DURMIENDO AL AIRE LIBRE

“Vengo aquí a encontrarme con millares de jóvenes de todo el mundo, católicos, interesados por Cristo. Muchos de ellos han oído la voz de Dios como un susurro, que los ha impulsado a buscarlo mas diligentemente”. (Eran las primeras palabras del Papa en el aeropuerto de Madrid.)

La pregunta inmediata es: ¿Quién es realmente Cristo?

Para los cristianos no es ningún problema.  San Pablo hace la definición más clara y completa, en Col. 1,15-20. : “Cristo Jesús es imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura; porque por medio de él fueron creadas todas las cosas: celestes y terrestres, visibles e invisibles…”

Pero para saber quién es realmente Cristo Jesús, sólo necesitamos imaginar su voz cuando pregunta a sus discípulos: “Y vosotros, ¿quien decís que soy yo?”.  La respuesta de San Pedro es una inmensa confesión de fe: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”.

La conversación de Jesús  con Nicodemo y el diálogo con la samaritana señalan igualmente a Jesús como Hijo de Dios. Pero la escena más dramática de los Evangelios es cuando Jesús una vez detenido,  juzgado  en presencia de las máximas autoridades del pueblo judío, es preguntado directamente por Caifás: “Te conjuro por Dios vivo a que nos digas si tú eres el Mesías, el Hijo de Dios”

En esta ocasión la respuesta costaba la vida.  Jesús responde: “Tu lo has dicho”.  “Yo soy”

*

La otra gran pregunta es: ¿Por qué ha venido esta multitud de jóvenes a Madrid?  La pregunta la hacemos no sólo nosotros sino también millones de televidentes cristianos y no cristianos.

La respuesta la daba el Papa al llegar a Madrid:   “han venido porque han oído la voz de Dios como un susurro que los ha impulsado a buscarlo…”  Ese susurro -ellos seguramente no lo saben-,  es el Espíritu de ese Cristo Jesús que le dijo a Caifás que él era el Hijo de Dios, y que habita en su alma.

Buscan a Cristo… dice el Papa.

Probablemente  muchos de ellos lo han encontrado ya, durmiendo al aire libre,  en un suelo mojado y mirando al cielo, aunque no era necesario mirar al cielo, porque Jesús estaba junto a ellos.

___________

 

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.