UNA VOZ SUAVE.

Una voz suave aumenta los amigos.    Unos labios amables aumentan los saludos.

Sin embargo si adquieres un amigo hazlo con tiento. No te fíes enseguida de él porque:

  • Hay amigos de un momento, que no duran en tiempo de peligro.
  • Hay amigos que fácilmente se vuelven enemigos y descubren tus defectos.
  • Hay amigos que te acompañan en la mesa, y desaparecen en la hora de la desgracia.
  • Cuando las cosas te van bien, están contigo cuando te van mal huyen de ti.
  • Si te alcanza la desgracia cambian de actitud y se esconden de tu vista.

Al amigo fiel, tenlo  por verdadero amigo. El que lo encuentra,  encuentra un tesoro.

¿Has conseguido tener un amigo fiel?

( Eclesiástico -6,5-17)

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.