Y COMIERON Y QUEDARON SATISFECHOS

Lecturas de la Santa misa de hoy: 13-02-21

Evangelio del dia : MC. 8,1-10

Me da mucha pena la muchedumbre, porque ya llevan tres días conmigo y no tienen qué comer; y si los despido en ayunas a sus casas desfallecerán en el camino, porque algunos han venido desde lejos.

Y le respondieron sus discípulos: — ¿Quién podrá alimentarlos de pan aquí, en un desierto? Les preguntó: — ¿Cuántos panes tenéis?  —Siete –respondieron ellos.

Entonces ordenó a la multitud que se acomodase en el suelo. Tomando los siete panes, después de dar gracias, los partió y los fue dando a sus discípulos para que los distribuyeran; y los distribuyeron a la muchedumbre.

Tenían también unos pocos pececillos; después de bendecirlos, mandó que los distribuyeran. Y comieron y quedaron satisfechos, y con los trozos sobrantes recogieron siete espuertas. Eran unos cuatro mil. Y los despidió.

*

Comentario:

¡Eran unos cuatro mil! , –según nos cuenta san Marcos–, y debemos creerle porque se trata del más escueto, y pragmático de los cuatro evangelistas.

¿Qué explicaba Jesús?  ¿Cómo se comportaba Jesús? ¿Qué milagros hacia Jesús?,  para conseguir que le siguieran más de 4.000 personas? Personas que seguro habían dejado sus quehaceres diarios, absolutamente fascinados por Jesús, hasta el punto de no llevar consigo lo mínimo para cubrir sus necesidades.

Solo querían verle, oírle,  y si era posible tocarle, absolutamente maravillados  por su persona . ¡Veían o intuían en Él la figura del Señor!

“Entonces ordenó a la multitud que se acomodase en el suelo. Tomando los siete panes, después de dar gracias, los partió y los fue dando a sus discípulos para que los distribuyeran; y los distribuyeron a la muchedumbre”. Lo mismo hizo con los pececillos.

Panes y peces surgían de la nada, y aquellas personas comieron hasta saciarse. Toda la escena indica que  Jesús se compadecía sinceramente por ellos. No sólo les enseñaba, sino que además les alimentaba, porque Jesús no abandona nunca  a los que les siguen.

Siempre buscamos comparar las escenas del evangelio, con escenas parecidas, en la actualidad. Efectivamente si buscamos un colectivo de más de 4.000 personas siguiendo a Jesús, en nuestros días, posiblemente, los encontremos en la   “Jornada Mundial de la Juventud”, donde miles de jóvenes se reúnen con el Papa.

Si observamos bien, también veremos en sus rostros: devoción, fe, ilusión, y quizás  algo de fascinación. No les  falta el pan, pero, si tienen que pasar hambre y frio y permanecer horas bajo la lluvia, también lo hacen. 

Jesús convierte lo poco, en algo mucho mayor, y además lo reparte entre otros. ¿No es eso lo que vemos en la Santa Misa?

__________________________

.

Comments are closed.