pudieron clarificar la situación.  Haciendo uso de altavoces, en medio del ruido de los motores y de las fuertes rachas de viento le dijeron a Pedro: “No podemos acercarnos a ti, corremos mucho peligro. ¡Corta la cuerda!”.

Pedro, entre tanto ruido apenas podía oír lo que le decían, pero sí entendió el final de la frase. “¡Corta la cuerda!”…   ¿Cortar la cuerda?,; pensó: si corto la cuerda me estrello en el vacío. ¡Estos tíos están locos!

Desde el helicóptero, le repitieron el mensaje hasta diez veces más y en vista de que no les obedecía optaron por marcharse, dejando a Pedro colgado en la montaña lleno de dudas y de temores.

Vino la noche y el frío intenso. Pedro sacó  de su equipo  una gran navaja y la acercó a la cuerda… Si la corto, pensaba, caeré al vacío y me mataré. No puedo creer, no me fío de lo que me han dicho.

Le temblaban las manos. Le temblaba el cuerpo. El frío le hacía tiritar. La duda y la falta de fe en lo que le habían dicho,  le impedían  una y otra vez cortar la cuerda…  Pasaron unas horas y Pedro finalmente  murió de frío.

Al amanecer, cuando fueron en su auxilio le encontraron colgado de la cuerda y del mosquetón, con el cuerpo agarrotado totalmente frío. En su mano derecha, cerrada, tenía una gran navaja, que nunca se atrevió a usar.

Con una escalera lo descolgaron.  Estaba colgando desde casi la cima de  la montaña hasta poco más de un metro del suelo…

*

Evidentemente Pedro no tuvo fe en lo que le decían desde el helicóptero.  Su mente no quiso asentir a lo que no veía. El miedo le impulsó a no reconocer  la autoridad  del testimonio de las personas del helicóptero, y no les hizo caso. Su falta de fe le costó la vida.

En este mundo,en base a la autoridad del testimonio de personas humanas, tenemos fe, y aceptamos lo que no vemos en muchas situaciones.

Ante Dios, la autoridad del testimonio para tener Fe y aceptar lo que no vemos, la tiene Cristo Jesús.

La Fe en Cristo Jesús, es una gracia que solamente Dios concede.  Es un don de Dios. Podemos pedirla, aunque a veces, sin pedirla, el Señor también la concede.

_________

 

(A Don Fernando Martín, con mi agradecimiento)

“ANDANDO Y HACIENDO SOGA”

viernes, septiembre 23rd, 2011

Eleuterio era un hombre menudo, muy fuerte, de mirada penetrante, directo en su comportamiento y con una voz peculiar, algo ronca,  que cuando cantaba tenía un matiz especialísimo.  Eleuterio era minero.

En realidad había sido minero toda su vida, lo mismo que su padre, y vivía en La Unión en el corazón de la sierra minera de Cartagena.  Apenas sabía leer, porque desde niño subía todas las mañanas a la mina.  El camino para subir era largo y se hacía más largo todavía en la “cuesta de las lajas”.

Eleuterio “daba de mano” por la tarde. Afortunadamente el camino de regreso era menos fatigoso. Junto a la senda crecía abundantemente el esparto. Como casi todos sus compañeros se entretenía  haciendo soga mientras andaba. Al llegar al pueblo una larga cuerda de esparto se había formado a sus espaldas. Con esta cuerda de esparto, se fabricaban habitualmente capazos, alfombras, y esparteñas.

De esta costumbre de los mineros, nació una frase ligada a toda la sierra: “Andando y haciendo soga”,  frase que todavía perdura,  y que habla de una especial filosofía del trabajo, pero también de la importancia de aprovechar el tiempo.

Cuando yo le conocí hacía muchos años que había muerto su padre. La actividad minera, terminada la segunda guerra mundial,  era  notablemente inferior. Eran años de miseria, de hambre, y de “cartillas de racionamiento”.

Al atardecer,  las pocas tabernas y bodegas de La Unión  se llenaban con estos hombres, auténticos hombres, que durante el día trabajaban en una atmosfera de polvo de sílice y de sudor, y por la noche trataban de olvidar en ellas sus penas.  En este ambiente, inesperadamente alguno de ellos “rompía” a cantar. Era la voz de la mina: tonos altos, con una armonía sorprendente, que alternaban con otros muy bajos, prolongados hasta donde daba el alma,  como un quejido donde se  mezclaban el dolor, la pena o la alegría.

Eleuterio era sin duda el mejor, sobretodo después de beber unos vasos de vino. Cuando él cantaba el silencio era sepulcral. Su voz ronca,  hablando de la mina, emocionaba hasta el extremo de invitar al llanto.

La última vez que le vi, había envejecido mucho, tenia el rostro lleno de arrugas; de su antigua corpulencia no quedaba nada, y su voz era todavía más ronca. Era Semana Santa, viernes santo, la procesión del Cristo de los Mineros desfilaba lentamente por la calle Mayor…

En el silencio y la oscuridad de la noche Eleuterio cantó una saeta, posiblemente la mejor saeta de su vida, mirando la imagen de Jesús Crucificado, y al mismo tiempo lloraba. Cuando terminó sus amigos tuvieron que ayudarle; era muy mayor, la silicosis había hecho presa en él y estaba muy débil.

