EL QUE SE ENSALCE SERÁ HUMILLADO.

Santa misa del martes de la 2ª semana de Cuaresma

Evangelio (Mt 23,1-12)

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a los discípulos, diciendo:

— En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos. Haced y cumplid todo cuanto os digan; pero no obréis como ellos, pues dicen, pero no hacen.

Atan cargas pesadas e insoportables y las echan sobre los hombros de los demás, pero ellos ni con uno de sus dedos quieren moverlas.

Hacen todas sus obras para que les vean los hombres. Ensanchan sus filacterias y alargan sus franjas. Anhelan los primeros puestos en los banquetes, los primeros asientos en las sinagogas y que les saluden en las plazas, y que la gente les llame rabbí.

Vosotros, al contrario, no os hagáis llamar rabbí, porque sólo uno es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos.

No llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque sólo uno es vuestro Padre, el celestial.

Tampoco os dejéis llamar doctores, porque vuestro doctor es uno sólo: Cristo. Que el mayor entre vosotros sea vuestro servidor.

El que se ensalce será humillado, y el que se humille será ensalzado.

Comentario

En principio, se trata de no vivir por la apariencia externa de nuestras acciones y nuestros comportamientos, en lugar de vivir de acuerdo con la cruda verdad de cada día. El cristiano, siguiendo estas palabras de Jesús debería vivir buscando el servicio, y la ayuda a los demás y no los halagos y  los  honores

Las palabras de Jesús,  no fueron valoradas por aquellas gentes, en todo su contexto. Jesús no hacía sino contar la realidad de lo que estaba sucediendo. Sus palabras, son palabras, que hoy, deberíamos oír en todos los telediarios, y por supuesto en todas las iglesias. Los escribas y fariseos le llamaban revolucionario; hoy le llamarían “fascista”.

El Señor no pretende abolir la Ley enseñada por escribas y fariseos, sino purificarla y llevarla a su plenitud., Jesús nos enseña que los cristianos estamos llamados a servir y humillarnos. Y, a diferencia de ellos, Jesús no solo predica  estos comportamientos,  sino que además los demuestra con su ejemplo, antes de la Cruz y finalmente durante toda su Pasión. 

El  texto del Evangelio es también una crítica para los que hoy en día, en nuestra Iglesia y fuera de la Iglesia viven solo de la apariencia, se consideran maestros y jefes de todo, y realmente no son nada ni nadie.

No olvidemos:

El que se ensalce será humillado, y el que se humille será ensalzado

_____________________

Comments are closed.