EL ROSTRO HUMANO DE LA MISERICORDIA (I)

 

“No tienen necesidad de médico los sanos sino los enfermos. Id y aprended qué sentido tiene misericordia quiero y no sacrificio”. Decía Jesús a los fariseos. (Mat 9, 12-13).

En base a ser portador y administrador de esa Misericordia Divina, el Santo Padre, el 11 de Mayo de 2015, en una homilía –que posiblemente será histórica– presentó “La bula del Año de la Misericordia”, un Año Santo de Jubileo de la Misericordia, que dará comienzo el 8 de Diciembre de 2015 y terminará el 20 de Noviembre de 2016.

“¿Por qué hoy un Jubileo de la Misericordia? Simplemente porque la Iglesia, en este momento de grandes cambios históricos, está llamada a ofrecer con mayor intensidad los signos de la presencia y de la cercanía de Dios”.

La singularidad es, que ésta Misericordia, durante éste año, incluye el perdón de todos los pecados, incluidos los pecados que comportan excomunión. Entre estos pecados encontramos por ejemplo la profanación de las especies eucarísticas y el pecado de aborto.

De este modo, desde ahora y durante todo el Año de la Misericordia, cualquier sacerdote autorizado, en cualquier lugar del mundo, sin permiso previo de su obispo, podrá perdonar todos los pecados, incluidos los que comportan excomunión y entre ellos el pecado del aborto.

Termina diciendo el Papa: «El perdón de Dios no se puede negar a nadie.

*

INICIO: Catedral de Bangui.

La República Centroafricana se sumió en el caos en 2013 cuando rebeldes musulmanes derrocaron al presidente cristiano e instalaron un régimen brutal que cometió atrocidades contra los cristianos. Cuando el líder rebelde dejó el poder al año siguiente, se desencadenó una venganza no menos brutal contra los musulmanes.

Y, cuando casi todo el mundo le decía que era una locura visitar el Estado fallido de Centroáfrica, el Santo Padre se empeñó en llevar consuelo a los suyos.

Y allí estuvo; sin chaleco antibalas, a pecho descubierto, con papamóvil igualmente descubierto, con la única fuerza del Evangelio y el único escudo del amor de todos los pobres del mundo. Allí estuvo, donde los poderosos del mundo ni se atreven a pisar.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es abre-catadral-de-bamgui.jpg

Con ellos y para ellos abrió la puerta santa en la catedral de Bangui. Para simbolizar, en primer lugar, que la Iglesia no puede estar con las puertas cerradas. No puede ser aduana, sino hospital de campaña. Una Iglesia de puertas y ventanas abiertas siempre y para todos.

También visitó el palacio presidencial y la mezquita de PK5 abarrotada de prisioneros. Francisco se quitó los zapatos, inclinó la cabeza y guardó silencio en el mihrab, la zona de la mezquita que mira en dirección de la ciudad sagrada musulmana de La Meca.

Y finalmente estuvo en el estadio, en medio de la multitud, donde entre otras cosas dijo:

“Bangui se convierte hoy en la capital espiritual del mundo. El Año Santo de la Misericordia llega anticipadamente a esta tierra. Una tierra que sufre desde hace años la guerra, el odio, la incomprensión, la falta de paz.

Lanzo un llamamiento a todos los que empuñan injustamente las armas de este mundo: Depongan estos instrumentos de muerte; ármense más bien con la justicia, el amor y la misericordia, garantías de auténtica paz.

*
Es su estilo. Unos días después, el día de la Inmaculada Concepción, en la Ciudad del Vaticano, vendrá la ceremonia solemne, pero ahora él quiere ponerle “uniforme” a la Misericordia, en el centro de África, en el centro de la miseria y del hambre, allí donde no existe la paz, y la muerte aparece a veces solo por ser cristiano, y donde no se garantiza la seguridad de nadie, incluida la del Papa…

Sabemos que el rostro divino de la Misericordia es el rostro de Jesucristo, pero cuando el lunes 30 de Noviembre de 2015, el Santo Padre abandonó Bangui, la Misericordia ya tenía rostro humano.

Era el rostro sonriente de un hombre mayor, vestido con una túnica blanca, y un gorrito también blanco, redondo, un solideo, en la cabeza…

___________________________________________

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.