Eleuterio seguramente sabía poco de Jesús, pero Jesús sabía mucho de él: sabía que trabajaba y sufría simultáneamente, casi sin recompensa; sabía que había trabajado desde niño pasando hambre y también sabía que calzaba unas esparteñas hechas con el esparto que él mismo iba cogiendo mientras bajaba de la mina.

Pero él nunca se quejaba; él sólo sabía cantar…

Tan sólo unas semanas después Eleuterio murió.  Cuando lo supe me acordé de aquella noche de viernes santo.  Posiblemente Jesús le estaba esperando para darle las gracias por su saeta… y compensarle con un vida diferente. Una Vida muy diferente.

——–

N.B. Un día le pregunté a Eleuterio donde había aprendido a cantar. Con su voz siempre ronca me dijo: Te lo voy a “desir” nene.  Escucha:   …y en un tono muy bajo cantó:

“Soy piedra, que a la terrera

todos me arrojan el verme.

Soy puro escombro por fuera

pero en llegando a romperme

doy un metal de primera”.

__________________

 

(A mis amigos de la infancia, casi todos mineros)

DURMIENDO AL AIRE LIBRE

jueves, septiembre 15th, 2011

“Vengo aquí a encontrarme con millares de jóvenes de todo el mundo, católicos, interesados por Cristo. Muchos de ellos han oído la voz de Dios como un susurro, que los ha impulsado a buscarlo mas diligentemente”. (Eran las primeras palabras del Papa en el aeropuerto de Madrid.)

La pregunta inmediata es: ¿Quién es realmente Cristo?

Para los cristianos no es ningún problema.  San Pablo hace la definición más clara y completa, en Col. 1,15-20. : “Cristo Jesús es imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura; porque por medio de él fueron creadas todas las cosas: celestes y terrestres, visibles e invisibles…”

Pero para saber quién es realmente Cristo Jesús, sólo necesitamos imaginar su voz cuando pregunta a sus discípulos: “Y vosotros, ¿quien decís que soy yo?”.  La respuesta de San Pedro es una inmensa confesión de fe: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”.

La conversación de Jesús  con Nicodemo y el diálogo con la samaritana señalan igualmente a Jesús como Hijo de Dios. Pero la escena más dramática de los Evangelios es cuando Jesús una vez detenido,  juzgado  en presencia de las máximas autoridades del pueblo judío, es preguntado directamente por Caifás: “Te conjuro por Dios vivo a que nos digas si tú eres el Mesías, el Hijo de Dios”

En esta ocasión la respuesta costaba la vida.  Jesús responde: “Tu lo has dicho”.  “Yo soy”

*

La otra gran pregunta es: ¿Por qué ha venido esta multitud de jóvenes a Madrid?  La pregunta la hacemos no sólo nosotros sino también millones de televidentes cristianos y no cristianos.

La respuesta la daba el Papa al llegar a Madrid:   “han venido porque han oído la voz de Dios como un susurro que los ha impulsado a buscarlo…”  Ese susurro -ellos seguramente no lo saben-,  es el Espíritu de ese Cristo Jesús que le dijo a Caifás que él era el Hijo de Dios, y que habita en su alma.

Buscan a Cristo… dice el Papa.

Probablemente  muchos de ellos lo han encontrado ya, durmiendo al aire libre,  en un suelo mojado y mirando al cielo, aunque no era necesario mirar al cielo, porque Jesús estaba junto a ellos.

___________

 

 

UNA GOTA DE VENENO

viernes, agosto 12th, 2011

Si releemos el libro del Génesis, y en concreto el relato de la tentación,  y el anuncio de que el “linaje” de la mujer un día vencerá y aplastará la cabeza de la serpiente  -es decir, la muerte-,  podríamos llegar a una conclusión: El hombre en esta ocasión no se fía de Dios.

Tentado por las palabras de la serpiente, abriga la sospecha de que Dios en definitiva, le quita algo de su vida, que Dios es un competidor que limita nuestra libertad, y que sólo seremos plenamente seres humanos cuando lo dejemos  de lado.

El hombre vive con la sospecha de que el amor de Dios crea una dependencia y que necesita desembarazarse de esa dependencia para ser plenamente él mismo. El hombre no quiere recibir de Dios su existencia y la plenitud de su vida. El quiere tomar por sí mismo el árbol del conocimiento, y con este “árbol” el poder de plasmar el mundo, de hacerse dios, elevándose a su nivel, y de vencer con sus fuerzas a la muerte y a las tinieblas.

Con este relato no sólo se describe la historia del inicio, sino también la historia de todos los tiempos, y de que todos llevamos dentro de nosotros una gota de veneno,  derivada de ese modo de pensar  reflejado en las imágenes del Génesis. Esa gota de veneno la llamamos pecado original.

Esa gota de veneno nos induce a pensar, que pactar un poco con el mal, reservarse un poco de libertad contra Dios, en el fondo está bien, e incluso que es necesaria. Sin embargo no es así. Una simple gota ya envilece,  y además detrás de la primera gota siempre suele venir la segunda… No tenemos más que mirar a nuestro alrededor.

Aparte de esa gota de veneno original, todos los días nos ofrecen alguna que otra gota de veneno asegurando que nos reportará un gran bien, que en cierto modo nos hará superiores, y que por supuesto aumentará nuestra libertad.

Es sólo una gota. Es sólo una vez. Por probar no pasa nada. Y para terminar de tentarnos  nos dicen: ¿Es que no eres hombre?

