EL SUFRIMIENTO

El sufrimiento, al igual que el obrar también forma parte de la existencia humana.  El sufrimiento se deriva por una parte de nuestra finitud y, por otra de la gran cantidad de culpas acumuladas a lo largo de la historia, y que crecen de forma incesante también en el presente.

Conviene hacer todo lo posible para disminuir el sufrimiento; sin embargo extirpar el sufrimiento del mundo por completo, no está en nuestras manos, simplemente porque no podemos desprendernos de nuestra limitación, y porque ninguno de nosotros es capaz de eliminar el poder del mal, de la culpa,  que –lo vemos- es una fuente continua de sufrimiento.

No podemos suprimir el sufrimiento.  Además cuando los hombres intentan  evitar toda dolencia, cuando intentan alejarse de todo lo que podría significar aflicción, cuando intentan ahorrarse la fatiga y el dolor de la verdad del amor y del bien, caen en una vida vacía en la que quizás ya no existe el dolor, pero entonces la oscura sensación de la falta de sentido y de la soledad, es una sensación peor que el dolor mismo.

Enc. Spe Salvi  36.37.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.