Archive for the ‘Ernesto’ Category

¡FELIZ NAVIDAD!

lunes, diciembre 20th, 2010

“Todo se inició en Belén, por la noche; pero ese día al amanecer, y sin que nos diéramos cuenta, el rostro de Cristo, el rostro de Dios, empezó a dibujarse en el horizonte de la tierra. Empezaba una nueva vida. Empezaba la Vida Nueva. “


(Ver más en :  Ernesto -Otros  libros –  Una vida nueva)

UN “VIDEO” SOBRE LA SANTA CENA

viernes, diciembre 3rd, 2010

Nos dice Jesús :

“El que come mi  carne y bebe mi sangre permanece en mí  y  Yo en él”

Según esta afirmación : La  Carne  se  une a la carne. La  Sangre se une a  la sangre. Él  permanece en  mí y yo en Él…  ¿Pero, cómo?. ¿Cómo es  ello posible? . Jesús nos promete con sus palabras una “fusión” de su Cuerpo Vivo, y de  su Sangre Viva, con nosotros. De su Espíritu con nuestro  espíritu

…  pero, ¿cómo?.

Por   Ley Natural , lo único  que se  “funde”   en el cuerpo  humano  viniendo del exterior,  es la comida y la bebida.  Por eso Jesús le dice a los hombres  que deben  comerle  y beberle .

Pero, ¿cómo? , !Dios mío¡ ;  ¿de  qué manera?

… pues Jesús, Dios Hijo, lo explica a sus discípulos un día antes de morir, no antes . Un día antes de morir. Queriendo demostrar que Él se daba vivo,  que Él se daba  vivo como  Hijo de Dios Vivo.  Y sucede  de la manera mas fácil y más simple. ¡Como todas las cosas de Dios¡ .

Estaban celebrando la Pascua . Estaban  cenando. En un momento determinado  Jesús se incorpora,  y entre todos los alimentos elige  el pan y el vino:   El pan para  identificar su Cuerpo.  El vino para identificar su Sangre, y simplemente  “lo dice”.

  • “Tomad  y comed  todos de  él porque esto es mi cuerpo”, (refiriéndose al pan).
  • Tomad y bebed todos de él, porque esto es mi sangre” (refiriéndose al cáliz del vino).

¡La Palabra  de Jesús¡    ¡La Palabra de Dios hace el milagro¡  Simplemente lo dice :  Estos trozos de pan, porque lo  digo Yo,  Jesús, que soy Dios, y bajo la Palabra de Dios,  pasan  a ser “el Cuerpo de Cristo”.  Este cáliz de vino, porque lo digo Yo, Jesús,  Hijo de Dios pasa a ser mi Sangre, “la  Sangre de Cristo”.

Las  palabras de Jesús en la  Santa Cena,  obran el milagro :

El pan pasa a ser su Cuerpo    El vino pasa a ser su Sangre

Doce personas cenaban con Jesús. Los doce quedaron estupefactos , pero …  !! No dudaron ni un segundo ¡¡ . Durante tres años seguidos habían visto, incluso habían participado  en todos los milagros de Jesús:

.  Cuando  multiplicaba los panes y los peces con su  Palabra.

.  Cuando  calmaba las tempestades con su  Palabra.

.  Cuando curaba todo tipo de enfermedades con su Palabra

.  Cuando resucitó a Lázaro después de  estar muerto durante  cuatro días con su Palabra.

Ahora con su Palabra, convertía unos trozos de pan en su Cuerpo .  Ahora con su Palabra, convertía  un cáliz de vino  en su  Sangre .  !No dudaron ni  un segundo¡ . Tampoco Judas.

… y comieron los doce.      … y bebieron los doce .

… y por primera vez en este mundo, doce personas sintieron en  su cuerpo  el Cuerpo de Cristo.

… y por primera vez en este mundo  doce personas se sintieron  “fundidos”  en  la divinidad de Cristo.  Uno de ellos,  no lo pudo resistir y abandonó  la sala.  Llevaba el  Demonio en su interior.  Los otros once, no lo cuenta el  evangelio, pero durante  un largo rato, fueron incapaces de decir nada.  Habían quedado  “fundidos”  en la Divinidad de Cristo .

Aquello fue un milagro. Sin embargo, este gran milagro de Jesús, seguramente uno de los últimos, fue un  milagro sin fin. Un milagro que no termina. Un milagro que se repite todos los días  una y mil veces. Un milagro que se repite una y cada vez que los hombres  queremos que se celebre.

