SURGIRÁ TU LUZ COMO LA AURORA.

Lecturas misa de hoy, viernes después de Ceniza.

Lectura del libro de Isaías 58, 1-9a

Esto dice el Señor:
“Clama a voz en cuello y que nadie te detenga.
Alza la voz como trompeta.
Denuncia a mi pueblo sus delitos,
a la casa de Jacob sus pecados.

El ayuno que yo quiero de ti es éste, dice el Señor:
Que rompas las cadenas injustas
y levantes los yugos opresores;
que liberes a los oprimidos
y rompas todos los yugos;

que compartas tu pan con el hambriento
y abras tu casa al pobre sin techo;
que vistas al desnudo
y no des la espalda a tu propio hermano.

Entonces surgirá tu luz como la aurora
y cicatrizarán de prisa tus heridas;
te abrirá camino la justicia
y la gloria del Señor cerrará tu marcha.

Entonces clamarás al Señor y él te responderá;
lo llamarás y él te dirá: ‘Aquí estoy’ ”.

*

Evangelio (Mt 9, 14-15)

Entonces se le acercaron los discípulos de Juan para decirle:

– ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos con frecuencia y, en cambio, tus discípulos no ayunan?

Jesús les respondió:

– ¿Acaso pueden estar de duelo los amigos del esposo mientras el esposo está con ellos? Ya vendrá el día en que les será arrebatado el esposo; entonces, ya ayunarán.

*

COMENTARIO

<<Grita a pleno pulmón, no te contengas; alza la voz como una trompeta, denuncia a mi pueblo sus delitos, a la casa de Jacob sus pecados>>

Esto le escribía Isaías, porque en su tiempo, en la casa de Jacob, no se respetaban lo mandatos de Dios, no se cumplían sus preceptos, y habían perdido la conciencia del pecado.

Actualmente, también necesitamos un Isaías, que grite a pleno pulmón, y que alze la voz como una trompeta, porque nosotros, los cristianos, al igual que en aquella época la casa de Jacob, no solo pecamos y cometemos delitos, sino que además no los reconocemos.

Hoy día, nadie es culpable de nada, nadie se arrepiente de nada, nadie tiene pecados, si acaso es el prójimo es el culpable o el que peca.

En consecuencia, nadie confiesa sus pecados; los confesionarios están vacíos. Hemos perdido la conciencia de la culpa, ante los ojos de Dios, y por lo tanto no tenemos inconveniente en acercarnos a comulgar…

También debemos, durante este periodo de Cuaresma, ayunar no solo a la hora de comer, sino también ofrecer otros “ayunos” como:  privarnos del móvil, o de asistir a diversiones, o dejar de fumar…

<<“Entonces surgirá tu luz como la aurora…
Entonces clamarás al Señor y te responderá:

“Aquí estoy”>>

______________________________

Comments are closed.