 

____________________

(Tomado de una homilía del Papa Benedicto XVI (8-12-2005) Basílica de S. Pedro).

En agradecimiento a mi amigo “Willy” por su ayuda.

LA FELICIDAD

sábado, julio 16th, 2011

En general se aprecia una gran divergencia de opiniones respecto a cómo entender la felicidad; placer para algunos; honores para otros; dinero para  casi todos.

Los bienes externos se buscan porque pueden acercarnos más a la felicidad, aunque su posesión no implica que seamos íntegramente felices, puesto que  por poseer riquezas no garantizamos nuestra felicidad.  Tampoco  la consecución del placer nos hace felices.

Para los cristianos la felicidad sólo se logra en la unión con Dios.  No es posible ser feliz sin esta comunión, porque Dios mismo es la felicidad.  La criatura humana fue feliz cuando como explica el Génesis,  vivía en comunión con Dios en el Paraíso.

¿Pero, es posible la felicidad ahora, en éste mundo?

La felicidad extrema, que es vivir junto a Dios  alcanzando la  Vida Eterna, solo es posible después de la muerte.  Sin embargo,  la felicidad en menor grado es facilísima de conseguir en este mundo.

Sólo se trata de vivir junto a Dios.  Puedes decir que no ves  fácil vivir junto a Dios en éste mundo de avaricia y de locura. Puedes decir también que no sabes como encontrarle.

Yo no me lo creo. Tú sabes que  Jesús está junto a ti. Vuelve lentamente la cabeza, y podrás verle con los ojos de tu alma.  Lleva muchos años esperando que le mires y que le hables.

¡Entonces entenderás lo que es la felicidad!

_________________

CANALES DE PAZ.

sábado, mayo 21st, 2011

“La paz es la tranquilidad en el orden”, decía  San Agustín.

Santo Tomas de Aquino amplía el concepto de orden.  Él dice que en el hombre existen tres tipos de orden: consigo mismo, con Dios y con el prójimo, y existen en consecuencia tres formas de paz: la paz interior, con la que el hombre está en paz consigo mismo; la paz por la que el hombre lo está con Dios, sometiéndose plenamente a sus disposiciones; y la paz relativa al prójimo por la que se vive en paz con todos.

“Señor,  haz de mí un instrumento de paz”;   “haz de mí un canal de tu paz”.  Así oraba San Francisco de Asís.  La condición para poder ser canales de paz es permanecer unidos a su fuente que es la voluntad de Dios.  El secreto de la paz interior es el abandono total y siempre renovado a la voluntad de Dios.

¿La paz del mundo?

Algún día será posible cuando los hombres entiendan que se trata de conseguir un orden universal, a base  de que cada uno procure como dice Santo Tomas, un orden consigo mismo, con Dios y con el prójimo. Con estas premisas desaparecerán todas las guerras, empezando por las familiares.

… pero y yo, ¿estoy en paz conmigo mismo?

_______________

(Basado en una homilía de R. Cantalamessa)

¡NO TEMÁIS!

domingo, mayo 8th, 2011

“¡No temáis!”.   ¡Abrid más todavía, abrid de par en par las puertas  a Cristo!”.

“Quien deja entrar a Cristo  no pierde nada,  absolutamente nada de lo  que hace la vida libre,  bella, y grande”

“Sólo con esta amistad se abren las puertas de la vida.  Sólo con esta amistad se abren realmente los  potenciales de la condición humana.   Sólo con esta amistad experimentamos lo que es bello y lo que nos libera”.

(Nos decía y nos dice el Beato Juan Pablo  II)

CONSTRUIR LA PAZ PRACTICANDO EL PERDÓN

lunes, mayo 2nd, 2011

El pasado  2 de Abril  de 2011,  Roland Joffé, publicó en el diario EL MUNDO con el nombre “El Poder del Perdón”,   un artículo relacionado con su reciente película “Encontrarás Dragones”

He seleccionado algunas frases realmente conmovedoras:

“En ese Madrid convertido en infierno en 1936,   Josemaría Escrivá  –como había hecho el ficticio Padre Gabriel en la selva amazónica de 1756–   escogió «hablar sólo de amor y de Dios» y así lo recogen sus diarios íntimos a los que he tenido acceso. Elegir el amor,  él diría el  Amor (con mayúsculas),  es comprender que el odio es una prisión.  Nadie que odia puede ser libre”.

Elegir el amor  no es la opción más fácil, no puede serlo. A veces, incluso, puede parecer inhumano. Al final todo se reduce a una pregunta: ¿Este amor es más grande que mi amor propio? .  A esta pregunta no se puede responder con una actitud de superioridad ni de superficialidad, sólo es posible darle respuesta desde la humildad y la humanidad.

Por eso, la escena crucial en  Encontrarás dragones es la que sigue a un  asesinato atroz. Al instar a sus seguidores a cambiar su ira y su dolor por el amor a cualquier ser humano, Josemaría les permite salir del ciclo de violencia y venganza al que el resto de España está encadenado.

La capacidad de perdonar de los demás  perdona a uno mismo. Su belleza es poderosa. El  perdón deshiela lo que ha quedado congelado. Toca lo humano en el interior de quien pide perdón y de quién perdona.

La fortaleza de ser perdonado, el perdón,  tiene siempre dos caras y quien no ha aprendido a pedir perdón nunca sabrá perdonar.

