EL AMOR ES COSA DE TRES.

Todos los cristianos sabemos que Dios es Amor. El primer objeto del Amor del Padre es su Unigénito Hijo. El Padre ama al Hijo, y el Hijo ama al Padre: ambos se aman con amor enteramente divino, espiritual y sustancial. Esa corriente reciproca de amor divino se llama Espíritu Santo, y es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. Todas las misiones o acciones divinas son obra del Espíritu Santo, a través de esa “corriente reciproca de amor divino”.

Recordemos dos acciones divinas del Espíritu Santo:

 “El Señor Dios formo al hombre del polvo de la tierra, insufló en sus narices aliento de vida, y el hombre se convirtió en un ser vivo.” (Gen, 2-7)

Jesús, se presentó en medio de ellos y les dijo: –la paz esté con vosotros–. Como el Padre me envió, así os envió yo. Dicho esto sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo; a quienes perdonéis los pecados les serán perdonados; a quienes se los retengáis, les son retenidos”.

Parece que en algunas ocasiones, la acción del Espíritu Santo la debemos identificar con: insuflar, y soplar, aunque hay otras palabras similares que leemos en el Antiguo y Nuevo Testamento: espiración, aliento, viento, y en hebreo “ruaj” que significa: aliento, viento, o espíritu. 

En cualquier caso esa corriente reciproca de Amor, sea insuflar o soplar o palabras similares, la debemos identificar con una acción que se produce en las vías respiratorias de la persona o Persona y concretamente en la espiración.

*

Respirar significa vivir. Todos los seres vivos basan su vida en la respiración. Básicamente existe una entrada de aire en los pulmones que se llama inspiración y una salida de aire que es la espiración

Ese flujo espiratorio hace que podamos: soplar, insuflar, pero también hablar. Cuando hablamos, nuestras palabras tienen su origen en la espiración.

Esta espiración, es la que permite, soplando o insuflando, y –también hablando–, que el espíritu, el amor, salga al exterior y se comunique con el otro. Si el otro responde igualmente con su amor, se producirá una “corriente reciproca de amor”. 

En el caso de Persona Divinas, ya podemos hablar de “sustancia”, palabra que viene a significar “una realidad que existe por sí misma y es soporte de sus cualidades. Deducimos que ese Amor Reciproco es sustancial, es algo real. Es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad.

*

El amor entre un hombre y una mujer, es un amor accidental, no es divino, no es infinito, ni es perfectísimo. Se  trata de un sentimiento de intensa atracción emocional y en ocasiones sexual hacia una persona con la que se desea compartir una vida en común.

Es un amor cuya meta es la formación de una familia. Pero también en esta corriente de amor mutuo, hay algo sustancial, hay una realidad que existe por sí misma, porque el amor es cosa de tres.

 Se trata de dos personas, que aquí no son divinas; son simplemente  “el” y “ella”, y la “corriente de amor humano” que los une, que es el tercer elemento. Es el “agapé” que leemos en las Sagradas escrituras.

Recordemos las palabras de Jesús:

“Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él y haremos morada en él. Os he hablado de todo esto estando con vosotros, pero, el Espíritu Santo que el Padre enviara en mi nombre, Él os enseñara todo y os recordara todas las cosas que os he dicho,”

Todo esto, significa que la Santísima Trinidad, forma parte de la intimidad de nuestras vidas. “Al ser bautizados, la Santísima Trinidad hace morada en nosotros, y nosotros somos su templo”.

Ya, no solo hablamos del amor mutuo entre dos Persona Divinas, o entre dos personas humanas. Ahora hablamos del Amor entre Dios y sus criaturas humanas, amor que siempre debe ser reciproco. Una corriente de amor reciproco, que la conseguimos, cada vez que oramos, porque  orar es hablar con Dios.

Después de estas consideraciones, lo más hermoso que podemos imaginar es que cuando nosotros respiramos, con nuestra espiración, con nuestro aliento, con nuestras palabras, podemos hablar con Dios, y responder a su Amor, a su Aliento, con nuestro aliento.

_________________________________________

NB. Si quieres leer algo más sobre la Santísima Trinidad, te recomiendo que hagas “clic”, sobre un libreto que encontraras en el lateral de esta página Web. Se llama “La Cascada”.

Comments are closed.