Aquella noche  Jesús decide obsequiarnos con su abrazo divino,  cada vez que  se lo pidamos, porque …

… porque, después de  repartir  el pan y el vino entre sus discípulos, Jesús levantó su mirada,  miró a través de los muros del cenáculo,  miró a través de los tiempos, … y vio millones y millones de criaturas, de todas las generaciones, que también querían participar de su “abrazo divino”,  de ese pan que era su Cuerpo,  y de ese vino que era su Sangre; de ese alimento divino que sólo Él podía dar.

… y Jesús, recurrió de nuevo a su Palabra :

“Haced esto en  conmemoración mía”, dijo .

Y los doce  volvieron a quedar estupefactos.  Se miraron unos a otros, y como en sueños, se vieron imitando a  Jesús, presidiendo una mesa, con dos únicos alimentos, bendiciéndolos  como Jesús y usando las mismas palabras de Jesús, y repitiendo el milagro de  Jesús, pero representando a Jesús.

Jesús sería el sacerdote de cada ceremonia. Ellos serían el sacerdote visible, pero sería la persona de Cristo, la que haría otra vez  el milagro.

“Haced esto en conmemoración mía”.

Sólo un frase, sólo unas palabras.  De  nuevo su Palabra.Y con estas palabras

  • Jesús convierte a sus apóstoles, y  sus sucesores, en sus ministros. En personas que actúan por Él y con Él,
  • …y con ellos, y para todos los presentes y no presentes, efectúa  de nuevo el milagro de la Santa Cena.
  • Jesús ordena a sus discípulos, que hagan partícipes de  su Cuerpo y de su Sangre a todos aquellos que  debidamente preparados quieran recibirle.

!Esta noche  nace el Sacramento del  Orden Sacerdotal¡.

!Esta noche nace el Sacramento de la Eucaristía!

Tomado de “Ernesto”.  Ver boton “El libro de Ernesto” – Archivo pdf-  “Fué un día antes”

(Dedicado a mi amigo “Coke”, a quien el Señor ha llamado esta mañana)

LA SANTÍSIMA TRINIDAD

miércoles, noviembre 17th, 2010

El misterio de la Santísima Trinidad, es para nosotros el mayor de los misterios.

Sin embargo un día de excursión por la montaña, y una sorprendente cascada de agua, podría ayudarte a entenderlo.

En ésta Web, en el botón Ernesto -El Libro de Ernesto-, encontrarás un archivo en formato pdf, con el nombre de “La Cascada”. Puedes leerlo directamente en pantalla o descargarlo.

Estoy seguro que te agradará verlo y leerlo.

EL SUFRIMIENTO

domingo, noviembre 7th, 2010

El sufrimiento, al igual que el obrar también forma parte de la existencia humana.  El sufrimiento se deriva por una parte de nuestra finitud y, por otra de la gran cantidad de culpas acumuladas a lo largo de la historia, y que crecen de forma incesante también en el presente.

Conviene hacer todo lo posible para disminuir el sufrimiento; sin embargo extirpar el sufrimiento del mundo por completo, no está en nuestras manos, simplemente porque no podemos desprendernos de nuestra limitación, y porque ninguno de nosotros es capaz de eliminar el poder del mal, de la culpa,  que –lo vemos- es una fuente continua de sufrimiento.

No podemos suprimir el sufrimiento.  Además cuando los hombres intentan  evitar toda dolencia, cuando intentan alejarse de todo lo que podría significar aflicción, cuando intentan ahorrarse la fatiga y el dolor de la verdad del amor y del bien, caen en una vida vacía en la que quizás ya no existe el dolor, pero entonces la oscura sensación de la falta de sentido y de la soledad, es una sensación peor que el dolor mismo.

Enc. Spe Salvi  36.37.

LA VIDA ETERNA

domingo, octubre 24th, 2010

¿Qué es realmente la vida?

Lo que cotidianamente llamamos vida, en realidad no lo es. En el fondo queremos sólo una cosa: la vida que simplemente es felicidad, la vida misma con todo  su significado, la vida que ni siquiera se vea afectada por la muerte…

¿Qué significa eternidad?

El término eterno suscita en nosotros la idea de lo interminable, y eso nos da miedo.  Por eso sería bueno no asociarlo con nuestro pensamiento de la temporalidad, y pensar que la eternidad no será un continuo sucederse de días de calendario, sino  “como el momento pleno de satisfacción en el cual la totalidad nos abraza y nosotros abrazamos la totalidad”

La “vida eterna” sería  “el momento del sumergirse en el océano del amor infinito, en el cual el tiempo -el antes y el después- ya no existe”.