«Podemos revertir el camino de destrucción y construir la paz practicando el perdón»

———-

Realmente este hombre,  no es sólo un genio de la cinematografía.

TE RECOMIENDO…

viernes, abril 22nd, 2011

En estos días de Semana Santa, te recomiendo la lectura del  artículo anterior y del libreto  “FUE UN DIA ANTES”.

Es un libreto corto en formato pequeño (A5), de lectura fácil , de sólo 50 páginas.  Lo encontrarás  en la “pestaña”  Ernesto – El libro de Ernesto-  “Fue un día antes”. pdf. y puedes descargarlo.

Seguro que será de tu agrado.

________

(Cartagena. Jueves Santo 2011)

QUE SEA COMO QUIERES TÚ.

domingo, abril 17th, 2011

El hombre, la criatura humana fue creada en estado de Gracia Original. Era inmortal y tenía inmunidad al sufrimiento y al dolor. La esencia del pecado original consiste formalmente  en la privación de la Gracia Original y quedar sometidos al sufrimiento, al dolor…  y a la muerte.

Pasaron los siglos y Dios Padre en su inmensa misericordia quiso redimirnos.  Para ello El Hijo de Dios se encarna en el vientre de una Mujer, toma nuestra forma y nuestra naturaleza humana, junto a su naturaleza divina, y durante treinta y tres años vive con nosotros. No cabe mayor humillación. Se comporta como un humano: come, bebe, ríe, llora, sufre,… y es sensible al dolor.

El dolor une a Cristo con nosotros y a nosotros con Cristo. Sus sufrimientos y sus dolores son iguales a los nuestros, pero a pesar de ello  nuestra respuesta,  nuestro comportamiento, y nuestra actitud, ante el dolor y ante el sufrimiento, no suele ser la misma, que Él ejemplarizó.

Sin embargo la gran enseñanza de Cristo, no fue cómo debemos comportarnos ante el dolor y el sufrimiento. La gran enseñanza de Cristo a la criatura humana  fue cómo debe comportase ante la muerte.

Cristo, como un buen pastor, conoce todos los caminos, pero especialmente el camino que pasa por el valle de la muerte. Él mismo ha recorrido este camino, ha bajado al reino de la muerte, la ha vencido, y ha vuelto para acompañarnos ahora y darnos la certeza de que, con Él,  se encuentra siempre un paso abierto.(Spe Salvi)

Saber que existe Aquél que me acompaña incluso en la muerte, me sosiega de modo que ya nada temo.  Esta es la gran Esperanza que esperaba el mundo. Cristo con su venida a este mundo resuelve el enigma de la muerte. El verdadero creyente no teme a la muerte porque sabe que Él  le está esperando, para guiarle por el camino que conduce a la Vida Eterna.

*

Queda por saber el comportamiento que tuvo Cristo ante el dolor, para que podamos imitarle, porque  ante el dolor sólo hay dos opciones: o se acepta con resignación, o no se acepta y aparece la rabia, la incomprensión, y la desesperación.

Recordemos la actitud de Cristo  en el huerto de Getsemaní y sigamos su ejemplo: “Padre mío, si es posible, aparta de mí este cáliz; pero que no sea tal como yo quiero, sino como quieres tú.”

“que no sea tal como  yo quiero, sino como quieres tú”.

Los cristianos,  ya sabemos desde entonces la respuesta al dolor y al sufrimiento.  Es algo que viene de Dios, y si Él  lo permite debemos aceptarlo e incluso agradecerlo. Eso hizo Cristo  -y sirvió para redimirnos- , y eso debemos hacer nosotros.

La otra cara de la moneda es horrible:

“que sea tal como yo quiero y no como quieres tú”.

No aceptar el dolor, no entender el significado del dolor, no entender la muerte, temer a la muerte,  rechazar la gran Esperanza de una Vida Eterna, supone morir en el desconcierto, en la rabia, en la incertidumbre, en el odio y en la desesperación…   Quizás la prolongación indefinida de esta situación  sea lo conocemos como “infierno”.

“No me deis ningún sedante”, pedía Juan Pablo II, en los últimos días de su vida.  Cuentan que  plenamente consciente decía: “Quiero el dolor, quiero ofrecer mi dolor.  Quiero morir como Él”.

___________

(Cartagena.  Semana  Santa 2011)

VIVÍA EN UNA ALDEA…

lunes, marzo 28th, 2011

La Sra. Maria Ros tenía muchos años. Vivía en una aldea proxima  a Cartagena, y solía acudir puntualmente al consultorio todos los meses.  Era menuda, con mirada muy inteligente. Tenía algunas arrugas en la cara y unos preciosos ojos  azul claro, que miraban con cierto misterio.  Frecuentemente sonreía, Su sonrisa era una mezcla de de cariño y misterio. Hablaba poco pero estaba muy atenta a todo lo que sucedía. Siempre traía un obsequio : una docena de huevos.

Ya sabe usted:  “Vengo  pa mirar el “corasón” y pal dolor de la espina, porque la tensión la tengo bien”.

