LA CONCIENCIA

La conciencia es en esencia, el juicio de la inteligencia sobre la bondad o maldad de nuestras acciones.

El remordimiento de conciencia es como una protesta ante el mal uso que se está haciendo de ella. Es la forma que tiene el alma de indicar que se están ignorando las leyes que dio el que la hizo.

El dolor del alma no se parece a ningún otro; es una insistente advertencia de que no deberíamos estar actuando como lo hacemos, de que una determinada acción, además de estar dañandonos  es mala.  Aunque la acción sea en apariencia placentera y provechosa, existe una protesta interior que estropea el placer y hace dudoso el provecho.

¿Donde localizar esa protesta interior?

Sintetizado de  Frank J. Sheed. “Teología para todos”.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.