SED FIELES EN LO PEQUEÑO

Santa Misa del miércoles de la tercera semana de Cuaresma.

Evangelio (Mt 5, 17-19)

»No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolirlos sino a darles su plenitud. En verdad os digo que mientras no pasen el cielo y la tierra, de la Ley no pasará ni la más pequeña letra o trazo hasta que todo se cumpla.

Así, el que quebrante uno solo de estos mandamientos, incluso de los más pequeños, y enseñe a los hombres a hacer lo mismo, será el más pequeño en el Reino de los Cielos.

Por el contrario, el que los cumpla y enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos.


Comentario

Este episodio del Evangelio de San Mateo se escribe en el ámbito del Discurso de la Montaña, y después del Capítulo de las Bienaventuranzas:

»No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolirlos sino a darles su plenitud>>

Jesús enseña el verdadero valor  de la Ley que Dios había dado al pueblo hebreo a través de Moisés y la perfecciona, aportando con autoridad divina su interpretación definitiva.  Jesús añade a lo que ya fue comunicado por Dios a Moisés, lo que  Él ahora establece.

De este modo, Jesús queda ante todos,  como el intérprete definitivo de la Ley.

Este paso de Jesús, para interpretar y matizar la Ley era necesario porque los israelitas en los transcursos de los años, habían deformado los Mandamientos a  su modo.

El Evangelio termina con una sentencia:

– Así, el que quebrante uno solo de estos mandamientos, incluso de los más pequeños, y enseñe a los hombres a hacer lo mismo, será el más pequeño en el Reino de los Cielos. Por el contrario, el que los cumpla y enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos.

Después  de estas frases, San Mateo continúa su Evangelio, con aquellas frases que se inician con aquel:

 “Habéis oído que se dijo…”

___________________________________________________

Comments are closed.