El ritual no variaba. Después de casi seis años de visitas mensuales, la enfermera y yo lo sabíamos de  memoria. Ella hacía el electro y después yo la examinaba: auscultaba detenidamente el corazón, y también los pulmones y posteriormente percutía un poco sobre las vértebras de la columna para localizar el dolor  en los lugares que ella me indicaba,

Terminada la consulta, casi siempre  le repetía el mismo tratamiento porque ella aseguraba que le iba muy bien…

La sorpresa vino cuando en una de las visitas, se me ocurrió preguntarle si las medicinas que tomaba le molestaban en el estomago…

Ella sonrió pícaramente. Sus ojos brillaban con intensidad, Hizo un gesto de cierto temor por si me  ofendía, pero finalmente me lo dijo: “Mire  doctor, yo nunca tomo las “medisinas” que usted me receta”.

Sorpresa mayúscula. ¿Y si no toma las medicinas para qué viene usted?, le pregunté.

Yo vengo porque usted me quita el dolor de la espalda y el “pesor”  del corazón,  me dijo ella.

No supe decirle nada. Me quedé mudo…

Ella siguió diciendo: “Usted no lo sabe pero usted tiene “grasia” en las manos, y cada vez que vengo conforme  usted me reconoce se me quitan todos los dolores y el “pesor” del corasón”…

La Sra. Maria, evidentemente tenia fe en el médico. Hacía un acto de fe viniendo a ver al médico. Buscaba en el médico  que la “grasia”  le aliviara o curara sus dolores, lo cual sucedía siempre. La Sra. Maria venía todos los meses a la consulta, perseverando en su fe, y aumentando su fe.

Un día la Sra. María dejó de venir…   El Señor la había obsequiado con la Gracia verdadera.

Sin embargo yo la recordaré siempre, porque con su comportamiento pude entender a San Pablo:  “de la fe hacia la fe”.   “El justo vivirá de la fe”. (Rom.1,17).

“VIVIR COMO DIOS MANDA…”

domingo, marzo 13th, 2011

“Nuestro presente aunque sea un presente fatigoso, se puede vivir y aceptar si lleva hacia una meta, si podemos estar seguros de esa meta, y si esa meta es tan grande  que justifique el esfuerzo del camino”. (Spe Salvi).

¡Fantástico!.  Todo resuelto.

¿Todo resuelto?…   ¿Cual es esa meta, cual es esa ilusión, cual es esa esperanza tan grande que justifique el esfuerzo de vivir cada día?

Solo hay dos metas, porque nuestro cuerpo tiene dos partes.

Una meta derivada del cuerpo: dinero, caprichos, pensamientos, anhelos, deseos y obras  que se ajusten a lo que desee nuestro cuerpo, incluidas las pasiones y la concupiscencia.

Otra meta derivada de nuestra alma: pensamientos, anhelos, deseos y obras se ajustan a lo que desea nuestro espíritu, que se ajustan a “lo que Dios manda”.

La primera meta siempre conduce al vacío, es insegura; los anhelos del cuerpo son variables, y siempre tienen una caducidad.  Después de la muerte dejan de existir.  Esta ilusión, esta esperanza es temporal y termina con la muerte.

La otra meta es muy simple.  Se trata de hacer “lo que Dios manda” y eso no  hay que estudiarlo  porque lo llevamos escrito en nuestro corazón.  El que vive con esta ilusión divina y esta esperanza divina, el día de su muerte, se llevará una gran sorpresa: no ha muerto.

Sigue viviendo, porque “el Dios que manda”,  ya  le conoce.  Es su hijo con minúscula, pero ciertamente su hijo.  Ahora vuelve  a vivir con Él, porque durante todo el tiempo que permaneció en este mundo, nunca dejó  de recordarle y de quererle.

__________

(Dedicado a nuestros políticos)

UNAS “MIGAJAS” DE ALEGRÍA.

domingo, marzo 6th, 2011

Era la noche de un sábado. Dos matrimonios habían planificado un plácido fin de semana en un hotel-residencia cerca de Alicante. Después de cenar y para hacer tiempo decidieron jugar una partida de dominó.

Los, y las residentes, casi todos con bastante edad, y los clientes del hotel dejaban transcurrir el tiempo, en un inmenso salón.  A esta hora sólo había tres o cuatro grupos de personas jugando a las cartas.  Algunos, aislados, se distraían con el ordenador.  Solo dos o tres disimulaban su soledad, paseando lentamente por el salón.

Las dos parejas habían convertido la partida de dominó en un festival, y abundaban las sonrisas y los comentarios jocosos, cuando una señora muy mayor y bastante delgada, pero muy elegante, pasó cerca de la mesa y al verlos tan alegres, se detuvo.  Lenta y tímidamente se acercó sin pronunciar palabra. Miró  fijamente a las cuatro personas y esbozó una tímida sonrisa como temiendo molestar. Se situó a la espalda del más cercano y permaneció en silencio viendo sus fichas.

Los cuatro amigos y especialmente el que tenía a la anciana a su  espalda aguardaban expectantes, disimulando. Pasados unos dos o tres minutos, la anciana  dijo con una voz un poco debilitada por los años:

“Yo también sé jugar al dominó”, y añadió refiriéndose al jugador cuyas fichas estaba viendo: “Ese cuatro podría usted ponerlo ahora”.  El sorprendido jugador le hizo caso inmediatamente…

Pasaron dos minutos más y permanecía de pié en el mismo sitio observando educadamente en silencio. Los cuatro seguían expectantes hasta que el más listo la invitó a tomar una silla  cercana y sentarse.

No dijo palabra y en silencio se sentó  con ellos. Se colocó educadamente un poco distante, pero lentamente fue acercando disimuladamente la silla hasta situarse  junto a una de las dos señoras.

