QUE SE NIEGUE A SÍ MÍSMO Y ME SIGA

Santa Misa de hoy, jueves después de Ceniza

Santa Misa de Hoy:

Evangelio según Lucas 9, 22-25

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Es necesario que el Hijo del hombre sufra mucho, que sea rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, que sea entregado a la muerte y que resucite al tercer día”.

Y les decía a todos:

– Si alguno quiere venir detrás de mí, que se niegue a sí mismo, que tome su cruz cada día, y que me siga. Porque el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí, ése la salvará.

Porque ¿de qué le sirve al hombre haber ganado el mundo entero si se destruye a sí mismo o se pierde?

Comentario

¿Que me niegue a mí mismo….?

¿Que  vaya detrás de Él…, que le siga?

Para hablar de esa manera, es preciso, tener una personalidad fuera de lo común y además  ofrecer algo tan valioso y tan fantástico, que supere con creces todos los deseos y todas las ilusiones que una persona haya ido almacenando  a lo largo de toda tu vida.

¿Debo negarme a mí mismo y además abandonar todo lo que he conseguido, para cambiarlo por  lo que Tú ofreces?

La pregunta, la gran pregunta es: ¿Qué ofrece Jesús, para pedir que nos abandonemos  con Él y para Él?

La oferta de Jesús era entonces y es hoy la Vida Eterna, y para entender el significado de Vida Eterna, era y es preciso una relación, una proximidad, y una intimidad con Jesús.

Solo de ese modo, viviendo con Jesús,  podemos entender el concepto de Vida Eterna en este mundo, y  después en la otra vida gozar plenamente de ella, porque la Vida Eterna, es precisamente vivir junto a Dios.

Esa relación, esa proximidad,  ese vivir con Jesús, posiblemente era más fácil, para las personas que tenían el privilegio de una visión directa de su Persona Humana.

Tenían contacto con Él, hablaban con Él, y observaban las maravillas y los milagros que hacía, y la opción de negarse a mismo y seguirle, posiblemente resultase más fácil que en los tiempos actuales.

En la actualidad, a Jesús,  y a los apóstoles de Jesús  los tenemos, próximos a nosotros. Jesús nos espera en el sagrario y sus apóstoles  conviven con nosotros.

“Si alguno quiere, puede venir detrás de mí… 

¡Hoy puede ser el día!

____________________________

Comments are closed.