“BRILLARÁ TU LUZ EN LAS TINIEBLAS”

«Parte tu pan con el hambriento,
hospeda a los pobres sin techo,
viste al que ves desnudo,
y no te cierres a tu propia carne.

Entonces romperá tu luz como la aurora,
enseguida te brotará la carne sana;
te abrirá camino la justicia,
detrás irá la gloria del Señor.

Cuando destierres de ti la opresión,
el gesto amenazador y la maledicencia,
cuando partas tu pan con el hambriento
y sacies el estómago del indigente,
brillara tu luz en las tinieblas,
tu oscuridad se volverá mediodía.»

*

Aproximadamente 716 años antes de nacer Jesús — siendo Ezequías rey de Judá— el profeta Isaías escribía estas palabras que Dios Padre le encargó que transmitiera a su pueblo. (Isaías 58, 7-10).

Pasados esos años, el mismo Jesús, explicando a sus discípulos el Juicio Final, con palabras parecidas, nos transmitía a nosotros por medio de San Mateo (Mateo 35, 33-40) el mismo mensaje.

También Jesús —no desde el Cielo sino hablando con sus discípulos— completando el mensaje, añadía: «En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños a mí me lo hicisteis».

Hoy, “Manos Unidas” nos recuerda las palabras de Dios Padre y Dios Hijo, llamando a la puerta de nuestro corazón.

Ya sabes: “Enseguida brotará en ti la carne sana”

_______________________

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.