Unos minutos después “el mas listo de los cuatro”  se levantó de la mesa y le cedió el sitio para que jugara ella. Aceptó de inmediato. Poco después compartía la alegría del grupo, y poco a poco con timidez contó  toda su vida.

Como en la parábola del rico Epulón,  esta  bendita mujer harta de soledad, porque las otras señoras seguramente por su edad se alejaban de ella, pidió a esas cuatro personas que de tanta alegría gozaban, un poco de su alegría, unas “migajas de alegría”.

Tuvo suerte. Esa noche pudo contar sus cosas, pudo estar alegre, pudo incluso jugar al dominó, y no unos minutos, sino un rato muy largo…

El pobre Lázaro sonreía en el cielo.

UNA VOZ SUAVE.

domingo, febrero 27th, 2011

Una voz suave aumenta los amigos.    Unos labios amables aumentan los saludos.

Sin embargo si adquieres un amigo hazlo con tiento. No te fíes enseguida de él porque:

  • Hay amigos de un momento, que no duran en tiempo de peligro.
  • Hay amigos que fácilmente se vuelven enemigos y descubren tus defectos.
  • Hay amigos que te acompañan en la mesa, y desaparecen en la hora de la desgracia.
  • Cuando las cosas te van bien, están contigo cuando te van mal huyen de ti.
  • Si te alcanza la desgracia cambian de actitud y se esconden de tu vista.

Al amigo fiel, tenlo  por verdadero amigo. El que lo encuentra,  encuentra un tesoro.

¿Has conseguido tener un amigo fiel?

( Eclesiástico -6,5-17)

EL AMOR NO HACE RUIDO…

domingo, febrero 20th, 2011

Antes de tener novia Rafael era un acérrimo aficionado a los toros.  Asistía a todas las corridas de toros, de España, y alguna vez incluso fuera de España.

Rafael  inició su noviazgo con Cari con 42 años.  Con gran sorpresa por su parte descubrió que  a Cari también le gustaban los toros, hasta el extremo de acompañarle siempre.

Dos años después se casaron, pero el Señor no les concedió hijos.  Eso hizo que dispusieran de mucho tiempo libre, y que pudieran viajar  asistiendo a muchísimos festejos taurinos.

Pasaron los años.  Sus amigos no entendían mucho aquella manía,  hasta que un día  por imperativo físico, Rafael empezó a pensar  que deberían ir espaciando   su asistencia a las corridas. Sin embargo guardó silencio.  No podía de ningún modo privar  a su mujer de ese capricho…

Ocultó sus pensamientos a su mujer y siguió asistiendo a los toros con ella, hasta que un día no pudiendo aguantar mas le dijo:

.- Cari, durante muchos años hemos asistido a las corridas de toros, con toda la ilusión del mundo.  Te confieso que  últimamente  no tenía mucha gana, pero era tanta la ilusión que veía en tus ojos, que no tenía fuerzas para negarme.  Desde hace un año, ir a los toros para mí es un auténtico sacrificio, y por ello, con todo mi dolor me atrevo a pedirte, que si te parece bien podríamos  dejarlo…

Cari guardó silencio, se quedó pensativa, le  brotaron unas lágrimas de los ojos,  y se abrazó a su marido.  Acercó su boca a su oído y le dijo en voz baja y entrecortada: “Rafa, a mí nunca me han gustado los toros”.

_______________

(Esta historia la he oído recientemente para ejemplarizar el amor).

¿REALMENTE ES ASÍ?.

miércoles, febrero 16th, 2011

Hace tan sólo cincuenta años en todo el mundo se hablaba otro “idioma”.  Se hablaba de Dios,  se creía en Dios, y nadie se mofaba de las cosas divinas.

Actualmente parece que todo lo espiritual “debe” quedar  en  segundo plano,  o “debe” ser  olvidado, o en el peor de los casos “debe” ser durísimamente combatido.

Sin embargo,  el cristianismo que camina por la historia en silencio,  sin imponer nada,  y  predicando solamente  el discurso del amor y de la paz, siempre prevalecerá sobre estas “tendencias”.  Durante siglos ha sido así.

——-

( de “Querido Ernesto” – Introducción a la Santa Biblia)

BUSCANDO LA HUMILDAD…

lunes, febrero 7th, 2011

Demos por supuesto que todos somos humildes en menor o mayor grado, pero si en algún momento deseamos mejorar, hay unas cuantas “cosas” que deberíamos evitar:

  • pensar que lo que haces o dices está mejor hecho o dicho que lo de los demás;
  • querer salirte siempre con la tuya;
  • disputar sin razón o -cuando la tienes- insistir con tozudez y de mala manera;
  • dar tu parecer sin que te lo pidan.
  • despreciar el punto de vista de los demás;
  • citarte a ti mismo como ejemplo en las conversaciones;
  • hablar mal de ti mismo, para que formen un buen juicio de ti o te contradigan;
  • encubrir  algunas faltas humillantes, para que no pierda el concepto que de ti tiene.
  • oír con complacencia que te alaben, o alegrarte de que hayan hablado bien de ti;
  • dolerte de que otros sean más estimados que tú;
  • negarte a desempeñar oficios inferiores;
  • avergonzarte porque careces de ciertos bienes…

____________

( SURCO,  263)

EL VIENTO SOPLA DONDE QUIERE…

lunes, enero 31st, 2011

Un día, el hombre quiso volar como las aves. Otro día el hombre quiso desplazarse sobre las aguas. Muchos años después el hombre descubrió que ello era posible utilizando el viento y unas alas parecidas a las de las aves.