___________

(de la Carta Encíclica  Spe Salvi  de  BenedictoXVI)

NB. La Encíclica completa, en frases, la encontrarás en esta Web en el boton  “Otros libretos”

DÉJAME LLEVAR TIERRA

lunes, octubre 11th, 2010

Naamán, general sirio, muy apreciado por su rey, estaba leproso. Una muchacha israelita al servicio de su mujer, le dijo a esta, que en Samaria había un profeta capaz de curarle.

El rey de Siria escribió una carta al rey de Israel, y Naamán partió hacia allí con trescientos cuarenta kilos de plata, seis mil monedas de oro y diez mudas de vestidos.

Con esta comitiva llegó a la puerta de la casa de Eliseo. “Anda, báñate hasta siete veces en aguas del Jordán y tu cuerpo quedará limpio”.

Se produjo el milagro.  Acto seguido Naamán, regresó con toda su comitiva adonde estaba el hombre de Dios, y en pie ante el le dijo: “Reconozo que no hay otro dios en toda al tierra  fuera del Dios de Israel. Y ahora dígnate recibir  un regalo de tu siervo.

Eliseo se nego rotundamente a aceptar nada.

Naamán dijo. “Déjame llevar tierra, la carga de un par de  mulas, pues tu siervo no ofrecerá  ya holocausto y sacrificio a otros dioses fuera del Señor.

¡Déjame llevar tierra!

Casi todos  tenemos en casa un recuerdo en forma de unas piedras o un poco de agua, o unas hojas de algún árbol, de aquél lugar que tanto nos impresionó.

Naamán quiso tener en su casa, un poco de la tierra de Israel, de la tierra donde  “habitaba” el Señor que le había curado de su lepra.

ENERGÍA AMOR Y BUEN JUICIO

domingo, octubre 3rd, 2010

Estas tres palabras sólo pueden entenderse, referidas a la criatura humana, hombre o mujer. No las verás escritas en un libro de anatomía.  Tampoco en un libro de fisiología humana.

Estas palabras  definen  un determinado comportamiento, un modo de vivir, una actuación.

¡Vivir con un  espíritu de energía, de amor, y de buen juicio.!

Una bonita manera de iniciar el día a día.  Son palabras de San Pablo.

LA FIDELIDAD

jueves, junio 24th, 2010

Hace unos pocos días aparecía una noticia de prensa que decía lo siguiente: “En encuestas hechas en más de doscientas empresas sobre lo que consideran mas valorable, casi imprescindible, en  un empleado, en un ejecutivo, aparece en primer lugar la palabra fidelidad.”

No el más inteligente, no el más activo, no el más sobresaliente, no el más alegre, ni siguiera el que mejores resultados obtiene.  Tampoco el más brillante. Menos, el que tiene dotes de mando, el que “apunta alto”.  Nada de eso.

Tampoco el “pelota”; el que a todo dice que si, y del cual sólo salen alabanzas.

Se valora, la fidelidad, la humildad, la discreción. y sobre todo la fe, el respeto y la obediencia a la dirección de la empresa. La fe en la empresa y en sus directores, y el trabajo más o menos brillante, pero siempre positivo y constructivo. Personas que no creen ambiente de duda o de desorden,

Los otros, los muy inteligentes, los muy activos, los mas sobresalientes, los más “brillantes”  tarde o temprano caen en un crítica no precisamente constructiva.  En un momento determinado terminan por creerse superiores a sus jefes.  Pierden la fe en la dirección de su empresa, y terminan por crear un ambiente negativo.  Presa de su orgullo y de su soberbia,  destruyen más que construyen.   Han perdido la fe en sus superiores, para pasar a tener fe en  ellos mismos.  Naturalmente  terminan  despedidos sin contemplaciones.

*

La noticia tiene una moraleja: Cuando somos admitidos en una empresa, firmamos un contrato de admisión. Se establece un contrato, una alianza: Usted tiene fe en mi proyecto y usted recibirá un premio, un sueldo.  Esa fe implica una fidelidad.  Esa fidelidad con el paso del tiempo  se traduce en afecto, en cariño.    Con estos sentimientos  aumenta  la fidelidad y así sucesivamente…

Estos mismos conceptos referidos a las relaciones  entre los humanos, también pueden ser referidos a los relaciones de los humanos con Dios. Cariño y afecto,  se llamarán  amor, pero no amor con minúscula sino Amor con mayúscula.