Primero, aprendió a navegar. Para desplazarse sobre el agua, inventó un objeto flotante con una forma parecida a la de los peces,  Para ello usó la madera y sobre esta madera  montó un “ala” parecida a la de  las gaviotas. El viento hizo lo demás.

Bastantes siglos después consiguió volar usando un método parecido.

Navegar a vela sobre las aguas como deporte, vino mucho después. La persona, en el deporte náutico, queda “unida” al objeto flotante, y la vela, con la fuerza del viento, impulsa a ambos. La inteligencia del hombre “maneja” las tres cosas para conseguir la máxima velocidad de desplazamiento. La persona se mueve, la vela se orienta al viento, y el objeto flotante (barco), pasa a formar parte de la persona misma.

Posiblemente navegar a vela sea el más bello de los deportes y el más complicado. Es necesaria cierta fortaleza física, inteligencia, sensibilidad, y una fuerte dosis de fantasía. Pero sobre todo es imprescindible  un gran conocimiento del viento, que es en definitiva  el  “alma”  de todo en proceso.  Persona, embarcación y vela, quedan inmovilizados sin la presencia del viento.

Ya se lo dijo Jesús a Nicodemo: “El viento sopla donde quiere y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni adónde va”.

Este viento que describe Jesús es el que debemos buscar. Con él  siempre navegaremos  con rumbo seguro, y a  buen puerto.

MEDIA HORA DE TU TIEMPO

lunes, enero 24th, 2011

¿En algún momento has dudado de la existencia de Dios? No lo creo, pero es posible.  Si alguna vez sucede recuerda  las cinco conclusiones de Santo Tomás de Aquino:

  • Es necesario un Primer motor no movido por nada. Es Dios
  • Es preciso afirmar la existencia de una causa  eficiente encausada. Es Dios.
  • Es  forzoso que exista un Ser necesario, no por otro sino por sí mismo.  Es Dios.
  • Es preciso  afirmar un Ser que es por esencia.   Es Dios.
  • Existe un  ser inteligente que dirige todas las cosas   naturales a su fin.  Es Dios.

La población mundial actual  ronda los  6.972.688.217  millones  de personas.   Casi todos miran al cielo, buscando  ese Ser necesario que es por esencia.  En cada lugar del mundo recibe un nombre. Los cristianos le llamamos Dios.

La excepción  la componen unos 600 millones de personas, no creyentes, ateos, que en vez de mirar al cielo miran al suelo, o no pueden apartar la mirada ni el pensamiento de si mismos.

Te adivino contento. Estás dentro de la mayoría. Crees en Dios, eres creyente, cristiano, católico  apostólico y romano y posiblemente español. Todo lo esperas de Dios.

Entonces, ¿por qué  no le ofreces media hora de tu tiempo,  siquiera los domingos?

¿MIEDO A LA MUERTE?, ¿POR QUÉ?.

lunes, enero 17th, 2011

La figura de Cristo antiguamente se representaba  mediante dos imágenes: la del filósofo, y la del pastor.

. Cristo es  el auténtico filósofo que sabe indicar verdaderamente el camino de la vida.  La figura de Cristo se interpretaba entonces como la del autentico filosofo que tiene el Evangelio en una mano y en la otra el bastón del caminante propio del filósofo. Con el Evangelio lleva la verdad que los filósofos deambulantes habían buscado en vano. Con el bastón Él vence a la muerte.

. Con Cristo también cambia el significado de la palabra pastor.  El verdadero pastor es Aquél que conoce todos los caminos, pero también el camino que pasa por el valle de la muerte; Aquél que incluso por el camino de la última soledad, en el que nadie me puede acompañar va conmigo guiándome para atravesarlo.

. Él mismo ha recorrido este camino, ha bajado al reino de la muerte, la ha vencido, y ha vuelto para acompañarnos ahora y darnos la certeza de que, con Él,  se encuentra siempre un paso abierto.

. Saber que existe Aquél que me acompaña incluso en la muerte, y que con su vara y su cayado me sosiega de modo que nada temo, es la gran esperanza de mi vida.

¿Miedo a la muerte?  ¿Por qué?

_____

(Resumido de Spe Salvi).

LA CONCIENCIA

sábado, noviembre 13th, 2010

La conciencia es en esencia, el juicio de la inteligencia sobre la bondad o maldad de nuestras acciones.

El remordimiento de conciencia es como una protesta ante el mal uso que se está haciendo de ella. Es la forma que tiene el alma de indicar que se están ignorando las leyes que dio el que la hizo.

El dolor del alma no se parece a ningún otro; es una insistente advertencia de que no deberíamos estar actuando como lo hacemos, de que una determinada acción, además de estar dañandonos  es mala.  Aunque la acción sea en apariencia placentera y provechosa, existe una protesta interior que estropea el placer y hace dudoso el provecho.

¿Donde localizar esa protesta interior?

Sintetizado de  Frank J. Sheed. “Teología para todos”.

¿QUÉ SIGNIFICA “NEGARSE A SÍ MISMO”?

lunes, noviembre 1st, 2010

De inmediato debemos afirmar que tal cosa no significa  una operación de autolesión o de renuncia sino que en realidad, se trata de algo diferente, se trata de un golpe de audacia, se trata de un cambio importante en nuestra conducta.

¿Por qué hay que negarse a sí mismo?

No se trata de renegar de nosotros, de “lo que somos”. A nosotros nos crearon buenos, incluso como “algo muy bueno” como dijo  Dios mismo en el momento de crear al hombre y a la mujer.

De lo que tenemos que renegar no es de lo que Dios ha hecho, sino de lo que hemos hecho nosotros usando mal nuestra libertad.  Negarse a sí mismo significa intentar recuperar el lenguaje del verdadero amor, el lenguaje de la Creación.

Se trata de aprender el lenguaje del amor y del espíritu, y olvidar el lenguaje  del egoísmo y de la carne.  Debemos en definitiva aprender la lengua de Dios, para poder comunicarnos con Él, y al mismo tiempo la lengua que nos permita comunicarnos entre nosotros,

No seremos capaces de decir “si” al otro, si no somos capaces de decir “no” a nosotros mismos”

Esto podemos aplicarlo, a la vida ordinaria, a la vida laboral, a la vida familiar y especialmente al matrimonio. Muchos problemas y fracasos de la pareja dependen de que el hombre nunca se ha preocupado de aprender el modo de  expresar el amor a su mujer, o  la mujer de expresar el amor a su marido.

¿Quieres negarte a ti mismo?

(Sintetizado de R.Cantalamessa- Homilías)

¿CÓMO NO ENCONTRARON ANTES A SU DUEÑO?

sábado, octubre 16th, 2010

Fueron incapaces de conocer al que es, partiendo de la cosas buenas que están a la vista, y no reconocieron al Artífice fijándose en sus obras, sino que tuvieron por dioses al fuego, al viento, al aire leve, a las órbitas astrales, al agua impetuosa, a las lumbreras celestes regidoras del mundo.

Si fascinados por su hermosura, les creyeron dioses, sepan cuanto los aventaja su Dueño, pues los creó el autor de la belleza; y si los asombró su poder y actividad calculen cuanto más poderoso es quien los hizo; pues, por la magnitud y belleza de las criaturas, se descubre por analogía el que les dio el ser.

Con todo,  a estos,  poco se les puede echar en cara, pues tal vez andan extraviados buscando a  Dios y queriéndolo encontrar; en efecto dan vueltas a sus obras, las exploran y su apariencia los subyuga porque es bello lo que ven.

Pero ni siquiera éstos son perdonables, porque si lograron saber tanto que fueron capaces de  averiguar el principio del cosmos,  ¿cómo no encontraron antes a su Dueño?

*

Este texto lo escribió el Rey Salomón hace tres mil años. (Libro de la Sabiduría), seguramente porque en aquella época los hombres  tenían tiempo para “vivir”,  pensar,  meditar y contemplar…

QOHELET Y ZAPATERO

viernes, septiembre 24th, 2010

Dice Qohelet:   (Antiguo Testamento)

¡Vanidad de vanidades! Una generación se va, otra generación viene, mientras la tierra siempre está quieta. Sale el sol, se pone el sol;  jadea por llegar a su puesto y de allí vuelve a salir. Camina al sur, gira al norte, gira y gira y camina el viento. Lo que pasó eso pasará; lo que sucedió eso sucederá; nada hay nuevo bajo el sol.

Dice Zapatero en Copenhagen:

La tierra no pertenece a nadie, salvo al viento.

LA PROCLAMA. El PREGÓN. EL MENSAJE.

miércoles, septiembre 22nd, 2010

“El cielo proclama su gloria,  el firmamento pregona la obra de sus manos: el día, al día  le pasa el mensaje, la noche a la noche se lo susurra. Sin que hablen, sin que pronuncien, sin que resuene su voz, a toda la tierra alcanza su pregón y hasta los límites del orbe su lenguaje.”

¿De Quién hablamos?

LA CRIATURA HUMANA

viernes, septiembre 10th, 2010

¿Quien soy yo? .  ¿Qué soy yo?. ¿Cual es mi origen?.
¿Como debo vivir?  ¿Cual es mi meta?

Estas preguntas, pueden a veces convertirse en una obsesión compulsiva, y conducir a la locura a muchas personas.

Sin embargo, para los cristianos, tales preguntas, tienen una amplísima respuesta, en la Sagrada Biblia. La Sagrada Biblia es en esencia un relato apasionante, una auténtica “novela”, que describe la forma, el modo,   como Dios Padre ha ido “recuperando” esa criatura humana, hecha a su imagen y semejanza,  a la que un día, después de haberla creado,  tuvo que expulsar de su divina presencia .

El “guión” de la novela es muy simple :

Dios crea al hombre por amor, y por eso el hombre es conservado por Dios, siempre por amor. El hombre comete un pecado de soberbia, y aunque en sus ojos puede leerse el arrepentimiento, Dios no puede permitir que disfrute de los dones del Paraíso y es expulsado.

Desde ese día hasta hoy, el Señor ha cuidado del hombre y la ha ido ayudando hasta el extremo de venir a este mundo a convivir con él, a enseñarle, a perdonarle, a redimirle.

La respuesta a la pregunta sobre el origen y el futuro del hombre siempre será la misma :  Dios crea al hombre por amor, y por eso el hombre es conservado por Dios, siempre por amor.

***

(Ernesto : “Nos examinarán del Amor”)